jueves, 2 de marzo de 2017

Decir la verdad; ¿si o no?

Jueves reflexivo. ¿Hay que decir siempre la verdad?


magia-bajo-la-luz-de-la-luna


¡¡¡Muy buenos días a todos!!! ¿Cómo va  la semana? Espero que genial.

Estamos a jueves y toca reflexión improvisada, así que vamos a ello que se me ha hecho muy tarde y no sé a que hora acabará todo.
Y sin más rollo empezamos.



Hoy no sabía el tema de la reflexión. A veces veo algo o hablo con alguien y de noche se me medioocurre, y ya por la mañana decido, pero ayer llegué a casa tarde y cansada y ni lo pensé, y hoy me he dormido.

Al empezar el post no sabía si rescatar alguno por la falta de tiempo, pero he preferido decir la verdad, decir que se me han pegado las sábanas, bueno, a mí y a todos, hoy ha sido apoteósico, y ponerme a improvisar. Y entonces se me ha ocurrido hablar de eso, de la verdad.

Hace algo más de dos años hablé de este tema aquí, me gustaría que lo leyerais para comparar, porque desde entonces las cosas han cambiado para mí. Además contiene una carta que escribí para mi abuelo, es muy triste pero llena de amor.

El otro día oí o leí, no logro recordar donde, que la verdad está sobrevalorada, y empiezo a estar de acuerdo.

Cuando escribí el otro post explicaba que soy bastante antimentira, pero me refiero a la vida en general. Me explico; en el blog todo lo que digo es verdad y sino quiero decir algo no lo digo, pero no tendría sentido contar una anécdota que no me ha ocurrido, una receta que no he hecho, hablar de un producto que no he probado o dar un truco que yo no uso. No me gustaría que alguien se riera de una anécdota graciosa que no viví, por ejemplo, prefiero contar una bobada, pero real.

Recibo muy poquitas cosas para probar pero ya he rechazado alguna que me han ofrecido porque no iban con mi forma de ser y no quiero mentir.

En el día a día no quiero mentir. He intentado acostumbrar a mis hijos a decir la verdad, y si por ejemplo, no llevaban un trabajo a clase porque no lo habían hecho(por pereza o lo que fuese) les explicaba que había que decir la verdad.

Pero tampoco me gusta ser intransigente y entiendo que a veces por miedo cualquiera se ve envuelto en una mentira y eso no le convierte en mala persona.

En el otro post también expliqué que cuando me llegó la mala racha económica lo oculté mucho tiempo, jamás por vergüenza, fue por evitar disgustos, y mentir así es realmente agotador, y cuando dices la verdad(aunque yo no he dicho lo grave del asunto ni lo mal que lo llegamos a pasar) es liberador.

Cuando mi padre falleció tuve que mentir. Si, ese día el médico nos dijo que la cosa iba mal, y tuvimos que entrar en la habitación y decirle que estaba mejor y que las molestias no eran nada. Y yo, que siempre he mentido fatal y que estuve a punto de quedarme fuera para no meter la pata, mentí tan ancha. Supongo que por supervivencia.

A veces nos las damos de sinceros y decimos verdades arrolladoras que no ayudan, más bien hunden. Las críticas constructivas son buenas, de hecho yo os he pedido opinión varias veces, incluso hice una encuesta en el blog que no descarto repetir en un futuro.

Pero decir la verdad a cualquier precio y en cualquier momento no siempre es la mejor opción. Por ejemplo, si una prenda de ropa me queda mal agradecería que me lo dijeran, pero no es necesario que sin venir a cuento me digan lo horrorosa que estoy, la mal que me queda y mi mal gusto, por ejemplo. Y eso se ve mucho en Redes Sociales, supongo que amparados en el anonimato.

Y no me gusta nada la gente que siempre dice que es sincera y solo saca defectos, ser sincera es genial, yo suelo decir lo que pienso, pero a veces callarse a tiempo también es una opción. Una youtubber a la que ya casi ni sigo dio una vez un buen ejemplo. Fue invitada a una boda y puso en sus redes sociales una foto del look, y mucha gente le dijo que iba mal, que no le favorecía...si ya estaba en la boda y no había arreglo, ¿para qué se lo dicen? Así te amargan el día y no arreglan nada, si hubiese sido en una prueba pues entiendo que te den la opinión porque puedes arreglarlo, pero una vez en la boda a ver que hace...y te dejan la seguridad por los suelos.

Ya empiezo a divagar, creo que las prisas y que no tengo a mi gato(a estas horas prefiere estar encima del radiador) me están robando la inspiración.

