martes, 13 de octubre de 2015

Martes y trece; hoy va de sustos.

Algunos sustos absurdos de mi familia.

Hola a todos y bienvenidos después de un puente genial que nos ha recargado las pilas a tope, aunque ayer llovió pero bueno, también se agradece.

Hoy se me ha ocurrido hablar de sustos ya que estamos a Martes y trece.

Mi hermana y yo siempre hemos tenido la horrible manía de dar sustos, nos dábamos sustos una a la otra, a los amigos, cualquier ocasión era buena. Lo malo es que no recuerdo la mayoría, porque eran muchos y generalmente escapábamos corriendo y lo borrábamos de la mente.


Y claro, como donde las dan las toman también nos hemos asustado de maneras muy tontas, no entiendo como he llegado a asustarme así en alguna ocasión.

Y sin más rollo os cuento algún susto, aunque os aviso que contados no suelen tener gracia, lo bueno es verlos.



Susto en el ambulatorio.

Hace un año acompañé a mi hija al ambulatorio a recoger unos análisis porque al ser vegana hemos llegado al acuerdo de hacer un seguimiento.
Y tuvimos la mala suerte de ir el día que se abría la campaña de vacunación contra la gripe, así que estaba aquello hasta arriba de gente, sobretodo gente mayor.

La espera fue eterna, y aquello cada vez estaba más lleno de gente. Y en una de estas estaba yo aburrida mirando sin ver(no sé si os pasa, de eso de mirar alelada sin reparar en nada) cuando veo un hombre en el exterior de la ventana(de un tercer piso) mirando en mi dirección.
No sé porqué me asusté tanto, el caso es que grité muy alto y mi hija, sin poder evitarlo gritó también, y la señora de al lado se asutó y gritó también. Al final gritó bastante gente, era como cuando cae el dominó, acababa uno y empezaba otro y salieron varios médicos a ver que pasaba mientras yo deseaba sufrir un ictus o algo y perder el conocimiento.

Al final el hombre era un limpiacristales de esos que se cuelgan con arneses pero estaba tan tieso mirando en mi dirección y me pilló tan de sopetón que me asusté mucho.

No sabéis que mal lo pasé hasta que nos llamaron, me sentí observada, y no con muy buenas intenciones, todo el tiempo.

Conclusión; si no es una urgencia no vayáis al médico cuando se abran las campañas de vacunación porque acabaréis creyendo que veis visiones.

La ardilla disecada.

Tengo que confesar que odio los animales disecados, y además de pena me dan miedo y horror.
Mi abuela también tenía esa fobia y una vez le regalarón una ardilla disecada horrible, de pie en una rama que daba un yuyu tremendo.
Como no quería tenerla en casa y no quería líos con mi abuelo ya que se la había regalado alguien de parte suya la llevaron a la finca y la tenía en una habitación que no se usaba.

Pues yo tuve una temporada cuando tenía unos 10 o 12 años en la que estaba todo el día dándole sustos a mi hermana, y un día que estábamos en la finca vio la dichosa ardilla y pensó que esa era la suya.

Y ni corta ni perezosa me empezó a perseguir por la finca con la ardilla en la mano.

Yo corría rauda y veloz pero poco a poco mi hermana se iba acercando así que decidí hacer un giro inesperado para que ella siguiera de frente pero soy tan torpe que resbalé e intenté agarrarme a la rama de un árbol, que con mi peso se rompió y bajé rodando la cuesta hasta el final de la finca.
Y caí junto a una zona donde mi abuelo echaba lo que aquí llamamos cucho(estiercol de vaca).

Logré apartar el cuerpo pero la mano que me quedaba libre, porque lerda de mí seguía con la rama, fue derecha al estiércol y mientras intentaba levantarme mi hermana me acercaba la ardilla diciendo que me iba a comer, que era una ardilla asesina.

Al oír mis gritos vino toda la familia corriendo pero al ver que estaba bien nadie me salvó, me regañaron por pesada, por arrancar una rama del mejor manzano y por manchar el estiercol, como si eso fuese algo limpio.


Conclusión;
No seáis pesados con los hermanos pequeños que generalmente nos la devuelven, y con creces. Y no hay que agarrase a lo primero que pillamos al caer, generalmente eso es mala idea.

