jueves, 19 de julio de 2018

Reflexión: leer

Jueves reflexivo: mi amor por los libros

Hola a todos y bienvenidos un día mas. ¿Cómo ha ido la semana? A mí se me ha volatizado y me da mucha pena, no quiero que el verano se acabe todavía.

Ya sabéis que hoy toca post improvisado y aquí estoy escribiendo con la casa en silencio, con una infusión de piña colada qu eme ha traído mi hija de un viaje y con mucha ilusión.
Y sin más rollo empezamos.

Estaba pensando en algún tema para hablar(no os quiero aburrir con mis paseos que a veces creo que abuso) cuando he recordado una imagen que vi el otro día.
Estaba viendo un vídeo de una youtuber que sigo a veces y me llamó la atención que cuando enseñaba sus lecturas de verano eran libros escritos por otras youtubers o tipo autoayuda, que  ver, cada uno lee lo que quiere, faltaría más. Pero me sorprendió que no tuviera ninguna novela(al parecer no le gusta) ni ningún libro que contase una historia de esas que atrapa, y no sé, tuve la sensación de que se perdía algo maravilloso(que lo mismo pensará ella de mí porque no leo lo que a ella le gusta).

Y me ha dado por pensar en la lectura, así en general y también en particular. En mi casa siempre se ha fomentado mucho la lectura. Cuando era muy pequeña me regalaban cuentos infantiles; algunos eran troquelados con unas ilustraciones preciosos, otros eran cuadrados con las tapas brillantes y otros eran normales. Pero todos, todos, estaban llenos de historias mágicas que me inspiraban y entretenían; que me hacía jugar, dibujar e incluso hacer obras de teatro con mi hermana y alguna amiga.

Con 7 años leí Tom Sawyer, que mis padres me habían comprado en El círculo de lectores, y mi vida cambió. Desde que lo empecé no podía parar, me imaginaba el miedo que habían pasado en el cementerio(de hecho me inspiré para mi novela aunque en el momento, cosa curiosa, no me di cuenta), temblaba pensando en la oscuridad de la cueva y me agitaba encalando aquella valla blanca.


tom-sawyer
Ese libro de Tom Sawyer que veis, blanco a la izquierda es el que era mío, el primero que leí largo.


Después llegaron los clásicos de Julio Verne, y releía en modo bucle 5 Semanas en Globo, y también me fui en La Española de la mano de Robert Louis Stevenson, logrando que adorase a los piratas. Y pasé muchos sábados por la mañana en una isla desierta gracias a Daniel Dafoe.

También tenía libros de cuentos con historias fantásticas, algunos ilustrados por María Pascual que eran alucinantes, mi preferido transcurría en la Alhambra de Granada y era precioso.

Cuando tenía 7 años, parece que ese año fue de descubrimientos, mi abuela nos regaló un libro de El club de los cinco, a mí Los cinco en peligro y a mi hermana Los cinco se divierten,y ahí quedamos atrapadas para siempre, yo especialmente porque ese día habíamos ido a la nieve y el libro transcurría precisamente en la nieve.

Cada año, en mi cumple y en el de mi hermana nos regalaba un libro de Los cinco hasta que completamos la colección, luego llegaron Los gemelos, Los Hollistes, Trixie Belden...aquí os hablaba de mis libros de infancia.

Pero os aseguro que esos libros no solo no eran lectura, no, eran mucho más.

En verano, a veces íbamos a una playa con unos acantilados muy agrestes y después de comer sacábamos los libros de Los cinco que transcurrían en la costa, y era genial porque los leíamos después de comer, con el rugido del mar envolviendo nuestra lectura y nos parecía que vivíamos las aventuras más intensamente.

En invierno llevábamos a la nieve el de Los cinco en peligro por la misma razón, vivíamos esas historias a tope.

Y muchas veces jugábamos a vivir aventuras como las de los protagonistas de los libros.

