lunes, 14 de marzo de 2016

Anécdotas y locuras para reírnos un poco.

Anécdotas; unas cositas tontas para echar unas risas.

Hola a todos y bienvenidos un día más. ¿Qué tal habéis pasado el finde? Yo estoy contenta, ha hecho bueno y pude reponerme de una semana estresantísima. He paseado por la playa, por la ciudad, pude descansar, hacer un poco de ejercicio y poner al día lo de casa que la tenía de pena, así que no me quejo.
Y aunque hizo bastante aire eso me ha permitido poner al día las coladas que llevaba mucho retraso y lo tengo todo seco.

Para empezar la semana con alegría se me había ocurrido contar alguna anécdota para relajarnos y reírnos un poco.
En las etiquetas que tenéis arriba están mis anécdotas, caídas, encuentros con famosos, ataques de risa, sustos, cuando cogí garrapatas...de todo.

Y claro, tampoco tengo muchas más, pero charlando de cosas graciosas, de casualidades, de deja vu y del karma a mi mente han venido un par de recuerdos que me apeteció contar. Y sin más rollo empiezo.


Esto es un deja vu.

Hace algo más de un año aquí os contaba mi tropiezo tonto en el banco cegada por la avaricia, siiii, quería ni más ni menos que un calendario.

Bueno, pues este año fui con mi madre a un banco a firmar unos temas comunitarios míos y de ella, era en un banco del que no somos clientas y no estamos acostumbradas a ir pero vamos, que es un banco normal, no es el de Mary Poppins ni nada así.

El caso es que era principios de Enero y en ventanilla, junto a la cajera pero hacia el cliente, había una pila de calendarios enroscados en los que no me fijé mucho porque yo ya tenía calendario.
Pero vi uno desenroscado y comprobé que es de esos de una sola página, ves todo el año de un solo vistazo y me gusta tenerlos para apuntar los eventos y si quiero comprobar algo no andar pasando las hojas, los de hoja individual los quiero para otras cosas.

El caso es que se me antojó y pedí uno  para mí y otro para mi madre y la chica me dijo que los cogiera yo. 
Y al igual que el año pasado empecé a advertir a mi madre por si los tiraba(el año pasado fue con un cristal) y decidí coger yo los dos.
Os juro que cogí los dos de arriba y con cuidado pero aquel montón amorfo se desmoronó y cayeron todos al suelo.
Con mucha vergüenza recogí el desbarajuste y los dejé donde estaban, cogí deprisa mis dos calendarios y salí sin mirar y me tragué un paragüero/papelera metálico que estaba apoyado en una columna y no vi, no sé si era paragüero o papelera porque era grande, rectangular y estaba vacío, pero al caer al suelo montó un estruendo enorme y todo el mundo me empezó a mirar mal, pero muy mal, y salí de allí corriendo, roja como un tomate y con mi madre riéndose por lo bajo. Y ya un poco lejos me dice; Nena, esto sí que es un deja vu.




El Karma.

Mi hermana y yo fuimos unas adolescentes bastante buenas pero como todos tuvimos nuestros momentos. 
Una vez mis padres se fueron a una reunión escolar y nos quedamos en casa con ganas de divertirnos. Y se nos ocurrió gastar una broma por teléfono. Nunca hacíamos esas cosas y no sabíamos ni por donde empezar pero no sé como, la verdad es que no lo recuerdo, se nos ocurrió pedir hielo a una empresa de esas que repartían hielo a los bares.
LLamé yo y pedí un montón de kg de hielo para el día siguiente, y di una dirección al lado de un bar donde teníamos pensado quedarnos para ver llegar el camión.

El caso es que al día siguiente surgió un evento familiar repentino y nos marchamos al pueblo y no pudimos ir. Y con el lío se nos olvidó el asunto totalmente.