La careta, la cámara y el armario.

Esto es tan tonto que he estado a punto de no contarlo.

Mi hermana y yo teníamos una careta de canibal que estaba muy lograda, con pelo y todo y la verdad es que daba yuyu y mi madre la odiaba.
Y en nuestra casa había una habitación que no se usaba porque era, según mi madre, muy lúgubre, así que mi hermana y yo decidimos que ambos elementos eran ideales para asustar a mi madre.


careta de canibal
Esta es la careta de verdad. Perdonad la calidad, tuve que sacar una foto a una foto de los ochenta, y claro, sale fatal pero para imaginarnos el susto es suficiente.

En esa habitación había un armario bastante alto donde guardábamos esas cosas que nunca se usan, vestidos de comunión o novia, un traje de madrina, nuestros trajes regionales, cosas así.
Pues decidimos que yo me metería en el armario con la careta de canibal y mi hermana le pediría a mi madre algo de ahí porque sabíamos que prefería cogerlo ella ya que nosotras lo barullábamos todo.
Y el colofón a la idea genial era grabarlo. En aquellos años no era tan frecuente grabar en vídeo como ahora(hablo de 1990) y nuestra cámara era un tesoro, esa cámara y una vieja Sony, que tuvimos después, las conservo como oro en paño. 

Bueno, pues me meto en el armario con la careta puesta y una claustrofobia que ni os digo y mi hermana atosiga a mi madre para que le dé ya el pañuelo del traje regional que lo necesita, y que yo tenía en la mano.

Y cuando mi madre abre y yo la asusto agitando el pañuelo y chillando con la careta puesta ella empieza a recular chillando y no ve a mi hermana grabando justo detrás, así que chocan y mi hermana se da con la cámara en la cara que sonó aquello que ni os digo.

Y luego, no sé porqué, mi hermana se fue corriendo y se tragó literalmente una silla que ella misma había dejado atravesada y para no caer se agarró a una estantería y tiró un montón de cosas al suelo.

Si en ese momento algo daba susto ahí era la cara de mi madre, auténtica furia, y mientras yo de pie como una mema con la careta puesta y el pañuelo del traje regional en la mano.

Al final a mi hermana le salió un moratón en la cara pero al menos no se rompió nada, y eso que cayeron un montón de cosas.
Y lo raro es que todo sucedió en menos de un minuto, fue breve pero surrealista.

Menos mal que a mi madre se le pasó el enfado al ver la cara magullada de mi hermana.

Conclusión;
Nunca hay que dar sustos en sitios cerrados ni ponerse a grabar detrás de la persona asustada porque te atropellará. Y cuando uno va a caer no hay que agarrarse o lo primero que pilla, que no escarmentamos.

Bueno, pues hasta aquí las anécdotas de hoy. No sé si aquí pareceran graciosas pero en el momento fueron buenísimas, no sé porqué en mi casa cuando nos asustamos dejamos de mirar hacia adelante y al caer nos agarramos a lo que está en alto.

La verdad es que nosotras éramos bastante pesadas y tengo muchísimas más, a veces abríamos la ventana para que le viento moviera las cortinas, nos escondíamos y gritábamos a pleno pulmón e íbamos bajando el volumen para que mi pobre madre creyera que nos habíamso caído por la ventana.
Y cuando gracias a Barrio Sésamo aprendimos a hacer el truco del enano casi matamos a mi madre de un susto, menudo grito dio y se le cayó una taza.
Éramos unas pesadas.

Bueno, pues creo que ya me he extendido demasiado así que por hoy lo dejamos, nos vemos mañana con algún truquito.
Besossssss.

50 comentarios:

  1. jajajajajjajaaj por favor que no puedo parar de reir!!!! a mi hermana le pasó algo parecido a lo del ambulatorio cuando era pequeña... Todos los años cuando acababa la uni y ella el cole me la traía una semana de vacaciones. Debía de tener unos 12-13 añitos y una tarde estaba toda espachurrada en el sofá del piso que compartía con otra chica. Vivíamos en un quinto y de repente ve a un hombre mirando por la ventana. Pegó un grito de campeonato y salió corriendo y el hombre se empezó a reir como un loco... jajajaja nunca lo voy a olvidar!!

