jueves, 22 de febrero de 2018

Jueves reflexivo; desayunos y presente

Reflexión del jueves


Hola a todos y bienvenidos un día más. ¿Cómo lleváis la semana? Espero que genial. Por aquí seguimos con frío pero bueno, parece que solo nos queda una semanita de febrero, el mes más corto y para mí más intenso.

Hoy toca post improvisado, y os escribo con una infusión nueva que me ha regalado mi hermana, así que de antemano y como siempre pido perdón por los posibles fallitos. Y sin más rollo empezamos.
 Como cada jueves empiezo a escribir sin mucha idea y rogando que las musas vengan a visitarme. 

El otro día vi en un vídeo de youtube a una familia diciendo que cada uno desayunaba por su cuenta, se levantaban, preparaban el desayuno y cada uno a lo suyo, y a mí me dio por pensar en el momento desayuno. Qué sí, que es una bobada, pero el tema lleva dos días rondándome la cabeza.

Creo que nunca he desayunado sola, sí que cuando escribo estos post mis hijos están durmiendo, pero yo, o he desayunado con mi marido, o en cuanto acabo el post y el café o infusión que me tomo mientras escribo desayunamos juntos.

No sé, a lo mejor es una tontería mía, pero me gusta mucho empezar el día sabiendo que todos estamos bien y con ganas de hacer cosas, o de afrontar el día lo mejor posible, depende del momento.

Desde siempre mi marido y yo desayunamos juntos(por semana) porque por horarios nos levantamos antes que mis hijos. A veces hace el desayuno uno, otras veces lo hace otro y otras lo hacemos a medias; uno pone a hacer café, otro va haciendo zumo, tostadas o lo que sea...y luego lo tomamos hablando, escuchando la radio muy bajito, leyendo juntos el periódico a lo Paloma San Basilio en la canción juntos(y hace años lo del cigarrillos a medias también, por suerte ya no fumamos) o lo tomamos en silencio, que me encantan los silencios que no son incómodos.

Lo importante es empezar el día juntos si se puede y si se quiere que eso ya va en gustos. 

Con mis hijos estoy mientras desayunan y a veces redesayuno con ellos, y si está mi marido pues desayunamos a la vez, pero ahora es complicado porque tienen horarios difíciles, es algo más bien de fin de semana.

Cuando yo era pequeña, por semana mi hermana y yo desayunábamos juntas con mi madre, y con mi padre cuando su trabajo a turnos se lo permitía, y los fines de semana estaba en casa mi abuelo, que nos traía un tebeo que leíamos en la cama, generalmente desayunábamos algo especial en la cama, que un día era un día, leyendo el tebeo y comentándolo con él.

Y claro, en los viajes, vacaciones o escapadas siempre desayunamos todos a la vez, ya sea de hotel, crucero o apartamento, incluso cuando hemos ido de acampada.

Y esto me lleva a pensar en lo mucho que me gustan los inicios del día. En invierno me gusta ver como se va haciendo de día, como la noche va dejando lugar al día, y si salimos a la calle temprano a veces hay alguna estrella despistada salpicando el cielo.

Si es verano me gusta ver el sol ya en todo lo alto desde bien temprano, me encanta que la casa se llene de luz y de ganas de hacer cosas. Y por muy poco que haya dormido, por la mañana me siento muy viva y con ganas de disfrutar.

Vamos que mi momento es al empezar el día, es cuando más energía tengo y me siento feliz, agradezco a la vida cada día que nos regala.

Bueno, dejo los desayunos y los principios de día que soy un poco pesada.

Estaba ahora pensando que a veces, en los días en los que parece que todo va a ser malo, al final aparece algo que lo salva y se convierte en un día malo con un momento bueno que ensombrece todo lo triste, lo aparta para quedarse y que el día malo sea un día menos malo y algo iluminado.

