jueves, 24 de agosto de 2017

Reflexión; esos momentos felices

Jueves reflexivo; instantes llenos de felicidad.

Hola a todos y bienvenidos un día más, ¿cómo va la semana? La mía bien, se me pasa volando, como el resto del verano, pero bien.

Hoy toca post improvisado, es temprano, la casa está en silencio y estoy con mi gato y un café y una infusión esperando.
Y sin más rollo empezamos.


Estaba pensando en algún tema para escribir mientras me preparaba el café y la infusión(me he viciado a un té de jazmín que madre mía qué peligro) y me he dado cuenta de que en lugar de pensar temas interesantes se me iba la mente a lo bien que lo he pasado estos dos últimos días en los que en realidad no he hecho nada especial, así que de eso voy a hablar, del placer de las cosas sencillas.

Ayer compartí en facebook(podéis seguirme aquí si os apetece) una foto de la playa diciendo lo chulo que había sido el día porque aún me duraba esa sensación de paz, tenía todavía estrellas en los ojos.

El martes por la tarde(el día que menciono arriba) nos fuimos a la playa y fue uno de esos días en los que no está tranquila, más bien al contrario, estaba llenísima de gente, y no hicimos nada que no hubiésemos hecho otros días de verano, vamos que no tenía ni una papeleta para que fuese un día de ensueño pero no sé por qué, me sentía especialmente feliz.

Estuvimos como una hora en el agua, y recorrimos la playa de un lado a otro por la orilla del mar hablando y observando, y tomamos el sol y merendamos y todas esas cosas que se hacen en la playa, pero vamos, nada raro.

Pues para mí, aún sin ninguna cosa que lo hiciese extraordinario el baño me pareció perfecto, nos reímos mucho y fue genial, el paseo fue absolutamente relajante a pesar de la cantidad de gente y el resto del día, perfecto.

Y ayer por la tarde nos fuimos a pasear por una zona por la que hacía tiempo que nos íbamos y sin hacer nada especial, solo charlar, reír y tomar un helado, sin más, me sentía realmente feliz.

playa-gijon
La playa estaba hasta arriba(aquí hay hueco por la cercanía de las duchas pero mirad al fondo) pero aún así fue perfecto.


Si me remonto a hace unas semanas, mi madre, mi hermana y yo nos fuimos de tarde de chicas a pasear y a pasar la tarde y me pasó igual, no hicimos nada realmente especial, solo caminar sin prisa, ver el atardecer en una zona a la que hacía años que no iba, y hablar de nuestras cosas, reírnos y comer algo, nada fuera de lo normal pero esos momentos de relax, sin prisa(llegué a casa a las once de la noche) y salpicados de risa se me han quedado grabados.

gruas-gijon
Ese día fuimos paseando hasta una zona lejos donde hacía años que no íbamos, y tiene su encanto.


Hace como un año hice un post que os dejo aquí con 10 recuerdos felices de mi infancia y todos son de cosas sencillas. Tuve la suerte de hacer bastantes cosas a lo largo de mi infancia, como casi todo el mundo, pero las que de verdad se me quedaron grabadas son las más sencillas como las que os cuento en ese post; picnics en el bosque, un día en una isla...cosas que no olvido.

Este verano ha sido variado, he hecho alguna escapada, he tenido conciertos de mis hijos y de artistas consagrados, paseos, playa, excursiones, comidas familiares, festivales y eventos, y claro, complicaciones, visitas de hospital y cosas malas, pero los momentos que destaco son los sencillos, los que no cuestan dinero y llenan el alma, momentos de sentarme a leer junto a un río, momentos de mandarle whatsapps tontos a mi hermana, de ir a coger moras...

Eso no quiere decir que no me guste hacer cosas que cuestan dinero, obviamente siempre que puedo viajo y he intentado conocer bien Asturias y España, y he tenido suerte de viajar un poco por Europa e incluso he flipado al ver amanecer en el Sahara, además voy al teatro, a conciertos y todo lo que puedo. Me gusta mucho comer cosas ricas, irme a los muchos festivales que tenemos en la ciudad y comer lo que hay, claro que sí, y comprar libros, y caprichos, pero cuando me siento verdaderamente feliz, cuando tengo esa sensación de que todo está como tiene que estar es en los momentos sencillos. De hecho ese amanecer en el desierto fue perfecto porque estaba en familia y estábamos en un momento muy bueno.

