jueves, 20 de abril de 2017

Reflexión; queda algo por decir.

Jueves reflexivo; aún no te lo he dicho todo.

Hola a todos y bienvenidos un día más, ¿qué tal la semana? Yo poco a poco volviendo a la rutina, que me ha costado un poco, la verdad.

Ya sabéis que hoy toca post sobre la marcha y no sé muy bien de qué hablar, como me pasa casi siempre. 
Hace un rato cuando el gato se ha subido a mi regazo no pude evitar decirle lo mucho que le quiero, y se me ha ocurrido hablar un poco de eso, de lo mucho que  a veces nos queda por decir.

Y sin más rollo empezamos.



No es que yo viva pensando constantemente en que la gente de mi alrededor se va a morir, es más, no pienso en la muerte, me centro en el presente, pero mientras vivo el momento intento expresar lo que siento, no quiero guardarme nada por si acaso.

Cuando perdemos a alguien, además de la pena, las dudas sobre si podríamos o no haber hecho más, el dolor y la angustia suele quedar esa sensación de habernos guardado cosas. ¿Pensáis lo mismo?

paisaje
Un dibujito de mi hija, para meternos en ambiente.


Yo apenas tuve contacto con la muerte hasta muy mayor, mis abuelos vinieron a las comuniones de mis hijos, con eso os lo digo todo, pero en diez años perdí abuelos, prima, tíos abuelos, a mi padre...y claro, yo no sabía como era esa sensación de no ver más a alguien para decirle que le quieres hasta que me tocó.

Generalmente creo que los que tengo alrededor saben lo que les quiero, soy una pesada que achucho a mis hijos como si tuviesen 5 años, a mi marido le reitero lo mucho que le quiero constantemente y con el resto de la familia directa también soy cariñosa. Pero a veces me han quedado dudas.

Mi madre tenía una tía que no tuvo hijos y se desvivía por nosotros. Además de regalarnos siempre cosas preciosas, muchas hechas por ella, y de comprarnos cosas superoriginales, de traernos por sorpresa algo que no sé donde encontraba y de contarnos muchas historias, nos veíamos mucho, hacíamos excursiones juntos, jugaba con nosotras y era tan querida que cuando enviudó mi padre(que no llevaba su sangre) insistía en traerla con nosotros por lo mucho que la queríamos todos, pero ella no quiso, era demasiado independiente.

Siempre tuvimos una relación muy buena, conoció a mis hijos y murió muy mayor, y a pesar de lo mucho que estábamos juntos algunas veces tengo sensación de que no le hice saber lo mucho que me importaba, que era mucho más para mí que mi tía abuela. Siempre di por hecho que lo sabía y ahora que yo soy más mayor me pregunto si de verdad lo sabría.

Y ya he hablado alguna vez de una prima que murió con treinta y pocos años. Teníamos muy buena relación porque éramos de la misma edad, crecimos a la vez y era una parte de mi vida, pero cuando se fue sentí que se iba sin saber lo mucho que nos importaba.
Sabíamos que estaba enferma pero en su zona de hospitalización no permitían visitas excepto sus padres, hermana y marido, y no la vimos sus últimos meses porque cuando se iba a casa le recomendaban no recibir visitas por posibles contagios aunque sí que manteníamos contacto.

El día del funeral su hermana nos dijo que durante los últimos días no paraba de pensar en su infancia, y se acordaba mucho de mi hermana y de mí, y al oír eso nosotras nos sentimos realmente mal, de hecho nos seguimos sintiendo. 
Aunque lo pasábamos genial juntas nos dio la sensación de que no sabía lo importante que era en nuestra familia, y ahora no hay forma de hacérselo saber.

Estos son solo dos ejemplos, pero seguro que si pienso hay muchos más. Y precisamente por lo dolorosos que son intento evitar que vuelva a ocurrir. No quiero que nadie más se vaya o que me vaya yo con cosas por decir, incluido lo malo, que decir lo malo a veces es una liberación.

Si lo pensamos bien tampoco es tan difícil, simplemente hay que aprovechar la oportunidad, si surge, de hacer saber a alguien lo importante que es que nos acompañasen en cierto momento, o que nos dejasen un espacio en otro, o simplemente que nos hiciesen ver las cosas, lo que sea que tengamos que agradecer.

