miércoles, 25 de mayo de 2022

Trucos: 6 cosas que no sabía sobre perros

 Miércoles de truco: lo que aprendí en un año sobre perros

Hola a todos y bienvenidos un día más. Ya estamos a miércoles, y la semana se nos esfuma. Y el mes, que mayo va tocando a su fin.

Hoy vengo con el post de los trucos, aunque en realidad, es más bien una recopilación de algunas cosas que aprendí desde hace unos 15 meses, desde que a mi vida llegó mi perrita. Y sin más rollo, empezamos.

Mis lectores habituales sabéis que tengo gatos desde hace casi 20, cobayas desde hace 40 y pájaros, tortugas y hámsters más de 40. Y claro, con el tiempo, lecturas, muchas consultas veterinarias y todo tipo de experiencias, he aprendido unas cuantas cosas. Pero sobre perros sabía poco. Mi infancia estuvo llena de perros, empezando por el mío y siguiendo por los del pueblo, con los que compartí mucho tiempo. Pero jugaba con ellos, los abrazaba, nos tumbábamos sobre la hierba y poco más. No tenía que cuidarlos.

Cuando llegó mi perrita tuve que aprenderlo todo. Hay cosas que sabe todo el mundo, pero hay otras que aprendí con la experiencia y voy a compartirlas.

agility

 

1. Si tu perro es de trabajo, dale un trabajo

Esto parece una bobada, pero no lo es. Los perros de trabajo, como los border collie, mastines o pastores necesitan trabajar. Si no les proporcionamos trabajo se lo buscan ellos. Nosotros no lo sabíamos y mi perrita se buscó el trabajo de protegernos, y claro, le dio por ladrar a cualquier persona que le pareciera una amenaza. Tuvimos que ir a un educador y trabajándolo se arregló, pero es lento. Y desaradable porque si aparecía alguien por detrás de mí se ponía histérica. Y cuando yo estaba agachada recogiendo y limpiando la acera de sus excrementos ella me veía vulnerable y se ponía muy muy protectora. Tuvimos que trabajarlo mucho. Hay perros que se buscan el trabajo de guardar la casa, y ladran cuando pasa alguien por el rellano, cuando llaman al timbre o mientras están fregando la escalera. Otros hacen de "pastores" con gatos o incluso con niños.

Mucha gente comete el error de agotar a esos perros, lanzando la pelota sin parar, o llevándolos a correr. Pero la solución es más sencilla, hacerlos trabajar.

Podemos ofrecerles premio y hacer que se lo ganen. Obviamente no hablamos de un trabajo real. Una vez podemos pedir que se sienten y les damos el premio, otra, un rato después, les decimos que se tumben y les premiamos o acariciamos mucho y otras veces podemos pedir que nos den la pata, y recompensamos, claro. Además, podemos alternarlo con juegos de olfato. Algunos los venden y otros los podemos hacer nosotros. Yo los hago en casa y en la calle, y el resultado es estupendo.

2. En el mundo perruno sí hay colores de niño o de niña

Cuando llegó la perrita le compramos varios arneses, uno negro, otro de camuflaje, otro azul...

No queríamos el típico arnés rosa, siempre hemos dicho que los colores no tienen género. Pues hemos tenido que retirar esos arneses, están guardados para una urgencia.

Hay perros que se llevan mal con los machos. Cuando llevaba a la perrita a sitios donde podía jugar suelta y la veían, pensaban que era un perro y los ataban y se los llevaban.

Y hay perras que se llevan mal con las hembras, y al verla con esos arneses pensaban que era macho, no sujetaban a sus perras y le pegaban a la mía. Por la calle algunas personas se cambiaban de acera pensando que era macho, para evitar conflicto, o dejaban que la hembra que odiaba a otras hembras se acercase, y estando atadas le pegaban. Conclusión: mi perrita va con arnés rosa. No me gusta mucho pero quiero que juegue y pasee tranquila y feliz.

3. Tiempo de calidad

Esto se dice mucho con los hijos, pero con los perros es muy importante. Un perro tiene que salir de media tres veces al día para ir al baño. Algunos saldrán más y otros menos, pero la media es esa.

Pues lo importante es que esa salida sea de calidad y adaptada al perro. Hay perritos pequeños o que son mayores, que solo necesitan un paseo tranquilo, o incluso ir al parque y estar allí con perritos mayores.

