jueves, 12 de noviembre de 2020

Reflexión: ser el primero

 Jueves reflexivo: el amor se multiplica

Hola a todos y bienvenidos un día más. ¿Qué tal va la semana? Espero que bien dentro de la incertidumbre que estamos viviendo. Aquí en mi comunidad la cosa está complicada, todos conocemos a gente contagiada e incluso ingresada, los negocios están cerrando...horrible.

Hoy es el día de la reflexión improvisada, así que aquí estoy, bien prontito, con un café, escribiendo. Hoy estoy en el salón, ya hemos desayunado y estoy en la mesa con el portátil y mi segundo café, con los gatitos aún durmiendo y con ganas de comenzar así que sin más rollo, empezamos.

 

 El otro día leí un post de Macondo que me gustó tanto que me ha inspirado. Él hablaba de su sobrino mayor, de esa sensción que se tiene al recibir al primer miembro de una nueva generación, esa ilusión, esa emoción...

 

arcoiris

 

Yo fui la primera nieta, bisnieta y sobrina por parte de mi madre, así que claro, todos estaban encantados conmigo. Obviamente yo era la niña más buena, más lista, más guapa y más todo. Cualquier cosa que hacía o decía les parecía lo más de lo más. Todos me querían pero mi abuelo...

Cuando hice un cursillo de natación y mis padres y abuelos fueron a verme, mi abuelo decía que nadaba como una sirena. Es más, las sirenas tenían que aprender de mí.

Cuando iban a verme bailar(mi hermana y yo formábamos parte de un grupo de baile regional asturiano) yo era la mejor, la más salerosa y la más coordinada. Y cuando fueron a vernos participar en un cross que organizaba mi colegio, como no había nada bueno que decir porque odiaba correr y llegué de la mitad para atrás(mi hermana ganó una medalla) me dijeron que yo era muy elegante y había llegado a la meta peinada, jejejeje.

Obviamente me lo decían en privado, nunca delante de los otros niños que participaban en las actividades. Y cuando nacieron mis hijos estaban alucinados con ellos. Se reían lo que no está escrito, y se sorprendían con lo listos que eran(los niños de ahora son muy listos). Eran, al igual que lo fuimos mi hermana y yo, y antes sus hijos, el centro de su existencia.

 

abuelos
Mis abuelos conmigo estaban muy ilusionados

 

Pero volviendo a lo de ser el primero, diré que cuando hay más hermanos el amor no se divide, se multiplica. Porque en todas esas cosas que os he dicho a mi hermana también se las decían. Cuando ganó la medalla fue muy felicitada, y yo aplaudía como una loca cuando subió al pódium. Las dos fuimos muy queridas.

El amor de los abuelos y los tíos es un regalo de la vida. Mi tío era mi padrino, y siempre me hizo sentir muy querida. Cuando falleció mi padre pudimos remontar, en parte, gracias a él. Él me llamaba para no decir nada, solo para entretenerme. O me mandaba una foto por whatsapp, sin más. Aparecía en casa con regalos de repente. Un día llegó con un set de gel de baño y sales, y cosas relajantes para la bañera porque sabía que a mí un baño siempre me ayuda, y me veía tan mal, que pensó que lo necesitaba. Y acertó. La pena seguía pero yo me sentía un pelín mejor. Y esa misma semana se enteró de que se me había roto la licuadora y apareció con una licuadora y una tostadora, para que desayunase porque estaba muy triste y no me apetecía comer. Le echo mucho de menos, pero siempre lo recuerdo con tanto cariño que no puedo ni describirlo.

Que a ver, seguramente esas cosas las habría comprado yo cuando estuviese mejor, pero el me lo llevó en el momento justo. Porque mi padre era su mejor amigo, y él también estaba mal. Pero pensó primero en mí.

Cuando nacieron mis hijos, fueron los primeros en mi familia. Y entonces eran ellos los más listos, guapos, buenos y de todo. Toda la familia ha ido en masa a verlos actuar en el cole, cantar en el coro, jugar al fútbol, nadar...Hasta hace pocos meses éramos el clan Pantoja en cada evento. Y ellos encantados.