Ya os digo que me gusta vivir el presente intensamente, y además de intentar decir lo que siento intento desdramatizar, que es algo que tendemos a hacer de jovencitos. Obviamente no hablo de enfermedades o muertes, pero a veces por una frase, por ejemplo, sacada de contexto, hacemos un drama y disgustamos a un montón de gente, o nos tomamos las críticas constructivas como un ataque personal.

Me gusta dar importancia a lo que de verdad la tiene. En mi día a día lo más importante es la salud, que los que me rodean estén bien, y ahora que parece que se me van enderezando estos temas lo veo todo mejor que nunca.  

También es importante que mis hijos estén felices, que estudien lo que les gusta aunque tal vez tenga menos futuro que otras cosas, a mí eso me da igual. Y valoro que cada día puedo comer más o menos equilibrado, que puedo salir a caminar por la playa o por el monte, que tengo un coche, aunque sea del año de la polca, que me lleva a todas partes, una casa digna aunque va tocando arreglar cosas y que mis animales están bien atendidos.

coche
Mi coche es del año de la polca pero e hace feliz y es lo que importa.


Para mí es importante estar de noche todos en casa y tener algo de qué hablar, reírnos con cualquier tontería o juntarme con mi familia de vez en cuando.

El otro día mi hermana, mi tío y yo hicimos un grupo de whatsapp solo para nosotros, para nuestras bobadas, y no veáis lo que nos reímos. Eso sí que es importante y mola.

En cambio no me parece importante lo que un vecino o un conocido piense de mí(si yo no le he hecho nada malo, claro), ni envidio a los que pueden hacer más viajes o comprar muchas cosas, me da absolutamente igual.

El dinero me parece imprescindible para vivir, pero después de lo que yo he pasado por dinero sé que se puede vivir con menos y ser igual de feliz, no sin nada, eso lo dejo claro, pero con menos. Así que al dinero le doy el valor justo, y sino me puedo comprar algo no le doy vueltas, seguro que hay algo que puedo hacer que es mejor.

Vamos, que me centro en lo que tengo y lo disfruto, aunque alguna vez tenga esa sensación de no haberlo dicho todo.

Vivo el presente y no pierdo ni un minuto preocupándome por cosas que a lo mejor ni van a ocurrir, y me centro en ver lo bueno de las cosas, como en los libros que leía de pequeña y de los que os hablé en alguna ocasión, los de Pollyanna, que jugaba al juego de estar contenta y buscaba siempre el lado bueno de las cosas. Desde muy pequeña yo lo aplico.

Como siempre empiezo a divagar, es lo que tiene improvisar, no sabes lo que vas a decir ni por donde va a salir el post, de pronto me he visto hablando de Pollyanna y del grupo de whatsapp con mi tío, que por cierto de foto de perfil tengo a mi gato, claro.

Creo que por hoy ya he hablado bastante, y aunque no he llegado a ninguna conclusión al menos me he desahogado un poco y empiezo el día con mucha energía.

Muchísimas gracias por leerme y nos vemos el sábado con el repaso semanal. ¡¡¡Hasta el sábado!!!!

Y vosotros; ¿Tenéis la sensación de no haberlo dicho todo? ¿Disfrutáis el momento o sois de adelantar acontecimientos? ¿Leíais a Pollyanna?

Ciaooooooooooooooooo!!!!!!!!!!!!!

46 comentarios:

  1. Buenos días!

    Sí que pienso lo mismo. De hecho cuando falleció mi Madrina hace muchos años, me pregunté precisamente porqué no hice más por ella. Supongo que es algo normal que nos pasa a la mayoría.

    Me encanta el dibujo, es toda una artista.

    Yo perdí a casi todos mis tíos cuando yo era pequeña. A mis abuelos Paternos no los llegamos a conocer ni mis hermanos ni yo. Mi abuela materna falecció poco después de mi comunión y mi abuelo cuando yo tenía 17 años. Y hace unos años que fallecieron 3 primos míos jovenes. Así que he estado rodeada de muerte.

    Gracias a ti por tus reflexiones. Deseo que pases lo que queda de semana, estupendamente.

    Sí, tengo esa sensación y es algo incómoda. Intento disfrutar del momento, pero hay veces que no puedo. Nunca soy de adelantar acontecimientos, pues cada vez que lo he hecho, me he llevado muchos chascos.