Esta semana, además de muchas complicaciones familiares de esas que de verdad preocupan, estuve haciéndome pruebas para arreglar el desaguisado que os conté que me hice en los dedos(cuando me saqué un hueso de sitio y me lo coloqué yo sola a lo Rambo), me  ha quedado fatal y hay que buscar soluciones, y uno de los días fue horrible, consultas, radiografías y esperas...un rollo.

Pues al salir de la última radiografía, agobiada, cansada y con ganas de meterme en la cama y no levantarme en una semana, mi marido y yo empezamos a caminar. Y lo que en un principio era un paseo para ir a comprar un par de bobadas y volver a casa malhumorados se convirtió en un paseo delicioso, charlamos de muchas cosas, salimos de la ciudad para ver un poco de verde, para contemplar el río, las flores y sentir que las cosas no son tan malas. 

parque-pericones-gijon

Y no es que los problemas se solucionaran pero llegué a casa con ganas de hacer cosas, ya no quería languidecer en la cama, y le preparé una cena rica a mi hijo y estuve mucho tiempo hablando con mi hija, que la tengo de Erasmus bastante lejos. Y al día siguiente me levanté con fuerzas porque al final siempre hay un hueco para lo bueno, de hecho, durante las guerras más duras se forjaron grandes historias de amor que llenaron de luz los momentos más oscuros.

Ya estoy empezando a divagar, solo os he contado como desayuno y el paseo que di después del médico, pero es que está claro que las musas hoy están esquivas.

Pues para terminar os diré que tenemos que vivir el presente, que recordar lo bueno es genial(a mí me encanta) y hacer planes de futuro también mola pero el presente...no podemos desperdiciarlo, y mi presente ahora es el desayuno que me tomaré con mi marido, y hablaremos de política, de fútbol o de música, y luego empezaré el día con ilusión, con lo que quiera traerme, y en medio del caos buscaré momentos mágicos para disfrutarlos, pero no necesito que sea algo muy especial, simplemente un paseo, un café cuando no es la hora del café, un caramelo que no te esperas o un helado un día de frío.

Muchas gracias por leerme, intentaré responder los comentarios pendientes, que sé que son muchos, y nos vemos el sábado en el repaso semanal. 

Y ya que hablamos de presente me despido con unos versos que descubrí cuando vi El club de los poetas muertos y que me encantan; Coged las rosas mientras podáis; veloz el tiempo vuela. La misma flor que hoy admiráis, mañana estará muerta. Robert Herrick.

¡¡¡¡¡Feliz jueves!!!!

49 comentarios:

  1. Pues nosotros también desayunamos por separado. Imagino que las rutinas de cada familia y el trabajo de los padres marca los ritmos: yo me levanto la primera y desayuno (me encanta disfrutar de este rato para mi, la verdad) y voy organizando cosas. Y luego las niñas desayunan juntas. Manolo es de los que prefiere, de siempre, desayunar en la calle, antes de entrar al trabajo. En fin, costumbres.
    ¡Un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Claro, depende mucho de las rutinas. El ratito para estar sola recién levantada es genial, a veces yo lo paso con un café y desayuno un poco más tarde.
      Y las costumbres que dices no están mal, nosotros, por ejemplo, no solemos comer juntos por semana casi nunca, mi marido durante un tiempo no venía a comer y mis hijos hace ya como 4 años que tienen horarios muy opuestos, llega uno y se va el otro, así que el desayuno es un buen momento para estar juntos.
      Besos.

      Eliminar
  2. Para mí el desayuno es un momento maravilloso...necesito desayunar con calma.
    Vaya faena lo del dedo, a ver si lo solucionas. Los paseos son terapéuticos, por lo menos para mí.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Hola!!!!
      A mí me encanta desayunar con calma, aunque no siempre puedo pero lo intento.
      Los dedos...me han puesto tantas radiaciones que estoy a un paso de ser Spiderman en versión cutre.
      Besos y los paseos son lo más.

