jueves, 4 de abril de 2019

Reflexión; primeras veces

Jueves reflexivo; primeras veces

Hola a todos y bienvenidos un día más. Ya estamos a jueves, toca post improvisado así que aquí estoy. Y sin más rollo empezamos.
El otro día Tere me decía que estaría bien que contara lo que sentí la primera vez que fui al cine, la primera que monté en las atracciones de una feria...y me ha encantado la idea de compartir esas primeras veces.

Hay algunas que no recuerdo porque era muy pequeña. Por ejemplo yo siempre he vivido al lado del mar así que no puedo contar lo que sentí al verlo por primera vez porque tenía días.

Pero recuerdo muy bien la primera vez que fui a la nieve. Nosotras habíamos visto nieve más veces, de pasada, pero ir a pasar la tarde jugando no. Ese día nos lo pasamos genial, llevábamos unas antenas verdes porque eran muy fashion y estábamos muy graciosas. Mi muñeca iba perfectamente equipada, of course. A la vuelta paramos a merendar chocolate caliente.

Recuerdo que me sorprendía que el agua al enfriar pudiera ser tan dura, me quedaba escuchando las explicaciones de mis padres, adaptadas a nuestra edad, y me encantaba. Fue un momento genial.

nieve
Si os fijáis se ven las antenas. Es que nosotras éramos muy sencillas

Y la del cine...fue un 22 de diciembre y fui a ver una reposición de Blancanieves. Mi madre nos había contado que en el cine apagaban las luces(siempre he tenido miedo a la oscuridad) y que allí la pantalla era enorme y el sonido envolvente. Tanto mi madre como mi padre nos contaban historias de su infancia en el cine y yo lo combinaba con lo que había visto de cines en las pelis y claro, estaba emocionadísima. Si cierro los ojos recuerdo a la perfección como olía el cine ese día, incluso como olía en la calle, pues olía a Navidad. Me acuerdo de nuestros pasos en el suelo albombrado y lo mullidos que eran los sillones. Para que viéramos bien mis padres improvisaron un alzador con chaquetas.

Recuerdo con precisión el momento en que apagaron las luces, los nervios que teníamos mi hermana y yo, mi madre animándonos y poniéndonos aún más nerviosas y lo interesante que me parecía todo lo que anunciaban en aquella enorme pantalla.
Hace poco busqué por curiosidad en la hemeroteca de un periódico local la cartelera de aquel día y claro, allí está, Blancanieves y los siete enanitos. Y ese cine, ubicado en un edificio precioso desapareció para dar paso a un Mcdonald´s que también se ha ido. La vida pasa.

Lo de las atracciones de feria también lo recuerdo. Fue en una fiesta patronal justo debajo de mi casa. Había bastantes atracciones pero mi hermana y yo nos decidimos por un carrusel con cochecitos. Pedimos un coche de bomberos y nos pasamos el viaje tocando la campanilla. Recuerdo la emoción que sentía mientras mi padre compraba los tickets, los nervios para elegir cochecito y lo emocionadas que estábamos cuando sonó la sirena que anunciaba que empezaa la vuelta. Y el olor de la feria...podría reconocerlo en cualquier parte. Por entonces las emociones eran muy intensas. Después de varios viajes nos comimos manzanas bañadas de caramelo y algodón de azúcar y cuando anocheció buscamos luciérnagas para que iluminasen nuestra ventana, con la promesa de devolverlas a su hiar un par de días después.

La vida está llena de primeras veces; mi primera vez en bici, mi primer libro, mis primeras vacaciones...
Esas ya las he contado. Fueron muy sencillas,
En realidad mis primeras vacaciones fueron distintas a las de la mayoría. Casi todo el mundo va a la playa, al menos por entonces que no había tantos parques temáticos ni cosas así, pero yo iba muy a menudo a la playa así que fuimos a "secar" a Extremadura.