    Lo mejor sin duda es vivir el presente y aprovechar al máximo el día a día. Pues nunca se sabe dónde vamos a estar mañana.
    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Hola!!!
      Pienso como tú aunque en mi caso, como digo, no he vivido la muerte hasta pasados los 30, y claro...no es lo mismo.

      Gracias a ti por el comentario, me ha gustado saber un poco más de ti.

      Besos y feliz jueves.

      Eliminar
  2. Tu hija es una artistaza!! O.O

    Es muy muy importante hacer sentir queridas a las personas de nuestro al rededor. Como yo le tuve que preguntar a mi madre, de qué me sirve que estés orgullosa de mí, si sólo se lo dices a los demás y a mí no me lo haces sentir?? No sirve de nada...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Gracias!!!!
      Jajajaja, has resumido todo mi tocho en una frase muy certera.
      Besos.

      Eliminar
  3. Son buenas estas reflexiones sobre la marcha Marigem, te hacen pensar en cosas que a veces das por supuesto.
    Ese decir que en algunos momentos no se dice tanto como se debería, aunque cuando quieres a alguien con frecuencia se nota en tus gestos y mira yo casi prefiero a las personas que me lo demuestran haciendo, que todos aquellos que dicen muy bonito pero después no están.

    Hace un tiempo escribí un relato sobre una persona que moría y allí se habló de lo que está pendiente y la importancia de poder despedirse adecuadamente y no dejar temas por cerrar. Así que como tí, creo que es mejor centrarse en el presente, aprovechar bien nuestros días, disfrutar de aquellos que queremos y que nos importan, olvidarnos del qué dirán y de personas que no merecen la pena y sobre todo saber qué es lo importante en nuestras vidas (que no acostumbra a ser a lo que se dedica más energias) y disfrutarlo.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días Conxita.
      Muchas gracias, me alegra que te hagan pensar estas reflexiones tan improvisadas.

      Siiii, con decirlo también me refiero a demostrarlo, claro, hay actos que lo dicen todo.

      Un besito y a vivir el presente, y como diría Mecano:-lo que opinen los demás está de más.

      Eliminar
  4. Todos deberíamos hacer igual, Gemma, aprovechar el presente, vivirlo intensamente y dejarnos de tonterías superficiales. Yo, como supongo que la gran mayoría, también he experimentado esa sensación de no haber aprovechado más el tiempo al lado de mis seres queridos que ya no están. Nos reprochamos no haber hecho lo suficiente ni haberles dicho lo mucho que les queríamos cuando ya es demasiado tarde. Por una parte es normal, pues vivimos una vida a empujones, vivimos el día a día a todo correr y sin parar a pensar en lo que es realmente importante. Eso ocurre sobre todo cuando uno es joven y trabaja fuera de casa y solo piensa en descansar los fines de semana. Solo al cabo de los años uno se da cuenta de que ha ido perdiendo amigos por el camino por culpa de esa desidia.
    Al menos tú sí que eres consciente de este "defecto" y pones mucho de tu parte para evitarlo. Besar, abrazar y decir "te quiero" no es tan difícil, pero a veces nos cuesta porque simplemente no pensamos en ello.
    Estupenda reflexión.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Hola!!!
      Me alegra mucho que te guste la reflexión. Claro, cuando somos más jóvenes vivimos de forma muy acelerada. Supongo que algunas personas han vivido la muerte antes y se dan cuenta aunque sean jóvenes, a mí tardó en llegarme aunque cuando lo hizo vino de golpe y una tras otra.

      Un abrazo y a vivir el presente.

      Eliminar
  5. En resumen,hay que aprovechar los pequeños momentos al máximo, no angustiarse por el futuro más de la cuenta y sobre todo, compartir muchos ratitos con las personas que tenemos a nuestro alrededor, ¿verdad?
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  6. Bueno pues yo no tengo esa sensación de no haber hecho o no haber dicho lo que quería, hasta ahora todas las personas cercanas a mi a quien he querido, se han ido sabiendo lo mucho que los quería y lo que significaban para mí, así que no puedo estar más tranquila en este aspecto....


    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Hola!!!
      Yo creo que saber los míos sí que lo sabían, pero los dos ejemplos que pongo...no sé hasta que punto eran conscientes.
      Besos y es genial que te quede esa paz que te ha quedado a ti.

