jueves, 8 de noviembre de 2018

Reflexión: esas pequeñas cosas

Jueves reflexivo: vivir más despacio

Hola a todos y bienvenidos un día más. Ya estamos a jueves y toca post improvisado. Estoy con mi gato y con un café, y ya ha amanecido cosa que se me hace algo rara porque hace nada a estas horas era de noche. Y sin más rollo empezamos.
La verdad es que no sé muy bien que contar, pero como llevo una racha un poco liada, con carreras, trámites, médicos(nada grave pero muy latoso), reformas y el día a día, cuando este puente pude ralentizar un poco el ritmo me di cuenta, una vez más, de lo deprisa que vivimos.

Que entiendo que todos tenemos nuestras circunstancias y nuestras etapas, pero en general estamos a tantas cosas, llevamos un ritmo de vida tan rápido que nos pasamos por alto los pequeños detalles.

Y este puente he intentado disfrutar de las pequeñas cosas, porque durante esta racha con días de tanto estrés me he perdido muchas cosas.

Charlar con mi hija mientras preparo la cena, de nuestras cosas, de nada en realidad, pero hablar sin prisa, con el olor a cena rica en la cocina, con la luz encendida que nos recuerda que la Navidad está a la vuelta de la esquina y con el gato entrando y saliendo de la cocina porque quiere su ración de mimos es  algo que no tiene precio, y que me hace feliz.

Y pasar más de dos horas hablando con mi hijo de  esas cosas que en el día a día dejamos aparcadas porque solo hablamos de lo urgente, de lo que es para ayer porque ya ni siquiera las cosas son para hoy, y recordar anécdotas y reírnos de cosas que solo nosotros entendemos es también algo muy valioso, un tesoro.

A veces las cosas más tontas se disfrutan a tope. Hace unos 30 años mi madre  nos presentó al Comisatrio Maigret, y nos atrapó y nos llevó a buscar las novelas como locas hasta lograr tener unas cuantas.

Pues ahora los sábados por la tardenoche, en una de las cadenas de la tele, emiten una serie de Maigret protagonizada por Rowan Atkinson, si lo sé, es inimaginable ver a Mr Bean haciendo de policía francés, pero sorprendentemente encaja muy bien.

Y muchos sábados veo la serie con mi madre, y a veces con mi hermana, y como decimos en Asturias nos presta mucho. Este puente en concreto nos pusimos finas de buñuelos y huesos de santo, todo muy light y sano, jejejeje, y son momentos que sin tener nada especial se vuelven especiales.

También he retomado paseos con calma porque aunque intento caminar a diario no es lo mismo ir rápido e incluso habando de las cosas que tenemos que resolver, con lo cual no desconectamos, que caminar sin prisa, sin rumbo y sin hablar o hablando de cosas que nos apetece.

Este finde una de las conversaciones fue sobre la serie The Walking Dead, el capítulo del lunes pasado había quedado realmente emocionante y no sabíamos que derroteros podía tomar así que fuimos elaborando teorías. Que no llegamos a ninguna pate, no arreglamos el mundo ni mantuvimos una conversación culta y profunda pero lo pasamos bien, y eso sí que ayuda a desconectar.

Estos días he podido ver lo bonitos que están los parques, con los suelos alfombrados de hojas secas. He cogido algunas y he hecho unas manualidades que tenía en mente desde hace días. Y lo hice porque si, proque mola.

El domingo por la mañana fuimos a pasear junto a la playa(os puse vídeos en facebook) y me deleité sin prisa. Pude observar con calma los miles de matices que tiene el mar, dejé mis ojos vagar por las olas que rompían salpicando con fuerza y por los surfistas que esperaban la ola perfecta.

También me gustó ver a la gente endomingada; las amigas que por semana veo con sus zapatillas y ropa de caminar paseaban con la ropa de los dmingos, despacio y cogidas del brazo. A veces me imagino desde cuando serán amigas. ¿Tal vez desde niñas, hace como 70 años, y han crecido juntas? ¿Quizás desde jóvenes o tal vez se han encontrado en la madurez?