Otros necesitan caminar mucho, y otros, como es mi caso, necesitan una combinación. Por un lado necesita correr y hacer ejercicio de intensidad. Por las mañanas, después de un paseo tranquilo para ir al baño la llevamos a correr. A veces al la playa, a veces al parque de perros, al río... 

Por la tarde y por la noche tiene paseos de calidad. No hace falta recorrer grandes distancias, pero ese paseo tiene que permitirles olfatear a gusto. Les encanta olerlo todo, saber si ha pasado un perro que  conocen, un gato, quizás un pájaro. Les gusta olfatear en recovecos, obervar a los pájaros. Lo importante es que sea un paseo relajante y lo disfruten. Yo busco sitios que tengan algún aliciente, en especial el de la noche. Por el verano vemos caracoles, murciélagos, gatos, ratones...

4. No regañar si tienen algún escape y no llegan al baño

Los perros en general son limpios, no van al baño donde comen y duermen. Si alguna vez tiene un escape es mejor no regañarlos. Si los reñimos nos aseguramos de que no van a volver a hacerlo, pero no hace falta asutarlo, si un perro está educado es difícil que vuelva a pasar. En cambio si les reñimos y se asustan, si un día tienen una emergencia no lo harán y puede tener malas consecuencias. Os pongo un par de ejemplos. Mi perrita tuvo que tomar cortisona por una lensión antigua y ya nos dijeron que seguramente habría escapes porque les hace beber muchísimo. Hubo suerte y no tuvo ningún problema, pero prefiero saber que no tiene miedo ahacerlo de manera puntual y si lo hace, pues lo hizo. Si aguanta mucho y no nos enteramos le puede reventar la vegiga o a saber qué más.

Otra vez tuvo diarrea y una de las veces no llegó al baño. Nos avisó y le estábamos poniendo el arnés para bajar, pero no dio tiempo. Pues no pasa nada, se limpia y friega (con lo escrupulosa que soy, jajaja) lo que no quiero es que esté aguantando, con dolores y pasándolo mal.

5. Los perros tienen instinto de manada

Hay perritos que prefieren estar solos y a su aire, pero la mayoría son sociables y necesitan a la manada. Nuestra perrita tiene varios grupos de amigos. En el parque de perros tiene una pandilla los días de semana y otra los fines de semana. A veces juegan y se persiguen, y otras simplemente merodean juntos.

También tiene un grupo en el parque que hay cerca de casa. Ahí no la suelto así que juegan atados, saltan, se huelen y se lo pasan muy bien. Con algunos hay mucho feeling y se ponen eufóricos cuando se encuentran, y con otros simplemente juega.

Todos los días la llevamos a socializar, y la verdad es que lo disfruta.

6. Hay que revisar la documentación de la adopación

Esto suena tonto pero os voy a contar lo que me pasó. Cuando decidimos quedarnos con la perrita fuimos a la veterinaria a vacunar y poner microchip. No sabíamos la raza para hacer la ficha, pero la veterinaria estaba entre dos o tres, todas de perros de trabajo y perros muy buenos, y eligió las dos en las qu emás encajaba. Le puso el microchip y las vacunas y nos dio la cartilla y el pasaporte. Y yo sin mirarlo lo guardé en un cajón.

Este año tuvimos que volver a vacunarla. Mientras estaba en la sala de espera empecé a leer la documentación, para matar el tiempo. Y veo que en el apartado de raza pone que es PPP (perro potencialmente peligroso). Me quedé helada. Cuando le pregunto a la veterinaria no sabe qué decirme. Cree que al rellenar el impreso hubo un error y marcó la casilla de una raza peligrosa, y el Principado, que es quien hace el trámite, la catalogó así. En ese momento ella inició los trámites y ya está arreglado. Pero estuve un año, sin saberlo, llevando a un PPP. Si por cualquier motivo me llega a parar la policía me meten una multa enorme, porque hace falta un seguro especial (yo tengo uno sencillo por si le rompe algo a alguien o tira sin querer a alguien), solo lo puede sacar una persona, tiene que llevar bozal, no puedo solatarla en el parque de perros, vamos, que me lo salté todo.