Por otro lado os diré que en mi salón teníamos una mesita auxiliar de mármol con unas colecciones de ceniceros y abrebotellas que traíamos de viajes. Mi madre coleccionaba y tenía muchos de publicidad en cajitas y los que eran de bronce o le gustaban estaban en esa mesita.

Pues un día, como una semana después de aquello, más o menos, llegamos de clase y vimos un abrebotellas en la mesita auxiliar y comprobamos que era de publicidad, concretamente de la marca del hielo que habíamos pedido nosotras.
Y en ese momento nos volvimos locas, empezamos a decir que era una señal para que confesáramos, que había entrado la poli en casa y era una trampa, bueno, no sabíamos que pensar.

Pasamos un par de días horribles imaginando todo tipo de cosas malas y una de esas tardes les confesamos a mis padres nuestra gamberrada. Y ellos fliparon, no podían ni reñirnos de su asombro y ni se lo imaginaban. Y cuando les preguntamos por qué en la mesa había un abrebotellas de publicidad mi padre nos lo explicó;
-Porque tu madre no me deja abrir las botellas con los abridores de colección y los de publicidad están tan guardados que da pereza cogerlos y nunca tengo con qué abrir, y el otro día me dio este un compañero de trabajo que sabe que coleccionamos y lo dejé a mano para usar.

Ainnnnns, sí la explicación era de lo más sencilla!!!!!!
Al final no nos castigaron pero la charla-bronca sobre respetar el trabajo de los demás y lo duro que es ganarse la vida fue monumental, jamás se nos pasó por la cabeza volver a hacer algo así.

Al final yo creo que fue el karma el que puso ese abrebotellas en nuestro camino, para que confesáramos y jamás se nos volviera a ocurrir hacer algo así.

Pero siempre nos quedó la curiosidad;¿llevaron o no el hielo al lugar donde lo pedimos?


Pasamos unos días a cien, asustadas y queriendo huir.


Ya sé porqué las cosas me salen mal.

Y ya para acabar que sé que me enrollo demasiado, os diré porqué creo que me caigo tanto y tropiezo con todo.

Lo de mis ataques de risa viene de siempre, y un día, en 7º de EGB, eso que suena tan arcaico, estaba yo en clase de religión picándome con un compañero.

Este chico era muy bromista, y ese día estábamos hablando de Sodoma, Gomorra y la mujer de Lot convertida en estatua de sal.
Y el chaval que se sentaba detrás de mí empezó a decir que me estaba convirtiendo en estatua de sal de tanto mirar para él, por eso era tan blanca. Aclaro que él era negrito, y que nos reíamos constantemente en broma unos de otros sin asomo de racismo ni cosas raras, éramos críos normales, y entonces él, tronchándose me decía que todas las estatuas negras estaban hechas de cosas buenas como el chocolate y no tenía con que  replicar, y yo pensando en algo que no fuera bueno, y desesperada por ganar aquella "batalla" lo llamé estatua de cucho, que en asturiano es el excremento de las vacas.

El caso es que a los dos nos dio un ataque de risa enorme con la bobada pero él disimulaba muy bien, alucinantemente bien, y yo fatal, y por querer arreglarlo porque aquello se nos estaba yendo de las manos fingí que tosía y me salió un sonido rarísimo.

Entonces el cura que nos daba la clase me oyó, me cayó una bronca monumental y me dijo que por mala me iba a echar una maldición de las que echan las gitanas.
Y delante de toda la clase empezó a decirme unas cosas muy raras y muy rápido. Lo malo es que yo seguía en pleno ataque, no podía parar de  reír porque mi compañero me estaba diciendo;-cucho, cucho sin que el cura lo viera, y yo no podía parar de reír, y el cura cada vez con más énfasis diciendo aquello.


Es que cuando me da la risa...me da.


Os juro por lo que sea que es real, surrealista pero totalmente cierto, no veo lógico que un cura, porque una niña se ría, le echa una maldición. 
Recuerdo que me dijo que duraban años y cuando me caigo muchas veces me acuerdo y me pregunto si se cumplirán de verdad esas maldiciones.