También me gusta ver a las parejas jóvenes con hijos, ver a los niños correr mientras los padres caminan despacio charlando me recuerda a la infancia de mis hijos, y a la mía, cuando comprábamos oricios(erizos de mar) en ese mismo lugar y muchas veces nos regalaban estrellas de mar que teníamos unos días en casa para luego soltarlas.

Y también hay grupos de amigos, parejitas adolescentes, familias completas con los abuelos y gente que va a hacer deporte. Creo que este paseo es una especie de miniecosistema donde se puede estudiar de cerca la naturaleza humana, como en el Saint Mary Mead de Miss Marple. Y eso es muy entretenido.

Me estoy saliendo del tema, pero vamos, que hay que aprender a ir más despacio, y cuando no podemos porque no siempre se puede, sería genial buscar unos momentos para mirar a nuestro alrededor y ver lo bonita que es nuestra ciudad cuando empieza a anochecer, descubrir lo bien que sabe la comida casera cuando la tomamos sin prisa, dejarnos envolver por alguna serie de la tele o valorar lo afortunados que somos de tener  una casa que nos cobije cuando llueve y nieva fuera, aunque sea un desastre como la mía(bueno, ya vamos terminando y es un poco menos desastre).

Que a veces no es malo pasar el tiempo sentados hablando, o viendo algo en la tele. Creo que tenemos tan interiorizado el concepto de perder el tiempo que nos da miedo detenernos, es como si estuviésemos haciendo algo malo y a veces no hacer nada y disfrutarlo es algo maravilloso.

otoño

No quiero hacer el post eterno, que cuando empiezo no paro así que solo diré que tenemos que seguir saboreando las pequeñas cosas y buscar momentos tranquilos dentro de la vorágine. Yo ayer fui a ver a mi hijo, que fue presentador de un evento y leyó en un micrófono en el que yo leí hace un año, casualidades de la vida, y estar en familia viéndolo y que sepa que lo queremos y nos gusta ver todo lo que hace(soy una madre groupie que en los conciertos de rock estoy en primera fila cantando y saltando, vamos su peor pesadilla, jejeje) y al volver a casa poder saborear una cena caliente y disfrutar de mi nueva ducha con muchos chorros chulos(al menos el tema baño está cerrado), me hizo feliz. Pero lo que me hizo feliz no fue tener esas cosas tan simples como una ducha o una cena caliente, fue disfrutarlas y valorarlas, darme cuenta de que no todo el mundo puede ducharse con agua caliente cuando quiere y no tiene comida caliente. Y mucha gente que lo tiene no lo valora, así que yo ayer fui doblemente feliz por cenar y ducharme y valorarlo, y ya no digo por ver a mi hijo, que fue el mejor presentador del mundo mundial.

Y ahora si que lo dejo que me pongo intensa y pesada. Muchísimas gracias a todos por leerme y nos vemos el sábado, que ya sabéis que pongo un resumen semanal y rescato post de esos que tienen muchos años y que mis lectores habituales no han leído.

Feliz jueves a todos.

 

33 comentarios:

  1. La vida es eso, una sucesión de pequeños momentos, unos más agradables que otros, nosotras decidimos a qué le damos importancia, lo principal es estar presente.
    besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, lo importante es estar presente y disfrutarlos.
      Muy feliz jueves.

      Eliminar
  2. Lo que habitualmente se llama "perder el tiempo" a mí no me parece que lo sea. Me encantan esos recuerdos antiguos compartidos en los que, basta con nombrarlos, toda la familia sabe de qué se está hablando, cada uno va aportando sus matices y todos acaban muertos de risa.
    Me recuerdas a mi hermana en los conciertos de su hijo, saltando, bailando y gritando. Yo iba de fotógrafo y lo pasaba también como un enano. Ya no está en el grupo y lo echo en falta, pero la máquina sigo llevándola a otros acontecimientos familiares y luego disfrutamos viendo y compartiendo fotos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola.
      Siiiii, esas conversaciones de recuerdos compartidos son geniales.
      Jejejej, mi hermana también es la fotógrafa oficial de los conciertos de mi hijo o de mi hija, se pasa tan bien dándolo todo.
      Muy muy feliz jueves.