Pero no ser los primeros(que empecé hablando de eso) también mola. Mi marido es el pequeño, así que mis hijos, aunque no son los más pequeños, si son los mimados porque son los hijos del peque de la casa. Todos mis cuñados se han desvivido por ellos.

Y mis suegros han vivido a tope la infancia de estos nietos que no son los mayores ni tampoco los pequeños. Los han ido a ver cantar, los han visto presentar eventos, actuar...y claro, para ellos también son los más guapos, los más listos y los más todo.

Mi hermana está igual con sus sobrinos. Durante el funeral de mi madre había mucha gente del trabajo de ella, y todos preguntaban por mis hijos, porque les hablaba tanto de ellos, y se veía que los quiere tanto que querían conocerlos. Ayer mismo estábamos hablando de ellos y nos daba la risa porque parecíamos dos locas hablando de dos bebés superdotados, jejeje.

Por parte de mi padre yo tenía cinco primos mayores, y también es una sensación genial. A mí siempre se me ha dado fatal el dibujo lineal, lo odio. Pues mis dos primos mayores me ayudaban(no me lo hacían, solo ayudar) siempre con esas tareas. Y me enseñaban juegos, y en casa de mi abuela siempre lo pasábamos genial porque ellos nos enseñaban un montón de juegos.

Este año, durante el funeral de mi madre, fueron uno de mis apoyos. Y mis tíos, los que me quedan, también. Y las primas de mi padre, que eran sus primas mayores, también han sido un gran apoyo. Compartimos tantos momentos buenos en el pasado, nos unen cosas tan buenas que en lo malo han sido un pilar.

Y las primas de mi madre, que eran más pequeñas, pues también. Con ellas compartimos momentos distintos en lugares distintos, y todos buenos. 

Vamos, que aunque el trato puede ser diferente, a la hora de la verdad es lo mismo, personas que nos queremos, nos apoyamos y estamos cuando hace falta.

Y ya si nos vamos al amor de los padres...mi padre opinaba que yo era listísima y buenísima. Cuando ganaba algún premio literario él decía que era lógico que ganase porque era la mejor. Y mi hermana también era lista, buena y cuando participábamos ambas en algún certamen teníamos que ganar elprimer premio exaequo, jejejeje. Y mi madre...mi comida era la más rica, mis relatos los mejores y cualquier plan conmigo era genial. Y mi hermana era la más graciosa, la más lista y cuando estábamos juntas éramos el tándem perfecto. Para ella, claro.

Y obviamente, mis hijos eran la perfección. 

Decía Macondo que su sobrino, que había sido malcriado por tíos y abuelos, había salido civilizado. Yo creo que es porque esa manera de "malcriar" rebosa amor. Dar todo lo material a un niño y quedarse ahí no trae nada bueno. Pero dar todo lo que uno puede, y darlo con ilusión, y dedicar tiempo, crear recuerdos...Si todo lo material se dosifica, se regala cariño y se corrigen posibles conductas altivas o egocéntricas, recibir amor siempre suma. Siempre.

Yo siempre me he sentido muy querida, y siempre he agradecido que pensasen que soy un dechado de perfección, pero sé perfectamente que no lo soy. Ojo, cuando he metido la pata siempre me lo han hecho ver. Jamás me han permitido tratar mal a nadie, ni abusar, ni burlarme ni despreciar. No he visto que criticasen, juzgasen o sentasen cátedra, así que yo tampoco lo hago, o al menos lo intento.

No quiero resumir la educación de toda una vida porque eso es simplificarlo demasiado y yo simplemente hablaba de amor, de sentirse querido, de ser el primero en llegar a una familia y hacer que en esa casa se renueven las ilusiones...

Vamos, que he empezado hablando de lo genial que es tener un nuevo miembro en la familia y os he resumido mi árbol genealógico.