      Eliminar
  7. Creo que todas las experiencias sirven para aprender, y el haber pasado por esos momentos en los que te has sentido dudosa de si la otra parte conocía todo tu amor por ella te han hecho ser más cariñosa y abierta en ese sentido ahora.
    También creo que todos sabemos quién nosquiere y quien no, aunque no nos lo digan constantemente.
    Yo no soy mucho de decirlo amenudo, pero cuando lo digo, queda muy claro el mensaje.
    Como dijo una miaga mía, hay muchas formas de dar un abrazo (y no sólo se refiere al acto físico de abrazar)
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Hola!!!
      Tienes razón, de todo se aprende y esas experiencias me han hecho mostrar más mi cariño, que antes lo mostraba pero no de forma tan consciente como ahora.

      Si, yo también creo que sabemos quien nos quiere, pero hay casos, como los ejemplos que pongo, que aunque doy por hecho que sabían que los queríamos, no sé si sabrían hasta que punto.

      Besos y genial la frase de tu amiga.

      Eliminar
  8. Tu hija es una artista, me gustan sus dibujos.
    Yo tengo la sensación de que cuando alguien se nos va no haberle dicho lo mucho que se les quiere, pero es verdad que a los hechos me remito y se demuestra cuando se les hace compañía y se les achucha. Hay que vivir el presente y hacer todo lo que está en nuestra mano. Aunque siempre hay espinas en el camino que no las podemos quitar aunque quieras. Un buen posts. Gema. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Muchas gracias!!!!
      Siii, yo creo que saber lo saben pero a veces es inevitable que nos quede esa sensación.
      Un abrazo Mamen, gracias por comentar.

      Eliminar
  9. lo que hay que hacer es vivir el momento y disfrutar de todo, que las cosas malas vienen sin avisar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siii, lo malo llega de repente así que a quedarse con lo bueno, que hay mucho.
      Besos.

      Eliminar
  10. al ver el dibujo al golpe de vista, he sabido que era de tu hija, conozco su estilo. y la foto del retrovisor de tu coche parece un dibujo también. :)
    es verdad que no hay que ser demasiado susceptible, pero también hay gente muy bocachancla. yo procuro ser prudente y no decir cosas que no me gusta que me digan a mí.
    el afecto se puede mostrar con abrazos y también con pequeñas bromas cariñosas, por ejemplo...
    yo como nací tardíamente tengo muchos familiares mayores, así que el tema de la muerte es una espada de damocles que siempre está ahí.
    besos, gemma!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Hola!!!!
      Jajaja, mi hija es reconocible.
      Claro, hay un término medio entre ser demasiado susceptible y aguantar cualquier cosa, lo ideal es el término medio. Y las bromitas me encantan, de hecho en el grupo de whatsapp con mi hermana y mi tío estamos todo el tiempo gastando bromas, pero de esas que sabes que rebosan cariño.

      Uffff, lo de la edad es relativo porque mi padre murió joven y de repente, tengo tíos de cincuenta y tantos años, o sea jóvenes, y uno de ellos nos ha dado un susto enorme. En mi familia la mayoría han muerto muy mayores excepto mi padre y mi prima, espero que no pase con nadie más.
      Besos y feliz jueves. Y a disfrutar de los tuyos, mayores o no, seguro que lo pasáis genial.

      Eliminar
  11. Que contenta estoy, he tenido un hueco y desde casa de mi madre te puedo leer mientras la espero.
    Es cierto que deberíamos decir mas te quiero, y no es que yo nos diga que lo hago, sobre todo a mi chico y a mi hijo, y ambos me corresponden, y la verdad me siento genial.
    Pero también es cierto que me queda la pena de habérselo dicho mas a mi padre, y ahora que no lo esta, es como que me quedaron tantos momentos de te quiero, y cuando alguien se va aparte de la tristeza es eso lo te quiero, y sobre todo cuando no esperas que no lo vuelvas a ver ains.
    A mi me pasa lo mismo que a ti no soy una persona envidiosa y soy feliz con lo que tengo, de modo que no me preocupa el dinero, y sobre todo desde ya un tiempo a esta parte procuro vivir al día porque mañana quien sabe, yo he visto muchos casos y cercanos, en que la ilusión por la jubilación por hacer cosas que antes no podías por el trabajo y han surgido enfermedades graves y se han visto destrozadas sus ilusiones de vivir y hacer un sinfín de cosas ahora que no trabajas y zas te viene algo que te lo impide de modo que mejor vivir al día, y mañana quien sabe, vive, siente, sonríe y se feliz en el momento que mañana ya veremos, ese es mi lema, eso si al mismo tiempo no dejo de pensar en si quien tiene que pensar en su futuro, mi hijo, en fin.
    Que artistaza tienes en casa, que mano, felicidades para ella.
    un beso Gema, como siempre me encantan tus jueves reflexivos. TERE.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Hola Tere!!!!
      Siii, seguro que tú lo dices y mucho.
      Seguro que tu padre lo sabía, yo creo que los padres lo saben, el problema lo veo en gente allegada pero que al no ser tan directos quizás no lo sepan, paranoias mías.
      Un beso y es genial no tener envidia y disfrutar de lo que tenemos. Y el presente a tope, no ser unos locos, claro, pero centrarnos en el presente.
      Besos Tere y muy feliz jueves.