      Eliminar
  3. Cada persona es un mundo y debe organizarse como mejor le parezca pero yo nunca he tenido la sensación y mucho menos el abobio que voy muy deprisa, siempre voy a ¡¡mi ritmo!!!! pero es que hay gente que se estresa mucho y que quiere abarcar más de lo que puede y hay que tener muy claro las prioridades y tener muy claro que todo no puede ser, en fin, para mí siempre ha resultado muy sencillo..., supongo que tiene que ver mucho mi tranquilo carácter


    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Reme.
      Yo pienso como tú pero al final si que me acabo agobiando. A veces no solo es cuestión de organizarse, yo tengo clarísimas las prioridades pero las cosas siguen su ritmo. Yo tenía planeadas las reformas en una fecha y ya sabes lo que pasa con estas cosas, me he juntado con obras en dos casas, y a al vez cosas de salud que llegan, bobadas si, pero que quitan tiempo, y claro, el resto del día pues a carreras. Y ver la casa alrededor muy desprdenada influye, que yo soy relajada y me niego qu ela casa me quite tiempo de vivir pero entre eso y estar alojada en una cuadra...
      Muy feliz día.

      Eliminar
  4. Yo albergo la esperanza de mudarme a alguna ciudad más pequeña, donde el tiempo transcurra más despacio. El bullicio de Madrid me está empezando a agobiar mucho... A veces uno intenta bajarse un poco de la vorágine pero resulta casi imposible con este ritmo frenético que llevamos. Eso sí, aprovechando que estoy de vacaciones esta semana, he aprovechado para hacer el vago a niveles proverbiales. Y me ha sentado bien, oye. Esta tarde me pienso dar un baño de espuma con mascarilla y todo. A lo loco. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te entiendo perfectamente, adoro Madrid pero su ritmo es agotador. Yo este año lo he pasado corriendo de un sitio a otro, no acababa una cosa y ya anfadaba loca con otra. Llegué a encontrarme fatal y no tenía nada, solo estrés.
      Ainnnns soy la loca de los baños pero como estoy estrenando ducha molona pues ahora me ducho como si fuera algo nuevo que nunca antes había hecho, jejeje.
      Muy feliz jueves.

      Eliminar
  5. El gran problema de la vida de hoy en día, es de lo deprisa que la vivímos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, vamos a mil por hora.
      Feliz finde.

      Eliminar
  6. Yo he tomado estos días una decisión de esas que marcan un antes y un después en la vida de una persona y creo que eso me permitirá ir más despacio, paseando por la vida.

    Besosssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay que intrigada me dejas. Seguro que es una buenísima decisión y vas a disfrutar de todo.
      Muy muy feliz finde.

      Eliminar
  7. Yo estoy ahora en una época en que valoro y propicio muchos momentos de intimidad con mis niñas. ¡Las veo crecer tan rápido que me da mucha morriña que se pongan grandes, grandes!
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola.
      Te entiendo, en la edad de tus niñas el tiempo se esfuma así que haces muy bien en propiciar esos momentos. Lo bueno es que si se sienten cómodas esos momentos, aunque sean menos, perdurarán cuando sean mayores.
      Muy feliz fnde.

      Eliminar
  8. si muchas veces no tenemos tiempo de hacer todo lo que nos gustaría, no digamos en uno de esos trabajos esclavos de oficina, en los que te miran mal si no te quedas hasta las ocho de la tarde. si estudias una carrera, debería ser para vivir mejor en el futuro, no para vivir peor. estamos en el mundo al revés.
    me gusta lo que has contado de las amigas cogidas del brazo. hay amigos muy antiguos, pero también hay otros con los que tienes una conexión especial desde el principio, como si les conocieras de toda la vida.
    seguro que tu hijo aprecia que estés ahí dando apoyo, y si no pudieras ir te echaría de menos. ;)
    besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola.
      Esos trabajos tan absorbentes nos roban parte de la vida. A veces es lago vocacional, entonces me parece genial, pero muchas otras simplemente nos metemos en la rueda y luego es imposible salir.
      Y lo de los amigos...totalmente cierto, los hay antiguos y luego los hay recientes que parece que siempre han estado.
      Jajaja, la verdad es qu emi hijo fue el que me pidió que fuera a verle, y eso sí que hace ilusión.
      Muy feliz finde.