      Eliminar
  3. Buenos días guapa!! Mi novio y yo desayunamos separados entre semana, él ni desayuna en casa y además se levanta mucho antes. Pero el fin de semana siempre juntos!! Aunque yo me levante antes le espero :)) Y a veces bajamos a la cafeteria a dedayunar con algún amigo o amiga :))
    Un besote y feliz jueves guapa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡¡Buenos días!!!!
      Es que entre semana a veces la cosa se complica mucho, pero desayunar juntos en finde es muy guay.
      Besos y muy feliz jueves.

      Eliminar
  4. Buenos días de improviso Marigem! Me gusta levantarme los jueves por tus posts :) En mi caso, no podemos ser más diferentes. Me gusta levantarme bien temprano (pero muy muy temprano, a niveles de locura) porque es el unico momento que tengo para mi, para hacer las cosas que yo quiero sin nadie alrededor. Además siento que sin café no soy persona. A veces que se levanta mi pareja más temprano de lo normal, como que me molesta porque no puedo estar sola. Por eso me sorprende este post de hoy y el ver como hay familias que desayunan juntas como algo normal, me parece una buena practica. Espero que lo del dedo esté mejorando, me gustó ver como te cambiaron los animos con un paseo y algo de verde y sol :)
    Un besito y feliz día!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡¡Buenos días guapa!!!!
      Ay qué ilusión que me digas eso, me motiva muchísimo.
      A mí también me encanta levantarme muy pronto y sí que me gusta tener esa soledad(es que soy muy contradictoria, ahora que lo pienso), pero a la vez me encanta desayunar con los míos, vamos, que lo quiero todo.
      Siiii, sin café no soy persona, lo necesito.
      Lo de las familias desayunando juntas como algo normal supongo que depende de muchas cosas, nosotros teníamos épocas en las que no comíamos juntos, así que el desayuno era un buen momento para hablar y estar juntos porque cuando los niños eran pequeños durante la cena estábamos cansados y era diferente.

      Besos y ojalá me encuentren una buena solución para lo del dedo, lo peor es la vergüenza que paso explicando en todas partes(siempre me preguntan, no sé si porque no leen el informe o porque les parezco una tonta por hacer eso) que yo misma me coloqué el hueso...me siento taaaan tonta.

      ¡¡¡¡Feliz día!!!!

      Eliminar
  5. Lo del desayuno juntos es para cuando se puede, y no por ello tienes menos conexión con tu gente.
    En mi caso, salvo en vacaciones, que es más fácil coincidir en el horario de con quien estés, el resto del año lo más habitual es que cada cual desayune a su hora. Lo importante es buscar momentos de calidad con tu gente, pero es indiferente si hay o no un desayuno por medio, aunque siempre es algo que, cuando se tiene, se disfruta mucho.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡¡Hola!!!!
      Claro, es para cuando se puede y desde luego no tienes ni más ni menos conexión con tu gente, eso es la suma de muchas cosas.
      En nuestro caso, durante bastante tiempo nos centrábamos en los desayunos porque no comíamos juntos y claro, echábamos de menos conversaciones adultas, risas y momentos de calma. Lo importante es tener esos momentos de calidad que dices cuando uno pueda y quiera.
      Besos y feliz jueves.