Para acabar diré que sea uno el mayor, el menor o el del medio, es genial sentirse querido. Los abuelos y los tíos son un regalo de la vida. Y los tíos abuelos, que a mí me daría para otro post, que además aún me quedan. A veces las cosas no salen bien, o hay diferencias en las familias, cosa entendible. Pero cuando se puede disfrutar de esarelación es estupendo. Y cuando por desgracia ya no están, saber que hemos compartido tanto es un consuelo. 

Creo que voy a finalizar. Empecé a escribir pensando en el primer hijo/nieto/sobrino y me he desviado mucho. Obviamente hay muchos más tipos de amor; la pareja, los amigos, nuestros animales que son familia...pero hoy va por los abuelos, tíos y tíos abuelos. Y también por los primos, que como dicen mis hijos, su infancia no habría sido igual sin tanto primo, y siguen llevándose genial.

Muchas gracias por leerme, si habéis llegado hasta aquí os merecéis un premio y nos vemos el sábado con el resumen semanal y un especial y os deseo muy feliz jueves.

 

37 comentarios:

  1. Buenos días!
    Por mi comunidad estamos mal del Covid. Están derivando pacientes a otros hospitales, de la región, porque en los de la capital, ya no hay más camas libres. Ni espacio suficiente en otras estancias. Así que estamos preocupados. Yo tengo ansiedad y a penas duermo. Pero bueno, algún día todo esto mejorará.

    Qué bonito lo que has contado, Marigem. Los abus, son lo más. Yo, soy la menor de cuatro hermanos. Mis abuelos paternos murieron cuando mi padre tenía 26 años y estaba recién casado con mi madre. Así que ni mis hermanos ni
    yo llegamos a conocerlos, solo por foto. De mis abuelos maternos, puedo decir que a mi hermano mayor, lo miraron, sobretodo mi abuelo. Pero fue llegar yo y pasé a ser la niña de sus ojos. 😍 Mi abuela murió cuando yo tenía 9 años y mi abuelo, a los 8 meses después que yo cumpliera 17 años. Tengo muy buen recuerdo de ellos.

    Que tengas un bonito día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      En mi comunidad tenemos ya más casos que enMadrid, siendo mcuhos menos habitantes. Ayer me enteré del ingreso de algunas personas conocidas, ufffff.
      Los abus alegran la infancia.
      Es una pena qu ete faltasen algunos abuelos,pero es genial lo que cuantas de los otros. Yo los tuve hasta pasados los 30, y claro, se me fueron todos en muy poco tiempo, eran ya muy mayores.
      Muy bonito día para ti también.

      Eliminar
  2. ¡Hola, Gemma! La necesidad de sentirse querido es universal y muchos de los problemas personales y sociales vienen por ahí. Quien nunca ha sido valorado, apreciado o amado va generando odio, ira y sentimientos de venganza para quienes le rodean. La familia, como has demostrado en tu entrada, es fundamental para darnos la seguridad de sentirnos queridos. Preciosa entrada!. Un fuerte abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Pienso igual. Y la verdad es qu elas personas que he conocido que eran envidiosas o malas tenían detrás una historia de falta de cariño. Aunque también he conocido gente que ha crecido sin cariño y es maravillosa, hay de todo.
      Muy fliz día.

      Eliminar
  3. Sé a lo que te refieres, de pequeña, yo fui la más pequeña en la familia de mi madre y la primera en la familia de mi padre.
    Buen jueves.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola.
      Pues entonces conoces ambas sensaciones, y las dos son geniales.
      Feliz día.

      Eliminar
  4. Hola Gemma, yo también fui la primera hija, la primera sobrina por ambas partes, la primera nieta por ambas partes, la primera hija de toda la pandilla de amigos de mis padres, en fin, parece ser que ya no pude tener mejor bienvenida... ¡y siempre me gustó! ja ja ja, ¡si dijera lo contrario mentiría! pero bueno tampoco creo que haya mucho sobre lo que reflexinar... ¡¡¡alguien tiene que ser la primera!!!!



