jueves, 12 de julio de 2018

Reflexión; la otra tarde

Jueves reflexivo; un paseo por la playa.

Hola a todos y bienvenidos un día más. ¿Qué tal va la semana? Espero que fenomenal.

Ya sabéis que el post de hoy es improvisado, lo escribo sobre la marcha y sin ningún plan definido, solo inspirada por mi gatito, que es mi mejor compañía.

Y la verdad que no sé si es por el verano o porqué las musas me tienen algo abandonada, pero no se me ocurre un tema para reflexionar así que más que una reflexión me apetece contaros lo que vi el domingo en la playa.

Hace algo de tiempo, os hablé de una mañana en la playa, una mañana tranquila, cuando aún no era verano y todo estaba tan tranquilo que pude detenerme a mirar a mi alrededor.

Bueno, pues este domingo no estaba todo tan tranquilo, pero quise detenerme a mirar un poco a mi alrededor. 
Y esto es lo que vi.

La playa es el lugar de encuentro de las gentes de mi ciudad, en ella cabemos todos. No sé si conocéis la Playa de San Lorenzo, pero es una playa grande que tiene 25 escaleras separadas entre sí por 100metros(lo compruebo cuando voy a correr), y estas escaleras son el referente.

La más conocida es La Escaleronaes muy grande, con su reloj y unas vistas preciosas. Pues ahí se reúnen muchas personas de cierta edad a tomar el sol y hablar de sus cosas.
 Por supuesto no hay rangos de edades en las escaleras, cada uno va a la que quiera, pero sí que hay  "ciertas tradiciones" y hay grupos de gente afines en distintas escaleras.

El domingo, en La Escalerona, pude ver a todas las señoras con sus bañadores alegres y floreados charlando entretenidas mientras el sol iluminaba sus caras. Seguro que muchas han tenido una vida dura y ahora por fin tienen un merecido descanso. Y claro, también había hombres, la mayoría, no sé porqué, de pie, charlando animadamente.

Y me hace mucha gracia ver a las señoras ponerse sus gorros de piscina, para no estropear el peinado, y meterse a nadar en el frío Cantábrico, y las admiro que lo que me costó a mi meterme en el agua mejor ni lo cuento, jejeje.

Y si avanzamos un poco, hacia la mitad de la playa, vemos a muchas familias. Oír a esos niños reírse y jugar con sus padres me recuerda a mi infancia y a la de mis hijos, cuando iba con ellos cargada de cacharritos que servían para montar una tienda de helados y de gofres, hechos con arena mojada y adornados con arena seca que hacía de azúcar glass. Y claro, yo era la clienta de mis hijos y de todos los niños que al final se acababan acercando ¡Qué recuerdos!

El domingo pude ver a algunos papás haciendo construcciones con sus hijos y no pude evitar emocionarme, cuando los niños son pequeños todo lo vemos con otros ojos y al hacer esas construcciones disfrutamos muchísimo.

Me gustan los domingos de playa porque veo a las familias reunidas, familias que durante la semana tienen que hacer mil cábalas para estar juntos, que necesitan milagros para no ir corriendo de un sitio a otro, y verlos relajados y sonrientes es algo maravilloso.

playa-san-lorenzo-gijón


En mi paseo poco a poco me fui acercando a la zona donde se pone mucha gente joven, y no pude evitar sonreír al verme a mí misma hace unos años(no tantos, ehhhh, jejejeje), cuando íbamos en pandilla a pasar la tarde, estirábamos las toallas ocupando un montón de sitio y luego acabábamos todos en la misma toalla.

Si iba con amigas era cuando leía los horóscopos, y si íbamos en pandilla jugábamos a las cartas o al Monopoli de viaje. ¡Qué tiempos!

Ver a esos chicos, esos primeros amores, esas risas exentas de problemas y esas ganas de vivir la vida me parece lo más. Y me encanta imaginarme si a alguno le gusta otro, si será amor verdadero o esos amores juveniles que luego recordamos con tanto cariño, o si volverán a verse porque se han conocido de vacaciones, como en Grease o Dirty Dancing.



playa
Me encantan las sombras, salimos muy anchos y muy largos, jejeje.

Y claro, mi paseo siguió, un paseo por la orilla, sintiendo los pies cada vez más fríos, jejeje, y viendo la cantidad de vida que hay en un solo lugar. Pude ver grupos de amigas que paseaban riéndose y felices por la orilla ataviadas con bikinis monísimos y sombreros igual de monos, grupos de señoras que caminaban charlando animadamente, mamás corriendo detrás de niños que no tienen miedo al agua y se meten muy adentro y pude ver incluso, una pareja de ancianos de la mano, como la que vi aquel domingo del que os hablaba al principio.

Y me imagino la historia de las chicas, seguramente amigas llenas de ideas y proyectos. ¿Harán en el futuro lo que ahora se imaginan o seguirá su vida por otros derroteros? ¿Y las señoras?¿Ha sido su vida como soñaban de niñas o jovencitas?