Otro ejemplo de verdades innecesarias lo he vivido en mi familia. Alguien cercano de más de 80 años tiene un problema de salud grave y no saben si tendrá buena solución. Ha ido al médico con bastantes acompañantes y le han dado la noticia a él, que se lo ha tomado genial, pero,¿Era realmente necesario? ¿No se lo podían decir a otro familiar y que éste decidiera si decirlo y cómo hacerlo? No sé, el paciente tiene derecho a saber pero hay casos y casos.

Luego está el postureo en RRSS, esa gente cuya vida es maravillosa. El otro día fui a dar un paseo muy largo y en los primeros cinco minutos hice muchas fotos, y luego guardé la cámara y me dediqué a pasear y hablar, y entonces se me ocurrió lo fácil que es fingir porque cualquiera puede salir a la calle, sacar fotos en cinco minutos que va estirando a lo largo del día como si estuviese disfrutando de un bulólico momento y pasarse la vida metido en la cama, por ejemplo. Total, que no me creo casi nada de lo que veo, lo de la gente con blogs normalitos si, claro, pero de los demás, pues no.

Ayyyy es que no sé por donde tirar. La peli que me había inspirado el anterior post, Magia bajo la luz de la luna, de Woody Allen con mi querido Colin Firth y la oscarizada Emma Watson me hizo pensar que hay mentiras que sí que, en mi opinión compensan, por ejemplo, la de Los Reyes Magos y demás personajes. Es una decisión muy personal, claro, pero a mí me gusta mucho esa época con los hijos, hay tanta magia y se forjan recuerdos preciosos para siempre.

También creo que algunos usan la verdad para ser crueles con otros, por ejemplo algunos jurados de concursos, para decir que haces algo mal, algo que salta a la vista, buscan la mofa y ridiculización, y eso, en mi opinión, no es ser sincero sino mala persona, claro que dan lo que la gente demanda.

Bueno, pues lo cierto es que poco más se me ocurre. Como conclusión diré que sigo siendo defensora de la verdad, que ser sincero es lo mejor, pero hay miles de matices, y a veces una mentira ahorra un disgusto a una persona, a veces no es necesario mermar la autoestima de los demás solo por decir esa verdad tan valorada, o sobrevalorada en este caso.

Lo que sí valoro es la sinceridad en el mundo blog, por eso leo muchos anónimos o de personas normales y corrientes, porque no mienten, o no lo parece al menos, no nos dicen que su vida es maravillosa, no nos dan falsas realidades, simplemente comparten retazos de su vida, sin más pretensiones.

Muchísimas gracias por leerme, y espero que no os aburráis, hoy estoy muy falta de inspiración y tiempo, jejeje, especialmente tiempo.

Prometo contestar a todos los comentarios de ayer, me ha sido imposible pero entre hoy, y el finde me pondré al día. Mañana tengo una comida familiar que me hace mucha ilusión pero trataré de buscar un hueco.

Por ahora os dejó, ya me he terminado el café y estoy con mi nuevo vicio, infusión de jengibre y canela con miel casera.

Mil gracias por leerme y hasta el sábado en mi repaso semanal o en el blog de Yolanda, que soy la blogger protagonista del mes y os dejo el enlace aquí.


58 comentarios:

  1. Creo que la que realmente está más sobrevalorada es la sinceridad. Hay gente alardea de ella y en el mejor de los casos es maleducada. No puedes decir todo lo que te venga a la cabeza aunque lo pienses.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola.
      Claro, yo creo que hay casos y casos pero decir que somos muy sinceros y soltar algo que ni se ha pedido ni viene a cuento no es sinceridad.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Yo también prefiero la verdad, y no creo que esté sobrevalorada,lo que pienso es que la gente confunde decir la verdad o ser sincero, con no filtrar y decir las cosas a lo bonzo hiera o no. Se pueden decir las cosas de muchas maneras, y cuando hay que decir algo delicado, lo mejor es buscar las palabras adecuadas. También hay quien cuando algo no te gusta y lo dices, se lo toma mal y se enfada... A veces es complicado acertar, desde luego en el caso de tu padre o tus suegros yo no lo veo mentira como tal sino "maquillar" la realidad o dar la información poco a poco y no de sopetón.

    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡¡Hola!!!!
      Eso creo yo, no es lo mismo decir la verdad sin filtrar que decir las cosas bien.
      Es complicadísimo acertar, y lo de tomárselo a mal...pues si es verdad y sabes que no lo dicen por hacer daña tampoco hay porqué tomárselo a mal.
      Ayyyy lo mío fue maquillar porque sé que si digo las cosas se quedan ellos sin nada para ayudarnos y eso yo no lo quiero.
      Besos y feliz jueves.

