jueves, 18 de agosto de 2011

Cosas imprescincibles para ahorrar

Mis cositas imprescindibles para ahorrar en casa.


Hola amigas, ¿qué tal estáis? Estoy segura de que muy bien. Yo por mi parte aquí, disfrutando del verano, aunque el sol brille por su ausencia, y buscando el lado bueno de las cosas, aunque a veces es bastante difícil.
   La verdad es que hoy no sabía muy bien de que hablar, ya que tantas ideas de regalo seguidas os pueden resultar aburridas, así que se me ocurrió hacer una lista de los objetos o utensilios que yo considero imprescindibles para ahorrar. Desde luego, cada casa es un mundo y lo que para mí es muy útil a otra persona puede parecerle un trasto inútil, así que yo voy a hablaros desde mi experiencia, y voy a enumerar esas cosas que es bueno tener en casa porque nos ayudan a ahorrar, aunque al principio debamos gastar un poco para comprarlos, pero generalmente se amortizan enseguida. Son cosas que a mí me han resultado bien, al menos hasta ahora. Bien, pues ahí va mi lista.
   En primer lugar, yo creo que todos deberíamos tener en casa una olla rápida o de vapor. Aquí cada uno puede elegir las que prefiera, las rápidas esas que venden modernas o las clásicas de pitorrito de vapor. Cualquiera de ellas es ideal porque nos permite cocinar ciertos alimentos en la mitad de tiempo y es un gasto considerable de energía, ya tengamos luz o gas. Yo preparo muchas legumbres, tres o cuatro días a la semana hago alguna y la olla me permite cocerlas en mucho menos tiempo de lo que lo haría en una cazuela normal, y lo mismo ocurre con algunas carnes y otros alimentos. Para lo que nunca la uso es para pasta y arroz porque me resulta difícil calcular y siempre se me pasa, pero eso me ocurre a mí no es que no se pueda usar. Por tanto, como primera opción de ahorro, propongo una olla rápida.
   Luego, siguiendo en la línea de los electrodomésticos, hay algo que yo descubrí hace unos años y bajo mi punto de vista, es una buena inversión. Se trata de una plancha de alimentos. La verdad es que yo no la compré, a mí me la regalaron y no sé cual es su precio, pero desde que la tengo he notado un ahorro considerable de luz. Las tostadas para mis hijos las hago de seis en seis, y los sándwiches de cuatro en cuatro. La carne o el pescado a la plancha lo hago toda a la vez, apenas uso aceite y las últimas vueltas se hacen con la plancha desenchufada. Y para limpiarla solo hay que pasar un paño con agua y vinagre. Es un ahorro de tiempo, luz, aceite, agua para fregar. Para mí es una gran inversión.
   Una cosita que para mí es absolutamente indispensable es tener recipientes para guardar todas esas cosas que hemos cocinado y qué queremos congelar. En una de las primeras entradas del blog expliqué que a primeros de mes siempre preparo una buena cantidad de croquetas y las meto, ya formadas, en recipientes, y así, ante una visita inesperada o cuando ya se va acabando el sueldo, siempre puedo echar mano de ellas. También tengo por costumbre cocinar pollo, o carne, bonito en tomate o en rollo, y guardar aunque sea una ración en uno de esos recipientes, y así, a final de mes o de nuevo ante un invitado inesperado siempre tengo algo para salir del apuro. Además, al cocinarlo a la vez que lo que nos vamos a comer, ahorramos un montón de energía. Yo tengo recipientes, Tupper en realidad, de todos los tamaños, y me parecen una solución estupenda.¿Por qué vamos a tirar un muslo de pollo que ha sobrado si podemos congelarlo y sirven para cenar una persona? Alguna vez me ha ocurrido que estamos a últimos de mes y a lo mejor tengo dos pechugas guisadas y dos raciones de carne asada, bueno, pues nos ponemos de acuerdo y cada uno cena lo que prefiera con unas patatas, y nos ahorramos ese dinero que tendríamos que gastar en comprar la cena, que puede surgir una urgencia, y de hecho, casi siempre surgen. Yo he comprado mis Tupper en muchos sitios, chinos, hipermercados, y muchos me los dieron con promociones, por ejemplo llevando dos paquetes de pan de molde y cosas así. Pero yo jamás compro algo por el regalo, primero compruebo que me compensa porque a veces, sin darnos cuenta, pagamos con creces el regalo que nos hacen.