    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Claro, eso siempre gusta, jejejeje. No, realmente no hay mucho sobre lo que reflexionar. He empezado hablando de la entrada deMacondo y esto se ha convertido en una especie de reflexión en voz alta, como para mí misma, jejeje.
      Feliz día.

      Eliminar
  5. Al leer el título pensé que era un post sobre competitividad XD
    Yo también fui la primera, me ha gustado tu reflexión.
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, es que el título puede dar lugar a confusión.
      Me alegra qu ete guste.
      Feliz día.

      Eliminar
  6. Me temo que no comparto tu historia. A mí me ignoraron toda la infancia. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya. Espero que al menos la sensación se suavizase un poco con amigos o vecinos, siempre hay alguien que nos quiere. Y deseo que con el tiempo la cosa mejorase.
      Feliz día.

      Eliminar
  7. Yo fui la tercera, pero la primera niña.. éramos 5 y creo que nos trataron según las exigencias del momento. No me puedo quejar, pero tampoco dar saltos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola.
      Bueno, pues al parecer no estuvo tan mal.
      Feliz día.

      Eliminar
  8. Hola guapísima!!!

    Había empezado a escribirte pero no se que ha pasado!!

    Te decía que en i casa esto crea controversia jajajaja

    Yo soy la mediana de tres hermanos,
    Y te digo que he sido la oveja negra durante años, la gran olvidada.
    Mi familia es pequeña. La favorita de mi abuelo era mi hermana y el de mi madre, mi hermano, y ya, no somos mas, así que........

    Con los años, una vez adulta, las tornas se han cambiado y por decirlo de alguna manera, yo soy más fan con mi madre, pero oye, lo mío me ha costado eh jajajajaja


    En cambio mi hijo, tal y como contabas, también es el primer de todo.
    Primer hijo mío, primer sobrino de mis hermanos, primer sobrino por parte paterna, primer nieto también por ese lado... jajajaja
    Así que va por la vida como si fuese un marqués

    Un besote enorme (que te echaba de menos!!!)

    https://similocuramedeja.blogspot.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Pues tú hasconocido todos los puntos de vista.
      Tu hijo es d elos nuestros, un señorón, jejejeje.
      Ay qué bien que se me echara de menos.
      Muy feliz dia.

      Eliminar
  9. Yo también fui la primera por parte de mi padre. Primera nieta, biznieta, sobrina, e incluso sobrina nieta. Y ya te puedes imaginar lo lista, guapa y lo todo que era. Y sí que es cierto que cuando el amor es sincero y te arropa, toda esa atención no te hace malcriado no caprichoso sino todo lo contrario. Te hace crecer seguro y te hace a ti también derrochar amor.
    Precioso post.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Ambas somos del club de las listas, guapas y de todo, jejejeje.
      Opino exactamente igual, ese amor incondicional reafirma, no estropea.
      Feliz día.

      Eliminar
  10. ¡Qué bueno, ambas coincidimos en ser las primeras nietas, sobrinas... por parte de madre!
    Te comprendo en lo de ser tratadas fantásticamente por el resto de la familia, pues rompimos ese molde de iniciar la saga de herederos, por lo que fuimos unas privilegiadas.
    Hablando por mí, después de la muerte de mis abuelos maternos la situación familiar cambió bruscamente debido a problemas de herencia y otras cuestiones que destruyeron aquella unión tan sólida del pasado.
    Me alegro mucho de que la vida continúe siendo tan generosa contigo y con esa férrea unión familiar.
    ¡Feliz jueves!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Pues qué bien ser las primeras.
      En mi caso he tenido suerte con las herencias. Cuando fallecieron mis abuelos se repartió todo a partes iguales, y luego las cosas personales también se repartieron sin problemas. Cuando faltó mi tío fue todo para mi madre y ahora que faltan mis padres para mi hermana y para mí, y por ahora no ha habido ningún problema, y espero que no haya. Por parte de mi marido, hasta ahora, pues igual. Nunca se sabe y a lo mejor el día de mañana acabamos todos fatal, pero de momento seguimos bien.
      Muchas gracias por compartir tu experiencia y feliz tarde.