      Eliminar
  9. En León también decimos eso de "me presta" y "es prestoso". Tienes razón, cosas tan simples como hablar despacio con los hijos y preparar juntos una cena o ver una serie se convierten en algo digno de toda una hazaña. No te digo cuando tu hijo vive en distinta ciudad y justo cuando tú vas a esa ciudad es cuando más trabaja porque es cocinero y los fines de semana y puentes está a tope. De los cuatro días del puente, le vi la noche del jueves que tomamos un par de vinos y la mañana del domingo que pasó por casa media hora antes de ir a trabajar.
    Hay que aprovechar las oportunidades y saber disfrutarlas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay lo de prestar es muy bonito.
      Claro, a medida que los hijos crecen nos faltan esos momentos, y especialmente si viven lejos, pero es bonito hacerlo cuando podemos.
      Totalmente de acuerdo, hay que aprovechar las oportunidades.
      Feliz finde.

      Eliminar
  10. Que bien sienta como tu dices "perder el tiempo" aunque la verdad es que vivimos tan deprisa... A mi como tu dices me encanta "perderlo" con mi hijo pequeño, esta fuera y espero que venga a casa para poder hablar un rato. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola.
      Claro, cuando los hijos están fuera hay qie aprovechar las oportunidades.
      Feliz fin de semana.

      Eliminar
  11. Que lo sepas tengo envidia sana pero muy sana con tu ducha jejjee.
    A mi me encanta por lo menos un día a la semana, que suele ser sobre todo los findes, coger el coche y perdernos por algún sendero y charlar y caminar, o simplemente ver una pelí, creo que para la mente y el bienestar físico es bueno parar y relajarse aunque sea una vez a la semana o yo me he permitido el lujo si no salimos tirarme un sábado o domingo tumbada en el sofá sin ningún tipo de remordimiento, bastante hago durante la semana, de modo que todos deberíamos por nuestro bien hacer lo mismo.
    Y en cuanto a disfrutar de los hijos, yo a Jorge no lo veo desde Septiembre y estoy como loca que llegue Navidad para verle, uf, y me queda todavía mes y pico casi, en fin paciencia, porque charlar con él y su compañía que cada vez es menos, es una de las cosas que me gusta también que me cuente su día a día en Madrid, su carrera, anoche nos tiramos mas de media hora hablando por teléfono ains.
    Que si que la vida son cuatro días, cada vez lo tengo mas claro y hay que disfrutar, que no todo es estres y ir como locos.
    Besos y como siempre feliz de leerte un jueves más, y tranquila que aunque estoy embarcada en cursos, tranquila que los findes os leeré y intentaré publicar algo, que este hobby no me gustaría dejarlo, me llena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, a mí antes no me gustaba la ducha, siempre que tenía tiempo la cambiaba por el baño pero yo creo que era porque no había conocido a la que tengo ahora, jejeje, qué adicción.
      Respecto a tu hijo, es genial poder hablar tanto aunque estén lejos, y seguro que cuando vuelva vais a disfrutar un montón el tiempo juntos.
      Muy feliz finde y me alegra mucho qu eno dejes el blog, sabes que me encanta pasarme.

      Eliminar
  12. Pues sí, Gemma. Cuanto más corremos más rápido pasa el tiempo y menos vivimos. Creo que el "dolce farniente" debería ser no solo un derecho, sino algo digno de ser valorado. En esta sociedad desquiciada que vivimos valoramos los números, los objetivos cumplidos y demás chorradas. Y de mientras consumimos los días como se consumen los cigarrillos. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo. Yo tengo tan interiorizadas las prisas que cuando salgo el plan relax al princpio voy superrápido, me cuesta darme cuenta de que estoy simplemente de paseo.
      Feliz viernes.