El error fue de quien marcó la casilla, pero yo debería haber revisado esa documentación. Tuve suerte y no me vi envuelta en ningún incidente.

Y hasta aquí el post. Son cosas tontas pero a mí me habría venido muy bien saberlas, especialmente la primera y la última.

Mil gracias por leerme y nos vemos el martes.

Feliz ecuador de la semana.

   

33 comentarios:

  1. Me gustan los perros, pero no en una casa viviendo en 80 m2.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola.
      Claro, depende de muchas cosas. Yo salgo cada día mucho, y tenemos la finca, y mucha zona verde cercana, más de un coche en casa y adultos dispuestos a dar paseos perrunos. La perrita llegóo sin que yo quisiera perro, lo pensamos mucho y fue la mejor decisión. Si se vive en un sitio de calor extremo, con pocos sitios para ir...mejor sin perro.
      Feliz miércoles.

      Eliminar
  2. Muy bien post, es todo muy razonable. Ya sabes que siempre comparto mi vida con un animal, no lo concibo de otra manera.
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Opino igual, los animales nos hacen mejores, más sensibles, más humanos. Todo lo que aportan es bueno.
      Muy feliz día.

      Eliminar
  3. Yo tengo un perro meztizo que por su aspecto debe ser un cruce de Golden Retriever con alguna otra raza, porque se parece mucho a los Golden pero en plan menudo y paticorto, je,je. Salimos tres veces al día. Es muy bueno y tranquilo, pero lo único que tengo que reprocharle y en más de una ocasion me planteé (ahora ya no porque ya es mayor) llevarlo a un educador, porque tira mucho de la correa y a veces me arrastra de un lado a otro y todo para satisfacer uno de sus instintos primarios: olfatear. Va de arbol en arbol para oler la base donde, supuestamnete, otros perros han dejado su marca y no hay forma de arrancarlo (pesa 25 Kg) hasta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Continúa: hasta que el tío se ha cansado y pasamos a otra cosa, como oler plantas. Vamos, que una vez satisfechas sus necesidades fisiológicas, parece que en lugar de llevar un perro de paseo llevo una oveja a pastar, ja,ja,ja.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Hola.
      Yo eso he tenido que trabajarlo porque adoptar a una perrita que tenía entre uno y dos años y que jamás ha tenido correa es lo que tiene. Nosotros lo trabajamos con clicker, no sé si sabes lo que es. A base de premios. Y la verdad es qu eahora es una delicia, el paseo es relajado, nada qu ever con los primeros días.
      También ayuda hacerles juegos de olfato en casa, salen a la calle con ganas de olfatear pero no tantas.
      Muy feliz día y me imagino a tu perro, tan paticorto y adorable.

      Eliminar
    3. Tu perrita tiene mucha suerte. Un beso

      Eliminar
    4. Gracias, somos nosotros los afortunados con ella.
      Feliz día.

      Eliminar
  4. Me acaba de venir a la mente nuestra pequeña gran Duda, hace 3 años que se nos fue de viejina pero dejó un espacio inmenso, madre mía como se les quiere,nuestra perrina no tenía raza bueno todo el mundo se empeñaba en encasillarla en una raza pero era tan bonita que era la mezcla perfecta entre un perro y una perra y ahí salió nuestra Duda, gran duda tuvimos si nos la íbamos a quedar o no y al final nos quedamos con ella y con la duda.

    Abrazote utópico.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola.
      Ay qué historia tan bonita. Yo sufro mucho al pensar que me falte.
      Muy feliz día.

      Eliminar
  5. Yo no tengo perros, pero me parece súper interesante toda esta información, muchas gracias.Un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Respuestas
    1. Pues anímate. Las perreras están llenas de perritos buscando casa. Tu niña ya es mayor y entre todos sería feliz. Yo me negaba a tener perro y como les decía ayer mi hija: es lo mejor que nos ha pasado en la vida.
      Feliz día.