      Eliminar
  11. Lo mejor en la vida es sentirse querido, y eso es crecer con salud y sobre todo salud mental. Yo es lo que intento trasmitir a mis hijas, que se sientan queridas. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola.
      Muy de acuerdo, y estoy segura de que lo logras y tus hijas se sienten queridísimas.
      Feliz día.

      Eliminar
  12. Hola Gemma, yo también fui la primera, la primera hija, sobrina, nieta, prima. Siempre me he sentido muy querida por mi familia. Que tengas un maravilloso día y a seguir disfrutando de los tuyos. Besitosssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Veo que compartimos experiencia.
      Muy feliz día a ti también.

      Eliminar
  13. Me ha hecho mucha ilusión que mi entrada te haya inspirado para una tan tierna y bonita. La familia es impagable cuando se tiene la suerte que ambos hemos tenido con las nuestras.
    Lo mío con los sobrinos no tiene mucho mérito, porque no tengo hijos. El otro día le comentaba a Josep Mª Panadés que en mi Refranuevo el refrán “A quien Dios no lo de hijos el diablo le da sobrinos” lo he cambiado por “A quien el diablo no le da hijos Dios le da sobrinos”. Y conste que yo no soy tan buen tío como el tuyo, que me ha parecido maravilloso, pero me hace mucha ilusión cuando un sobrino mío me recuerda algo bonito que hizo conmigo cuando era pequeño y que me parecía imposible que pudiera haberle quedado en la memoria. Recuerdo —y creo que lo reflejo en su entrada— cuando con mi sobrino Diego convertíamos una cama en un barco de pesca. Echábamos las redes y “misteriosamente” aparecían repletas de gominolas. No hace mucho me lo recordó y me hizo mucha ilusión,
    Conste que a mí contigo no puede cegarme la pasión de padre y sin embargo también me pareces muy buena e inteligente.
    Feliz finde, que ya lo estamos tocando.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Qué bien que te haga ilusión.
      Yo si veo mérito, mucha gente sin hijos pasa de los sobrinos.
      La verdad es que mi tío era único, mis hijos siempre dicen que han tenido 5 abuelos, ha ido una parte muy importante en nuestras vidas.
      Qué bonito covertir esa cama en un barco donde pescábais gominolas. Recuerdo muchos momentos así con mi tío, cuando nos dejaba su guitarra, cuando planeábamos excursiones, o cuando él hacía algún viaje y nos traía cosas chulísimas que nadie más tenía. Me encantaba que apareciese por casa a cualquier hora, con unos pasteles y ganas de hablar. Sin más.
      Jajaja, me alegra que pienses esas cosas tan buenas de mí, y tus sobrinosson muy afortunados.
      Feliz día.

      Eliminar
  14. Como tu bien dices Gemma creo que lo importante es sentirse querido. No siempre se consigue y la verdad es que uno lo percibe y lo siente. Yo siempre me he sentido más querida por la familia de mi madre que por la de mi padre. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Claro, a veces pasa, pero al menos una parte te quiso mucho.
      Feliz viernes.

      Eliminar
  15. yo tengo sólo una hermana ocho años mayor que yo, así que en mi caso, eso de ser el primero como que no. ^_^
    cuando tienes un herman@ menor al que apenas le llevas un año, no tendrás recuerdos de cuando estabas sólo tú. debe ser una sensación curiosa...
    también dicen que en el caso de que haya tres hermanos, el mediano es el que se lleva la peor parte,, al no tener la libertad del mayor ni los mimos del menor.
    la casuística de los hermanos daría para escribir un libro...
    besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola.
      Pues no recordaba que tienes una hermana. ¿Os lleváis bien?¿Hacéis muchas cosas juntos? Un hermano mayor también mola, mi marido tiene muchos hermanos y con el mayor tiene una relación genial. La tiene muy buena con todos pero el mayor recuerda cunado nació, y eso tiene qu emolar.
      Pobre, en mi cole a los del medio los llamaban el hijo sandwich, jejejej.
      Ay los hermanos, yo soy muy fan aunque entiendo qu ehay de todo, claro.
      Muy feliz día.