Tenía 5 años y recuerdo muchísimas cosas, la emoción antes de marchar, mis abuelos que vinieron a despedirse y nos trajeron unos cuentos para colorear(de Jacky y Nuca, nuestros osos talismán), y mi madre nos había preparado algún regalo también que nos fue dando durante el camino.

Fueron unos días geniales, haciendo excursiones, conociendo lugares preciosos, bañándonos en el río y noches contando estrellas. Fuimos a buscar ranas y a jugar a muchos parques, hasta compartimos mesa con Lolita, que me dio calamares, jejeje.

Con los años fuimos a sitios mejores, hoteles con comodidades y lugares maravillosos, porque he llegado a ver un amanecer en el Sahara o una puesta de sol desde la Torre Eiffel, y he sido muy feliz, pero esa sensación de aquellos días no se ha vuelto a repetir.
 También recuerdo mi primer día de cole. Antes empezábamos un poco más mayores y mi hermana y yo llevábamos una carterita de El pájaro loco y un mandilón de rayas. Íbamos de la mano de mi madre cantando. Recuerdo que el cole olía acolonia infantil y a lápices, y que era un día soleado. Yo me senté con una niña con la que aún tengo contacto, y cuando vi por primera vez a su hija me parecía estar viajando al pasado. Era un calco de su madre en el cole. 

Otra primera vez que recuerdo con mucha ilusión es mi primera vez en tren. A ver, mis padres compraron coche cuando yo tenía año y medio, y hasta entonces íbamos a veces en tren a sitios chulos pero yo no lo recuerdo, lo sé porque me lo contaron y por las fotos.

A mí me encantan los trenes y desde la ventana de la cocina los veía cada día pero no subimos hasta que yo tenía unos 5 o 6 años. Lo cogimos para ir a Oviedo. Siempre hemos ido a Oviedo al menos uno de los días del punete de la Constitución, para comprar adornos navideños, merendar en sitios chulos y ver la iluminación. La verdad es que estábamos emocionadísimas. Y el primer eclipse de sol lo vi desde un tren viniendo de Oviedo. Por entonces se usaban los negativos de las fotos para ver los eclipses y nos pasamos todo el viaje mirando a través de los que mi madre, precavida, había llevado.
Y claro, las primeras veces siguieron. Recuerdo mi primera barra de labios, era transparente y casi ni pintaba, era un brillo que...vamos, que ni se notaba pero yo me pintaba toda ilusionada.
O las primeras palabras con el chico que nos gustaba...ese tímido hola, esos nervios al verle aparecer por la esquina, esos paseos "casuales" por los sitios por lo que solía pasar. Y si nos invitaba a chicle o gusanitos ya era el no va más. Esas sensaciones tan intensas las recuerdo claramente. 
Y claro, ese primer beso que nunca se olvida, ese momento en que todo lo que hay alrededor deja de existir y crees que nunca más podrás volver a sentir algo tan intenso.
Que con el tiempo pocos son los que acaban con esa persona porque generalmente tenemos unos 15 o 16 años y nos queda mucho por vivir, pero en el momento todo es mágico e intenso. Yo recuerdo la ropa que llevaba, el perfume que había usado y el olor a frío que me envolvía.
También recuerdo la primera vez que salí de noche, lo mayor que me sentía. O mi primer viaje de estudios, con 13 años iba a estar 10 recorriendo España sin mi familia.
O la primera vez que monté en avión. Por entonces eran más permisivos y los pilotos me enseñaron la cabina y me dejaron grabarla mientras bromeaban y decían que tenía que invitarlos a unas sidrinas. En cambio no sabría precisar cuando monté en barco por primera vez, era muy pequeña pero no me acuerdo bien.
Obviamente, recuerdo cuando fui madre por primera vez; esa sensación de amor infinito, miedo, responsabilidad y felicidad tan plena que no podemos describirla. Me faltan palabras para explicar lo que se siente cuando te ponen encima a ese ser precioso y diminuto que ha llegado para quedarse.
Y también tenemos esas primeras veces malas, las de dolor ante la muerte. En mi caso fui afortunada porque me llegó pasados los treinta pero en cuanto empecé fue un no parar; mis abuelos, tíos abuelos, mi prima, mi padre, mi tío, amigos...una racha enorme con mucha gente joven y lo triste es que aquí no hay primera vez porque siempre duele.
Pero volviendo a lo bueno recuerdo el primer comentario que recibí en el blog, casi no sabía ni responder pero me hacía tanta ilusión.
Y no puedo acabar sin decir lo que sentí al ver a mi gato por primera vez. Con él el mes de enero se volvió cálido y luminoso,  hizo nuestra vida más feliz y la sigue haciendo.
La vida está hecha de recuerdos y primeras veces, son las que nos ayudan a crecer y nos hacen ser felices. 