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. En este tipo de temas, como en tantos otros, los extremos no suelen ser la mejor opción. Hay situaciones y situaciones, y para mi no es comparable decir la verdad al cien por cien en unos aspectos que en otros. Luego está el tema de quien lleva a gala "llevar la verdad por delante" y lo que resulta ser es un maleducado/a como la copa de un pino que te da su opinión sin que se la pidas. En fin, que es un tema que tiene tarea, yo creo que has descrito situaciones muy diferentes que habría que ir analizando poco a poco para ver en cuál es más ético una postura u otra.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Hola!!!
      Claro, es que hay situiaciones y situaciones.
      Es que lo de llevar la verdad pro delante últimamente lo veo mucho y no siempre hay que opinar de todo ni decir todo lo que no nos gusta.
      Un besito.

      Eliminar
  5. Decir la verdad... yo siempre la digo, porque no soporto la mentira. Me han mentido durante añosy me han hecho un daño irreversible. Así que prefiero la verdad por muy dolorosa que sea.
    Una cosa es decir la verdad y otra es escudarte en decri la verdad para hacer daño o ridiculizar, son dos cosas muy distintas. Se puede decir la verdad sin machacar a nadie.
    En cuestión de enfermedades, yo también lo he vivido, y prefiero siempre la verdad. Aunque respeto a las personas que prefieren ocultarlo para no hacer más daño al enfermo.
    En fin, como dices, hay muchos matices.
    Un besillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Hola!!!!
      A ver, es que hay mentiras y mentiras.
      Yo odio que me engañen, pero claro, hay mentiras y mentiras.
      Si mi marido me engaña, en lo que sea, sé que me lo tomaría fatal, sabe que me puede decir las cosas y sé que reaccionaría fatal.
      Lo de decir la verdad para ridiculizar lo veo mucho, que a veces ni siquiera es tan verdad porque alguien que a ti te parece feo para otro es guapísimo.
      Lo de las enfermedades...depende del momento. En el caso de mi padre, si nos hubieran dicho que le quedaban meses de vida seguramente lo habríamos dicho para buscar opciones, pero si te dicen que son horas...¿merece la pena decirlo? Yo creo que no. Fueron unas 10 horas, de las cuales estuvo sedado la mitad así que no mereció la pena angusiarlo.
      Lo del familiar mayor que te digo...él se lo ha tomado genial pero yo no se lo habría dicho aún, quizás cuando tengan todas las opciones para dar una solución, pero ahora es dar una preocupación innecesaria a alguien que pasa de los ochenta.
      Un besito.

      Eliminar
  6. Te voy a llevar la contraria un poquito, pero sólo un poquito.
    Las personas tienen derecho a saber qué les sucede, sobre todo en temas de salud, y mentirles y darles una falsa esperanza es infravalorarlos. Decidir nosotros por ellos es tomarse unas atribuciones que no nos corresponden, es situarnos por encima de su libertad y su autonomía. Nunca me ha gustado esa actitud de sobreprotección malentendida, igual que lo de mentir sobre el tema económico. Las personas se adaptan a lo que hay, entienden las cosas, pese a que pueda haber una rabieta previa, y se enfrentan a a realidad. Esto les hace más fuertes, creativos, y tolerantes, además de convertirse en seres mejor adaptados al mundo que les toca vivir, y que no siempre va a ser amable, aunque se puede ser feliz igualmente. Te hace también más tolerante y empático.

    Otra cosa es confundir el decir la verdad con ser grosero.
    Por ejemplo, te plantas un modelito que no te sienta bien, y me preguntas, te diré que no es lo que más te favorece y cómo mejorarlo, pero de forma amable y porque me lo pides. Si no, no se me ocurre decirte ¡vaya pintas llevas, ¿vas de carnaval?. No confundamos la velocidad con el tocino.

    Y, por añadidura, una cosa es decir la verdad, y otra tener la obligación de contar toda tu vida, o de opinar cuando no te apetece. Como ya dijo alguien, somos dueños de nuestro silencio y esclavos de nuestras palabras. Por eso hay que elegirlas bien.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Hola!!! Bueno, mientras sea un piquito perdonada, jejejeje.
      A ver, es que hay tantos matices...en el caso de mi padre fue muy concreto. Ingresó en teoría sin estar grave, fuimos a hablar con el médico y nos dice que la cosa pinta muy mal y en horas se puede resolver. ¿Para qué se lo vamos a decir si no hay opción ni de pedir otra opinión? Mientras esperábamos por otro médico hubo que sedar así que no dio tiempo a decir nada.
      Tengo un familiar muy muy directo con cáncer y sabe todo porque se lo dijeron en un momento en el que había opción. Está en ello, con su tratamiento y aunque está muy ben sabe como va todo, pero es distinto, tiene una opción.
      El otro familiar pasa de los ochenta y con una lesión de corazón, no saben si podrá operarse y yo creo que decirlo sin aportar una solución, a esa edad es crear una preocupación.