    Un besazo reina!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jjaajaj, la comprendo perfectamente. Puede parecer una tontería pero da una cosa, ufffff.
      Besos guapa, me alegra que te hayas reído.

      Eliminar
  2. Jajajajaja me parto Gema!! La mejor la del ambulatorio xdd. Esta entrada me hace acordarme de mi padre, que también tiene el hobby de dar sustos allá donde menos te lo esperas y luego se descojona jajajajaja. Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaj, la del ambulatorio es graciosa contada pero vaya vergüenza pasé, los ancianos saben lanzar miradas que taladran.
      Besos y me encantaría ver a tu padre riéndose de sus sustos,jejejeej.

      Eliminar
  3. Muy divertido!!! aunque en mi casa nunca hemos sido mucho de dar sustos!!! pero hemos sido de otras cosas!!!!


    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jjajaja, pues me gustaría saber de qué habéis sido, ahora me quedo intrigada.
      Besos.

      Eliminar
  4. Lo que me he reído con tus historias de sustos, jajaja. Un besito
    el blog de Sunika

    ResponderEliminar
  5. jajajajaja que risaa, jope que bromistas soiis. Hubo una época que mi hermano me asustaba, se la devolvi tan fuerte que se nos quitó la boberia jajaja
    Un besote guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaj, pues tienes que contarme como se la devolviste, seguro que es genial.
      Besos.

      Eliminar
  6. jajaa, qué traviesa eras de pequeña, con lo buena que eres ahora!! ;)
    lo de la careta y el desbarajuste posterior parece de tebeo de mortadelo y filemón. :)
    los hombres que limpian cristales, sobre todo me da mucho vértigo verles, aunque estén bien sujetos. aparte de que también me ha pasado lo que tú dices, estar en mi habitación y encontrarme de repente a un maromo a un metro de mío...
    lo de la caída sobre el estiércol, ufff, con lo escrupuloso que soy, que me lavo las manos como veinte veces al día, no quiero ni imaginarlo. :D
    besitos y gracias por esta entrada tan divertida para empezar de nuevo tras el puente!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaj, gracias por decirme que soy buena.
      Mi madre siempre dice que era muy buena pero con lo de los sustos era pesadísima, y me duró unos cuatro o cinco años, ufffff.
      A qué si? A mí me da no sé que verles ahí colgados, y la verdad es que no sé porqué me asusté tanto, y la vergüenza que pasé, todo el munco mirándome fatal, ainnns.
      Siiii, yo también soy muy escrupulosa, me lavé las manos mil veces, y me echaba colonia, y me moría de asco pero eso fue más tarde, al principio solo quería librarme de la ardilla disecada.
      Un beso y me alegra que te haya divertido.

      Eliminar
  7. Muy divertido tu post, me he reido mucho. Esta bien empezar el dia asi. Un beso

    ResponderEliminar
  8. Ayyy soy de esas personas a las que no les gustan nada los sustos. He de decir que me he reído con los tuyos. Pero no me gusta darlos ni que los den. Me dan pena los que se asustan. Sí, sé que soy una pava, pero no puedo evitarlo.
    Ha sido divertido de todas maneras leerte.
    Un besillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no eres pava, a mí ahora me da mucha cosa de los que se asustan, pero de niña no pensaba eso, era muy pesada.
      Besos.

      Eliminar
  9. Madre mía!!! Pero os pasabais la vida asustándoos la una a la otra???? Por dios, que asco lo del estiércol, agggggg.
    Lo del limpia cristales es buenisima. A mi me pasó una vez con una chica q estaba colocando maniquíes en un escaparate. Casi me muero cuando un maniquí se movió... Evidentemente era la chica, jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaj, siiiii, éramos muy pesadas.
      Lo del estiercol fue horrible, y menos mal que solo fue la mano que iba enterita, aún no sé como reaccioné con lo torpe que soy.
      ajaja, lo del maniquí me lo imagino.
      Besos.

      Eliminar
  10. Hola: el susto del ambulatorio ya leo que fue con efecto dominó... muy bueno. No me gusta nada que me den sustos porque también grito y salto como si no hubiera un mañana... Seguimos en contacto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaj, si, ta,l cual, efecto dominó total, que ridícula me sentí.
      Jejejej, yo también grito y salto.

