jueves, 25 de mayo de 2017

Reflexión; un paseo por la playa.

Jueves reflexivo; un paseo junto al mar.

Hola a todos y bienvenidos un día más. Ya sabéis que el post de hoy lo hago sobre la marcha, aquí con mi gato y un café, aunque ahora es una infusión porque ya me he terminado el café, jejeje, hoy me he levantado antes y el café ya es historia.

Bueno, pues no me enrollo más, empezamos.
Hace ahora un año en mi jueves reflexivo(podéis leerlo aquí) os hablé de un paseo que di un domingo por la mañana por la playa. Pues este domingo he dado otro igual y me apetecía compartirlo. No he releído el post antiguo, cuando acabe de contaros lo que vi lo leeré para ver qué hay igual y qué diferente.

Ya sabéis que me gusta ir a correr por la playa siempre que puedo, y después de correr doy un paseo recorriendo la playa de un extremo al otro, y fue en ese paseo, cansada por la carrera pero feliz por ir poco a poco mejorando, cuando me dediqué a observar.

En la zona más cercana a la iglesia vi un grupo de papás jóvenes con niños pequeños. Los niños estaban descalzos y correteaban por la arena. Una de las niñas, muy muy pequeña, se dedicaba a enterrarse los pies, esos pies regordetes de los niños que me gustan tanto. Y la cara de asombro de la niña al tocar la arena era muy graciosa. Los padres se reían mucho al contemplar esas escenas, y los niños convertían la playa en un lugar cargado de inocencia.

También había gente corriendo, algunos como yo, simplemente para hacer un poco de ejercicio y pasarlo bien y otros equipados y con aspecto profesional. Y unos y otros corrían concentrados en el ejercicio.

Y volvieron los partidos. Ya os he puesto muchas fotos de los partidos de la playa, son grupos de señores de todas las edades que cada fin de semana se llevan sus porterías portátiles y juegan unos partidos la mar de entretenidos y ellos se lo toman muy en serio. Me encanta verlos y a veces animar, pues conocemos a algunos de ellos.

Y esta playa tan deportiva también tiene muchos cursillos de surf, la mayoría de niños que son fotografiados por sus madres, y que se zambullen valientemente en las agrestes olas del Cantábrico. Me gusta ver las caras de orgullo de los niños, y de nervios y emoción de las madres.

surf-playa-san-lorenzo-gijon
Me encanta ver a los surfistas.


Cuando ya llevaba recorrido un buen tramo pude ver algunas parejas jovencitas. Recuerdo que esto ya lo había dicho el año pasado, pero es que la escena era prácticamente la misma, gente muy joven que dibuja corazones en la arena y que cree que ese amor es para siempre. ¿Cuántas veces será verdad?

Y claro, también vi el grupo de amigas endomingadas que comparten confidencias. Había varios grupos, uno de ellas estaba formado por chicas adolescentes que caminaban riendo y contándose sus cosas, descalzas por la orilla.

Y el otro lo formaban unas señoras de edad que caminaban por la misma orilla, aunque en dirección contraria, también descalzas y riéndose de sus cosas. Y es que en el fondo no están tan lejos; cincuenta años no son nada.

La verdad es que al principio había poca gente, la playa estaba bastante tranquila pero al ir avanzando la mañana empezó a llegar más gente. Y entonces, curiosamente dejé de observar con tanta atención, o más bien no lo recuerdo con tanta exactitud.

playa-san-lorenzo-gijon
Poco a poco la playa se fue llenando de vida.


Sí que observé el grupito de gente mayor que se reúne en algunas zonas, principalmente en lo que llamamos La Escalerona o en El Tostaderu, son zonas opuestas de la playa, pero en ambas hay grupitos de gente, normalmente mayor, que van a diario a tomar el sol o bañarse, ya se conocen y han formado una especie de tertulia.

Pero una escena que quedó en mi cabeza fue la de una señora muy mayor que llegó, se puso a hacer una especie de tabla de gimnasia con una agilidad que para sí la quisieran muchos jóvenes, luego se quitó la ropa y quedó en bañador, se pudo su gorro de baño y estuvo nadando un montón en el agua, y os doy fe de que estaba gélida. Un rato después salió, se secó y vistió, sacó una botellita de agua de su mochila, bebió con mucha calma y se fue caminando con una agilidad increíble.

Y cuando ella se fue nosotros decidimos salir, aprovechamos una rampa cercana a la iglesia que tanto a mi marido como a mí nos recordó a nuestra infancia, cuando nuestros padres compraban los oricios(erizo de  mar) por sacos en camiones en aquella zona y nos regalaban estrellas de mar. Ahora ya no es así, claro, ahora solo se venden en pescaderías, las cosas cambian.