      Eliminar
  6. Me ha encantado lo del paseo gracias al cual cambió radicalmente tu estado de ánimo. Ya he tenido ocasión de apreciar, por tus entradas, que sois paseantes por naturaleza o por vocación, jeje. Y es que, realmente, los paseos, muchas veces al azar, son reconfortantes, incluso si lo haces solo, aunque acompañado sea mucho mejor.
    Lo de los desayunos, por desgracia, no va conmigo, pues soy un bicho raro en este aspecto. Simplemente porque no desayuno, o por lo menos no como la gente lo entiende: sentado a la mesa y en compañía. Esas imágenes de las películas americanas, con toda la familia alrededor de la mesa (de la cocina) desayunando de todo un poco (huevos revueltos, salchichas, fruta y cereales), no va conmigo. Estoy totalmente inapetente por la mañana y solo soy capaz de tomarme un café con leche. Y, además, como los tres miembros de la familia que compartimos ahora mismo casa (mi mujer, mi hija menor y un servidor) tenemos horarios y rutinas distintas, casi no coincidimos y cada uno tiene su hora para desayunar, o lo que sea, jeje. En cambio, cuando viajamos sí que desayuno en el hotel, sentado a la mesa con mi mujer, e incluso me permito comer algo sólido. Supongo que será el cambio de ritmo y de rutina.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Si, somos paseantes, jejeje, yo todo lo soluciono con 4 cosas; una sopa caliente, una infusión, un baño caliente o un paseo, depende del momento pero una de esas tres cosas me vienen genial.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. A mi me encanta desayunar con mis padres después de las guardias, pero cuando me toca de mañana apenas puedo. Vaya con el dedo :(
    La Caja Sorpresa
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay qué chulo desayunar con tus padres después de las guardias.
      Besos.

      Eliminar
  8. Qué me gustan los post de los jueves!! A todo esto, hola guapa! No he dejado de seguirte, eh? Es que cada día tengo menos tiempo para poder dedicarle a nuestros mundillos virtuales. Pero estoy aquí, no me he ido.
    Animo con esos dedos. Tranquila, que poco a poco se irá solucionando los problemas. Y si alguien me viera te diría aquello de: le dijo la sartén al cazo, jajajjaja. Es que me agobio en una gota de agua, pero en fin..

    Nosotros desayunamos por parte por nuestros horarios. Sobre todo el de la peque. Ella desayuna mientras nosotros estamos a su lado. Y cuando entra en la guardería desayunamos nosotros. En fin.. la hora de la comida es sagrada en casa y comemos los tres juntos. Y últimamente también la cena. Hacemos lo que se puede.

    Un beso enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!!!!
      Hola, qué bien que no dejaras de seguirme, y entiendo lo de la falta de tiempo, yo sé que de ahora ne adelante voy a tener menos tiempo así que a ratitos.
      Ay los dedos, es que soy de un bruto...

      Me gusta eso de desayunar juntos a la vuelta, mola.
      Besos.

      Eliminar
  9. Espero que lo de tu dedo vaya de bien a mejor..... y rápido!!
    Pues desde que Julián se va a las 7 a trabajar ya no desayunamos juntos, solo desayunamos juntos los fines de semana!!, pero estoy contigo, las comidas si se puede hay que hacerlas juntos, porque sino a ver cuándo se habla....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Ay el dedo, me da rabia que todas las complicaciones sean porque soy una bruta.
      Claro, el caso es encontrar el momento, nosotros las comidas no siempre las hacemos juntos, es complicado por el tema horarios, al menos entre semana.
      Besos.

      Eliminar
  10. espero que te recuperes pronto de la mano, y que no te mareen mucho con rehabilitaciones. y es verdad, después de un día duro, algo tan sencillo como pueda ser un paseo en este caso, o un rato de buena lectura, o una conversación con un amigo, pueden hacernos sentir mucho mejor.
    yo muchos días me levanto el primero y desayuno solo, y luego ayudo a mi madre a preparar su desayuno y el de mi padre.
    besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Ay la mano, el lunes tengo otra consulta, a ver que me dicen.
      La verdad es que hay paseos que son renovadores, que no es que desaparezcan los problemas pero no llegamos con esa horrible sensación de agobio.
      Besos y qué bonito ayudar a tu madre con los desayunos.