      Eliminar
  11. Jajaja, que susto ver al limiacristales. Que risa, me parto contigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaj, si, me río ahora pero me sentí ridícula a más no poder, parece que solo lo vi yo.

      Eliminar
  12. Me meo con el limpiacristales jajajajajajajaja menudo show se tuvo que montar xDDD

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaj, ni te imaginas, es que la gente mayor es muy escandalosa,jajaja, y yo ni te digo.
      Besitos.

      Eliminar
  13. Pero es que si te apareces cone sa màscara, claro que una se espanta jajaja de dònde la sacaron? yo le tengo mucho miedo a las màscaras, desde los antifaces hasta las que traen lentes con narices. Son cosas que en lo personal, me perturban mucho jaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaj, a qué da mucho miedo? La compramos en un kiosco que era también librería y vendía un poco de todo. Y lo peor es que compramos dos, las usamos en Carnaval y luego nos dedicamos a asustar a diestro y siniestro.
      A día de hoy también me dan repelús las caretas, los antifaces, esas gafas con narices que dices.
      Un beso.

      Eliminar
  14. Qué post tan divertido Gema ;-) Muy bueno lo del chillido del ambulatorio, quedaría de "Vídeos de Primera".
    Menos mal que a mi hermana y a mí no nos dió por ahí, porque yo soy muy asustadiza.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaj. ¿Sabes lo más curioso? Qué segundos antes me había dicho mi hija que le apetecía grabarlo para que la profe viera que era verdad la cantidad de gente que había. Si ubiese estado grabando ahora tendríamos un recuerdo del momento.
      Besitos.

      Eliminar
  15. Hola Mari, espero que hayas pasado un día muy alegre ayer porque hoy me has divertido muchísimo jaja. De verdad que las tres me han hecho reír mucho. Te puedo imaginar gritando y contagiando el grito como si se tratara de una catástrofe y no era nada jajaja. Y luego me hizo mucha gracia es susto que le dieron a tu mamá, como lo cuentas jajaja, aunque por supuesto que la cara de tu mamá era la que mas miedo daba, me puedo imaginar como si huebiese sido yo, y si me lo hicierana mi mis hijos sería algo así como si me transformara en hulk jajaja. Como soy, me da risa pero si me pasa a mí no mucho jaja ☺
    Que buenas historias Mari , siempre me alegras con tus anécdotas
    Besitos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!! Siii, ayer fue un buen día, algo lluvioso pero relajado.
      Me alegra que te gusten las anécdotas. Cuando fui madre me di cuenta de lo pesada que llegué a ser a veces. Jajaja, mi madre era muy paciente pero a veces también se volvía Hulk porque con nosotras siempre asustando y pensando algo para hacer...
      Besos guapa.

      Eliminar
  16. jajajaajja el ultimo me ha hecho mucha gracia!! yo de pequeña le hacia esas cosas a mi madre tambien!! y el primero, me lo imagino y parece sacado de alguna serie de humor, madre mia! ahora contado hace gracia, pero encontrarse en medio de todo eso supongo que no tanta jejej

    un besito!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaj, el último mi madre lo recuerda a veces y me lo echa en cara,jejeje.
      Siiii, me río ahora pero vaya vergüenza ne el momento.
      Besos guapa.

      Eliminar
  17. Jajaja, lo del ambulatorio es gracioso aunque lo tuviste que pasar muy mal, y anda que menudas dos de pequeñas. Me has hecho echar unas risas con tus anecdotas ;-D
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaj, lo pasé fatal, el ratito hasta que nos llamaron se me hizo eterno.
      Me alegro que te guste.
      Besos.

      Eliminar
  18. jajaja me encantan tus anécdotas.
    Eso me recuerda a una que vi hace poco en el facebook que compartió alguien en el que le daba el susto (el típico de una figura supuestamente estática que se mueve) va el supuesto asustado y empieza a tener un ataque de epilepsia. Los organizadores del susto corren hacia él y de repente se levanta y se empieza a reír. El cazador cazado jajaja
    Besos y feliz semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaj, las anécdotas de cazadores cazados suelen ser buenísimas.
      Besos.