     Y ya dejando un poco la cacharrería también creo que es importante tener bolsas en casa. En la mayoría de los supermercados te las cobran,  así que lo ideal es guardar todas las que podamos de los súper donde no las cobran, y cuando ya estén muy gastadas, podemos usarlas para basura. Yo siempre llevo en el bolso y en el coche alguna bolsa por si tengo que hacer una compra con la que no contaba, y así evito pagar por una bolsa que no necesito. También tengo, aunque esto no es tan indispensable, unas bolsas de un material tipo lona, que venden en muchos sitios. Yo las compré en Casa, y mi hija las llevó de viaje de estudios por si hacía compras y no le daban bolsa, como verdaderamente ocurrió. Éstas tienen forma de mariquita y cuando están cerradas se pliegan y no ocupan nada. La verdad es que son muy útiles, aunque no las considero indispensables, pero si podéis haceros con una, pues oye, mejor. Las que si veo indispensables son las de plástico porque yo alguna vez, incluso las he usado para coger moras, en momentos en los que no iba preparada porque estaba dando un paseo y así no tuve que prescindir de cogerlas.
      Otra cosa que yo siempre tengo, aunque a lo mejor os parece una superficialidad, es un perfumador. Ya os decía en otra entrada que yo siempre, cuando estoy a principio de mes, compro una colonia fresca, porque independientemente de algún perfume o colonia envasada, me gusta tener una colonia fresca para el día a día. Bueno, pues según compro la colonia me gusta llenar un perfumador pequeño con ella, y lo guardo en un armario. Y así, si se me acaba el frasco antes de finalizar el mes, puedo usarla sin tener que comprar otra cuando ya nos va quedando poco dinero, y si no la uso ese mes pues la tengo para otro, y así puedo alternar cuando ya empecemos a cansarnos de la que llevamos usando un mes entero. Además, siempre llevo un perfumador en el bolso y otro en el coche, y nunca están de más.
    Otra cosa, que yo creo que todos tenemos, es una batidora que tenga accesorio picador. Muchas veces pagamos por carne picada o por hamburguesas, y nosotros podemos hacerlas con algún recorte de carne que nos haya sobrado, podemos solucionar una comida o una cena y no hay que gastar de más. Y lo mismo sirve con fruta, por ejemplo. Podemos hacer compotas y papillas con frutas que nos vayan quedando, en lugar de pagar por algunas envasadas que no son tan naturales. Y la nata montada, que siempre cuesta un euro con bastante, podemos montarla nosotros con la varilla y el brick anda por los 50 céntimos, y lleva poca luz, así que ahorro total. Y lo mejor es que este es un electrodoméstico que ofrece mucha variedad de precios, y como no somos profesionales podemos coger uno barato o uno que esté de oferta.
    Y siguiendo con los electrodomésticos debo confesar que hace ya algo de tiempo que compré un molinillo de café. Antes compraba el café molido, pero con el tiempo fui leyendo que los cafés molidos muchas veces llevan otros componentes, no son 100 por 100 café y además, yo siempre veía muchas ofertas de café en grano pero no lo compraba porque no tenía forma de molerlo. Y un día vi una tienda que liquidaba y vendía molinillos a 6 euros, y molían el café en segundos, así que apenan gastaban luz. Y desde que lo compré estoy encantada. Durante el mes de junio estuve comprando un café en un supermercado que estaba muy barato, y por cada dos paquetes me regalaban un kilo de azúcar, así que tuve azúcar gratis mucho tiempo.
   Por otro lado, dejando los electrodomésticos, me gusta tener tarros para guardar mermeladas y salsas. Muchas veces, en agosto, cojo moras y siempre me gusta hacer mermelada, y lo mismo hago con fresas y alguna otra fruta. Y como en casa nos gusta mucho la salsa de tomate, hago cantidad y la guardo en la nevera. No es necesario que los tarros sean nuevos, pero debemos esterilizarlos muy bien. Yo aprovecho los de miel o mermelada, y hasta ahora me ha resultado genial.