El camino de vuelta lo hicimos por el paseo del muro, y yo, chica sana, me compré un helado para recuperar las calorías perdidas, jejeje. No era mi idea pero hay tantos puestos...caí en la tentación.

Y ya en el muro vimos mucha gente arreglada porque es día de misa y de comuniones, también muchas familias en bici por el carril bici, o patinando, y corriendo, claro.

El ambiente en esa zona es muy bonito, se combina la gente arreglada con gente que ha hecho deporte y están como iba yo, sudando, colorada, despeinada y comiendo un helado,jejejeje.

Y realmente poco más de sí dio el paseo excepto que me encontré una amiga a la que no había visto en años, y vivimos cerca pero nunca nos vemos. La pena eran mis pintas, jejeje, ella iba divina.

Y ya no sé qué más decir, luego nos fuimos a casa y el resto del día hicimos otras cosas pero mi capacidad de observación se había quedado en la playa, jejeje.

Muchísimas gracias por leerme, yo ahora releeré el post antiguo y me pondré a lo de siempre, carreras, baño ocupado, descubrir que se nos ha olvidado algo...el pan de cada día, y que no me falte. Y a partir de las siete y media u ocho empezaré a leeros a todos.

Un abrazo y nos vemos el sábado en el repaso de la semana.

¡Hasta el sábado!

49 comentarios:

  1. Buenos días
    Qué gusto poder disfrutar de la playa. A mí contemplar el mar me calma mucho y contando los días estoy porque la primera semana de Agosto me voy con unos amigos. Llevo 3 años sin vacaciones y ya es hora de tomarme un respiro.

    Disfrutes de este día.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Qué bien que puedas irte unos días, cuando se lleva tiempo sib vacaciones saben a gloria.
      Besos.

      Eliminar
  2. Qué bien sientan estos paseos! Yo me los doy por el monte, y cuando estoy en mi tierra, vuelvo a la playa.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siiiii, son renovadores.
      A mí me encanta la montaña pero si quiero desconectar y borrar tensiones me voy a la playa.
      Besos.

      Eliminar
  3. La primera vez que fui a la playa de San Lorenzo, tenía trece meses por lo que no recuerdo nada, pero a partir de ahí y hasta los nueve o diez años, pasé un par de semanas cada verano en Gijón. Una vez, una de esas olas de la marea subiendo me llevó con ella montada en una toalla. Yo no lo recuerdo, me lo han contado, pero a eso puede deberse una pesadilla recurrente en la que una ola me lanza contra un muro.
    Me compraban helados de nata montada que era un cucurucho con nata en lugar de helado que me gustaba mucho más y dejaba a mi madre tranquila respecto a las anginas. Ahora tenéis por ahí una heladería REGMA. Proceden de Santander y tienen el helado más rico que he comido nunca: el jaspeado de Moka, aunque el de crema tostada y el mantecado también están buenísimos. ¿Conoces?
    A pesar de mi pereza para el ejercicio, me da envidia tu actividad matutina en la playa.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días Rosa.
      Ayyy es que aquí las olas son bastante traidoras, hay que tener cuidado, y entiendo tu pesadilla.
      Ayyyy la heladería REGMA es mi perdición, a mis hijos también les compraba el de nata montada porque hasta los tres o cuatro años no querían helados fríos, jejejeje, y lo compraban en REGMA o en Verdú. Madre mía el jaspeado de Moka tengo que probarlo.
      Besos y a mí muchas veces me da pereza el ejercicio pero en cuanto llego a la playa me reactivo, la pereza la tengo en casa y los cinco minutos de camino.

      Eliminar
  4. Pero hiciste una radiografía precisa de todo el espectro de edades y gente de la playa! Todo su hábitat 👍...

    Muy bueno, saludos 🙋

    ResponderEliminar
  5. Me encantan tus reflexiones... aunque yo cuando voy a la playa es tan pronto que no veo a nadie y si la hay, yo soy de quienes llegan, se tumban, se ponen los auriculares con mi música favorita, me relajo tanto que ya no veo nada!!!!


    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Gracias!!!
      Jajaja, yo a veces también me pongo con música y me aislo, jejeje.
      Besos.

      Eliminar
  6. pues divino, a mi me gusta mucho ir a la playa a pasear

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, es que pasear por la playa es lo más.
      Besos.