Al llegar al final de la playa, a una zona que llaman El Tostaderu y que es una especie de miniinvernadero donde la gente toma el sol buena parte del año, nos sentamos un ratito.

Y desde ahí pude contemplar toda la playa en silencio. Y era última hora de la tarde, cuando el sol comienza ya a declinar y nos regala sus rayos más hermosos, quizás a modo de despedida, y muchas familias empezaban a recoger. 

puesta-sol-playa-san-lorenzo


Me gusta mucho el momento de recoger y volver a casa, esa sensación de haber pasado el día al aire, ese cansancio delicioso que sabe tan bien, ese sol que hace que el mar lance destellos verdaderamente hermosos, a veces casi espero ver una sirena o algún ser mitológico.


Me encanta ver a las mamás detrás de los niños que no quieren vestirse, o se mojan cuando ya están cambiados. Otros suben al paseo del Muro a comprar un helado y vuelven a casa felices con su premio, y otros, simplemente, recogen las cosas y caminan en silencio, seguramente pensando que al día siguiente es lunes.


Y también vi a padres volando cometas con sus hijos, algo que me encanta y que aún sigo haciendo, y ver esos retazos de colores salpicando el cielo me dio mucha paz, no sé como explicarlo pero me dio la sensación de que todas esas pequeñas historias que me rodeaban encajaban.


Ya sabéis que no voy siempre a las mismas playas, de hecho hice un post de mis playas favoritas que me encantaría que leyerais, pero pocas veces me paro a contemplar la vida que hay a mi alrededor, generalmente tomo el sol, me baño, juego, camino, salto e intento disfrutar, pero no suelo reparar en lo que me rodea. Y el domingo, después de un finde muy intenso con conciertos de mis hijos, Metropoli y Star wars sin parar y una larga caminata por la mañana, necesitaba conectar con el mundo que me rodea, y es en esta playa urbana donde mejor puedo hacerlo.

Es aquí donde veo a las abuelitas disfrutar de su descanso, a los niños crecer felices y despreocupados, a los adolescentes descubrir el mundo adulto en el que están a punto de entrar y a las familias disfrutar de estar juntos, sin más.

Aquí es donde en invierno voy a empaparme de historias cotidianas envueltas en neblina y olor a sal y en verano disfruto de las familias, de las risas, del bullicio y de las puestas de sol.


Y ver todas esas cosas me ayudan a valorar lo que tengo; una familia que me quiere, con sus ausencias, pero llena de cariño, muchos recuerdos maravillosos y una vida muy vivida a pesar de los altibajos. Y tengo muchas personas que me rodean que me quieren, y unos hijos sanos y felices, y de momento, solo con eso, ya me conformo.

Si algún día sentís que vais a mil por la vida os invito a pasear despacio y a contemplar la vida que os rodea, a imaginaros las historias de las personas con las que os cruzáis, a contemplar la risa de un niño o a escuchar la historia de un abuelito, seguro que al final os apetece ir más despacio y saboreando cada momento. 

Bueno, creo que me ha quedado un post demasiado largo, espero que no os aburrís ni se os haga demasiado pesado. Y perdón por los fallos que pueda haber, va casi sin repasar.

Tengo que decir que este post tiene dos años, me he dormido y me he levantado demasiado justa para ponerme a escribir, así que rescato uno que refleja justo lo mismo, es como la otra tarde que pasé en la playa, también he ido a Metropoli y concierto de mis hijos, así que estamos igual.

Muy feliz jueves a todos.

25 comentarios:

  1. Qué bien sientan esos días de playa. Me has traído muy buenos recuerdos con este rescate.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  2. a mi me encantan los post rescatados, suelo volver a publicarlos porque me traen recuerdos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que e guste. Yo he empezado a rescatar algunos fines de semana.
      Besos.

      Eliminar
  3. Me has recordado a mi infancia y juventud. Yo iba a Gijón de muy pequeña.
    A partir de cumplir un año y hasta los ocho o nueve. Entonces recuerdo (a partir de donde recuerdo, claro) bañarme y al salir del agua comer galletas Cuétara de aquellas riquísimas que sabían a coco. Y en una heladería que había haciendo esquina, me compraban un helado “caliente” (era nata montada) que me gustaba mucho. Una vez se me llevó una ola con toalla y todo (eso me lo han contado) y no sé si es por el trauma, pero muchas veces sueño con que sube la marea y me echa contra el muro.
    A partir de los catorce años, veraneábamos en Santander y allí ya era la pandilla, las amigas y mi rechazo cada vez mayor a la playa y al sol. Ahora ya solo voy en invierno a pasear.
    Huy, vaya rollo. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Madre mía, que susto lo de la ola, a mí con 15 años también me llevó una ola y vaya pánico, es que en agosto están las mareonas y es peligroso, hay que tener cuidado.
      Ayyyy los helados calientes, hasta mis hijos los conocieron.
      Besos.