      Lo económico...yo pasé una crisis terrible y tardé mucho en decirlo a mi familia, pero no por aparentar ni nada así sino porque los conozco y sé lo que sufrirían y el sacrificio máximo que harían por ayudar. Lógicamente tuve que acabar diciéndolo porque las cosas se notan, pero poco a poco y suavizado.
      Un besito y me encanta la frase final.

      Eliminar
  7. Creo que tan importante es decir la verdad como la forma en que se dice. La sinceridad tal cual puede ser un arma de doble filo. También es importante el motivo por el que una persona decide decir la verdad: por ser franca con alguien o por hacer solo daño.
    Es complicado el tema que nos traes. Yo soy de las que prefiero la verdad y sin paños calientes. Me gusta saber a qué atenerme, aunque reconozco que vivir en la ignorancia es mucho más placentero.
    Mi madre solía decir algo que tengo siempre en mente cuando de decir la verdad se trata: una verdad a medias, es peor que una mentira.
    Buena reflexión la tuya, siempre traes temas que me hacen pensar y eso está muy bien.
    Que tengas un buen jueves.
    Besos, guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Hola!!!!
      Claro, la forma en que se dice es muy importante.
      Yo para mí también prefiero la verdad, lo confieso, pero para los demás no siempre es fácil.
      Me encanta la frase de tu madre, es muy buena.
      Besos.

      Eliminar
  8. La verdad siempre es la mejor opción. Si que hay muchos matices depende a quien hay que decir la verdad, se puede buscar la mejor forman de decir la verdad a una persona que sabes que le puede hacer daño. A Veces una mentirijilla a un niño, crear una fantasía de cuento, los reyes magos etc... es bonito forma parte de la inocencia de la infancia. Pero al adulto siempre hay que decir la verdad. Un tema que tienen mucho para debatir. Pásalo bien en la comida familiar. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Hola!!!!
      Tienes razón, es la mejor opción pero a veces es complicado.
      Muchas gracias por el comentario y siiii, quiero pasarlo bien, me gusta estar con la familia y aunque sea en días de semana por la falta de tiempo disfrutamos mucho.
      Besos.

      Eliminar
  9. Tienes toda la razón, muchas personas confunden la sinceridad con la falta de respeto y la autorización para decir cosas desagradables. Recuerdo que una vez me contaron de un proverbio indio que dice que cuando dispares la flecha de la verdad no dejes de recubrirla de miel para que se endulce.
    No fingir es importante y no tratar de engañar en beneficio propio también, pero hay infinidad de situaciones en las que sin llegar a mentir o incluso faltando a la verdad se consigue ayudar a otros y solucionar problemas en una forma que no hace daño a nadie.
    Yo creo que mientras la intención sea buena la mentira no es tan horrible como nos la pintan. Pero sin olvidar aquello de que se coge antes a un mentiroso que a un cojo y que no hay nada más ridículo que querer aparentar algo que no existe
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Hola!!!
      Eso creo yo, que a veces creen que decir la verdad es ser grosero.
      Claro, engañar en beneficio propio no, peor a veces podemos evitar un sufrimiento y no creo que sea una mentira tan grave, depende de muchas cosas.
      Un besito.

      Eliminar
  10. Yo creo que está bien ser sinceros o decir la verdad, cuando te la piden. Muchas veces damos nuestra opinión sin que nos la hayan pedido. También creo que a veces pecamos de poca delicadeza. Ser sincero no está reñido con ser respetuoso con los demás, pero es un arte saber decir las cosas bien!! Bss!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Hola!!!
      Claro, si nos piden opinión lo mejor es ser sinceros, pero con tacto. Lo demás creo que sobra.
      Besos y mil gracias por comentar.