      Eliminar
  7. Sabes lo que he sentido? como si yo también estuviera paseando en la playa y viendo lo que tú has visto. Jo que paseo mas bonito. Yo en Alicante, también lo hacía de vez en cuando, como la tenía cerca de casa, iba o bien con jorge o bien sola y daba paseos por la playa o por el paseo, y era una gozada, gente jugando al fútbol, al tenis con una red que se llevaban, chicos y chicas jóvenes haciendo acrobacias de todo tipo, niños jugando en los columpios que habían y señores y señoras mayores y hasta inclusive gente joven, haciendo ejercicio en lo aparatos que puso el ayuntamiento para hacer gimnasia, todo eso me ha recordado tú paseo.
    Jo que helado mas buenos, en Alicante hay una heladería Italiana, ya lo se no es Española, que hacen unos helados de muerte, uf, están buenísimos y a jorge, Chari y a mí nos encantan, y luego en el paseo de la Explanada al lado de la playa, esta el kiosko de Peret, de toda la vida, que tiene la mejor horchata y los mejores helados de todo Alicante, es u npoco caro es cierto pero la calidad precio lo merece, y una vez de vez en cuando no pasa nada. un beso Gema gracias por compartir tus paseos. TERE.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Hola!!!
      Ayyyy qué bien que sintieras esas cosas, de verdad.
      Adoro los helados italianos, qué tentación.
      Por cierto, ya que la nombras, ¿qué tal está Chari?
      Besos y muchas gracias por tus palabras.

      Eliminar
  8. echo de menos los paseos en la playa. también me gustan esos corazones y mensajes románticos. a veces siguen dejando huella aunque hayan pasado varias olas por encima.
    durante una época había al final de la playa de la magdalena un puesto de helados atendido por una chica muy mona, y alguna vez caí en la tentación por lo que me apetecía un helado y como excusa para hablar con la chica, jeje.
    besitos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Cómo molan los corazones y las tonterías que escribimos en la arena con tanta ilusión.
      Ayyy e encanta la historia de la chica, ¿qué será de ella ahora?
      Besos y mil gracias por comentar.

      Eliminar
  9. Me encanta pasear por la playa, me gustaría mucho poder correr por ella, tiene que ser mucho más cómodo que por la calle. Ya he puesto el link para votar la foto de Testamus, por si te apetece, antes no te salía porque todavía no estaba validada, gracias de todas formas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Hola!!!
      Yo creo que sí que es más cómodo que correr por la calle porque no tengo que pararme por la gente o los semáforos, el tiempo qu eme pongo a correr, sea mucho o poco va del tirón.
      Ya estás votada.
      Besos.

      Eliminar
  10. Me gusta mucho pasear por la playa, perderme por allí entre el cielo y el mar. Cuando estaba leyendo tu post era como si estubiera allí, me han entrado unas ganas locas de irme un ratito a la playa. Un gran post. Besitossss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Qué bien que sintieras que estabas aquí.
      Besos.

      Eliminar
  11. La verdad que yo también soy muy de playa me encanta observar y relajarme. Lo has descrito con tal detalle que me he imaginado paseando en ella visualizando todas esas escenas ;) jaja, me encantan tus pensamientos y reflexiones internas. Un besito preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Me alegra muchísimo que te gusten mis reflexiones.
      Besos.

      Eliminar
  12. Gema, desde que casi vivo en Gijón, disfruto también de esos recorridos por la playa con todo tipo de gente.
    Yo fui el sábado por la mañana y era una verdadera delicia recorren la playa con los pies en el agua.
    Mirar la gente que pasa, disfrutar del tacto de la arena, del frío del agua, de la brisa, de la caricia del sol y de lo precioso del paseo nos atrae a muchos, así que seguiremos disfrutando que es muy sano.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Entonces me entiendes, es tal cual lo describes. Yo también fui el sábado, voy casi todos los días y nunca me canso.
      Besos y feliz finde.

      Eliminar
  13. Después de varios días desconectada de los blogs a la fuerza (mi operadora de internet, Movistar, me bloqueó el acceso a la plataforma Blogger) ya puedo visitarte.
    Qué envidia me has dado describiendo esas escenas vividas en la playa cuando haces deporte, y qué genial idea combinar el ejercicio con la ingesta posterior de un helado (lo cortés no quita lo valiente).
    Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Hola!!!
      Jo, qué rabia lo de Movistar, a mí me avisaron y al mirar las estadísticas vi que tenía menos visitas que otros días.
      Besos y siiii, un heladito de vez en cuando hace mucha ilusión.

      Eliminar
  14. Que suete tener la playa cerca y poder disfrutar de ella, la verdad es que me da envidia. A ver si me puedo ir este verano unoas dias. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Si, seguro que este verano te puedes ir unos días a la playa.
      Besos y feliz finde.

      Eliminar
  15. Me encanta la playa, por donde vivo hay un paseo que te hace desconectar de todo, nunca he vivido en un sitio sin playa y creo que se me haría muy raro no tenerla cerca

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Eso creo yo, no podría vivir lejos del mar.
      Besos.

      Eliminar
  16. Qué madrugadora siempre, Gema, me das una envidia... Yo llevo fatal eso de levantarme temprano (excepto que me desvele, cosa que ocurre por rachas), claro que también me acuesto muy tarde. En fin, que a estas alturas de mi vida va a ser difícil que cambie, sobre todo porque mi marido es igual, un ave nocturna.