El otro día recordaba una cosa con mi madre. Desde que mis hijos nacieron celebramos su santo, además del cumple. Y cada año hemos ido haciendo cosas distintas, unas veces nos fuimos a León a pasar el día(elegíamos zonas y veíamos de todo, cuevas de Valporquero, Astorga, La catedral...), otras a Cantabria con visita de Cabarceno incluida, otras por Asturias con visitas a museos(MUJA, La minería, La sidra...) pero hay uno que todos tenemos grabado.

Mis hijos tenían 3 y 4 años y nos fuimos a un área recreativa que no estaba demasiado lejos de casa, a algo menos de una hora, y llevamos comida para preparar allí una barbacoa.
Vernos a mi padre y a mí cual Arguiñanos en la parrilla ya era un cuadro, y lo demás fue genial. La comida estaba riquísima, y de postre habíamos llevado una tarta pequeña que nos supo a gloria.
Luego les dimos a mis hijos regalos por el santo, que eran cosas para jugar al aire libre, así que nos lo pasamos pipa jugando con ellos, y a la caída de la tarde fuimos a pasear por el bosque y a una fuente preciosa que hay.

Luego tocó recoger y antes de ir a casa paramos en un merendero a tomar unas sidras, y fue un día redondo, de aire, sol, monte y muchos abrazos y risas sin necesidad de complicarnos, cosas sencillas de esas que se disfrutan mucho.

Para acabar que ya me he enrollado mucho, os diré que esta semana estoy en modo zen y me ha dado por disfrutar. Además planeo para hoy salir a pasear de noche y contar estrellas, no sé si iremos a la playa o a una zona sin contaminación lumínica, pero espero seguir sintiendo esa sensación tan buena que me acompañado estos días porque he recordado, sí, pero sin nostalgia, y he saboreado el momento.

Muchísimas gracias por leerme y me encantaría que me dejarais en comentarios algunas cosas sencillas de esas que se os quedan grabadas, un paseo a la luz de la luna, una tarde a la orilla del mar, una carta que llegó en un momento especial.

Nos vemos el sábado con el repaso semanal.

¡¡¡¡¡¡Feliz jueves!!!!!

30 comentarios:

  1. No sabes cómo coincido en tu apreciación de que la felicidad la encuentras muchas veces sabiendo disfrutar de las cosas sencillas. Yo lo llevo hasta el punto que cuando vuelvo de un viaje, en el que lo he pasado muy bien y he conocido sitios que me han encantado, disfruto del placer de encontrarme de nuevo en casa con mis cosas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Hola!!!
      Eso me pasa a mí, al volver disfruto del reencuentro con mis cosas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Estoy contigo, yo creo que hay muchos días de esos de los que no esperas nada extraordinario, que haces cosas normales pero que son felices por completo, de estos que piensas que realmente no necesitas nada más.

    Aunque a todos nos gusta viajar, salir a comer, ir al teatro... pero muchas veces con lo que tenemos a mano es más que suficiente.

    Disfruta de esta noche!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo describes a la perfección, días de los que no esperas nada extraordinario pero son perfectos.

      Claro, si yo siempre me he apuntado a todos los viajes, lejos y cerca, largos o cortos, pero hay momentos que se quedan grabados y ocurren un día cualquiera en un momento cualquiera.
      Besos.

      Eliminar
  3. A mi me encanta cuando mi hermano viene de fin de semana y nos juntamos todos a comer. Hacer la sobremesa todos juntos en el salón y ponernos al día mientras nos echamos unas risas con los niños, es algo que me encanta.

    O la tarde de los viernes: mi hermana trae a catequesis a mi sobrina y aprovechamos para tomar café y echar la tarde de chicas junto con mi madre.

    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué chulas las dos cosas, la sobremesa en familia o las tardes de chicas, yo hoy tengo otra, a ver qué hacemos.
      Besos y feliz jueves.

      Eliminar
  4. ya no creo que te lea hasta septiembre, así que disfruta. Pues yo recuerdo con mucho cariño un desayuno al amanecer en la playa, te dejo el link, han pasado ya 5 años uff. bsososo http://www.diariodeunamujermadreyesposa.com/2012/08/bano-al-amanecer.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!
      Disfruta de las vacaciones y nos leemos en septiembre. Ahora leo el post.