      Eliminar
  4. Me ha encantado este post rescatado.
    La verdad estoy súper feliz aquí pero una de las cosas que hecho de menos, es eso el mar y la playa, no tiene precio que tú y yo tengamos la gran suerte de tener la playa en el centro de la ciudad, Alicante la del Postiguet. y es una maravilla, ver a los niños, y a las familias disfrutando de un buen día de playa. La playa da mucha alegría la verdad. A ver si estas vacaciones de mi marido que comienzan mañana vamos algún día, en plan coger nevera, y pasar la mañana debajo de la sombrilla, me apetece mucho después de leer tu post
    Besos y buen día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias!
      Siiii, es una suerte vivir al lado del mar, a mí me renueva en invierno y en verano.
      Besos y ya nos contarás si coges la nevera y pasáis días chulos.
      Besos.

      Eliminar
  5. Un paseo muy agradable y esa foto de la puesta de sol es preciosa!! Un beso

    ResponderEliminar
  6. Me has recordado a cuando vivía en Montevideo... Cómo me gustaría volver a vivir en una ciudad con playa. Se disfruta y se vive de otra manera. Besotes!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyyy Montevideo, me encantaría conocerlo.
      La verdad es que se vive de otra manera.
      Besos.

      Eliminar
  7. Cuándo leo estos post te envidio por tener la playa ahí. Que tranquilidad me transmite.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, la verdad es que a mí la playa me da la vida, y en todas las épocas, sin hijos, con hijos pequeños, con hijos mayores...como dice mi madre en la playa cabemos todos.

      Eliminar
  8. me encanta la foto de las sombras. aunque la anterior, con la gran extensión de arena muy mojada, es muy bonita también. supongo que estaba bajando la marea, y la arena mojada marca el nivel al que estaba el agua un rato antes.
    yo en santander iba cuando más sol había, jeje. después de comer, me lavaba los dientes, me ponía la vestimenta adecuada y me iba a dar mi caminata diaria hacia la playa de los peligros. qué tiempos...
    besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay qué bien que te gusten las fotos. Siiiii, la marea en ese momento estaba bajando.
      Aquí también solemos ir cuando más sol hay, a esas horas en las que los expertos dicen que es mejor no ir, jejeje, es cuando mejor se pasa.
      Qué chulas las caminatas.

      Eliminar
  9. Esa capacidad que tienes de apreciar esos muchos pequeños milagros que nos suceden todos los días y que muchos hemos incorporado a la rutina para pasar a dejar de valorarlos, es lo que te produce felicidad y a los demás cuando nos la describes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Es bonito rescatar posts. Y recordar cómo es el lugar donde pasaste muchas horas, juventud, pandillas, familia, etc... Y observar hoy en día a la gente que está a tu alrededor, ver que casi siempre son las mismos personas año tras año y casi sin haber hablado con ellos los recuerdas que son familiares.Por ejemplo hay cada año una pareja que siempre van sonriendo y nosotros al no saber sus nombres les llamamos los sonrientes. Están viviendo en pareja ya hace años pero este año los vimos el domingo y todavía no tienen hijos. Hay otras cuadrillas que otros años estaba en pandilla y ya el año pasado se le vio algunos con embarazos y este año van con los niños a la playa. Hay mujeres y hombres mayores que casi siempre están en unas escaleras y cada año ocupan ese lugar. Siempre en agosto veremos a familias que van cada año a la misma playa, Y es bonito ver como crecen sus hijos. Con nosotros se una de vez en cuando mi hijo mayor a darse un baño y luego se va en su coche, sabe buscarnos donde estamos casi siempre. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bonito todo lo que cuentas, me encanta. Y que tu hijo se bañe con vosotros es genial.
      Besos.

      Eliminar
  11. Justo este último año es cuando más siento que vivo a mil por hora y cuando tengo un momento hago lo que bien dices (pasear despacio, mirar a lo que me rodea y solo sentirme bien)

    Reconozco que me estoy aficionando a leer tus reflexiones cada fin de semana, quizá parezca que solo es leer delante de un ordenador pero ya te he contado que me meto mucho en lo que cuentas, me imagino que estoy viendo lo que describes y al final no se como explicarlo pero me siento mejor y mas relajada después de leerte. (si, aunque este sea un post rescatado de hace dos años)

    Muchas gracias de verdad Marigem, me ayudas más de lo que imaginas! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay qué ilusión que me digas esto, me anima mucho a seguir escribiendo.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  12. Un gusto leerte me encanta como describes tus sensaciones y emociones. Feliz finde!!

    ResponderEliminar
  13. Hola guapa. Me ha gustado mucho tu post. A mi encanta la playa, pero en invierno, cuando no hay nadie, solo hay tranquilidad, sentarme en una roca, mirar como las olas chocan contra las rocas, dejar volar mis pensamientos muy lejos de allí. Ahora en verano no me gusta, demasiada gente, demasiado calor y solor, soy ave de invierno. Besitosss

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas relacionadas post

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...