    Y bueno, ya si hablamos de grandes electrodomésticos, sería muy interesante que en casa tuviésemos un buen congelador, ya sea de los que están integrados en la nevera o de los que venden como arcón congelador, porque podemos tener guardadas muchas cosas que nos sacan de más de un apuro. Yo siempre congelo, además de lo que ya os he dicho, paquetitos con verduras en trozos que luego uso para hacer purés o sopas de verduras, bases de pizzas que me solucionan muchas cenas o meriendas, frutas de temporada que luego podemos comer y que resultan un lujo, por ejemplo moras, aunque son un poco delicadas para congelar, pero desde que aprendí estoy encantada. Y guardo incluso hojaldre y helados o alguna tarta helada que ponen de oferta y que siempre puedes sacar en una ocasión especial. En un súper cerca de mi casa tenían barras de helado a 60 céntimos y yo compré algunas y de vez en cuando tomamos helado con la fruta o con un poco de caramelo líquido. Yo sé que un congelador es caro, pero merece la pena tenerlo, y si vamos a comprar una nevera sería interesante mirar una con un buen congelador porque nunca nos vemos en la necesidad de tirar comida. Incluso si vamos a salir de viaje y hemos comprado mucha carne o pescado, separamos lo que vamos a comer y el resto al congelador y cuando volvamos ya tenemos cena. Son todo ventajas.
   Otra cosa que a mí me está ayudando mucho a ahorrar es tener unas cazuelas y sartenes apropiadas. Me explico. Yo siempre tuve cazuelas normales, pero cuando fui necesitando reponer las cogí apropiadas para vitrocerámica y es verdad, al menos con las que yo tengo, que calientan antes y guardan el calor mucho tiempo, con lo cual no tenemos que andar recalentando. Y con las sartenes ocurre igual. Desde que las tengo aptas para vitro calientan antes y tardo menos en hacer tortillas o patatas. Y lo mismo podríamos decir del microondas. Si metemos un recipiente apto para micro la comida se calienta mucho antes. Desde que empecé a seguir esta “norma”, he ahorrado luz, los recibos lo dicen, lo que pasa es que con la subida del IVA, pagamos lo mismo, pero bueno, al menos no pagamos más.
     Y una cosa que me he acostumbrado a tener, aunque a algunos les pueda parecer un poco cutre, son cajas. Normalmente suelen ser de zapatos, y algunas las forro y otras no. Bien, pues en esas cajas me gusta guardar todas aquellas cosas que puedo necesitar y así las tengo ordenadas y no compro algo que a lo mejor ya tengo y no sé donde lo he metido. En una guardo papeles de regalo sin usar o que están muy nuevos, y en otra lazos de regalo, de tela o papel, pegatinas de esas de felicidades y deseo que te guste, y alguna cosita suelta que puede servir para adornar un paquete, un globo, un caramelo llamativo, cosas así. En otra guardo muestras de gel, champú, crema,  bodymilk. Todas las muestras las guardo y muchas veces me sirven para tirar algún día hasta que se cobre, y ese dinerín que me ahorro, por ejemplo, a falta de tres días para cobrar, un desodorante tamaño viaje me saca perfectamente del apuro, y un gel o champú igual, y si sumamos aquí y allá, es lo justo para que nos llegue el dinero. Pero en este caso hago como con los tuppers, nunca los compro a ciegas, primero calculo bien para saber que me compensa. Y en otra caja guardo lápices, gomas y material escolar de primera necesidad porque no es la primera vez que mis hijos se acuerdan tarde mal y nunca de que necesitan algo para el día siguiente a primera hora y para evitar que les castiguen tengo que pagar de más porque no me da tiempo a ir a un sitio barato y debo comprarlo en una librería de esas prohibitivas que parece que te cobran solo por mirar.
    Y en otra caja guardo lo que ya os había dicho en otra entrada. Es una caja metálica de galletas, y meto infusiones. Cuando compro una caja de infusiones siempre meto dos bolsitas en esa caja, y así, a final de mes, tengo infusiones para ir tirando, o incluso si viene alguien me sirven porque a lo mejor tengo menta pero necesita una manzanilla, o al revés. Es un truquillo un poco tonto pero a mí me resulta y siempre tengo una infusión disponible.