      Eliminar
  12. Hola Mari!!! Sabes que me encantan tus reflexiones, siempre me dejas pues así... Pensando...
    La verdad un par de veces he pensado en eso, pero así como vienen se van esos pensamientos de no haber dicho lo suficiente, y hasta este momento que al leerte (siempre siento que estamos conversando) me ha caído más fuerte el pensamiento.
    A mis hijos claro está, los trato como reyes y les digo que los amo y les tiro Besitos cada vez que pasan a mi lado y no exagero jajaja, ahora siento que con mis padres o hermanos no se los he dicho lo suficiente, quizás por la mala costumbre de no demostrarlo, obvio reímos, bromeamos y damos por hecho nuestro cariño pero no lo decimos tanto, quizás por eso es que soy tan insistente Con mis hijos jajaja.
    Hace algunos años se fue mi abuelito, y hasta la fecha lo extraño mucho y me duele su partida y ahora que caímos en el tema creo que me hizo falta decirle más a menudo lo mucho que lo quería y lo quiero, pero ya está...
    Y ahora para que no quede en el tintero, a ti te digo que te quiero mucho, no importa la distancia se que tengo una gran amiga y aprecio cada palabra tuya, en tus posts como en los correos, en verdad y de corazón te lo digo.
    Y ya para terminar, que dibujo tan lindo!! Todos los que hace tu hija son preciosos pero tengo debilidad por los paisajes jeje
    Que tengas un buen resto de la semana y nos leemos pronto
    Besitos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Hola!!!
      Haces muy bien en que se vayan, no son pensamientos que tengamos que tener.

      A mí me pasa igual, cuando nos escribimos tengo la sensación de estar hablando.

      Seguro que tus niños saben lo mucho que les adoras, salta a la vista.

      Ayyyy lo de tu abuelito me pasó a mí, cuando se murió mi abuelo lo pasé muy muy mal, le adoraba y siento que aún hay conversaciones pendientes.

      Muchos besos y eres encantadora, me encanta hablar contigo por aquí y por donde sea. Besos guapas y muy feliz jueves.

      Eliminar
  13. Hola Gema!! Hay veces que por desgracia nos damos cuenta de este tipo de cosas cuando alguien muere. Como tú pienso que hay que decir las cosas en vida y procurar hacerlo a diario para que cuando falten no nos quede esa sensación tan desagradable.

    Yo procuro decir te quiero a mi gente más cercana a diario. No basta con que las cosas se sepan, también hay que decirlas.

    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Hola!!!
      Claro, hay que hacérselo saber pero a veces queda la duda, si se van muy de repente esas dudas siempre están.
      Besos y feliz jueves.

      Eliminar
  14. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  15. Perder a alguien querido es la prueba más dolorosa que se puede tener. Aunque esa pérdida sea cuando la persona ya es anciana, el dolor también es grande. Yo perdí a mi madre hace varios años y, aunque era ya mayor y llevaba enferma mucho tiempo, la tristeza fue infinita y su ausencia permanece/permanecerá siempre.
    Eres afortunada (y espero que me entiendas bien la expresión 'afortunada') si los seres queridos que has perdido se te fueron cuando ya eran ancianos. Por desgracia en mi familia hemos tenido pérdidas de personas muy jóvenes y eso ya es desgarrador. Pero la vida es así, a veces nos regala momentos preciosos pero otras nos golpea sin piedad. Y son precisamente esos golpes los que nos hacen valorar las cosas en su justa medida.
    Buen jueves reflexivo el tuyo, como siempre.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡¡Hola!!!
      Claro, aunque se vayan mayores y sea algo esperado la pena es inmensa. Hace un mes tuve el funeral de alguien mayor que llevaba muchos años mal y aunque los hijos decían que al fin había descansado la pena era terrible.