      Eliminar
  11. A mí también me encanta el momento del desayuno, para mí es importantísimo. Normalmente lo comparto con mi marido, casi siempre en la terraza acristalada, y disfrutamos del café, la charla, los planes para el día y el calorcito de las tazas humeantes. Y como tú dices no importa lo poco que haya dormido, a la mañana después de desayunar, ¡estoy pletórica de energía! Por sus turnos de trabajo hay veces en que desayuno sola, y también es un momento especial. Aprovecho para poner al día mi agenda, hacer listas de cosas que no quiero olvidar, ver wasaps de amigos o de mi familia... Y a veces cojo el libro de Elsa Punset "250 rutinas exprés para mejorar tu día a día" y me leo unas páginas. Esa mujer siempre consigue cargarme las pilas :))

    Creo que conforme más mayores nos hacemos más preocupaciones y responsabilidades tenemos, así que aprender a darle la vuelta a los días malos con cualquier cosita que nos ilusione, es muy importante. A ti se te da genial, Gemma :))

    Besitos y gracias por un post que deja tan buen sabor de boca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Ay qué maravilla ese desayuno, una terracita acristalada es un sueño.
      Elsa Punset transmite una paz y a la vez una energía que es increíble.
      Besos y hay que dar la vuelta a los días malos, te lo digo yo que hoy he tenido uno de esos de pesadilla.

      Eliminar
  12. Mi desayuno dura unos 5 min. Debería tomarme más tiempo para disfrutarlo. Pero he de tomar de nuevo el ritmo pausado de antes.
    A veces estoy sola y otras acompañada. Depende de cómo se presente el día.
    La semana de momento me va bien. No me puedo quejar.
    Que tegnas un buen día, Gemma.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Bueno, a veces pasa eso, que vamos con prisas, yo he tenido épocas en las que desayunaba de pie, pero generalmente es un momento que disfruto mucho.
      Besos, me alegra de verdad que tu semana vaya bien y que tengas muy buen día tú también.

      Eliminar
  13. Hola Gemma. A mí también me encantas los inicios del día. Cuando levanto la persiana por la mañana y miro el cielo siempre pienso "a ver qué va a pasar hoy". Y, como siempre, hay de todo, pero generalmente más cosas buenas que malas.
    El desayuno es la "gasolina" que nos ayuda a ponernos en marcha ;-)
    Espero que estés mejor de esos dedos y la cosa se te solucione pronto.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Pues yo siempre desayuno sola. Es raro que el churri y yo coincidamos para desayunar. Incluso en los fines de semana. Eso sí, como contrapartida nos encanta salir fuera a comer/cenar.
    Y tienes toda la razón en que hay que disfrutar el presente. A veces nos dejamos vencer por las preocupaciones cotidianas y no nos acordamos de disfrutar de las pequeñas cosas. Un besote!!!

    ResponderEliminar
  15. En mi caso nunca suelo desayunar en familia.
    Cuando vivía con mis padres no había sitio en la cocina más que para uno, así que lo hacíamos de uno en uno. Bien podíamos habernos puesto como en la comida o en la cena, en la mesa del salón, pero nunca lo hicimos así. Mis padres siguen desayunando separados. Eso sí, la comida o cena juntos no perdonan.
    Ahora que vivo con mi marido tampoco solemos desayunar juntos más que algún día de fin de semana que yo lo aprecio un montón y se lo digo. Cuando trabaja él ni desayuna o sólo toma un zumo, se levanta muy pronto, y cuando no trabaja o aprovecha para ir al gimnasio (y va en ayunas) o baja al bar a tomarse un café porque adora el café de bar.
    Así que parece que los desayunos en familia no son para mí jajaja
    Y tienes razón con que a veces una simple vuelta nos oxigena y nos hace ver las cosas de otra prisma. Porque los problemas seguirán ahí, pero cómo los enfoques tú lo es todo. Salud y que todo vaya bien.
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Nosotros desayunamos por separado, por horarios de trabajo. En cuanto a la vitalidad, no coincidimos Marigem, yo mas bien me levanto con poca y voy cargando conforme va entrando el día. Un beso