El martes me fui con mi familia a unas gestiones y acabamos merendando en un parque comida de lo más insana, y con unos ataques de risa que me han quitado diez años. Pues fue nuestro primer picnic con comida del Mercadona bajo la lluvia. Ya habíamos hecho picnics bajo la lluvia con una mariscada, con un picnic de tortilla y empanada y con una parrillada, solo nos faltaba lo del Mercadona. Os dejé los vídeos en facebook y pongo aquí un par de ellos para que veáis que no somos normales, pero sí que somos felices. 




Y ya me despido porque menudo post, me he pasado pero claro, me pongo y no puedo parar.
Mil gracias por leerme y nos vemos el sábado en el resumen semanal y también con algún especial, como siempre. 

*Perdonad por la parte final, que está amontonada, he probado de todo, incluso he vuelto a publicar el post y no sé porqué no me deja separar los párrafos.





51 comentarios:

  1. Parece que los recuerdos importantes de nuestra niñez se nos quedan grabados con mas intensidad, yo recuerdo casi todas las cosas que comentas, era emocionante ver por primera vez el cine, la nieve o el mar para los que no lo teníamos cerca.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Fíjate, que me has hecho pensar. El miedo que nos da muchas veces, como adultos, afrontar primeras veces...y los recuerdos tan bonitos que nos dejan las primeras veces de la infancia y la juventud.
    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, cuando somos niños no pensamos tanto, hacemos las cosas con ilusión y sin tantas dudas.
      Feliz tarde.

      Eliminar
  3. Que guay que tengas esos recuerdos!!!, yo tendría que hacer un gran esfuerzo para recordar.... pasó hace tanto tiempo todo, y tengo tan mala memoria. Bs.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Jajaja, lo mío también fue hace mucho pero me acuerdo, en cambio he olvidado mcuhas cosas relativamente recientes.
      Feliz jueves.

      Eliminar
  4. Que gusto dan esas primeras veces. Yo tema de ferias y demás no recuerdo. Pero de cine.... aiiinnnn
    Me he criado en uno
    Creo que he sido unas de la niñas que más películas ha visto en su infancia, porque entraba en la sala por la mañana y me pasaba allí el día entero y ojo!en la misma película ehh porque el cine tenía 2 salas solamente.

    He visto Pretty woman, Aracnofobia, los gremblis y alguna de esas más como ocho millones de veces jajajaja.
    tu post me ha hecho recordar mucho.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola.
      Qué chulo. Yo iba mucho al cine pero vamos, nunca me he pasado un día entero.
      Algunas sí que las vi muchas veces, Pretty Woman entre ellas, y Días de Trueno y los Gremlins, que me encantaban.
      Muy feliz tarde.