      Yo he sido "afortunada" con casi toda la familia excepto con mi padre que se fue muy joven y de repente, de hecho a veces aún no nos lo creemos, y me ha costado y me sigue costando mucho superarlo, como a todos los que les pasa algo así, supongo. Y mi prima, con treinta y pocos y un niño pequeño...Todo eso me ha hecho valorar aún más la importancia de las cosas.
      Besos y mil gracias por comentar.

      Eliminar
  16. Por supuesto que se puede ser feliz con menos, solo falta que la persona que está a tu lado te haga sentir bien y te quiera que es lo principal, porque si se está mal, con o sin dinero, será una vida infeliz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Hola!!!
      Siiii, eso está claro, si la pareja va mal da igual el dinero qu etengamos.
      Besos.

      Eliminar
  17. Me pasa lo mismo que ati y creo que a la mayoria de personas hay muchas veces que no he dicho todo o por lo menos lo suficiente. Lo que tambie npienso es que solemos darnos cuenta cuando ya no tiene remedio, cuando esa persona ya no esta con nosotros. Yo si que me arrepiento de no haber dicho muchas cosas a personas queridas. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Hola!!!
      Claro, a veces nos queda esa sensación y se sufre, pero hay que mirar el presente, es lo mejor que tenemos.
      Besos.

      Eliminar
  18. Me ha gustado mucho el post, yo también pienso mucho. Pero hay que vivir el presente lo mejor que se pueda con las personas que queremos.
    un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias!
      El presente es lo mejor que tenemos.
      Besos.

      Eliminar
  19. Yo también soy de los que piensa que la felicidad está en disfrutar de las pequeñas cosas de cada día y firmo debajo de "Muchas personas se pierden las pequeñas alegrías mientras aguardan la gran felicidad” (Pearl S. Buck).
    NO leía a Pollyanna, aunque la recuerdo. Y no digo todo lo que debería decir.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Hola!!!
      Me alegra ver que compartimos ideas. Me encanta Pearl S. Buck, y a mi madre ni te digo...
      Joooo,¿te parece cursi o mala Pollyanna? A mí de jovencita me gustaba mucho, y guardo los libros con cariño. No era mi género preferido ni de lejos pero me gustaba.
      Un abrazo.

      Eliminar
  20. Yo pienso como tú, hay que disfrutar las cosas porque no sabemos que va a pasar mañana y lo importante es el ahora. No me preocupa mucho lo de las expresiones de cariño porque se que va mucho con las personas y que no lo demuestren demasiado no significan que no les importes, sabes que te quieren, lo sientes y ya está. Me encantan estás reflexiones de los jueves que nos hacen parar un segundo y pensar. Un besito

    ResponderEliminar
  21. Tienes razón. Pero mira que no me sale decirle eso a mí familia, no me sale. Con P sí y trato de que él haga igual pero a él no le sale, él dice que ya lo sé y que no hace falta que me lo diga. Vamos, que tengo de mi propia medicina jajaja
    También he tenido momentos de arrepentirme de no pasar más tiempo, sobretodo con los abuelos. Los dos últimos que murieron en 2014 fue en ambos casos repentino. Con mi abuela no recuerdo cuando fue la última vez que la ví, salgo en navidades, y con mi abuelo, dos días antes de morir iba a ir a verle y al final no fui. Te imaginarás cómo me quedé...
    En fin, la vida está para vivirla, disfrutarla porque nunca sabes cuando acabará. Pero el sentido de nuestra vida lo dan las personas que la enriquecen a nuestro alrededor.
    Besos

    ResponderEliminar
  22. Yo soy muy de adelantar acontecimientos y sufro por cosas que, espero que nunca pasen.
    He perdido abuelos, tíos, bisabuela y hace cuatro años una persona muy querida y de mediana edad. Esto sí me dejó tocada porque las muertes que son naturales, aunque dorosas, se superan. Este invierno pensé que perdía a mi padre y sé que será en otro momento que no puede tardar porque es muy mayor y está muy delicado, pero espero no perder a nadie joven otra vez.
    Lo de tu prima tuvo que ser terrible.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  23. Me ha gustado mucho tu post, Gema. Mi compi y amiga Bahía es de la opinión (y lo hace) de que hay que decir los "tequiero" a la gente que realmente queremos. No basta demostrarlo, hay que decirlo. Es un poco lo que vienes a contar tú con las anécdotas de tu tía y tu prima fallecidas, que te quedaste con esa sensación de si lo sabrían o no, a pesar de demostrarles vuestro aprecio tú y tu hermana.
    Lo de molestarse por cosas como las sacadas de contexto o malas interpretaciones te das cuenta de que es perder energía en cosas que no merecen la pena.
    Y lo que digan los que nos importan poco, poco importa.
    Genial tu reflexión, ¡un beso!