    ResponderEliminar
  17. Ay, yo hace décadas que no desayuno, ni solo ni en familia. Me levanto en plan zombie, un beso y me tomo un café antes de entrar en el Metro... En vacaciones es distinto y desde luego es una manera fantástica de iniciar el día.
    El presente es lo único que nos puede dar la felicidad, el pasado nos trae melancolía y el futuro, incertidumbre o frustración. Y siempre es mejor no esperar demasiado del día para que cualquier cosa te parezca fantástica... Caramba, que comentario más "cenizo" me ha salido... Bueno, ya llega el Fin de semana. ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  18. En estos tiempos, coincidir en casa a la misma hora para desayunar es muy difícil. Cuando yo estaba en casa y los niños eran pequeños, si que desayunaba con ellos antes de llevarlos al colegio. Pero ahora trabajando a turnos y cada semana a una hora, ya no es posible. Sólo en vacaciones desayunabamos juntos cuando veraneábamos juntos. Hoy en día mi marido jubilado, no desayuna hasta tarde, antes se va a caminar. Si tengo que ir a trabajar por la mañana desayuno sóla, eso sí, acompañada de la radio y sentada con mi fruta y con mi café con leche y tostadas. Si trabajo de noche suelo tomar un café con leche con mi compañera, en el trabajo antes de acabar la jornada. Y si estoy en casa desayuno o nó depende de cuando me levante. Coincido más en la cena y comida con mi marido. Cuidate ese dedo que tiene que doler mucho. Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. A mi me gusta desayunar todos juntos pero a veces por tener tareas atrasadas desayunamos cada uno cuando puede. Y muchas veces ni desayuno porque soy preferencia a hacer cosas... un desastre total vaya jajajaja

    ResponderEliminar
  20. Hola preciosaaa, nosotros desayunamos juntos los fines de semana, porque entre semana, nos tomamos un café antes de salir de casa, mientras visto a la niña... antes de ir a correr no puedo desayunar, así que lo hago ya cuando me ducho en el curro... Los paseos son restauradores ;)
    Un besooo guapaaa

    ResponderEliminar
  21. Yo creo que los desayunos en plena rutina son un poco locura y cada uno desayuno cuando puede, jaja! A mí me encanta levantarme tarde y dormir un montón, pero claro, sólo en vacaciones. Ahora con los estudios los madrugones son tremendos :(
    Espero tu opinión en mi último post, besitos!

    ResponderEliminar
  22. Mi marido y yo no desayunamos juntos porque nuestros horarios no coinciden por la mañana, pero nos desquitamos por la noche, antes de la cena, mientras cocinamos nos tomamos un vino y unas aceitunas y en ese rato nos ponemos al corriente de nuestra jornada. Es el mejor momento que suele darme el día, ese compadreo con mi compañero.
    Un besote, guapa.

    ResponderEliminar
  23. Nosotros desayunamos juntos el fin de semana, durante la semana como todos llevamos horarios distintos no hay manera de coincidir. Un besazo

    ResponderEliminar
  24. Siempre he envidiado a la gente que se levanta feliz de empezar un nuevo día. Yo siempre me he levantado mahumorada y con ganas de no salir de la cama. Luego me ducho, desayuno y se me pasa, pero los comienzos no son buenos, ja, ja.
    Yo entre semana casi siempre desayuno sola, pues mis horarios y los de mi marido no suelen coincidir. Me gusta desayunar sola porque recién levantada no soporto que me hablen. Como ves, es una delicia amanecer a mi lado.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  25. Tienes una vida deliciosa con comidas como sentimientos y cafes para describirla
    un abrazo desde Miami

    ResponderEliminar
  26. Me ha encantado tu reflexión, y, como siempre, me ha hecho pensar a mi también. La verdad es que nunca le había dado vueltas al tema del desayuno. Desde niña viví solo con mi madre y ahora vivo con compañeras de piso y cada una va a lo suyo. Con mi madre nunca desayunábamos juntas porque ella siempre se levantaba mucho más tarde que yo, y nunca comíamos o cenábamos a la misma hora. Leyéndote acabo de caer en que tal vez me hubiese gustado hacer algún que otro día desayunos en plan película, con zumos, pancakes, tostadas... Teniendo en cuenta lo mucho que me gusta desayunar en hoteles, por ejemplo. Algunas mañanas, cuando estoy en mi tierra, suelo salir a desayunar con mis amigos, y es verdad que es un momento que me encanta, iniciar el día en buena compañía... pero creo que no había sido consciente hasta este momento.