Ahora en serio; no creo en esas cosas, pero con los años me dio yuyu que me hiciera eso, muy normal no es. Y lo peor es que el instigador se lo pasó pipa a mi costa y a él no le vieron ni le echaron maldiciones y yo no me chivé, que tampoco era plan y además éramos amigos.

Ahhhhh, y años después, en El Retiro con mis hijos y mi marido, una gitana me leyó la mano y me dijo que alguien me había echado una maldición y que con el romero que ella me daba(a cambio de 1000pts) se iba a ir, pero parece no se fue. ¿A alguien le leyeron la mano y le dijeron eso?¿Lo dicen a todo el mundo y acertó de casualidad? Es que en el momento no me acordaba pero cuando lo pensé en frío me llamó la atención.

Bueno, no me enrollo más que sé que soy una pesada,jajaja. Mil gracias por leerme y nos vemos mañana con otra cosita.

Y vosotros; ¿Tropezáis con frecuencia?¿Habéis gastado alguna broma pesada?¿Os han echado alguna maldición?¿Os han leído la mano?¿Solo me pasan estas cosas a mí? Por favor decidme que no solo a mí me pasan estas cosas.

Besos y hasta mañana!!!!!!!!!

57 comentarios:

  1. Hay gente que puede disimular un ataque de risa, yo soy incapaz...siempre me pillan! Lo peor, la risa nerviosa que me daba a veces delante de mi madre, ella gritaba más y yo más me reía...un círculo vicioso muy malo :p.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaj, eres como yo, es que los ataques de risa no hay quien los aguante!!!!!
      A mí me sigue dando esa risa nerviosa!!!!!!
      Besos guapa.

      Eliminar
  2. jajajaja cómo me has hecho reir Gema!!!! Lo de los calendarios y los bancos... el año que viene no cojas ningún calendario por favor!!!!!! Dos amigas y yo de jovencitas hubo una temporada que nos dedicamos a gastar bromitas telefónicas... ayay, todavía me acuerdo una temporada que llamábamos casi a diario a una lavandería y los conseguimos sacar de quicio jajajaja.
    ¡Qué mala leche tenía el cura! Que fuerte lo de la maldición. Yo tampoco creo en eso pero me parece muy fuerte y fuera de lugar que un cura se commporte así. A mi una vez me leyeron la mano y me dijeron que en poco tiempo un señor mayor me iba a dar un sobre con dinero. Han pasado años y todavía espero... jejejejeje

    Un besazo reina!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaj, estoy gafada con los calendarios, nunca más. Y lo peor es que al final siempre compro alguno, no sé ni para qué los pido.
      Ayyyy las bromas, menos mal que no soy la única.
      Lo de la maldición me parece de muy mala persona, a mí me da yuyu, cuanto más pasa el tiempo más yuyu me da.
      Jajaja, a seguir esperando al señor mayor con el sobre.
      Besos guapa y feliz lunes.

      Eliminar
  3. Buenas anécdotas de las caídas, ¿quien no se ha caído alguna vez? yo varias veces pero si te las cuanto llenaré la hoja. Una maldición me la echo una gitana que me leyó la mano y me pidió 500 pesetas, y me dijo cosas buenas de mi que iba a tener 3 hijos , tengo dos, el tercero era niña y fue mi madre que con su enfermedad me convertí en su madre. De la maldición no me acuerdo de lo que me dijo por que me fui y la dejé con la palabra en la boca. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!!
      Pues te propongo que cuentes alguna en el blog, seguro que nos reímos mucho.
      Ayyyyy qué angustia lo de la gitana, yo le pagué las mil pesetas sin rechistar porque aunque no creo en esas cosas no me gusta que me echen maldiciones, ya tuve bastante con una.
      Besos guapa.