      Eliminar
  5. Hace poco hablaba de esto con una amiga. Nos han domesticado tanto para ser productivos que sentimos hasta culpabilidad cuando no lo hacemos, o incluso incapacidad de disfrutar del dolce far niente.
    Mi coach en ese tema era Dori, y la verdad es que aprendí mucho al observarla y participar con ella en ratos de no hacer nada, pero la inercia y el hábito son fuertes, y es fácil recaer en la frustración de no buscarle una meta concreta a un tiempo X, aunque sea el disfrute (por ejemplo, ir a algún sitio a realizar una actividad concreta para lograr un objetivo)
    Dejarse llevar es lo que nos hace reconectar, y la persona conectada es una persona feliz.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Hola!!!!
      Pues lo has resumido perfectamente.
      Besos.

      Eliminar
  6. Aprecio las cosas sencillas de la vida que son las que realmente llenan y hacen felices. Siempre un placer leerte guapa!
    Feliz día!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Hola!!!!
      Mil gracias por comentar y feliz día para ti también.
      Besos.

      Eliminar
  7. Aprecio las cosas sencillas de la vida que son las que realmente llenan y hacen felices. Siempre un placer leerte guapa!
    Feliz día!!

    ResponderEliminar
  8. Hola!! Qué de tiempo sin leerte. Siento estar perdida pero con la nena en casa es casi imposible acercarme al ordenador.
    Por cierto, me he quedado a cuadros con tantas casetitas de colores en la playa. Eso es nuevo? Hemos pasado de sombrilla a casetitas? Que fuerte me parece!
    En fin..
    Un beso muy grande. Espero estar pronto al 100% en blogger

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!
      Jajaja, es normal, con niños todo el tiempo es para ellos.

      Las casetas son muy típicas en la playa de Gijón, las tenemos desde 1875, jejeje, de hecho las papeleras tienen la forma de las casetas, y los carteles...son un clásico.
      Besos.

      Eliminar
    2. Bueno, acabo de ver que la primera fue en 1858 para la reina Isabel II, pero nosotros los plebeyos las tenemos desde 1875, que era la fecha que yo sabía.
      Besos.

      Eliminar
    3. Pues lo desconocía. Y tenéis mucho viento por allí? Es que me imagino las casetitas aquí en el sur y me da la risa. En un día de levante pueden aparecer por tu zona, jajajjajaja.
      Están chulas, y además le dan un colorido muy bonito a la playa.
      Besos

      Eliminar
  9. yo también soy de cosas pequeñas, como sabes. y me gusta observar a la gente. en la playa puedes ver a niños haciendo castillos, a grupos de adolescentes bromeando entre ellos y hablando de sus ligues, a chicas paseando solas por la orilla que serían mi equivalente femenino... ^_^
    en cabárceno estuve cuando tenía 16 años o por ahí. algún día me gustaría volver, a ver si veinte años después sigue siendo como lo recuerdo.
    muy bonita entrada. besos, gemma!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siiiiii, tú eres de los de cosas sencillas.
      Yo a Cabarceno fue en distintas ocasiones a lo largo de los años y aunque soy muy antizoo en este caso había animales rescatados y en recuperación.
      La verdad es que he hecho viajes buenos pero esa esencia que tienen los momentos normales, sin más...eso no hay dinero que lo pague.
      Besos y feliz jueves.

      Eliminar
  10. A mi me ha pasado muchas veces, la verdad es que no es necesario hacer nada especial para que sea un buen día. A veces estas con la predisposición y el ánimo que hace que esas cosas que normalmente no te dicen nada ese día son diferentes, sin razón aparente pero que hacen que ese día sea especial. Un beso

    ResponderEliminar
  11. Muchas veces esas pequeñas cosas son las que nos dan mas felicidad. Esta semana voy de vacaciones a tu tierra. Hare un circuito por toda Asturias ya te contare a la vuelta. Un beso

    ResponderEliminar
  12. Qué bonito!! Hay momentos que no tienen nada de especial... pero lo tienen todo de especial. Es como cuando tu pareja o algún amigo te regala una chorradita barata simplemente porque la vio y se acordó de ti. Recuerdo que una vez comenté en el trabajo que me gustaba mucho El Principito. Un compañero (que simplemente era un compañero, no eramos amigos íntimos ni nada) fue de viaje a Salamanca y en un mercadillo encontró una chapa del Principito y me la compró. La puse en una cazadora vaquera y nunca se la quité (bueno, para lavar la cazadora sí, jajaja) pero ya es mi cazadora de la chapa del Principito. Pues son esas cositas que nos alegran la vida. Besotes!!!