    Muy buen post, gracias por compartir tus reflexiones. Besos!

    ResponderEliminar
  27. Es una gozada poder estar con una persona sin que el silencio se te haga violento. Eso se gana con el tiempo, evidentemente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  28. Yo desayuno generalmente sola, porque o él se va cuando yo todavía no me he despertado o porque él desayuna tan rápido (y no solo porque siempre va apuradillo para llegar al trabajo si no porque come mas rápido que yo jeje) y entonces solo desayunamos juntos los fines de semana, me encanta esperarle y poderlo hacerlo juntos, es una gozada y hay veces que charlamos o ponemos la tele y comentamos las noticias de modo que ese es mi desayuno.
    Espero y deseo que cuanto antes te encuentren una solución para lo de tú dedo.
    Besos y mucho ánimo

    ResponderEliminar
  29. Yo desayuno casi siempre solo, como nunca duermo mas de cinco horas, me levanto muy temprano, mi primer café es a las seis.
    En cuanto a los paseos, los mios son mas bien cortos de unos 40 minutos, eso si, todos los días,
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  30. con la vida tan ajetreada que llevamos a veces es dificil hacer cosas cotidianas todos juntos

    ResponderEliminar
  31. Para mi lo ideal es juntos y con tiempo pero no siempre se puede, de momento nos conformamos con los findes sobre todo cuando hay solecito y podemos preparar un buen desayuno sin prisas en la terraza con el solecito pequeñitas cosas que nos alegran el día, y por supuesto compartir el primer momento del día con las personas que queremos. un beso.

    ResponderEliminar
  32. Por cierto se me olvidaba preciosa frase. A mi me encantó la película el club de los poetas muertas. La he visto muchas veces, no recordaba estos versos pero me han encantado y también recuerdo otros preciosos. Un besito

    ResponderEliminar
  33. Desayunar juntos siempre es una gozada y la mejor manera de iniciar el día.
    Besos

    ResponderEliminar
  34. Hola preciosísima! Cuanto siento lo de tu dedo! Seguro que lo solucionan pronto, le habría pasado a cualquiera! Es lo típico de intentar solucionar rápido un marrón, como que se te quite algo del sitio, y a veces se soluciona y otras no.
    Creo que es la primera vez que no coincido contigo en algo jaja Pues que alegría saber que hay personas que se levantan con energía por las mañanas. Yo y mi familia siempre nos levantamos en modo zombie y desayunamos viendo hacia el infinito, y normalmente hasta después de la ducha no solemos intercambiar palabras jaja
    Pero tu concepto de desayuno en familia está genial! Solo que supongo que no es apto para todos los tipos de personas.
    Un beso enoorme!

    ResponderEliminar
  35. Te leo con una semana de retraso, lo sé, pero no me lo tengas en cuenta (recuerdas mi operación de vesícula, fue el viernes 23 y estoy casi ya repuesta, ha ido fenomenal, gracias por tranquilizarme cuando te lo conté)
    Me ha encantado este post y es que también adoro desayunar con mi marido, lo hacemos juntos siempre porque nuestros horarios son similares y lo hacemos viendo las noticias en la televisión, nos gusta empezar el día comentando lo que pasa por el mundo, aunque a veces no sea lo más agradable del mundo.
    Un besazo bonita

    ResponderEliminar
  36. En casa cada uno va a su ritmo es muy raro que desayunemos todos juntos, eso sí la comida y la cena es sagrada. Besos

    ResponderEliminar
  37. Que bueno que sepas encontrar esos momentos agradebles que te hacen coger fuerzas.

    No sabía lo del dedo! estoy perdida.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas relacionadas post

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...