      Eliminar
  4. Jajajajaja ay qué risa! Tienes la negra con llos calendarios, yo soy la del banco y no te doy ninguno xdd. El cura no podía ser menos didáctico vamos, qué mala leche y qué poca mano izquierda. Y lo de lps hielos buenísimo xdd. Un besazo guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, estoy gafada totalmente con los calendarios.
      Y lo del cura no tiene nombre, a mí me da yuyu, es de malas personas.
      Jajajaj, ayyyy lo del hielo que mal me siento.
      Besos guapa y feliz lunes.

      Eliminar
  5. Gracias preciosa por el post. Así da gusto empezar la semana. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti por leerme.
      Feliz semana!!!!!!

      Eliminar
  6. Hola. me sentí identificada con tu anécdocta con los calendarios de los bancos. Siempre termino por tirándolo todo... no suelo tropezar pero es coger cualquier cosas y toda al suelo. Muy buenas anécdoctas... seguimos en contacto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, es que lo mío con los calendarios es la máxima expresión de la torpeza.
      Un abrazo y feliz semana!!!!!

      Eliminar
  7. Jajajaja. Lo del banco es brutal. Parece que cuando uno quiere pasar más desapercibido es cuando más llama la atención.
    Qué malas con lo del hielo, aunque yo creo que el verdadero castigo del destino es que no hayáis podido ver si el camión llegó o no llegó...
    Muy mal rollo el cura lanzando maldiciones. Aparte, ¿no se supone que las maldiciones se consideran superstición? De la gitana ni te preocupes, eso es como las brujas de la tele, que a todo el mundo le dicen que le han echado un mal de ojo. Lo único que quieren es sacarte los cuartos. Un besote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, lo mío en el banco es terrible.
      Siiii, yo creo que el castigo es quedarnos con semejante duda.
      Lo del cura damuy mal rollo, eso no se hace a unaniña.
      Ayyyy menos mal, lo de la gitana me dio que pensar al recapacitar en frío. Qué cosas!!!!!
      Besos guapa y a mí los cuartos me los sacó porque a ver quien no se los da si ya tenía una maldición sobre mi cabeza.

      Eliminar
  8. jajaja que bueno Gema lo que me has hecho reír, y tranqui que no eres la única que se cae, yo tropiezo y me caigo con una facilidad asombrosa, tanto es así que cuando se lo digo a mi madre su frase siempre es la misma "que raro hija"jaja de modo que tranqui, aunque lo mio es por la sordera y mi falta de equilibrio y no andar bien por eso, aunque gracias a uan plantillas que me puse hace como dos años,v ala cosa mejor.
    Por otro lado lo de la llamadas telefónicas también he gastado la consabida broma alguna vez jeje, y no veas lo que nos hemos reido, sobre todo de adolescentes con amigas.
    Y si a mi me leyeron la mano y también mas o menos me dijeron lo que a tí, creo que esa retaila se la cuentan a todo el mundo, de modo que no te apures, y la rama de tomillo y las pelas no veas, yo cuando veo a la gitana que la lee, me hago la loca no me vaya a parar jeje. Un beso Gema y gracias por hacernos reir un lunes que se agradece. TERE.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!!!!
      Jajaja, veo que somos más las que tropezamos y caemos con frecuencia.
      Bueno, lo tuyo al menos tiene una razón y lo vas solucionando, yo no me explico porqué me caigo tanto, y mi hija es igual, pasamos media vida por los suelos.
      Ayyyyy las llamadas, mira que somos malas!!!!!
      Me tranquiliza ver que lo de la gitana son retahilas porque en su momento me pareció rarísimo.
      Yo la verdad es que apenas veo, pero para una que me encuentro mira tú.
      Besos Tere y muy feliz lunes.

      Eliminar
  9. Las gitanas echan maldiciones a todo dios si no les haces caso y dejas que te lean la mano, jajajaj, no te preocupes.
    Yo no me caigo, a mí se me cae todo de las manos. Y barrabasadas tengo unas cuantas y eso que era buena niña.Con lo del banco me he descojonado jajajaja
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja eso espero, es que ver como daba en el clavo me amedrentó bastante.
      Jajaja, yo me caigo y se me caen las cosas, lo tengo todo.
      Besos.