    ResponderEliminar
  13. Yo disfruto y soy más feliz con las cosas sencillas. Un paseo, unas risas, un café, ver un atardecer o un amanecer. Un post muy bonito. Besitoss

    ResponderEliminar
  14. Hola Gema, cosas sencillas, mi vida está llena de cosas sencillas que ya me encargo yo, a veces, de complicarlas jeje. Me encantan tus cosas, esas tan "ram" como el sueño, la fase de sueño, la más desconectada. No sabía que existían aún estos vestuarios de rayas en la playa, mira que despistada andaba. Me resultan estupendos, no se si son particulares o es el ayuntamiento quién los monta. Yo uso mi pareo para cambiarme antes y después del baño. Marigem si que te ha cundido el verano. Fíjate ya se nos va agosto. Parece mentira que hace unos días se estaban despidiendo las compañeras/os virtuales; menos mal que hemos quedado algunas para acompañarnos. Siempre sabes que alguien está ahí para leernos, bueno alguien con más confianza, ya sabemos que este mundo hay tantos ojos anónimos, que nunca nos enteraremos quién nos lee. Yo espero septiembre para viajar, estoy deseando, y espero que el calor aminore, porque aquí hemos tenido a Lorenzo calentándonos demasiado. Un beso

    ResponderEliminar
  15. Que positivo, a veces sienta tambien perderse en los recuerdos felices. A mi me gusta sobre todo rememorar mis vacaciones en la playa de hace algunos anyos, siempre que lo recuerdo, me invade una paz... Asi que te entiendo un poco!
    Besos!

    ResponderEliminar
  16. Los pequeños momentos siempre son los más felices!! A mí me encanta ir a ver el atardecer a la playa y cenar allí! Me hace muy feliz ese rato
    Espero tu opinión en mi último post, besitos!

    ResponderEliminar
  17. Las cosas sencillas, esas que no cuestan dinero son las que de verdad merece la pena.
    Yo tengo tantos recuerdos, pero hay uno que me a venido a la cabeza leyéndote, una noche de luna llena paseando con mis padres y mi hermana y acompañada de los perros, fue un paseo precioso y íbamos como tu riendo y charlando tranquilamente, esas noches eran maravillosas y durante mi estancia en Alcoy que es donde íbamos a veranear todos los a;os hubieron varias de esas, o noches en las cuales mi padre, mi hermana y yo íbamos a contemplar las estrellas eran momentos maravillosos, ains que recuerdos y como echo al mismo tiempo de menos a mi padre.
    Feliz viernes y deseo que puedas seguir durante muchos a;os de momentos tan bonitos que son la esencia de la vida. Besos. TERE.

    ResponderEliminar
  18. Sabes como podías haber titulado el post? Felicidad. Es justo lo que has descrito, disfrutar de todo. No pequeños momentos no, que va, grandes momentos! Si es que eso que llamamos pequeñas cosas, son al final lo más grande, porque no tiene precio. Una vez escuché a Julio Iglesias decir: todo lo que tiene precio, es barato. Y hoy en día he conseguido entender esa frase.
    Yo he vivido junto a Carlos una escapada durante este puente (porque aún no hemos cogido las vacaciones largas) y no ha sido un gran viaje, fuimos al pirineo Catalán en la zona de Girona, pero ha sido una de las escpadas que recordaré siempre porque lo hemos pasado en grande y sin hacer nada del otro mundo.
    Un besote

    ResponderEliminar
  19. Lo mejor de la vida es eso, los momentos sencillos que lo son todo.
    Una tarde de playa, un paseo con la familia.
    La verdad es que a medida que me he hecho mayor, cada vez dejo menos tiempo para esas pequeñas cosas. Pero me tengo me enmendar porque no puede ser. De hecho, estaba pensando así en un momento como los tuyos, y solo se me ocurre cuando era niña e iba con mis padres y mi bisabuelo a merendar por ahí o a dar paseos a la playa.
    Como siempre una reflexión que me da que pensar. Esta es mi sección favorita de tu blog :D

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...