      Eliminar
  5. Me has traido a la memoria algunas de mis primeras veces. Yo, de secano, siempre de vacaciones (maravillosas) en Los Monegros, no conocí el mar hasta los doce años. Entonces no se viajaba tanto. Recuerdo que los poco más de 100 kilómetros que nos separaba de la casa de campo, que ahora serían un paseo, eran una aventura con paradas a estirar las piernas. Y eso si no se pinchaba una rueda. Con las muertes familiares tuve menos suerte que tú, porque fueron más prematuras. Las primeras fueron las de mi madrina (hermana de mi madre) y la de mi abuelo paterno (al materno no llegué a conocerlo). Tenía siete y ocho años respectivamente. Mi abueno tuvo un derrame cerebral llevándonos a merendar a lol nietos varones a la cafetería donde se reunía diariamente con sus amigos. A mi hermano el pequeño lo llevaba de la mano. Fue muy impactante. Creo que fue la primera y única vez que vi llorar a mi padre.
    Corto el rollo, que te voy a hacer una entrada completa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola.
      Qué maravilla Los Monegros, eso es renocador.
      Y lo de tu abuelo menudo trauma. Los fallecimientos de mi familia fueron todos repentinos y es horrible, pero al menos nos libramos de agonías que eso da terror.
      Muy feliz tarde y no hace falta que cortes el rollo, me encantan los comentarios largos.

      Eliminar
  6. Yo guardo muchos recuerdos de mi infancia y juventud como todo el mundo pero sería incapaz de decir «una primera vez», porque quizá no le di nunca una especial importancia a la primera vez de algo... ¡¡¡digo yo!!!


    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, yo daba importancia a algunas cosas porque nos lo pintaban todo muy emocionante, por ejemplo el cine o la nieve.
      Feliz día.

      Eliminar
  7. Las primeras veces siempre suelen ser las más especiales.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Sí, la verdad es que la primera vez que hacemos algo se graba a fuego en nuestro recuerdo. A veces para bien y a veces para mal, pero siempre es recordado.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo. Yo las malas intento borrarlas aunque a veces no se puede.
      Feliz tarde.

      Eliminar
  9. Lo bueno de tardar en hacer algo mucho es que luego lo recuerdas. Mi hijo no podrá acordarse de su primer avión, ni primer viaje, ni muchas cosas. En cambio yo me acuerdo de la primera vez que fui a la nieve, fue a esquiar con el insti, y recuerdo la primera vez que fui a un hotel, tenía 14 años y estaba alucinada con todo. Y recuerdo la primera vez que fui a Madrid que iba cagada de miedo por si me robaban jajaja
    Hoy en día ya muchas cosas las doy por hecho pero no hay nada como vivir primeras veces.
    Besos guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola.
      Pues es verdad. Yo recuerdo la nieve y el cine porque tenía 5 o 6 años, y a partir de esa edad se recuerda. Y con el avión era algo mayor.
      Lo del hotel no lo recuerdo porque aunque mis primeras vacaciones fueron con 5 años habíamos hecho escapadas antes y no me acuerdo.
      Y a Madrid fui muchas veces con mis padres desde pequeña y lo veía como ir a otros sitios, ni se me había ocurrido qu epudieran robarnos, vivía en lso mundos de Yuppi, jejejeje.
      Siii, damos mucho por hecho y a veces conviene recordar.
      Feliz jueves.

      Eliminar
    2. Es que a mí me metieron tanto miedo con que me iban a robar en el metro que bajé sin bolso y me metí una cartera con algo de dinero y el móvil en los bolsillos interiores de la chaqueta. No podía ser más de pueblo!!

      Eliminar
  10. Yo creo que los recuerdos de nuestra niñez se nos quedan grabados en la mente porque fueron los años mas felices de nuestra vida, sin preocupaciones y viviendo todo intensamente...Por lo menos en mi caso
    De las pelis me acuerdo de casi todas pero los Gremlims la vi hace poco y me moria de risa...Mira que me daban miedo... ajja. BSS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, fueron años tan buenos y libres de problemas que perduran.
      Jajaja, yo también tenía miedo a los Gremlins cuando comían y se moaban de noche.
      Feliz tarde.