      Eliminar
  16. Pues yo fui el tecero después de dos niñas, y según mis hermanas era el niño mimado. Como, además, me llevaba 6 y 8 años con mis ellas, me llamaban "el nen" (el nene en catalán) y fui "el nen" hasta la adolescencia, cuando por fin me harté y exigí que me llamaran por mi nombre de pila. Pero como mi padre y yo nos llamábamos igual, mi madre, para distinguirnos cuando nos llamaba, a mí me bautizó como "el noi" (el chico), je,je.
    El primer hijo representa la gran novedad, la alegría por ver que se ha cumplido el sueño de ser padres. No es que ya no se sienta tanta ilusión por los que le siguen, pero uno ya está habituado y ya no se siente primerizo. Incluso los llantos y berrinches te los tomas con mucha más tranquilidad. Con mi primera hija acudimos a urgencias del hospital infantil San Juan de Dios un montón de veces por nada, por falsas alarmas. Con la segunda, la manejábamos como si nada y lo solucionábamos casi todo por nuestra cuenta. Es lo que tiene la experiencia. Y eso que se llevan ocho años. Hasta que no nació la segunda, la primera fue hija y sobrina única todo ese tiempo, así que era el centro de atención de toda la familia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Pues en ciuerto modo fuiste el primero. Mi marido era y sigue siendo el niño, porque es el pequeño, jejejeje.
      En mi caso mis hijos se llevan un año, pero la verdad es que con el peque me tomaba las cosas con más tranquilidad.
      Muy feliz día.

      Eliminar
  17. Aquí en Madrid seguimos muy mal, los datos que se dan no son reales, se han dejado de hacer las PCR's a los contactos directos, solo si tienen síntomas por lo que no se están contabilizando a los asintomáticos que son muchos por porcentaje, miedo da salir de casa. Un beso

    ResponderEliminar
  18. Yo no tengo la vida social que tenía antes del covid. HY mucha gente que dejado de ver porque hay muchos contagios. Y en mi familia, yo soy la segunda.
    Bsss

    ResponderEliminar
  19. Yo soy en penúltimo de siete, no conocí a mis abuelos, los padres no eran muy efusivos en cariños, la ropa que llevaba ya había pasado por los mayores. La niñez y parte de la juventud no fueron muy divertidas, los fines de semana y las vacaciones escolares las pasábamos trabajando desde los diez años. Por suerte la vida ha cambiado, mis hijos y nietos no han tenido que pasar aquello.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Yo era la primera por las dos partes tanto paterna como materna o sea imagínate la mas guapa, la mas graciosa en fin todo.
    Pero te voy a contar algo que paso con mi hijo. Jorge era el primero para mi familia, para la de su padre no ya que era el noveno nieto y claro no era lo mismo. Bien como te digo Jorge fue el primero y ya te puedes imaginar, el rey de la casa, pero lo significativo no fue eso, lo significativo fue que Jorge cuando iba a nacer mi sobrino Marcos, el pobre se sintió un poco como viene otro a quitarme mi lugar, de hecho mi madre le tejía ropa y se iba y se ponía a llorar y recuerdo perfectamente como el día que nacio su primo lo miro en la cuna y pensó este no me va a quitar mi lugar, porque desde entonces de maravilla y a día de hoy se llevan muy bien a pesar de tener Marcos 16 y él 22. Este verano se fueron un día a pasarlo juntos. Y ahora le da clases a su primo mas pequeño y esta encantado.
    Feliz fin de semana.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  21. Hola guapa.
    Yo me queda con que al final lo importante es ser querido por tu familia y que te apoye. Y vosotros de eso vais sobrados.
    Besos y que la situación mejore pronto!!

    ResponderEliminar