      Eliminar
  11. efectivamente, la verdad está sobrevalorada. además, parafraseando a poncio pilato, qué es la verdad? yo no soy quién para bajarle la autoestima a nadie diciéndole que su manera de vestir, de hablar, de relacionarse o de lo que sea no es buena, simplemente porque a mí no me guste. eso es algo subjetivo. yo no estoy en posesión de la verdad. y lo que no me gustó que me hicieran a mí cuando era más joven e inseguro, no se lo haré yo a los demás.
    ahora está muy de moda ese rollo de "yo soy muy sincero y digo siempre lo que pienso". y la premisa que falla en ese brillante razonamiento es que tal vez nadie te ha pedido que digas lo que piensas.
    me he sentido muy identificado con esta reflexión. ah, y la carta a tu abuelo es preciosa.
    besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Hola!!!!
      Veo que me has entendido. A ver, una cosa es que nos pregunte alguien de confianza. Si a mi hija o hijo algo les queda mal les doy mi opinión con tacto, y luego que ellos hagan lo que quieran, pero ir por ahí dilapidando. Además, como muy bien dices no hay una verdad absoluta, lo que para mí es guapo para otro es un horror y al revés, lo importante es ser buena persona y muchas otras cosas.
      Me alegra mucho que te sientas identificado y me entiendas y me hace muy feliz que te guste la carta, yo no soy capaz de releerla, en su día hice un copia pega y a día de hoy no puedo leerla, me sentía demasiado triste.
      Besos y feliz jueves.

      Eliminar
  12. Yo soy muy fan de la sinceridad pero si tengo que mentir por no herir los sentimientos de alguien, lo hago. A veces confieso que también he mentido por salvarme de algún marrón, siempre que la mentira no involucre a terceras personas.

    De todas formas, a veces se confunde sinceridad con grosería. Jajajaja.

    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡¡Hola!!!1
      Yo soy fan de la sinceridad, ero con muchos matices.
      Y es lo que dices, se confunde a menudo la sinceridad con grosería.
      Besos.

      Eliminar
  13. Es un tema complicado, creo que decir la verdad está bien siempre y cuando se tenga en cuenta que persona hay en frente y como la va a aceptar, en otro caso hay que edulcorarla si se trata de una crítica y creo que en algunos casos omitir la verdad puede ser más adecuado, decir la verdad sin valorar los sentimientos de la persona a la que se la estás diciendo me parece una forma de egoismo como otra cualquiera. Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo has resumido genial. La verdad suele ser lo mejor para poder afrontar las cosas pero hay personas que se pueden sentir sobrepasadas y podemos ir diciéndolo despacio.
      Un besito y mil gracias por comentar.

      Eliminar
  14. Yo también creo que es algo bastante complicado hay que intentar decir la verdad pero siempre con matices y con cuidado pues hay veces que puede herir, no se puede generalizar..


    Besos

    ResponderEliminar
  15. Pienso parecido, una cosa es mentir e inventarte una vida (hablo de redes sociales y el blog aunque podrías llevarlo a la vida "real" que también hay casos) y otra muy distinta es decir verdades para ofender. Que además no son verdades absolutas, son opiniones que no pasa nada porque te calles.

    No sé a que youtuber te refieres pero me puedo imaginar la situación, si yo pongo una foto de un vestido que llevo puesto por ejemplo en Instagram eres muy libre de darle al "me gusta" o poner que te gusta o cosas así, también eres libre de poner que no te gusta, pero de ahí a decir "te queda fatal" o parecido no le encuentro sentido, ¿qué ganas?.

    Luego están las mentiras de los REyes Magos... si, son mentiras pero creo que por un años se pueden justificar, yo no me siento engañada ni traicionada por mis padres porque me hiciesen creer en los reyes, al contrario, les agradezco que me hayan permitido disfrutar de esa ilusión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Hola!!!!
      Claro, inventarte una vida es una cosa y decir verdades para ofender otra.
      La youtuber es una de mi ciudad a la que ni sigo, pero lo dijo en un vídeo que me salió en recomendados y aunque en términos generales no comparto lo que dijo, en eso tenía razón, que sentido tiene amargarle la boda o lo que sea a alguien cuando ya no hay remedio. Otra cosa es ir a comprar ropa con alguien de confianza para que te diga la verdad.

      Ayyyy yo lo de los Reyes lo valoro, mis abuelos hicieron en su día un gran esfuerzo con mis padres, ellos conmigo y yo he intentado hacerlo con mis hijos y es una etapa preciosa.
      Besos.

      Eliminar
  16. Buena esta reflexión improvisada sobre la marcha Marigem, yo diría que depende de la verdad y del momento. Hay personas que esgrimen que ellas siempre dicen la verdad para ser maleducadas y creo que no es necesario ni eso es decir la verdad, por principio es preferible decir la verdad pero hay mentirijillas sociales, tú pones algún ejemplo que no hacen ningún daño.
    En temas de enfermedad, a veces los médicos lo llevan a extremos y sin conocer al enfermo darle una noticia de una enfermedad grave puede tener consecuencias en su estado de ánimo que también pueden ser perjudiciales.
    Creo que tenemos que diferenciar y que generalizar en estos casos es muy difícil, aunque sea difícil mejor decir la verdad pero con cuidado, con educación, pensando en el otro un poco porque si decir la verdad solo vale para uno también es un poquito egoísta, es importante también pensar en el receptor de la verdad.
    Un tema fascinante.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡¡Hola!!!!
      Me alegra mucho que te guste, la hice muy deprisa y no sabía yo lo que saldría.
      Yo soy partidaria de la verdad en general, pero hay muchos matices.
      Lo de la enfermedad...ahora mismo tengo dos familiares con una enfermedad similar y a los dos se lo han dicho. Uno de ellos tiene muchos tratamientos a su alcance y me parece genial que se lo dijeran.
      El otro, con 81 años y sin saber si le pueden poner tratamiento...eso es incrementar angustia, deberían haber dejado que los hijos se lo dijesen despacio cuando supiesen las opciones que había.