      Eliminar
  7. Ja, ja, no son los perros los que distinguen colores de macho o hembra sino sus dueños. Madre mía hasta dónde llegan los prejuicios y me quejo yo de los míos... No tengo perro, ya sabes que yo soy de gato, pero me ha resultado muy entretenida la entrada. Eso de llevar una «fiera», no haberte enterado y haberte saltado todas las normas me ha parecido muy cómico.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, el educador me dijo que el tema colores es muy complicado. Se sabe que los distinguen, pero no sabemos si el verde, por ejemplo, lo ven verde. Saben que el verde no es como el rojo, ahora, lo que vean...
      Yo verdaderamente soy de gato, pero me he enamorado de los perros, el amor se multiplica, jejeje.
      Ay dios, he llevado una fiera un año. Yo me río ahora, pero en el momento, cuando la veterinaria me empezó a decir todas las normas qu ehabía infringido, uffff.
      Muy feliz tarde.

      Eliminar
  8. Mi perrita también lleva los collares rosas por lo que comentas, así es más sencillo y se evitan confusiones y en casa tengo un empapador en una zona de la cocina para que si tiene una necesidad y no puede salir o por cualquier otra razón ella sabe que debe ir ahí y así todos tranquilos y contentos y no tiene que aguantarse si no puede. Un abrazo guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola.
      Yo nunca lo había pensado, pero la verdad es que es lo mejor para evitar problemas.
      Mi perrita se come los empapadores, jejejeje. La pobre llevó muy mala vida y hay cosas que no puedo corregir, en general es muy limpia así que si tiene algún problema no la regaño porque es muy puntual y no quiero que esté aguantando.
      Feliz miércoles.

      Eliminar
  9. Que interesantes datos que aportás. No son muy conocidos, me parece.
    Una informativa entrada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Gracias por sus consejos Gemma. Yo la verdad es que se poco sobre perros, de momento con mi gatita Luna tengo bastante. Un beso

    ResponderEliminar
  11. Me gustó esa lógica del color del collar. Mi perra parece perro también y me gusta diferenciarla.

    Le debo siempre una salida en este caso y es muy limpia, no me puedo quejar. Y si, soy team perro ja. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola.
      Yo nunca lo había pensado hasta que me empezaron a pasar cosas, y al final me da igual llevarla de un color y otro porque está preciosa con todo.
      Jajaja, yo realmente soy ream gato pero adoro a los perros.
      Feliz día.

      Eliminar
  12. ¡Holaaaa!

    Muy buena entrada ^^
    La verdad es que no tengo perros pero me encantaría tener algún día, tus consejos me han venido bien, los tendré en cuenta de ahora en adelante.

    ¡besotes!

    ResponderEliminar
  13. Yo no tengo ni perro ni gato, pero si tuviera sería un perro.
    Mi hermana se trajo hace unos meses una caniche asturiana para su hija y están (estamos) encantados con ella.
    Buen fin de semana, que ya está ahí mismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay una caniche asturianina.
      Yo no quería tener y ahora lo.agradezco en el alma, un perro te puede cambiar la vida.
      Feliz día.

      Eliminar
  14. Hola, Gemma.
    El tiempo de calidad es muy importante, los míos son muy activos (hiperactivos, en verdad) ja, ja,ja Así que necesitan mucho tiempo de ejercicio, de movimiento, sino se frustran y es cuando hacen trastadas, como destrozar un cojín, o bueno…, cositas mala, ;) Pero de ese comportamiento inadecuado no son los culpables, la realidad es que somos nosotros quienes tenemos que cubrir sus necesidades.
    Pero se hace con mucho gusto, ¿verdad?
    Un beso, y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola.
      Mi perrita es ultrahiperactiva así que tiene cada día horas de ejercicio suelta, más paseos y juegos. Y sí, hay que cubrir sus necesidades. Como dicen mis hijos, en casa no tenemos coches, son perricoches para el transporte perruno, jejeje. Muy feliz día.

      Eliminar
  15. Qué bueno me ha parecido muy curioso y me da la sensación que sé muy poco de perros jaja

    ResponderEliminar
  16. Gracias. Siempre hemos tenido perros en casa, desde niña. Actualmente tenemos a Lúa que ya tiene 11 años pero está vigorosa y alegre. Hemos tenido que adaptarnos para el tema de viajar con perro y al principio nos costaba más, ahora, ya todo controlado. Toda tu aportación es valiosa y a tener en cuenta, cierto que si se adopta a un perro es para darle una buena vida y tiempo de calidad con ellos y así debería ser siempre. Y estoy de acuerdo en lo de que un perro te puede cambiar la vida y ¡tanto! y para bien.
    Saludos.

    ResponderEliminar