      Eliminar
  10. hola gema! lo de volcar el montón de calendarios y tropezar con el paragüero sería muy típico de esther, jeje. tengo una viñeta suya escaneada que va muy a tono, luego la pongo en tu muro de facebook. ;)
    el hielo supongo que lo llevaron a la dirección que les dijisteis, pero allí les dirían que era un error. es verdad que cuando de niño haces algo mal, te parece ver señales acusadoras por todas partes. :D
    el cura te diría eso de la maldición para asustarte, aunque creo que era una broma un poco pesada. a mí en el cole también me daba la risa tonta cuando tenía al lado algún compañero gamberro, de los que siempre están diciendo gracietas, jeje.
    divertidísima entrada!! besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!
      Siii, yo creo que me gusta tanto Esther porque soy igual de torpe,jejejeej.
      Qué ilu,si si, ponla en mi muro.
      Ayyyy lo del hielo, a día de hoy me sigo sintiendo mal pero el miedo que pasamos esos días fue terrible, nos imaginábamos cada cosa,jajaajaj.
      Y lo del cura yo creo que se pasó mucho, ya sé que reírse está mal en plena explicación pero es que mi compañero era muy gracioso y yo no podía parar.
      Un besín Chema, feliz semana.

      Eliminar
  11. Hola guapa,

    Al leer tu anécdota sobre el paragïero me he acordado que la semana pasada trabajando se me cayo una pieza metálica y también hizó un súper ruido!!! No se rompió nada, pero menuda vergüenza pase en ese momento!!! ufff...además que te asustas ante ese odioso ruido!!

    Un besico!!!
    www.upciencia.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!! Jajajaj, qué vergüenza se pasa, y qué susto y además sentir que todos nos miran...Un beso guapa.

      Eliminar
  12. Que anécdotas tan divertidas, Gema, me hiciste reír y ponerme en tu lugar. Siempre nos queda un buen recuerdo para compartir y echar unas risas juntos. Lo del cura yo no lo veo bien, supongo que salió de sus casillas e intentó amedrantar jaja.
    Gracias por este rato tan ameno.

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mila!!!!
      Me alegra mucho que te hayas reído. Lo del cura a mí me agobió, en el momento no podía parar de reír pero ya en frío me asustó porque se supone que él era el adulto y no es necesario asustar así a un niño. Jajaja, si, eso creo y conseguir lo consiguió porque en cuanto se me fue la risa me amedrentó.
      Besos Mila y feliz semana.

      Eliminar
  13. Ostras lo de los hielos fue un tanto cruel, porque hacer trabajar a la gente en vano... Aunque no entiendo cómo tuvisteis entereza para hacer el pedido sin que os saliera la risa.
    Yo recuerdo que por esa edad, una amiga tenía un móvil, por primera vez, y llamábamos a atención al cliente de esa compañía porque era gratis. Les cantábamos, hacíamos bromas, les decíamos de todo vaya... jajajaj Hasta que le restringieron las llamadas desde ese móvil...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siiii, me siento culpable desde entonces, uffffff.
      Yo aún no me explico como llamé con total seriedad, si soy de las que no controla la risa.
      Jajaja, te imagino llamando en modo bucle a atención al cliente,jejejejeje.
      Besos.

      Eliminar
  14. Respuestas
    1. Jajajaj, no sé, pero abusón si que yo tenía 12 años y me asust´mucho aunque no lopareciera por mis risas.
      Besos.

      Eliminar
  15. A mi algo similar a lo tuyo con los calendarios también me ha pasado, jajaja, ahora me río pero en ese momento, menuda vergüenza, jajaja. Un besito
    el blog de Sunika

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaj,si, yo ahora también me río pero en el momento lo pasé fatal.
      Besitos.