      Lo explicas muy bien, hay que saber decir la verdad.
      Besos.

      Eliminar
  17. ¡Hola Gema! Tus improvisaciones son asombrosas, lo considero incluso un talento, supongo que por que yo necesito más tiempo para dar salida a los pensamientos escritos.

    La reflexión estupenda, puesto que es tema que algunas veces nos pone en disyuntiva como en los casos que te ha pasado o cuentas. A mi también me ha tocado rumiar si decir la verdad u ocultarla en beneficio de alguien, es difícil y por eso como dices, si no eres capaz de mentir, es mejor no decir nada.

    Besitos a tus mascotas, y otro enorme para ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Mila, qué bien tenerte por aquí!
      Ayyyy un talento, más quisiera yo...
      De todas formas con estos post tardo muy poquito pero con otros tardo más y es normal que tú tardes porque son escritos mucho más elaborados.

      Me alegra que te guste la reflexión, y siiii, es muy difícil a veces tomar esa decisión.
      Besitos para ti también de parte mía y de mis mascotas, ahora mismo tengo a la gata echada en mi brazo, jejeje.

      Eliminar
  18. El tema de la verdad me tiene atrapada, porque por un lado estoy de acuerdo contigo en que hay casos y casos, como una mentira 'blanca' a un niño, a esa youtuber que la pobre se debió quedar pálida, a ese familiar mayor que cuentas que está enfermo...Pero otra cosa es mentir en cosas que hacen daño o que generan falsas expectativas.
    Hace poco leí que nos iría mejor si entendiéramos que NO HAY VERDADES SINO VERSIONES, y tal vez sea cierto, porque siempre hay verdades que son irreconciliables.

    Muy buen post, Gema. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Hola!!!!!
      Jejeje, me encanta que la verdad te tenga atrapada.
      Claro hay mentiras y mentiras.
      Me apunto la frase, me ha encantado.
      Besos.

      Eliminar
  19. ¡Hola!
    No sé si la verdad está o no, sobrevalorada. Lo que sí sé es que a veces se dien mentiras y otras mentiras piadosas que no hacen daño a nadie. Yo a veces miento y sinceramente no sé porqué.... El caso es que el planteamiento que has hecho es para rascarse el cerebro. Pero hoy, no estoy para eso.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡¡Hola!!!!

      Eso creo yo, que algunas mentiras no hacen daño.
      Jejeje, lo de mentir y no saber porqué açun no me ha pasado.
      Besos.

      Eliminar
  20. Me ha gustado mucho el texto, y para nada aburrrido!! Me encanta como improvisas, que vaya bien la comida familiar.
    Un besito!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias.
      Un besito y en nada empieza la comida, tengo unas ganas...

      Eliminar
  21. Como siempre un buen post para reflexionar. Yo soy amante de la sinceridad pero la verdad es que alguna vez una mentira piadosa no viene mal. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras.
      Si, yo también soy partidaria de la sinceridad pero hay casos y casos.
      Besos y feliz finde.

      Eliminar
  22. Hola guapa
    Supongo que todas estamos de acuerdo que una cosa es ser sincera y otra muy distinta ser cruel, mal educado, mala persona a fin de cuentas. No se puede abanderando la verdad machacar a los demás, no tiene sentido y no tiene nada que ver una cosa con otra.
    Viví un tiempo rodeada de mentiras y cuando todo se destapó fue muy duro. No soporto el engaño. Tampoco soporto la gente que no va de frente, que pongan una cara y cuando te das la vuelta esté poniéndote bonita, tenía un jefe que lo hacía y no paraba de pelearme con él, si tengo algo se lo digo al interesado.
    Bueno preciosa, que descanses... Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Hola!!!!
      Claro, ir de abanderado de la verdad machacando no es plan.
      No, no, vivr rodeado de mentiras jamás, yo soy bastante intransigente con eso, pero claro, no es lo mismo que te engañen a ocultar algo en un memento a una persona que a lo mejor no lo sabe gestionar si se lo sueltas de golpe.
      Y lo de poner una cara por delante y otra por detrás es lo peor.
      Besos.