      Eliminar
  11. A pesar de mi edad, todavía recuerdo a la perfección las tres cosas de las que fui protagonista por primera vez y que, cronológicamente hablando o, como se dice en el cine, por orden de aparición, son las siguintes: mi primer día de colegio (¡tenía solo cuatro años!), la primera y mayor nevada de la historia en Barcelona un día de Navidad (tenía once años) y mi primera relación sexual (me abstengo de decir la edad que tenía, jajaja). De las tres experiencias, solo guardo un mal recuerdo de la primera, jeje.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, pues yo de los tres casos tengo buen recuerdo.
      Muy feliz tarde.

      Eliminar
  12. me divertí mucho ayer viendo los videos en facebook. :) estabais tu hermana, tu marido y tú, supongo?
    el primer día en un sitio (en el colegio, en la universidad, en un trabajo...) tampoco se olvida fácilmente.
    y qué decir del primer amor... bueno, depende de lo que definamos como amor, porque puede ser desde una vecina de la casa cuando tenías 10 años hasta una compañera de la universidad. :D
    besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Siiii, también estaba mi madre, que es peor que nosotras. Era la que más animaba cuando el tren y en el vídeo en el que yo digo que estamos en un clima tropical y le pregunto;¿cómo es el clima mama? Y ella lo repite, vamos, mal de la cabeza, jejeje.
      Claro, yo creo que hay más de un primer amor, puede ser el primero de cuando somos niños, el primero que vivimos de verdad en la adolescencia y el primero con el que mantenemos una relación seria, de conoerse los padres y estas cosas.
      Muy feliz tarde y me alegra que te divirtieras ocn lso vídeos, no lso iba a poner porque nunca pongo cosas de esas pero al verlos en casa me reí tanto qu ebusqué los qu eno tenían nuestra imagen y me animé.

      Eliminar
  13. Me ha encantado leer tus recuerdos,la verdad es que yo también los guardo en la memoria, en cambio ahora parece que todo se olvida enseguida.Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora vivimos tan deprisa que ya ni retenemos, jejeje.
      Feliz día.

      Eliminar
  14. Yo he olvidado muchas cosas. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, supongo que no todos somos guales.
      Feliz tarde.

      Eliminar
  15. No sabría encontrar primeras veces interesantes en mi vida. Bueno sí alguna, pero de las que no se cuentan 😂. Y es que todas esas cosas: la primera vez que vi el mar, que vi nieve, que monté en tren, que fui al cine, que leí un cuento, que me leyeron un cuento... todas ellas fueron siendo yo tan pequeña que no las recuerdo.
    Siempre he pensado que tienen que ser muy curioso y sobrecogedor conocer el mar de mayor y ser consciente de ello. Yo nací en junio y al verano siguiente ya me llevaron a veranear (así se decía antes) a Gijón precisamente. Desde entonces, todas mis vacaciones veraniegas en familia fueron en el mar, Gijón, Coruña, Alicante, Cáliz, Santander...
    Hay primeras veces para todo, pero de las tristes sí me acuerdo: la primera vez que murió un abuelo, una tía, una prima, un gran, gran amigo y algo más, un padre. He tenido más suerte que tú. salvo los abuelos, el resto me pilló de cuarenta en adelante. Pero, como dices, da igual el orden que sea, primero o décimo quinto, siempre duele.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola. Yo he sido comedida que hay primeras veces que no se pueden contar.
      Yo también he pensado mcuho lo del mar. Hace poco salió en el periódico un señosr muy mayor que lo veía por primera vez y daba mucha ternura.
      Y recuerdo una escena de "La gran familia" en la que veía en mar por primera vez y Críspulo decía: - ¡Cuánta agua en la calle! Y esa expresión me encanta.
      De las que duelen mejor ni hablamos.
      Feliz semanas.