    Por supuesto hay miles de cosas que nos ayudan a ahorrar pero yo he querido poner solo las que para mí son imprescindibles y que además no son demasiado caras, porque de nada nos vale que algo ahorre si nos cuesta una fortuna. Yo creo que las cositas que os he dicho son suficientes, añadiendo alguna cosa más, por ejemplo las bombillas de bajo consumo. La primera que tuve me la regaló la compañía de la luz hace un año y aún me dura, y eso que está en el lugar de la casa donde más se enciende la luz. No sé si ahorran, la verdad es que no lo he comprobado como hice con la plancha de alimentos o con otras cosas, pero sí que puedo asegurar que duran. Y claro, cualquier electrodoméstico que ahorre luz o agua es una maravilla, pero si ya tenemos uno que está en buen uso es una tontería cambiarlo. Y ahora, casi como curiosidad, puedo recomendar, aunque desde luego no es imprescindible, tener una neverita para llevar las bebidas cuando estamos fuera de casa y que no calienten porque si calientan demasiado son imposibles de beber y acabamos comprándolas en el chiringuito donde nos cuestan un ojo de la cara. Yo tengo una nevera grande que compré hace 16 años en Alcampo y que funciona perfectamente. Esa la tengo para cuando vamos a pasar el día entero, y luego, para cuando vamos a la playa una tarde o una mañana tengo varias de distintos tamaños que se pueden llevar colgadas y lo mejor es que todas esas son regalos. Unas son de yogures, otras de la Cocinera, me la dieron con obleas de  hojaldre que me costaron 60 céntimos y otra me tocó en un sorteo. Y lo mismo puedo decir de un termo. Si vamos a comer a la playa o a un área recreativa podemos llevar café y así no es necesario comprarlo. Cuatro cafés cuestan seis euros más o menos, y a mí el último termo me costó siete, así que ya está requeteamortizado. Pero estas cosas, repito, no son imprescindibles aunque yo las considero recomendables. Y no es necesario comprarlo todo a la vez, yo las he ido comprando poco a poco, y siempre rebajadas.                                                                                                                                                Así que os he soltado un rollo impresionante para deciros que esas son las cosas que yo considero importantes para el ahorro en nuestro día a día, aunque esto no quiere decir que tengamos que comprar estas cosas que menciono. Yo creo que con cuidar lo que tenemos, y con esforzarnos en reducir gastos, por ejemplo intentando congelar, llevando siempre nuestras bolsas a la compra, usando cacharros apropiados para no gastar más luz de la cuenta y sabiendo lo que tenemos para no comprar algo que sí tenemos pero que no sabemos donde está, creo que con esas cosinas ya estamos haciendo mucho, cuidando esos pequeños detalles se ahorra más que con una superlavadora de modo ahorro. Ahora ya os dejo, de verdad, pero agradecería mucho que vosotras me dijerais que truquitos tenéis para ahorrar. Me interesa mucho saber qué electrodomésticos usáis, dónde los compráis y si tenéis algún truco para evitar gastos innecesarios. Y agradeciendo a las que me leéis y esperando vuestras ideas os dejo, así que mil besos para todas. Byeeeeeeeeeee.

3 comentarios:

  1. Marigem, como siempre tus consejos son prácticos, sobre todo para aquellas parejas que recién están formando su hogar
    Te sigo leyendo y dateun salto por mi blog tengo novedades, e invito a tus seguidoras tambien a darse un salto por ahi, bye y besos

    ResponderEliminar
  2. Habia hecho un comentario pero no se donde ha ido a parar,lo mio con la informatica.Pues hablaba,tanto de los tuperwere,(hice una inversión de los de esta marca)como del congelador,para mi son imprescindibles,el congelar la comida ,aparte del ahorro,si un día te levantas enferma o tienes una salida que no tenias prevista y llegas justa para a comida,pues sacas el taper y solución,en mi congelador raramente faltan albóndigas,que me da lo mismo hacer 8 que 80,boloñesa para pasta,alubias,bueno, menos cosas que lleven patata congelo de todo,la pega que no tengo sitio y solo tengo tres cajones

    ResponderEliminar
  3. Tienes razón, yo también congelo de todo, la boloñesa y las albóndigas te sacan de todo, si no apetece pasta pones la boloñesaen una base de pizza con un poco de queso y está genial.Yo en tuppers no me gasto mucho pero tengo algunos de la marca que ya eran de mi madre, son eternos. Besos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...