      Eliminar
  23. Mira hoy no estoy de acuerdo contigo en alguna cosa.

    En general lo que dices tiene mucho sentido, no hay que mentir pero aún así todos lo hacemos. Mentimos al inventarnos los reyes o cuando nos preguntan y no decimos lo que realmente pensamos o cuando sabemos que con una mentirijilla podemos hacer bien y con la verdad mal. Hay momentos y momentos.

    En lo que no estoy de acuerdo es en lo de las enfermedades. ¿Por qué mentir al paciente? ¿Por qué se vulnera su derecho a la intimidad contándoles a su familia antes que a él? Es algo que no entiendo. Por ejemplo, los enfermos de sida, se lo dicen a ellos y hay algunos que eligen no contárselo a su familia y todos los ven bien, ¿por qué en otras enfermedades se hace al revés? ¿Por qué dejamos que los familiares decidan? Es egoísta. Yo entiendo que todos quieren lo mejor para el paciente pero a lo mejor lo que elijan los familiares no es lo que el paciente quiere. Yo estoy totalmente en contra de mentir al paciente.

    Este es un tema que daría para hablar y que supongo que en según qué situaciones optarías por la mentira y otras por la verdad.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Hola!!!!
      Es qu eaquí hay muchos matices. Te resumo.
      A día de hoy tengo dos familiares con la misma enfermedad y a ambos se lo han dicho.
      Uno tiene muchas opciones, y estamos en ello. Hicieron bien en decírselo porque tiene que saber a lo que se va a enfrentar.
      El otro tiene 81 años y aún no saben que le pueden hacer, si es que le hacen algo. Podrían haber esperado a tener opciones y permitir que se lo dijeran los hijos despacio, no creo que eso sea vulnerar su derecho a la intimidad porque él fue con acompañantes y se lo dijeron en su presencia. De momento se lo está tomando genial pero deberían haber enfocado el tema de otra forma.
      Y por ejemplo en el caso de mi padre, nos dijeron que no saldría de esa unas horas antes de morir. ¿Habría merecido la pena angustiarle y crearle una agonía?

      Es que hay casos y casos, yo soy de las que quiero saber, pero quizás si tengo 8 años y es inminente prefiera no saber, no sé...
      Un besito.

      Eliminar
  24. Yo soy partidario de decir siempre la verdad, La mentira acaba muchas veces complicando las cosas y, tarde o temprano, se acaba descubriendo. Ya lo dice el refrán: se atrapa antes a un mentiroso que a un cojo, o algo así.
    Sin embargo, hay que distinguir entre la verdad, la sinceridad cruel y la mentira piadosa. Hay gente que va de abanderada de la sinceridad y lo que hacen es ser crueles innecesariamente. No hace falta ser hipócrita, diciendo todo lo contrario de lo que se piensa, alabando aquello que te disgusta, pero a veces es mejor suavizar o maquillar la realidad para no ofender.
    Cuando mi madre enfermó de un cáncer, decidimos ocultarle le verdad, contándole otro motivo por el que había enfermado (su falta de conocimientos ayudó muchísimo, claro está), porque sabíamos (o intuíamos) que decirle la verdad la iba a desmoronar y, en cambio, las ganas de vivir podía tener un efecto beneficioso. Vivió más de 10 años creyendo que se iba a curar de esa "extraña enfermedad", pero como apenas sufría fue feliz hasta el final.
    Y en cuanto a la película de Woody Allen que mencionas, la he visto dos veces y en las dos me lo he pasado genial viendo cómo la incredulidad del protagonista se va diluyendo poco a poco hasta llegar a creer en el don de la chica vidente. De hecho, estoy preparando un nuevo post en mi blog Cuaderno de bitácora que tratará de las creencias y falsas realidades de la parapsicología, un tema apasionante.
    Un abrazo y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Hola!!!
      Pues opino igual, poe un lado la sinceridad cruel es innecesaria y por otro, a algunos pacientes hay que suavizarles las cosas. Si tu madre hubiese sido consciente de la gravedad a lo mejor habría vivido menos años, o tal vez los mismos pero llena de miedos y penas, y gracias a esa mentira vivió 10 años bien y feliz. Creo que compensa con creces porque no habría cambiado nada sabiéndolo, no hay una cura mágica por saber algo.

      Qué ganas de leer tu post, estaré atenta.
      Un abrazo y buen finde para ti también.