      Eliminar
  19. jajajajjaja buenísimo!!!!!
    Yo también soy de dar sustos... en los baños de la facultad me escondía para asustar a mis amigas... jaja y también a veces cuando las veía andando les tiraba del bolso.... Ahora.. soy uno de los seres más asustadizos que hay... A veces estoy en casa con otra persona y con que todo esté en silencio y luego se pongan a hablar, chillo... jajaja
    (Y viendo series y pelis, ni te cuento)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaj, menos mal que alguien más da sustos, estaba empezando a creer que era única.
      Jaajaj, yo también grito con las series. Y con las pelis, y lo peor es que he llegado a gritar en el cine en escenas que no eran las de gritar, y oía a todo el mundo haciéndome Shhiiiitttttttt, con la rabia que da.
      Besos.

      Eliminar
  20. ¡Jajaja! No sé como seguís vivos en esa casa con semejante estrés. Uno de mis últimos sustos me ocurrió cuando me independicé para vivir con el que sería el papá de mi bichilla. Yo soy muy miope, y lógicamente me ducho sin gafas. Él entró en el baño para coger no sé qué cosa, y justo cuando yo descorrí la mampara me encontré aquel bulto sospechoso oscuro y agachado, como si fuera el jorobado de Notre Damme. Tanto grité que el que se quedó blanco de la impresión fue él.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jjajaaj, estábamso con los sustos a todas horas, ahora me doy cuenta de lo pesadas que éramos,jajaja.
      Qué bueno,jajajaaj, me imagino los chillidos, al bichopalo agachado, ayyyy, me parto,jejejeej.

      Eliminar
  21. jaja, qué bien me lo he pasado leyendo tu post!! Es súper gracioso, qué traviesos somos de niños!! y el del ambulatorio es genial!! Gracias por estas entradas tan divertidas ;) un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaj, me alegra que te guste.
      Veo que el que más gracia hace es en el que lo pasé peor, que los minutos hasta qu entré en consulta fueron eternos.
      Besos.

      Eliminar
  22. Tuve la entrada ayer abierta para leerla y al final no pude, por eso comento hoy :P Qué grande! Yo no me acuerdo de cosas así de cuando era pequeña :( Aunque la verdad que en mi casa tampoco hemos sido nunca muy de dar sustos, seguro que algo así hemos tenido.
    Parece una tontería pero con lo que más me he reído es imaginándome toda la gente gritando en el médico porque a ti te asustó un limpiacristales jajaja. Entiendo que luego pasaras mal rato, pero es que es surrealista también xDD
    Besitoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaj, lo del médico fue muy muy surrealista, es que cuando estaba pasando tenía la sensación de que no me estaba pasando a mí. Y luego ya sí que lo asumí y quería desaparecer. Es alucinante lo que se contagia la gente,jajaja, chillaban hasta los que estaban de espaldas y no veían al limpiacristales.
      Besitos.

      Eliminar
  23. madre mía no tienes remedio, eh?
    yo no soy de sustos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, ahora ya he mejorado y no soy tan de sustos. Besos.

      Eliminar
  24. Jajaja que divertido era eso de pegar sustos. En mi caso era peor pq el susto se lo pegaba q mi abuela pobrecita como somos jajaja. Muy buena la historia del ambultario el hombre debio flipar jajaja. Muy graciosa la entrada. Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, pobrecita abuela!!!!!
      Lo del ambulatorio es de un ridículo que estuve a punto de no contarlo,jejeej. Besos.

      Eliminar
  25. Jajajajaja, el de la careta es bestial, jajajaja.
    Besos, guapa y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  26. Se puede decir que erais verdaderas especialistas en dar sustos, jo pobre de tú madre, madre mia, me quedo con la de la careta y la cara de la gente del ambulatorio es que no me lo quiero ni imaginar, y tú tierra tragame, ay madre.
    Jorge cuando era pequeño y ya bien mayorcito era especialista también en darme sustos cuando menos me lo esperaba y generalmente cuando mi chico me habla muchas veces sin querer me asusto, pero bueno eso en si no se yo si realmente puede entrar dentro de los sustos, yo creo que mas bien es por mi sordera. un beso y siento no haberlo leído esta semana. TERE.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...