      Eliminar
  16. Lo de tirar cosas y que nos miren da mucho corte. Lo del hielo es muy gracioso y el cura menudo ejemplar por no decir otra cosa! Un besin.
    http://www.solaanteelespejo.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, se pasa mal cuando todo el mundo nos mira. Ayyy lo del hielo, me sgo sintiendo mal y el cura se pasó porque aunque no lo pareciera pormi risa me asustó mucho.
      Besos.

      Eliminar
  17. Ayyy, Gema, qué divertido. Tu madre estuvo sembrada con lo del Dejá vu, jajaja.
    Y tu y tu hermana lo pasasteis tan mal por vuestra mala conciencia, eso suele suceder, sobre todo a los que están menos acostumbrados a hacer travesuras. En casa, las llamadas de broma eran más que comunes, aunque tengo que confesar que eran mucho más light que la que hicisteis vosotras.
    Me he divertido muchísimo leyéndote, Gema. Un beso enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaj, si, mi madre dio de pleno,jejejeej.
      Ayyyyy la mala conciencia nos nizo imaginar lo peor,jejejejeje.
      Pues yo no solía llamar gastando bromas y para una vez que lo hago mira como acabó, confesando como tontas,jajaja.
      Un besito.

      Eliminar
  18. Qué vergüenza se pasa cuando te caen las cosas y arman un estruendo tremendo. Entiendo que te quisieras meter debajo de lo que encontraras, porque a tu madre le haría mucha gracia, pero tú lo recuerdas aun con susto.
    Y para susto el de la broma del hielo, es que la mala conciencia es tremenda
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Curra, se pasa muchísima vergüenza porque además la gente mira con mala cara, como si a ellos no se les cayera nunca nada.
      Ayyyy la mala conciencia es lo peor.
      Besitos y feliz semana.

      Eliminar
  19. Madre mia Gema me has dejado con la boca de piedra con la última historia jajaja. Hay algo que me sorprende mucho. Como es posible que en 7º de EGB seas capaz de recordar tan bien todos esos detalles me parece una pasada lo explicas como si lo acabaras de vivir jiji (yo tengo poca memoria ;-P) a veces digo que soy como Dori (el personaje de Nemo). Me ha parecido muy entreñable como os tratabais poder gastar una broma sin que resulte ofensivo ni raro por temas razas etc porque esas cosas deberían estar a estas alturas más que superadas jejeje. Y muy fuerte lo del cura da un poco de miedo ;-S Un besazo preciosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!1111
      Jajajaj, mi memoria si que es la de Dori, porque se me olvidan las cosas recientes, sn mi agenda estoy perdida, en cambio en cuestión de memoria la tengo bastante buena, recuerdo a la perfección cosas de hace muchísimos años, incluso las palabras exactas.
      Siiiiii, las bromas entre nosotros eran muy normales, es que el chico era genial, se reía de sí mismo y era muy acertado con las bromas y las comparaciones. En ningún momento se pasó por la cabeza el racismo, eran bromas naturales pero para todos, mi compañera de mesa era muy pecosa y a ella el chico bromista le gastaba bromas con eso, éramos más inocentes.
      Ayyyy lo del cura me da muy mal rollo, no me parece normal, la verdad.
      Besos.

      Eliminar
  20. Yo siempre digo que soy torpe de nacimiento. Me tropiezo, me caigo...y siempre procuro hacerlo cuando más gente hay delante. Soy así. También soy de reírme mucho y como me de...me da y no paro y cuanto más me pidan que pare, peor. Me han tirado de clase en EGB, en la uni, en clase de Chino en la escuela oficial....es que no lo puedo evitar, me entra esa risa floja y no paro. Yo también tuve un encontronazo con el cura que nos daba religión en el instituto, me pilló sonriéndome en mitad de clase (no recuerdo porqué) y me dijo el muy déspota: se puede saber de que te ríes? Y yo le solté: hay que ser feliz en la vida. Naturalmente me tiró de clase. Estos curas...
    Besazos (me he reído mucho imaginándote tropezando con el paragüero en el banco)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!!
      Jajajaja, así soy yo, me caigo con bastante público, a lo grande.
      A mí también me echaron de clase por reírme, es que empiezo y es imposible parar, me envuelve un bucle y no puedo, y cuanto más intento disimular peor,jejeje.
      Me encanta tu respuesta al cura,jejeje.
      A mí me dio mucho yuyu lo que me hizo, una maldición a una niña por reírse da cosa.
      Besos y lo del paragüero fue ridiculísimo,jejejeje.