    Un paseo precioso, y lo que más me ha gustado es lo de esa señora mayor capaz de hacer ejercicio y nadar con esa agilidad. La admiro :) Me alegro mucho de que disfrutes de la playa, realmente es un lujo tenerla al alcance todo el año. Y por el helado no te preocupes, seguro que te lo merecías :))

    Entretenido y relajante tu post. ¡Me ha gustado mucho!

    Un besito y feliz viernes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Julia!
      Jajaja, yo tengo rachas pero llevo muchos años madrugando, entre mi marido y mis hijos no me queda otra y me gusta. Yo a veces soy ave nocturna, llevo 3 años durmiendo muy poco, no sé, será que con los años no necesito dormir mucho.
      Lo de la señora era increíble, ver para creer.
      Besos y me alegra mucho que te guste el post.

      Eliminar
  17. ¡Ay! El mar yo tengo la suerte de vivir junto a un río, pequeño pero un río, el Besós y pasear por él hasta que desemboca en el Mediterráneo. Un paseo de un par de kilómetros que me sirve para recargar las pilas... o espantar los demonios. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyyy qué gozada pasear por el Besós hasta que desemboca!!!!!!
      Un abrazo.

      Eliminar
  18. Seria genial estar cerca de la playa ,esos paseos matutinos deben ser muy reconfortantes. besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      La verdad es que me gusta mucho vivir cerca del mar, es mi alimento.
      Besos y mil gracias por comentar.

      Eliminar
  19. Estos paseos, casi idílicos, nos ayudan a relajarnos y a reflexionar. Tranquilizan el cuerpo y el espíritu. Además, nos sirven para observar nuestro alrededor (niños, adultos, ancianos, cometas, barcas, etc, etc.), con los ojos del alma. Solo con haber seguido tu paseo de la mano de tus palabras ya me ha valido para tomarme un momento de respiro, jeje.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Qué bien lo has descrito.
      Me alegra haberte ayudado a tomar un respiro, jejeje.
      Un abrazo.

      Eliminar
  20. Que suerte tener un lugar tan agradable para pasear, yo tengo cerca una zona de pinos que no está tampoco nada mal para dar unos paseos. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Hola!!!
      Ayyy qué chula la zona de pinos, me gusta mucho también.
      Besos.

      Eliminar
  21. Que bonito tiene que ser vivir tan cerca de la playa y disfrutarla, que sea parte de tu día a día. Pero luego cuando voy a la playa como que lo la disfruto lo mismo. La tengo al lado en CasaPlaya y mira que podría ir a pasear pero no me sale. Siento que no la saco partido. Y me apena la verdad, pero soy más de asfalto jajaja
    Besos y feliz finde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      La verdad es que desde hace muchísimos años todo lo arreglo en la playa, jejeje. Me agobio, a la playa, estoy contenta, a la playa, quedo con alguien, pues lo primero paseo por la playa, jejeje.
      Seguro que más adelante le sacas partido a casaplaya, hay etapas para todo.
      Besos.

      Eliminar
  22. De solo leerte ya me dan ganas de volver otra vez a la playa, uno de los lugares más fantásticos en los que estar. Deseando que llegue el verano, y más ahora tras leer tu reflexión.
    Un abrazo y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola.
      Jejeje, me alegra que te entrasen ganitas de playa.
      Besos.

      Eliminar
  23. con esos paseos reflexivos que das me dan ganas de ir a la playa. Hoy toca peluquería y a la tarde ya veremos , por que como ayer está anunciado tormentas. Poco a poco iremos a la playa con buen tiempo. Mi marido al estar jubilado ha ido toda la semana, está ya negro. Un abrazo

    ResponderEliminar
  24. Hola Gema!
    A mi también me encantan los paseos por la playa, ya veo que además de gustarte eres una gran observadora. Lo de esa señora mayor que con agilidad se puso a hacer gimnasia, ya ni me extraña, cada vez se ven más mujeres y hombres con "cierta edad" que dan cien vueltas a los jóvenes.

    Ilustrativo y amena tu reflexión.
    Feliz inicio de semana.

    ResponderEliminar
  25. Creo que has retratado perfectamente todas las generaciones que había en la playa.
    Me has dado ganas de pasear por la playa, porque he de reconocer que no lo hago desde que era una niña pequeña, no con los pies regordetes, como la que comentas, pero casi.
    Me declaro fan de la nadadora mayor jaja he pensado al momento, como me gustaría permanecer así de activa de mayor, pero luego has nombrado la gelidez del agua, y se me han quitado las ganas jaja
    Un besazo preciosa! Y gracias por hacernos partícipes de tus reflexiones y vivencias.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...