      Eliminar
  16. Qué bonito Gemma todos esos recuerdos.Es una pena que con el tiempo vayamos olvidando según qué cosas. Yo también recuerdo momentos muy clave, y situaciones en concreto. A veces creo que recordamos lo que nos ha marcado más: o lo muy feliz o los muy tristes. pero también creo que podemos recordar momentos neutros.Por cierto, yo también recuerdo la primera vez que vi a mi gato, y aún no sabía que iba a ser mi gato :)
    U besito guapa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola María!
      Ainss esa primera vez con nuestros gatos no se olvida.
      Feliz semana.

      Eliminar
  17. Esos recuerdos son los que nos marcan, durante la vida experimentamos muchas primeras veces. Pero las que se nos clavan en el recuerdo son aquellas que nos dicen lo que somos. Para complementar tu entrada añadiría lo fácil que se olvidan las últimas veces. Quizá porque en su momento no sabemos que jamás volveremos a hacerlo o vivirlo. Me refiero a pequeñas cosas. Por ejemplo, no recuerdo cuando fue la última vez que le conté un cuento a mis hijos antes de dormir, o del último pañal. Tampoco recuerdo especialmente la última vez que fui a clase en la universidad o el colegio, la última merienda que me preparó mi madre. Un fuerte abrazo, Gemma!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola.
      Pues me has hecho pensar. La última merienda qu eme preparó mi madre no sabría porque a día de hoy me la prepara alguna vez, son de esas meriendas que saben a gloria.
      He pensado y pensado en el cuento de mis hijos y no lo recuerdo. El último pañal de la mayor sí porque todo lo qu emontamos para la retida fue épico, jejeje.
      Y el último día de cole en EGB sí por la despedida que hicimos, al crecer ya no haces tanta celebración.

      Feliz semana.

      Eliminar
  18. Vivimos de recuerdos, recordando tu primera vez me he acordado yo de mis primeras veces que monté en tren, que vi el mar, que vi la nieve, mis primeras experiencias en todo lo que marca la vida. Amor, tener hijos. Las muertes son siempre traumaticas y a todos se nos han ido personas muy cercanas, abuelos , padres, suegros, prima, amigos.... No me alargo por que da para una entrada de post. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Mamen!
      Ay qué bien que recordaras esas experiencias, bueno, las buenas.
      Feliz semana.

      Eliminar
  19. Delicioso!!!... La primera vez que fui al cine no la olvidaré nunca: Mary Poppins y, desde entonces no he dejado de volar. Un besazo inmenso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyyy Mary Poppins.
      Yo la vi en una reposición y desde entonces tampoco he dejado de volar.
      Muy feliz semana.

      Eliminar
  20. Qué complejo más grande me da leerte, Gemma, ¡te acuerdas de casi todo por más pequeña que fueras! Yo, en cambio, prácticamente de nada. Y ni siquiera con experiencias de adulta puedo precisar mucho sobre cuándo fueron o lo que me rodeaba o lo que sentí exactamente. Solo sé que viví esas cosas y si fueron o no felices. Creo que mi memoria no tiene hilo temporal, me va trayendo recuerdos pero no están ubicados con concreción ni ordenados. ¿Estaré enferma? jajajaja.

    De las pocas cosas que sí puedo precisar es mi primer beso, que fue en una fiesta de Noche Vieja y con el que hoy es mi marido. Recuerdo lo que sentí, la música que sonaba en la pista de baile en ese momento, la preocupación por si estaban mirando mis compañeros de carrera... ¡como si hubiera sido ayer! El día que me olvede también de eso, estaré completamente gagá jajajaja.

    Muchos besos, guapa, y gracias por compartir con nosotros tus primera veces :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Julia!
      Mujer complejo no, otro día diré todo lo que olvido a diario. Mi memoria es buena para unas cosas y terrible para otras. No estás enferma, seguro que recuerdas mcuhas cosas.

      Lo de tu primer beso lo recuerdo de un post antiguo y me había encantado porque creo que eres la única persona que conozco que se ha casado con la persona qu ele dio el primer beso y es algo que me encanta.
      Eso no lo olvidarás, jejeje.
      Feliz semana.