    ResponderEliminar
  24. Lo más sano desde luego es vivir el presente y tratar de disfrutarlo, aprovechando y agradeciendo todo lo bueno que se tiene y no perdiendo el tiempo en envidiar lo que tienen otros o adelantando acontecimientos tristes que quizás nunca sucedan. Yo estoy de acuerdo contigo del todo, pero hay rachas en la vida, como la que estoy pasando yo ahora, en que no puedes controlar tus pensamientos y llevarlos por caminos sanos.

    Yo sí pienso mucho en la muerte, normal después de haber perdido a mi padre, mi primo, mi hermana y un tío muy cercano de mi marido en apenas unos meses. No puedo evitar angustiarme por mi madre, que ya está mayor, y temer que sigan pasando cosas malas a mi alrededor. Mi médico dice que es normal, que es una actitud reaciva a los acontecimientos vividos, pero como no se pase pronto no sé qué va a ser de mí (mi marido dice que estoy diferente, que ya no me río como antes, que todo lo veo negro, que solo pienso en lo peor). Vamos, que o me arreglo o lo llevo claro jajajajaja. En fin, son rachas que tiene la vida y quizás yo había tenido demasiada suerte hasta que todo empezó.

    Me ha gustado mucho leer tu post por el optimismo que transmite, Gema. Es justo lo que me hace falta, ¡¡sacos y sacos de optimismo!!

    Besitos y feliz finde, guapa.

    ResponderEliminar
  25. Hola Marigem,
    Desde hace años pienso que la felicidad es algo difícil de concretar y para mi está en esos pequeños detalles que te alegran el día a día, a veces en situaciones concretas y muy sencillas me he recordado que eso es ser feliz y sobre todo estar con aquellos a los que quiero.
    Estoy de acuerdo con lo que decía Josep Mª que la vorágine del día a día a veces hace olvidar lo que es realmente importante y por eso es importante recordarnos que la vida pasa muy deprisa y que los momentos se van y difícilmente vuelven y lo único que es realmente importante es estar con aquellos a los que quieres y decirles cuanto los quieres, compartir vida con las personas que realmente importan.

    Ya sabes que me gustan mucho estos posts improvisados.

    Un beso

    ResponderEliminar
  26. Muchas veces he pensado en cosas del estilo, que si me dijeran que me quedan X meses de vida una de las cosas que haría sería escribir cartas a la gente que quiero y que a lo mejor no les he dicho todo lo que quería... o aunque se lo haya dicho igual me apetece decírselo otra vez, por si acaso.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  27. Gema no sé si has leído n libro de Rosa Montero sobre Madame Curie en el que hace un reflexión sobre la muerte que a mí me encantó. Tu entrada me lo ha hecho recordar creo que se llama "La absurda idea de no volver a verte" y me parece que te gustaría.
    Es bueno, más que bueno de lo más necesario,centrarte en las cosas que de verdad te importan y priorizar.
    Yo creo que es una higiene que nos permite llevar una vida alegre y normal. Y eso es lo más importante de todo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  28. Pues la verdad es que yo intento centrarme siempre en el presente, porque sino me rayo mucho y eso no le hace bien a nadie.
    Aunque hay personas mayores que han fallecido, nunca me planteé si sabían lo importantes que eran para mí. Supongo que no importa las veces que digas te quiero, siempre serán pocas.
    Siento mucho lo de tu prima que falleció tan joven. Debió ser un duro golpe para la familia. Pero estoy segura de que si se acordaba de su niñez era consciente de que la apreciabais y de lo bien que lo pasó con vosotras.
    En resumen lo mejor es como comentas, pasar tiempo de calidad con nuestras familias y seres queridos y decirles lo mucho que les queremos cada vez que tengamos oportunidad.
    Un besazo preciosa!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...