      Eliminar
  25. No sabes hasta qué punto estoy de acuerdo contigo. hasta pensé hacer una entrada en el blog sobre este tema, pero luego, el tiempo y los libros se fueron echando encima y la idea ha quedado un poco apartada. Creo que la verdad está muy sobrevalorada. No hay frase más peligrosa que "te voy a ser sincero". Normalmente supone que te van a decir algo que sobra, por muy cierto que sea.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyyy Rosa pues me encantaría leer tu entrada, puedes hacer algo improvisado como lo mío, que se hace rápido...
      Besitos y siiii, miedo me da la frase.

      Eliminar
  26. La sinceridad es rayar en la mala educación y no pensar en lo que le puedes implicar emocionalmente a la que la recibe, besos

    ResponderEliminar
  27. La verdad que prefiero una verdad que me duela en el momento, e ir superandola, a una mentira disfrazada y acabar enterándome por otro lado o de la manera más tonta.
    Yo creo que mucha gente confunde el decir la verdad, a ser sincero de la manera más cruel e hiriente.
    La verdad me ha encantado esta entrada en el blog!!!
    UN besazo y nos leemos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. por cierto, siento ser tan repetitiva con " la verdad " jajaja :)

      Eliminar
  28. Tema controvertido sin duda. A ver...yo sí creo que está un poco sobrevalorada. Veamos, qué es decir la verdad? Ser siempre sincero? Pues yo muchas veces no lo he sido. A veces no puedo serlo, no quiero hacer daño y la verdad, prefiero mentir. Y no, yo no las llamo mentiras piadosas, son mentiras y punto, pero cómo decir la verdad cuando sabes que vas a hacer daño? Pues yo no sé, qué quieres que te diga. Por ejemplo, una amiga tuya se corta un pelo y le queda espantoso, se lo vas a decir? Pues no. Tampoco voy a decirle estás fenomenal y exagerar la mentira, pero un: te queda bien, aunque yo prefería quizá el otro, por ejemplo. Yo soy incapaz de joder a alguien sólo por ir de sincera qué quieres que te diga. A veces simplemente he callado y punto, pero si me insisten no me queda otra, pues miento un poco y?, no creo que muera ningún elfo por ello ;-) Hay un dicho que reza: si al hablar no has de agradar, es mejor callar. Pues eso.
    Besazos mi niña

    ResponderEliminar
  29. A veces es mejor callar o decir una pequeña mentirijilla.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  30. En este caso estoy completamente de acuerdo contigo. Es muy necesario decir la verdad. Pero a veces la verdad hace daño a otras personas y en esos casos si no se va a beneficiar a nadie es mejor mentir o callar. Como en el caso de tu padre, de nada habría servido la verdad. Hay veces que nos vemos en la necesidad de mentir. Y en mi humilde opinión si con la mentira haces bien y no dañas a nadie, por qué no hacerlo.
    En cuanto a lo que comentas de las redes sociales no me creo ni la mitad de lo que publican determinados perfiles. Pero bueno, si ellos son felices vendiendo una vida falsa, pues creo que no le hacen daño a nadie. Así que tampoco me parece mal.
    Yo creo que cuando somos muy jóvenes, en mi caso en la adolescencia. Pensamos que la verdad y la justicia está por delante de todo. Y luego, a medida que avanzan los años, nos vamos dando cuenta que hay un millón de cosas injustas y que no siempre se puede decir la verdad.
    He disfrutado mucho de tu post! Y de tu reflexión. Voy a ver el anterior post sobre la verdad que nombras.
    Un besazo y buenas noches!

    ResponderEliminar
  31. La verdad es que es un tema muy interesante. Yo también creo que la verdad es lo mejor pero esos matices que dices también hay que considerarlos. Un besito y feliz domingo!!

    ResponderEliminar
  32. Totalmente de acuerdo contigo, Gema. Tanto la verdad como la mentira tienen matices según el momento, las circunstancias y las personas. Yo creo que lo mejor es poner siempre buena voluntad y una dosis de generosidad, creo que es buena guía a la hora de elegir si decir la verdad, mentir o callarnos algo.

    ¡Un beso grande y feliz comienzo de semana!

    ResponderEliminar
  33. Jo me he perdido un tema tan interesante y un jueves reflexivo con lo que me gustan, pero menuda semana he llevado uf, espero que esta que comienza sea mas tranquila porque si no me da un algo Gemma.
    Es un tema muy interesante, y da para mucho pero desde luego yo siempre prefiero una verdad que una mentira, porque las mentiras decía mi padre y también dice mi madre, las mentiras tienen las patas cortas, de modo que mas vale decir la verdad y a mi me gusta mas que decir una mentira, aunque a veces la verdad duela y tenga consecuencias, pero merece la pena ante una mentira que no llega a ninguna parte.
    Buena semana Gemma. besos.TERE

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...