      Eliminar
  21. Cuantas primeras veces... yo también recuerdo mi primera vez en el cine (aunque no la fecha) Y el ver a tu gatito la primera vez... no me digas eso que con las ganas que tengo de un gatin!
    Un besote y feliz finde!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Yo la fecha la recuerdo porque por la mañana habíamos visto la lotería comiendo turrón de chocolate, seguramente si hubiese sido otro día no me acordaría.
      Ay si tuvieras un gatín morirías de amor, los míos son todos recogidos y no me he arrepentido ni un segundo.
      Feliz día.

      Eliminar
  22. Son bonitos estos recuerdos de las primeras veces. Gracias por compartirlos. Me has hecho pensar en mis primeras veces y pensaba que no las recordaba pero las empiezas a visualizar y ves que esos recuerdos que están ahí te hacen sonreír.
    Gracias por estas entradas tan entrañables.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Conxita!
      Gracias a ti por comentar y me alegra que hayas logrado recordar cosas chulas.
      Muy feliz semana.

      Eliminar
  23. La vida esta llena de primeras veces, me alegro que puedas recordarlas con tanta felicidad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Siiii, la verdad es que recuerdo muchas con felicidad, y muchas malas también, claro.
      Feliz día.

      Eliminar
  24. Me alegra mucho que te pareciera genial mi idea y la hayas traído aquí, si se me ocurren mas ideas te las transmito jejeje.
    Recuerdo que mis padres nos llevaban a las sesiones del cine que hacían en mi cole y nos ponían películas infantiles, eran geniales aquellas mañana de sábado, esas fueron una de las primeras veces,y eran unas mañanas geniales.
    Me acuerdo la primera vez que subi en un coche de choque en un parque que hay en Alicante y que cuando era pequeña tenía coches de choque, o la primera vez que vi una sesión de titeres, ya no quise deje de querer ir ningún sábado, bueno ni yo ni mi hermana que era mas pequeña que yo, nos lo pasabamos en grande.
    La primera vez que vi mariposas en el campo, para mi era genial verlas revolotear, eso si, años después esa experiencia se multiplico en el zoo de Santillana del Mar, hay un espacio dedicado a las mariposas que las tienen en libertad en una especie de nave y disfrute como una enana, como cuando era pequeña.
    La primera vez que bese a un chico fue un tanto especial y maravilloso y hoy tengo una grata amistad con ese chico, fue algo muy especial para los dos, y cada vez que nos vemos nos reímos de aquella primera vez para los dos.
    En fin hay tantas y tantas primeras veces, eso si, quizás las dolorosas son mas duras, la primera vez que perdi a mi bisabuela fue tremendo y mira que tenía cinco años pero se me quedo grabado en la mente, aquella fue la primera vez que sentí la perdida de alguien y me enfrente a la muerte, fue dolorosisimo. Años después perder a tus abuelos y sobre todo a mi padre, a sido la perdida mas dura, que te voy a contar a ti Gemma.
    Gracias por este jueves reflexivo, por gustarte mi idea y gracias por siempre traer tan gratos recuerdos. Y ojalá tengas mas momentos de esos que puedes reír y compartir, me encanto ver los vídeos en Facebook.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Tere!
      La verdad es que la idea me encantó.
      Qué bonitas esas mañanas de sábado. Yo estuve en esa casa de mariposas, hay otra parecida en el Zoo de Vigo y aunque yo no estoy a favor de los zoos me habría quedado allí.

      Lo de tu primer beso me encanta, sigues viendo al chico y os acordáis, mola mucho.

      Ay lo de tu bisabuela, los fallecimientos duelen mucho. Cuando toca a los padres ya cambiamos para siempre.
      Muchas gracias a ti por leerme y comentar, y me encantaría que me siguieras dando ideas, claro que sí.
      Feliz semana.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...