      Eliminar
  13. La vida pasa deprisa, bueno lo deprisa que queremos cada uno que pase. Perder el tiempo es necesario y bueno para la salud. La vida hay que vivirla a sorbos pequeños para saborearla. Es importantes unas charlas con los hijos, yo los tengo cerca y no los veo todo lo que quisiera. De vez en cuando vienen a casa o voy yo a la suya y solo ver que estan bien es satisfactorio. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mamen.
      La verdad es que cuando los hijos crecen, aunque estén cerca no los vemos todo lo que nos gustaría así que hay que aprovechar los momentos.
      Muy feliz finde.

      Eliminar
  14. Vamos siempre con prisas sin pararnos a mirar y perdiendonos muchas cosas, es importante parar y dedicar aunque sea un poco de tiempo a esas cosas que parece que no tienen valor pero que sin embargo lo tienen y mucho. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, hay que mirar un poco alrededor.
      Feliz finde.

      Eliminar
  15. Cuanta razón tienes!!! Que verdad es que vivimos a toda velocidad.
    A mi me pasa mucho entre semana, porque voy en bus, y me paso pegada al reloj y corre corre que llega el bus, corre que viene el niño a comer, corre que hay entreno, correo que salgo de nuevo y acuéstate rápido porque mañana vuelta a empezar......
    Creo que a veces me agoto más de esas cosas que de lo que trabajo en sí.
    el día que tengo fiesta, procuro ir sin horario alguno y comer cuando coma, porque de verdad que vivo sino más estresada.

    Como te decía, sí, tienes razón, hay que aprender a para y ver dónde está cada uno, y ser conscientes de todo, y disfrutar el momento.

    un beso enorme!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Tu semana me recuerda a las mías de hace unos años, corriendo a todas partes: comer corriendo, ducharme corriendo, hacer la compra corriendo...eso sí, el día de descanso hacía lo mínimo, lavar uniformes, la comida y las camas, no me pegaba la paliza de poner la casa al día porque prefería dsfrutar.
      Hay que ir más despacio pero no siempre es fácil.
      Muy feliz fin de semana.

      Eliminar
  16. Todo lo que dices siempre tiene tanta razón y se presta (como tu dices) para reflexionar de todo lo que nos rodea. Y sí, vivimos rapido, yo siempre tengo la sensación de que si en un día no hago un numero determinado de cosas, ese día no lo he aprovechado nada bien, ¡Y tampoco tiene que ser así! Lo que mejor sienta es hablar de todo y de tonterias con las personas que tienes a tu alrededor, aunque no arregles el mundo :) me encanta esa frase!
    Un besote!

    ResponderEliminar
  17. Ya sabes que me gustan estas reflexiones improvisadas de los jueves, de esas de hablar en voz alta y que desde el día a día nos hacen parar unos instantes de correr de un lado a otro, poner atención en las pequeñas cosas y aprovechar cada segundo de esa cotidianidad y eso cuando te leo es lo que siempre me recuerdo, esas risas con nuestros chicos, esos momentos con los que queremos y disfrutar de los pequeños detalles.
    Besos Gema y muchas gracias por estos momentos que nos recuerdan lo que realmente es importante.

    ResponderEliminar
  18. Hola, Gemma.
    Tienes razón, pasamos gran parte de la vida corriendo. En estos momentos me pregunto como hemos llegado ya a mediados de noviembre, ¿cómo ha pasado tan rápido el año? Si me descuido y parpadeo pronto será Navidad.
    El problema es que es difícil frenar, es casi una imposición ir cada día a marcha rápida y si paras un poquito pierdes el hilo. Aunque eso sí, para mí los fines de semana son imprescindibles y gracias a ellos recupero un poco el aire, je, je, je
    Un beso.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas relacionadas post

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...