Con el tiempo fuimos evolucionando, siempre en Reyes, Papá Noel y cumples recibíamos libros y nos encantaba conocer nuevas historias; descubrí Corazón a los 13 años gracias a una serie y me encantó, y también por entonces me enganché a Esther y su mundo, estaba en una edad muy ñoña, jejejeje.


corazon
Y Corazón también es mío, de mi época


En mi casa los fines de semana siempre han olido a lectura. Los viernes, con la paga que me daba mi abuela paterna me compraba un tebeo que leía al llegar a casa, antes de que empezase el Un, dos, tres. Y el sábado por la mañana mi abuelo nos traía un tebeo que leíamos en la cama.

En las noches de invierno, especialmente si llovía y hacía frío, adoraba leer en la cama, bajo las mantas con una linterna. En ese caso quería libros emocionantes, historias como la de Los investigadores de Alfred Hitchcock.

En mi familia un viernes al mes hacíamos una compra grande en un supermercado y a mi hermana y a mí nos compraban algún detallito. ¿Os imagináis lo que elegíamos? Siiiiiiii, libros. Por cierto aquí os hablé de mis libros de infancia y adolescencia.

Al ir creciendo mi mundo se fue abriendo y conocí a grandes autores que vivían en las estanterías de mi casa; Mario Puzzo, Harper Lee, Agatha Christie, Poe, Conan Dyle...


libros
Me gusta leer de todo un poco aunque mi género preferido es la novela negra


Mi madre nos compraba en Oviedo, que por entonces era un mundo y la capital del reino, unos libros preciosos en ediciones especiales, de ahí tengo y conservo varios de Johanna Spyri, la autora de Heide, y también Hombrecitos, que es bastante desconocido de Lous May Alcott, o La pequeña Dorrit, entre otros. Tenían unas ilustraciones maravillosas y eran una forma de encontrar obras menos conocidas de autores clásicos.

Y claro, ya puestos, no recuerdo un solo viaje sin libros; en Portugal leí Frankenstein y Sherlock Holmes, así que siempre recuerdo mis viajes por el país vecino llenos de misterio. Cuando fui a Rumanía obviamente leí Dracula y a Inglaterra me llevé a Agatha Christie.

A otros viajes llevaba libros aleatorios, pero cuando los veo recuerdo aquellos lugares.

A día de hoy me sigue encantando llevar libros de viaje, o de excursión. A veces cuando voy a un parque del que os hablé aquí llevo Orgullo y prejuicio y lo leo junto al río, y me imagino a Elizabeth Bennet cruzando los campos mientras en el horizonte a lomos de su caballo, aparece Mr Darcy.


bridget-jones
Me encanta ir por ahí, encontrar un lugar bonito y leer comiendo algo.


Creo que la lectura nos ayuda a crecer, nos descubre otros mundos, otras historias y oras vidas. Mi madre siempre nos contaba historias preciosas y llenas de imaginación, y eso se logra llenando tu cabeza de ideas, de preciosas y mágicas ideas que están en los libros.

También nos enseña ortografía, nos  hace que vayamos construyendo frases de manera correcta sin tener si quiera que pensar en ello, aprendemos geografía, historia, curiosidades y de todo un poco, todo, todo, todo lo que el mundo puede aportarnos está en los libros.

Los días de mayo y junio que he tenido tan ajetreados a veces íbamos a terminar el día a la finca familiar, y sentarme a leer bajos los manzanos, rodeada de sol y el canto de los pájaros era realmente renovador, no tiene precio.

Leer así en pareja me recuerda a una escena de Notting Hill en la que ambos salen leyendo en un banco de ese parque privado que descubren en su primera cita, y es que leer juntos también mola.


un-hombre-llamado-ove
Leer fuera de casa, al sol, es una maravilla

Ahora mismo estoy echando un vistazo a mi alrededor y me siento afortunada por tener tantos libros, aunque cuando los limpio protesto, no lo voy a negar.