      Eliminar
  21. Hola Marigem, que risa imaginándome lo del atropello del paragüero, que caso. A mi me suelen pasar también este tipo de cosas, solo que yo no tengo vergúenza. jeje,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!
      Jajaja, qu´bueno que no tengas vergüenza, tengo que aprender de ti.

      Eliminar
  22. Me he partido de risa con la broma :D Sé que sólo son cosas de niños, pero menudo susto os debistéis pegar. Lo mismo tu te crees que pediste mucho hielo y en verdad a penas pediste 10 kilillos o algo así :P

    Yo de pequeño hice muchas trastadas, aunque la más gorda se merece su propio post. Incluye romper la cerradura de la casa de un vecino y allanar su vivienda para robarle. Y lo peor... es que todo era con buena intención XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, eso espero, que la cantidad no fuese tan grande como me parecía a mí.
      Ayyyyy tienes que hacer post que suena de lo más interesante. Y lo de la buena intención me ha matado, tengo que leerlo.
      Feliz semana!!!! XD

      Eliminar
  23. Me has hecho reír, jejeje.
    Yo tengo un problema, no me caigo mucho, pero cuando lo hago no pongo las manos, con lo que caigo con todo el peso de mi cuerpo. La gente no se suele reír porque se asusta, solo cuando me ven en el suelo partida de risa es cuando ellos dan rienda suelta a las suyas.
    Un besillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja, mi madre nunca pone las manos y se ha llevado cada golpe...yo las pongo pero caer caigo bastante.
      Besos.

      Eliminar
  24. jajajajaja
    Lección número 1: NUNCA jamás se te ocurra coger un calendario en un banco... jajajaja Buenísimo
    Yo bromas telefónicas hice muchas... pero no con eso!!! Era de la época en la que llamábamos al 1004 desde las cabinas de telédono, que era gratis... Lo peor de todo es que alguna vez llamamos de verdad y nos colgaron sin dejarnos decir nada.. jaja
    Yo soy horrible con la risa... me entra y no puedo parar... lloro de la risa.. Siempre tengo miedo de que me pase en momentos horribles o comprometidos... como la vez que me pasó en el cie viendo "El pianista"... jaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja,nunca más porque ya es la segunda vez que la lío con los malditos calendarios, y lo peor es que acabo comprando alguno, no sé para que monto esos líos.
      Jajaja, te imagino llamando al 1004, menuda tentación,jejejeje.
      Es que lo de la risa es terrible, me da pavor que me pase en algo dramático. Ayyyyy "El pianista" jajaj, me imagino a la gente con su shiiiiitissss y mirándote mal. Por cierto, me encanta la peli pero oye cuando nos danos da.

      Eliminar
  25. La vida está llena de tropiezos y de cuchos pero si son de alegrarnos el día, bienvenidos sean. A veces los mejores momento de la EGB (yo también soy de esa generación) pasa cuando más te tienes que contener la risa y ese profesor te está intimidando visualmente y tú no puedes remediar reir, llorar o hacerte pis encima. Qué momentos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, cierto.
      Yo guardo muchos momentos de aguantar la risa, pero esa fue la única en la que me echaron una maldición, las demás veces con una reprimenda o un castigo era suficiente.
      Jajaja, síiii, qué momentos.