Y sigo comprando y comprando. A veces he perdido la esperanza de conseguir  algún libro y de repente, estos llegan a mí, una vez encontré un libro que me encantaba y perdí en una mudanza en el Lidl, otra vez mi hermana, comprando unos repuestos de PC en una tienda de segunda mano encontró un libro que me encanta, mi madre vio en una librería de liquidación la colección entera de Brigada Central(que en conjunto no era tan barata) y compró una caja con toda la colección para mi hermana y otra para mí, o cuando mi madre, ordenando sus libros, vio Amor se escribe sin H de Jardiel Poncela y sabiendo que me encanta me lo dio...y eso sí que me hace ilusión. 

Para ir terminado creo que de las muchísimas cosas que me gustan en esta vida leer está en el top one, el número uno y es lo más. Gracias a la lectura viajamos sin movernos de casa, conocemos palabras nuevas, historias motivadoras y aprendemos a creer.  

Ver a mis hijos leer o sentir como se emocionan cuando encuentran algún chollo en tiendas chulas o incluso en anticuarios fuera de España, o en La cuesta Moyano(ahí nos volvemos locos todos) es lo más, o como en la Semana Negra, que en vez de comprar una camiseta de fútbol compran libros y eso me hace feliz, no puedo negarlo.

Todos tenemos un sueño y el mío es tener una superbiblioteca con chimenea, una hermosa mesa de madera y un orejero. Me da pena tener los libros repartidos por la casa, pero es la única forma que tengo de guardarlos.

Pero mientras ese día llega, si es que llega, seguiré disfrutando de mis libros; unos nuevos y otros viejos, unos largos y extensos y otros cortos e intensos, repartidos por mi hogar, a veces de manera cómoda y holgada y a veces amontonados, ellos han crecido y madurado conmigo, me han enseñado a creer en la magia y agradezco mucho a mis padres que me dieran la oportunidad de tener muchos libros a mi alcance para aprender a soñar desde muy pequeña.

Bueno, no me enrollo más que con el tema libros soy muy intensa. Ahora terminaré mi infusión y cepillaré a mis gatos con un cepillo nuevo que los deja guapérrimos y empezaré este nuevo día, este jueves intenso después de una semana de lluvias y días nublados.

Muchas gracias a todos y feliz jueves. Y a vosotros:¿os gusta leer?¿Es una parte importante de vuestra vida?¿Tenéis algún género o algún autor favorito?

Muy feliz día.

31 comentarios:

  1. La lectura sin duda es un gran amigo... a veces nos da por leer mucho, y otras ni cogemos un libro. yo soy de las ansiosas... cojo un libro y me lo termino rápido. Con el último mi marido ha alucinado. Compré un libro el tercero de una saga MI DRUIDA, y tardo en llegar un poco, lo cogí con tanta ansia que me lo leí esa tarde, y lo releí al día siguiente... Y ahora me lo tendré que volver a leer para hacer la reseña..., el problema es que depende del tiempo... tengo ganas o no de coger un libro. Me encanta casi toda la literatura, pero prefiero la de misterio, policiaca, acción. Si he de hablar autor que todo el mundo conoce. Stephen king sin duda, me he leído todo o casi todo. Sin embargo llevo tiempo leyendo a autores españoles poco conocidos, y te sorprenden la verdad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyyyy yo también me he leído todo de Stephen King, y también me está dando por leer autores españoles menos conocidos.
      Besos y hala, a releer por tercera vez para la reseña, jejejeje.

      Eliminar
  2. Yo no entiendo como puede haber gente que no lee ningún libro. Y a veces son personas cultas que dicen aquello de "es que no tengo tiempo". Yo creo más bien que es falta de ganas. Yo no sabría estar sin un libro en las manos. Y mi mujer igual. Incluso cuando nos vamos de viaje o de fin de semana nos llevamos cada uno un libro en la maleta o bolsa.
    Qué coincidencia que ambos empezáramos a leer con la misma novela, Tom Sawyer, y además juraría que a la misma edad, con años de diferencia, claro, pues en 1957 todavía no existía el Círculo de lectores, jeje. Desde entonces no paré de leer. A los dieciséis años pedí a mi madre que se hiciera socia del Círculo, pues siendo menor de edad yo no podía suscribirme a nada. Pero era yo quien abonaba la cuota con mis ahorrillos. Ya de muy mayor me di de baja, pues no me gustaba tener que ceñirme a la lista de libros de la revista. Preferí comprar los que quería. Ahora sigo comprando casi sin parar. Hasta hace poco iba a La Casa del Libro, pero me resulta mucho más práctico comprar por internet. Lo malo es que los libros se amontonan y no doy abasto. Siempre digo que ya basta, que no volveré a comprar ninguno más hasta que me haya puesto al día, pero entonces aparece una reseña de una novela en un blog y zas, vuelvo a picar, jajaja.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Jajaja, recordaba que coincidíamos en el libro.
      Yo tampoco entiendo que no lean, si que hay épocas en las que falta tiempo y tardamos, vamos casi casi a dos o tres páginas por días, y otras leemos libros en una tarde, pero se puede uno dosificar. En mi casa siempre siempre se ha sacado tiempo. Mi padre trabajaba a turnos y siempre tenía un hueco para leer, y mi madre cosía y tejía por encargo y aún así leía, a veces más y a veces menos, pero leía.

      Y me encanta que quisieras apuntarte al círculo, mi madre lo hizo con su primer sueldo y como era menor, también mediante sus padres y nos borramos por lo mismo, para tener más opciones de elegir.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. A mi me encanta leer desde que era una niña y literalmente, devoro libros, especialmente cuando tengo más tiempo como ahora. Mis hijas y Manolo también son grandes lectores. Eso hace que tengamos vocabulario, nos guste escribir y además nos evadamos y relajarnos con este gran hobbie:)
    Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo has resumido todo genial, que a veces veo niños con poco vocabulario y eso leyendo se arregla.
      Besos.

      Eliminar
  4. Veo que tuvimos unos inicios muy similares en la lectura. Yo no recuerdo cuando empecé a leer. Sé que la primera nota que me pusieron en el colegio, en lo que entonces era parvulitos, fue un 10 en lectura. Por desgracia, no se cumplió lo que eso podía presagiar y fui bastante mala estudiante hasta los quince años. Escondía novelas bajo los libros de texto y así no se puede triunfar en los estudios. Menos mal que cambié.
    Yo tampoco viajo sin libros, y en eso el ebook es fundamental. La última vez que viajé con libros físicos fue en 2009. Fue un viaje de veinte días y me llevaba cinco libros. La última noche y a la vuelta en el avión tuve que coger uno que había llevado mi marido y que yo había leído hacía unos meses, pero antes muerta que sin libro. Nunca lo olvidaré era "El periodista deportivo" de Richard Ford y me gustó más que la primera vez. Siempre digo
    en broma (?) que lo que más me gusta de los viajes es llegar al hotel por la noche y ponerme a leer.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rosa.
      Yo últimamente también viajo con el ebook aunque prefiero mil veces los libros en papel, pero cuando es un viaje de muchos días se me acaban las reservas y claro, en el ebook podemos meter muchos más.
      Richard Ford me encanta, hace un par de años hizo un encuentro aquí en Asturias pero lo organizaron fatal y el horario era terrible para mí.
      Besos.

      Eliminar
  5. ¡¡¡Otra devoradora de libros!!! mi pasión por la lectura la heredé de mi abuelo, vivía con nosotros y como yo de pequeña estuve mucho tiempo enferma, cosas leves, pero tuve de todo...sarampión, paperas, anginas, ... así que él pacientemente me leía cuentos, algunos de tantas veces que me los había leído ya se los sabía de memoria y los recitaba, aunque iba pasando las páginas :-)

    En cuanto aprendí a leer, buah!! q maravilla...aunque pronto se acabaron en casa los libros, entonces descubrí la biblioteca, aunque por entonces sólo dejaban sacar 1 libro de cada vez, que a mí no me duraba casi nada.
    Creo que he leido todos los q comentas, salvo los de Stephen King, el pasar miedo, como que no...

    Desde que fui madre, no encontraba momento para leer, ni fuerzas, entre dormir y leer, mi cerebro siempre elegía dormir. Unas navidades cogí de la biblioteca Todo bajo el cielo, de Matilde Asensi, q me encanta...y aún teniendo vacaciones, lo devolví tarde :-(

    Ahora mis peques ya no son tan peques y este verano he descubierto la app eBiblio, así q estoy recuperando el tiempo perdido :-D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola.
      Ay qué bien descubrir devoradores de libros por aquí.
      Mi abuelo y mis padres también me leían, y cuando yo aprendí fue un mundo maravilloso.
      Besos y con los niños pequeños es complicado, a mí me costaba la vida y a veces estaba con un libro de 150 páginas más de un mes.
      Besos.

      Eliminar
  6. Hola guapa!
    Pues ya sabes para mí leer es una parte importante de mi vida, antes no lo era tanto, pero ahora estoy siempre con 3 o 4 libros en mente y otros tantos en una lista cada día más larga. Yo creo que soy al revés de esa youtuber, me centro demasiado en novelas y apenas leo nada más. Los libros de autoayuda para mí son infumables y nunca leí un gran clásico, así que quiero empezar por alguno. El otro día leí la sinopsis de Crimen y Castigo y pensé en animarme. ¿Lo has leído?
    Besos guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Hola!!!!
      Siiii, sé que te gusta leer. Nunca es tarde para empezar con los clásicos. Crimen y Castigo lo leí hace años porque me gusta la literatura rusa pero no sabría decirte si es lo mejor para empezar. Yo empecé despacio, primero Julio Verne, Conan Doyle, Poe(sigue entre mis preferidos) y luego ya cosas más intensas. También adoro la literatura inglesa como las hermanas Bronte(Jane Eyre o Cumbres borrascosas son lo más), Jane Austen, me encanta Shakespeare, Dickens...mira uno que me encanta es Oscar Wilde. Yo creo que lo importante es el momento, seguro que elijas lo qu eelijas te gustará.
      Besos.

      Eliminar
  7. Siempre es bueno tener una libro a mano para leer. Desde niña siempre he leído lo que me caía en mano, tanto el periódico, una nota, un libro de chistes o una revista. Siempre tengo un libro empezado y cuando voy a la playa , el monte o viajo llevo un libro. Cuando me casé nos apuntamos al Circulo de Lectores y tuvimos años eligiendo lo que traía la revista y a veces ellos mismos nos enviaban libros recomendados si ese mes no elegíamos ninguno. Estuvimos años, hasta que ya comprábamos los que nos apetecían y dejamos de ser socios. Nos tengo preferencias y leo lo que me recomiendan o por supuesto conociendo gente como tu, David, Pedro y Josep que habéis escritos libros y me encanta comprarlos y leer. Y lo que leo en internet, que también cuenta. Así que ya no sé donde meter tantos. Pero me gusta tener una buena biblioteca. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Mamen!
      Es genial leer todo lo que cae en nuestras manos, siempre, siempre, se aprende algo.
      Veo que muchos hemos sido socios del círculo hasta que aparecieron otras opciones.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. ¡¡¡Hola!!!! Es genial leer todo lo que cae en nuestras manos, siempre se aprende algo.
      Un abrazo y veo que muchos hemos sido socios del círculo hasta que conocimos más opciones.
      Mil gracias por comprar mi libro y hacer una reseña tan bonita.

      Eliminar
  8. Hola Gemma, tal vez sea el bicho más raro, pero yo escribo más que leo, sí como te lo digo. Tuve un tiempo que leía bastante pero ahora no, los libros me acompañan pero no llego a terminar ninguno porque cualquier detalle me inspiran a escribir. Disfruto mucho más atrapando letras. Creo que cuando mi musa me abandone tendré que aliarme a la letra ajena. Un beso grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Eme!
      A ver, hay etapas pero está claro que tú escribes muy bien y tienes recursos y vocabulario porque has leído, aunque ahora te centres en escribir. Si no se ha leído los textos no salen tan fluidos y buenos como los tuyos.
      Un beso Eme.

      Eliminar
  9. Yo soy igual que la youtuber, soy más de leer libros de otros, me han gustado de blogueras y también de autoayuda, psicología, neurociencia etc pero novelas no. A mi madre le encantaba pero yo no he sentido mucha atracción, quizá por la vida que he tenido que me hace preferir historias reales e información que me pueda servir, no sé. Pero bueno que cada uno lea lo que le guste, que para eso hay tanta variedad, para elegir con gusto :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      A ver, cada uno le lo que quiere, faltaría más, y no está demostrado que una cosa sea mejor que la otra. Yo también leo cosas reales, he leído algún libro(y reseñado) de blogueras que cuentan una historia real, porque me gusta leer historias reales, y biografías y autobiografías. También leo ensayo y recopilaciones de historias reales, pero creo que la novela es mágica, también enseña y de ahí podemos sacar aprendizajes maravillosos, libres de prejuicios y que de formas muy sutiles también dan información que pueda servir. De todas formas si quiero una información concreta la busco, el resto de lecturas las prefiero para disfrutar y relajarme. Y claro, cada uno ha tenido una vida y nos hace preferir unas cosas u otras, en mi caso sin duda elijo la imaginación, me recuerdo de pequeña, absolutamente feliz imaginando aventuras, y la información también estaba, conocía flores, plantas, animales y vocabulario, que muchos niños no saben lo que es el foso de un castillo, un pasadizo secreto o un lingote de oro de un tesoro.
      Besos y mil gracias por comentar.

      Eliminar
  10. Me encanta leer, y me ha encantado tu entrada. Mi hermana era como tú con los cinco, yo me enganché con Celia, me chiflaba. Leía muchos libros reciclados de mi madre y poco a poco he conseguido una gran colección que he conseguido poner en mi salón. El otro día fue el cumple de mi hija mayor y lo que más pidió fue libros. Y yo encantada de la vida. El amor por los libros se transmite, y como tú me encanta esa escena de Notting Hill, me gusta leer en pareja. Ahora hay un cuento de Rocío Bonilla que se llama la montaña de libros más grande del mundo. Y me encanta porque trata del tema.
    Un besiño que me lio con mis historias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola María!
      Yo también adoraba a Celia, aluciné cunado emitieron la serie y la tengo en DVD.
      A mí me pasa igual al ver a mis hijos. Mi hijo pequeño el otro día fue a un festval de literatura fantástica(Celsius) y vino con dos libros de Laura Gallego, y en la Semana Negra dos días antes compró el Manifiesto comunista de Marx(vale, esto no es novela) y El retrato de Dorian Grey porque el que hay es de casa y quería el suyo. Y cuando fue a ver a su hermana al Erasmus había ropa baratísima por el cambio de moneda y no trajo ni unos calcetines, todo libros.
      Besos y mil gracias por comentar.

      Eliminar
  11. yo también me inicié en lecturas un poco adultas con julio verne, luego con otros de la misma generación como arthur conan doyle, edgar allan poe... mi afición a la lectura nació en las vacaciones de verano en santander.
    hay novelas que abren mucho la mente y dan mucha cultura. a un alumno mío le regalé 'momo' de michael ende con ticket regalo por si ya lo tenía, y sospecho que le pidió a sus papás que lo cambiaran porque nunca lo volví a ver en su estantería ni en ningún lugar de esa casa. pues nada, que sigan fomentando así su crecimiento personal...
    la cuesta de moyano me trae muy buenos recuerdos. además está en la zona más bonita de madrid, cerca del jardín botánico, la plaza de neptuno, la estación de atocha...
    besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Yo creo que muchos de nuestra generación pasamos de los cuentos a los clásicos, y eso es genial.
      Recuerdo la anécdota de Momo, y me da mucha rabia. Obviamente el libro no le iba a gustar porque no está acostumbrado a leer, hay que ir poco a poco.
      La Cuesta Moyano es mágica, nosotros tenemos que ir con poco dinero porque es unmundo de tentaciones.
      Muy muy feliz jueves y gracias por comentar.

      Eliminar
  12. La afición lectora se la debo a mi madre. Y le debo mucho con eso. No leo grandes cantidades porque no tengo mucho tiempo pero, al menos, un par de páginas antes de dormir no las perdono nunca. Los libros han sido mis amigos inseparables desde que aprendí a leer (y creo que incluso antes). Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siiiii, le debes mucho.
      Yo tengo rachas pero hago como tú, un par de páginas antes de dormir siempre siempre caen.
      Besos y los libros son the best friends.

      Eliminar
  13. Hola Marigem!!, cuánto te entiendo con los libros, desde niña me he encantado leer, también, leí en principio los típicos de cole obligatorios, un día nos dijeron que podíamos elegir la lectura, a mí me había regalado mi tía Miguel Strogof , no me llamaba mucho la atención por el nombre, pero me decidí por el... recuerdo la cantidad de emociones que viví, lloraba mientras leía, me ponía el corazón en un puño. El comentario de la lectura lo hice con tanta pasión que me pusieron un 10, ese fue el libro que me hizo querer más, ya no speraba a que me mandaran en el cole, recuerdo que en un recreo me vio un profesor leyendo La Dama de las Camelias y se quedó flipado jajajaja, se lo cogí a mi madre... Julio Verne, Stephen King, fueron los siguientes autores, ya me regalaban libros para mí ^^ devoraba los poemas de Becquer ... Ahora veo a Paula que, con 2 años, lo que más ilusión le hace es un cuento y me llena de orgullo... Por poco tiempo que tenga, siempre llevo un libro empezado, tarde más o menos, en el embarazo hice una maratón!!! me aproveché cuando me dieron la baja...
    Mi reto pendiente es escribir un libro, ¡¡ me alegré tanto contigoo !!

    Un beso guapaaa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡¡Hola!!!!
      En mi cole no acertaban con la lectura por eso agradezco que mi familia me diera otras opcones porque sino ahora la odiaría.

      Me pasó igual con Miguel Strogof, no sé que imaginaba pero pensaba que sería aburrido y me alucinó.

      Qué bien que te pusieran un diez.
      Besos y seguro que vas a escribir tu libro, claro que sí.

      Eliminar
  14. Solo de pensar en la brisa de la playa, los acantilados y todos leyendo... Magia. Ojalá un lugar así ahora mismo ^-^

    ¡SE MUUY FELIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIZ 😍😍!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyyyy es que esa imagen apetece mucho.
      Besos y feliz jueves.

      Eliminar
  15. ¡Ay, esos viernes en los que iba con mis monedas de cinco duros a comprar tebeos! Después merienda, baño, cena y a leerlos mientras el 1,2,3 estaba en la tele. La felicidad era aquello. La verdad es que siempre me ha sorprendido el éxito de los libros de autoayuda, que en mi opinión son una chorrada que nada soluciona. Alguna vez he leído alguno, una parte y a ratos, porque sí reconozco que son una mina de ideas para relatos. Un fuerte abrazo!!

    ResponderEliminar
  16. Me encanta este post.
    Leer como tú bien dices, nos da la oportunidad de abrirnos la mente, viajar y vivir sensaciones, y eso es maravilloso. Yo leo casi todas las noches en la cama y me relaja, eso hace que me entre sueño mas fácilmente. Precisamente Chari me va a pasar nuevos libros al Ebook que diceque son muy buenos, deseando que me los pase, me hable de ellos y empezar a leer.
    Tenemos similitudes, yo también empece a leer con los Cinco y mi abuelo los domingos nos daba cien pesetas a mi hermana y a mi para comprarnos tebeos, me encantaba el domingo.
    Estoy orgullosa de que mi hijo sea un gran lector, le encanta leer y de todo, mas orgullosa no puedo estar, y además él de pque4ño no pedía que le comprara juguetes no, el quería libros y es una de las cosas que mas me enorgullece.
    Besos Gemma. andaré por aquí pero como la concurrencia es poca, lo que tengo pendiente, incluidas las fotos de mi viaje de cinco días, lo haré a primeros de Septiembre y alguna reseña de alguna película. TERE

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas relacionadas post

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...