      Eliminar
  26. Me he muerto de la risa con las anécdotas, Marigem jajaj
    Tu que querías salir del banco disimuladamente y vas y te tropiezas con el paragüero ¡qué mala suerte!
    Las gitanas siempre hacen lo mismo. Se te acercan y si pasas de ellas, te dicen lo del mal de ojo y ahí ya te "cagas" porque si no lo llevas encima, te lo echan ellas jajaja es su técnica comercial. Sí, sí, a mi también me han pillado para leerme la mano.
    Alguna vez he hecho bromas por teléfono con mis amigas pero nada comparable a la tuya con tu hermana jajajaja
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, lo de salir del banco con disimulo no es lo mío.
      A mí lo de la gitana me asustó, la verdad.
      Ayyyyy la broma por teléfono fue cruel, me sentí mal mucho tiempo.
      Besos.

      Eliminar
  27. Llevo toda la semana pasando de bólido sin poder contestar, así que hoy que tengo tiempo jeje.
    Los ataques de risa me dan y a veces no se pueden controlar de niña mi compañero de clase tenía el pelo rizado a lo afro pues durante un dictado nos pillaron hablando y además de la bronca me cambio de mesa, una vez sentada en el nuevo lugar dispuesta a mirar a mi compañero con la cara de porque a mi y no a ti, vi que el pelo de un lado de la cabeza le había quedado totalmente chafado tras haber tenido la cabeza apoyada en la columna que tenía al lado, pues esa tontería me provocó un ataque de risa cuanto más lo miraba más me reía, acabe castigada fuera de la clase y toda la semana sin patio 😕
    Consejo ni mires los calendarios Jajaja.
    He flipado con el cura lanzando maldiciones gitanas jaja.
    Lo que no me quedó claro le diste las 1000 pesetas? Dime que no por favor!!! Jajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!!
      Jajajaja, lo de tu compi me lo imagino a la perfección, jajaja, ese pelo chafado es brutal.
      Nooooo, los calendarios están ya fuera de mi vida.
      Es triste pero le pagué las mil pesetas que el miedo al mal de ojo fue enorme.
      Besos.

      Eliminar
  28. Me lo he pasado pipa leyéndote, Gema, ¡qué divertida publicación! Bueno pues en esto de las caídas no sé, pero creo que te gano yo ...je,je,je Comparto una anécdota con las que puedes hacerte una idea de mis despistes, etc. hace cosa de veinte años cuando estuve con otra amiga visitando Barcelona y ya regresábamos con el equipaje de vuelta, pues al pasar por el metro que ya sabes que tiene una barra que se bloquea cuando no detecta a la persona o para evitar que alguien se cuele sin pagar, pues yo tenía que introducir el ticket y tener la pericia de pasar al mismo tiempo mi maleta y bolso de viaje, total que no sé como pudo pasarme, pero el caso es que me quedé trabada en medio con una pierna en alto y la otra encima de la barra, una postura circense debió ser, porque ni mi amiga ni el personal del metro me pudieron sacar de allí DE LA RISA QUE TENÍAN y yo pues imagínate cómo estaba de nerviosa e impotente porque nadie me ayudaba... Bueno, bueno... cuando me pude liberar de aquello y pasé por una cabina de venta de tickets donde además tenían monitores de esa estación de metro, NO PARABAN DE REIRSE AL VERME PASAR y ¡claro, yo no sabía para donde mirar! en finsssss pasé un apuro de mucho cuidado!!
    Un besito y feliz semana de vacaciones

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaj, muchas gracias por compartir la anécdota Estrella, es que te imagino y me muero de risa.
      Qué traidoras son las barras del metro,jajajaja, a mí la única vez que se me cerró estaba de viaje de estudios y el profe me hizo saltarla para que nadie perdiera el tren y el guardia de seguridad me miró bastante mal pero me dejó pasar,jejeje.
      Un besito y mil gracias por compartir la anécdota, me has hecho reír.

      Eliminar
  29. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar