jueves, 8 de junio de 2017

Reflexión; como si se hubiese detenido el tiempo.

Jueves reflexivo; parece que se paró el tiempo.

Hola a todos y muy bienvenidos. ¿Qué tal habéis pasado esta semana? A mí se me ha esfumado, pero así, sin más, ayer era lunes y hoy es jueves, jejeje.

Hoy es día de post improvisado, ya sabéis que estoy con mi gato, que ha subido y bajado de mi regazo cien veces, creo que tiene calor así que no sé si me acompañará todo el tiempo. Y aquí estoy yo con mi café muy muy caliente, que yo desayuno café hirviendo invierno y verano, y muchas ganas de empezar el post.
Y sin más rollo empezamos.

Estos días me ha dado por pensar en esa gente a la que vemos muy poco pero cuando nos encontramos lo haces en el punto en el que lo dejamos la última vez, como sino hubiera pasado el tiempo.

El sábado estuve de Comunión familiar, y nos reunimos un montón de gente, muchos a comer y otros se acercaron ya por la tarde.

A algunas de estas personas las veo bastante a menudo así que la cosa fue más o menos como siempre, pero a otros, a pesar de vivir muy cerca los veo poco, y cuando nos vemos nunca tenemos la sensación de llevar demasiado tiempo sin vernos.

Es curioso lo cerca que a veces estamos de algunas personas, a pesar de la distancia física, no solo en kilómetros sino en minutos.

Mi hija tiene una gran amiga desde los tres años. Hasta que empezaron los estudios superiores se veían casi a diario, pero desde entonces, una con turno de mañana y la otra de tarde, una con el coro, voluntariados y sus grupos y la otra con clases particulares y algunos temas familiares apenas se ven, aunque vivimos muy muy cerca. Pues ambas dicen que cuando se ven es como si siguieran sentadas en la mesa de la ESO, hablando de sus cosas, como si el tiempo se hubiese detenido.

Y el mejor amigo de mi padre vivía en otra provincia y lo veíamos un mes al año, y a veces cada dos años, y el contacto se retomaba como si tal cosa.

Adoro esa sensación de confianza y cercanía, de reírme de las cosas tontas, de sentir que me entienden aunque no hayan vivido las mismas cosas, ni siquiera parecidas. Sentirse acompañada es una gran sensación.

A mí me pasa, además de con algunos amigos, con algunos familiares. A algunos de mis cuñados los veo un montón y a otros poco, en eventos y poco más, por temas de trabajo y estudios de los hijos, pero esa confianza, esa naturalidad que siempre tuvimos...es verdad que no importa la distancia. Para mí la distancia jamás será el olvido.

Supongo que Internet ayuda, hablamos por facebook y tenemos grupos de whatsapp de familia y amigos donde ponemos fotos y compartimos cosas, y claro, eso ayuda. Esta semana hemos estado compartiendo fotos de la Comunión, lo que nos hemos reído con algunas.

Siempre me han llamado la atención las relaciones humanas, amistades que parecían inquebrantables que se acaban de golpe por una tontería, amistades que han empezado titubeantes y con los años se vuelven firmes y sólidas, familias que darían la vida unos por otros y familias que no se entienden o se odian a muerte...es todo tan complicado.

Yo no me quejo de mi familia directa, y de los lejanos tampoco aunque ahí ya hay de todo, pero en términos generales no me quejo, al menos por ahora, que nunca se sabe.

El sábado, a media tarde, cuando ya la comida iba quedando atrás, nos fuimos unas 15 personas a dar un paseo junto al mar y a charlar, y llegamos a un parque al que todos habíamos ido en muchos momentos de nuestra vida. Pues al ver a nuestros hijos veinteañeros subidos en los columpios nos embargó a todos esa sensación de tiempo detenido, pero a la vez de felicidad por estar en el momento que estamos, con lo bueno y con lo malo. Ver que han pasado los años y seguimos estando todos bien, que los niños han crecido y son personas buenas y responsables, con sus defectos y manías pero buenas personas, ponerme mis zapatos cómodos para caminar con el vestido elegante que llevaba sin importarme lo que pudiera parecer, y seguir riéndonos de las mismas bobadas que hace 20 años a mí me llenó de vida.

La verdad es que hoy no vengo muy inspirada y quizás os esté aburriendo, pero es que cuando tengo estos encuentros familiares y salen bien vuelvo en modo zen total, jejejeje.

Aún me queda una comida que siempre hacemos el fin de semana más cercano al día del Carmen, a ver si sale tan bien como en esta, y vamos a ir al pueblo de mi abuela en Picos de Europa a reencontrarnos con mucha gente a la que vemos una vez al año o menos, y esos abrazos...pero de momento estoy aquí así que tendré que ver a los que tengo cerca, la semana que viene sin ir más lejos tenemos planes. 

Dicen que los olores son capaces de despertarnos los recuerdos más dormidos y ahora que va amaneciendo, al captar un aroma, he recordado una escena. Cuando fui de viaje de estudios a Londres todos los alumnos salimos de un lugar concreto a las seis menos cuarto de la madrugada, era de noche y apenas había nadie por la zona, pero toda mi familia acudió a despedirme; mis abuelos, mi hermana, mis padres, mi tío...y cuando el autocar arrancó yo sacudiendo las manos como una loca y llena de ilusión. 

Cuando volví más o menos a la misma hora, once días más tarde, todos estaban allí y al bajar fue como si no me hubiese ido, empecé a hablar con ellos mientras me achuchaban, contando lo que había visto, lo que había comido y el lío en el que me metí en la aduana al no declarar que llevaba tabaco y licor para mi padre y mi abuelo.Al final no pasó nada pero por mi despiste casi perdemos el ferry. O cuando vi con mi amiga como intercambiaban una pistola y acabamos en la cocina del restaurante por atolondradas. 

Tengo la ventana abierta y el olor que entra de la calle me recuerda al del día de mi partida al viaje, un olor a primavera, a ilusión, a juventud y a muchas cosas buenas. Y sé que ha sido ese olor, ese sutil aroma me ha hecho recordar la escena.

Ayyyyy se me van las musas y ya poco se me ocurre, solo decir que llevo unos días muy buenos y quisiera embotellarlos para revivirlos de vez en cuando, la tarde de ayer en la playa, por ejemplo, fue genial, pero por otro lado me gusta que las cosas pasen y no vuelvan, que quede el recuerdo y también la expectación por el futuro, que la ilusión esté siempre presente.

Y por hoy lo dejo que sé que me he enrollado mucho para no decir nada, solo que hay que aprovechar el momento y a los que tenemos cerca. Y a los que están lejos pues también, afortunadamente tenemos medios para estar conectados y aunque no es lo mismo al menos sabemos que están bien.

Muchísimas gracias a todos por leerme, de verdad que es genial lo bien tratada que me siento siempre aquí y hasta el sábado, que nos veremos con mi resumen semanal.

38 comentarios:

  1. Precisamente ayer tuve oportunidad de charlar un rato (por las redes) con una grandísima amiga de la que hace mucho no tenía noticias...y volver a hablar con ella es como dices, como si el tiempo se hubiera parado :)
    Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Exactamente esa es la sensación a la que me refiero, de retomarlo justo donde lo dejamos como si hubiésemos ido a tomar un café, una va al baño y a la vuelta sigue hablando, pues eso.
      Besos.

      Eliminar
  2. No digas que no has dicho nada. A mí me ha quedado una bonita sensación de paz y alegría.
    Y no digas tampoco que ayer era lunes, porque mañana volverá a serlo y nos habremos comido el fin de semana sin darnos cuenta.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias!
      Jajajaja, es que esta semana se me ha esfumado, no sé que ha pasado y tengo la sensación de no haber hecho nada.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Aburrir tu?? Imposible!! Yo a mi mejor amiga no la veo a diario, aunque nos conocimos en el zulo no trabajábamos juntas (ella estaba en el turno contrario), y ahora que cada una tiene un trabajo distinto y rutinas diferentes pues tampoco. Pero hablamos varias veces en semana, a veces de cosas importantes y otras de chorradas, pero da igual. Nos vemos y es como si estuviésemos pegadas las 24h del día y nos lo contamos todo.

    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Gracias!!!
      Es justo eso, que nos vemos poco, por lo que sea, pero hay esa sensación de complicidad que disuelve la distancia y parece que nos vemos a todas horas.
      Besos.

      Eliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Esos momentos son únicos y hay que atesorarlos. A mi me ocurre con una amiga del colegio. Nos vemos muy poco pero cuando lo hacemos es como si estuvieramos jugando en el recreo. Siempre ha sido así. La echo de menos pero cada una cogió una dirección totalmente diferente. Pocas veces nos unimos. Pero así es la vida.
    Gracias por recordarnos esos momentos.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Eso creo, que hay que atesorarlos como oro en paño.
      A mí me pasa, mis amigas han tomado otras direcciones, es la vida, pero oye nos vemos y como si estuviésemos en clase.
      Besos.

      Eliminar
  6. Hay amistades que se van y otras nuevas que llegan, pero siempre he creído que, salvo casos excepcionales, los amigos de verdad siempre perduran aunque les veas poco.
    Hace unos pocos años me encontré casualmente con un amigo del colegio, habíamos sido íntimos y desde que cada uno tomó caminos distintos no nos habíamos vuelto a ver. Él vive en Gerona y yo en la provincia de Barcelona. Nos vemos dos o tres veces al año, porque así lo hemos convenido. Y, como tú dices, parece como si el tiempo no hubiera pasado. Si no viera su pelo blanco, se me antojaría que todavía estamos en clase. Y cada vez que nos reencontramos, continuamos nuestra charla donde (aparentemente) la habíamos dejado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola.
      Eso creo, que perduran aunque se vean poco.
      Me encanta la historia del reencuentro, qué bonita. Os imagino a los dos en el cole.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Yo he recuperado el contacto con gente con quien hace muchos años que no lo tenía y que por diversas circunstancias se había perdido, y ahora es que como si no hubiera pasado el tiempo y la conexión es igual, sin embargo con otras personas con quienes no se ha perdido nunca el contacto y lo que es más importante en un momento de tu vida hubo tan unión que pensaste que esa unión era para siempre y a pesar de que no haya pasado nada... ni importante, ni de lo que disculparte, a pesar de seguir viviendo en la misma ciudad, y a pesar de seguir viéndote pero esa sensación de unión que hubo en otro tiempo pero ha desaparecido... en fin, misterios de la vida, de los que a mi personalmente no me parece oportuno perder mucho el tiempo pensando el porqué ha sucedido, pienso que por la misma razón por la que gente se desenamora ¿no?


    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola.
      Ay qué bonito que hayas recuperado ese contacto. A mi madre le ha pasado con algunas amigas y es justo eso, que parece que no ha pasado el tiempo.
      Y también ocurre lo contrario y lo mejor es lo que dices, no darle vueltas. En casos así yo pienso si he podido hacer algo que moleste o haga daño, y si deduzco que no he hecho nada así no le doy más vueltas.
      Besos.

      Eliminar
  8. A mí me pasa lo mismo hay con gente que parece que el tiempo no ha pasado y puedo hablar de todo. Besos

    ResponderEliminar
  9. Las relaciones de verdad se distinguen por eso, por tener la capacidad de recuperarlas en el punto en el que estaban, sin fisuras.
    Besos!

    ResponderEliminar
  10. A mí me pasa con muchas amigas... esa sensación es buenísima

    ResponderEliminar
  11. esa sensación de que no haya pasado el tiempo es maravillosa. yo la he tenido con algunos compañeros del colegio, con algunos familiares... igualito que la gente de la escuela de industriales en la que estudié, que un día se enrollaban contigo y al día siguiente ni te saludaban.
    a mí me gusta esa gente que, aunque no necesariamente sean un dechado de virtudes, puedes hablar con ellos de cualquier cosa y no tienen cambios de actitud inexplicables. esas son las amistades duraderas, y me gusta que sea así.
    muy buena reflexión. besitos, gemma!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Chema.
      Hay épocas en las que damos con gente que...pero por suerte eso ha quedado atrás y tenes muchos más amigos.
      Eso creo yo, no tienen que ser perfectos o pensar como tú, simplemente escuchar y no tener cambios de actitud inexplicables.
      Me alegra mucho que te guste la reflexión, es que el otro día sentía que se había detenido el tiempo, la única diferencia era que en vez de estar rodeados de niños jugando había algunos chicos mayores que también jugaban.
      Besos y feliz jueves.

      Eliminar
  12. Se exactamente la sensacion que dices, a mi me pasa con mis amigas del instituto, pueden pasar meses sin hablarnos, pero el dia que nos vemos, seguimos tan cercanas las unas con las otras como si nos hubieramos visto la tarde anterior. Hace un par de años celebramos nuestro 20 aniversario de amistad, con regalitos y todos, jeje. Tengo nuevos amigos, pero es verdad que como los que quedan del instituto... ninguno.
    Un besote enorme y gracias por traerme tan buenos recuerdos!

    ResponderEliminar
  13. Pues dímelo a mí. Conozco a mis mejores amigas desde los seis años. Me fui a vivir diez años a Uruguay y, cuando volví, era como si no hubiese pasado el tiempo.
    Si a eso le sumamos que el 98% de mi familia vive fuera de España, soy toda una experta en eso de mantener relación con gente a la distancia. Jajajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
  14. Hola Mari, pues si hay veces que parece que se detiene el tiempo y otras parece que pasa volando, en un abrir y cerrar de ojos ya hemos avanzado días y hasta meses sin darnos cuenta.
    Lo bueno es que esas veces que se ha detenido el tiempo para ti, han sido bellos momentos, de los que es mejor que no pase el tiempo y así poder disfrutarlos mejor, reencontrarse Con amigos o familiares que hace tiempo no ves y que la conexión se mantenga es algo muy lindo. Me alegra que tengas esos momentos y que los puedas disfrutar como se debe.
    La mente es tan maravillosa que así como te hace recordar con algún aroma, también puedes hacerlo al revés, que un recuerdo sea tan intenso que persivas hasta los aromas aunque en realidad no estén allí, hay que saber disfrutar cada momento y sacar lo mejor de cada uno.
    Mil Besitos y encantada con tu post como siempre

    ResponderEliminar
  15. Hermosa improvisación. Yo también me he asombrado muchas veces de esas relaciones en que, a pesar del tiempo sin verse, después es como si hubiéramos estado juntos a diario. Eso y el ser capaz de estar con alguien en silencio, es para mí, la muestra de la confianza y la amistad.
    Yo me hubiera muerto de vergüenza si hubiera ido toda mi familia a despedirse de mí, además de que no me gustan las despedidas, pero me parece un gesto precioso.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  16. Esas relaciones me encantan, puedes llevar meses sin verte y no costarte nada entablar conversación.
    Hace poco me pasó con una amiga, en concreto cuándo fui a Madrid a un evento, aproveché y quedé con una amiga a la que hacía un par de años que no veia, pues fue cómo si nos hubiesemos visto la semana anterior y eso me gusta muchisimo.

    Hay que disfrutarlo!!

    ResponderEliminar
  17. Son pocas las personas con las que me pasa eso de encontrármelas después de un tiempo y sentir que todo sigue igual. Pero, sin duda, me siento afortunada porque todas ellas formen parte de mi vida.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Eso me pasa a mi por ejemplo con mi amiga Cristina que vive a unos 50 km de Alicante y cuando nos vemos, parece que nos hubiéramos visto ayer, y podemos tener esa complicidad y confianza, y desde hace mas de 20 años, o con Chari que ahora que me he ido fuera de Alicante no nos vemos tanto como queremos las dos, pero desde luego cuando nos encontramos, nos alegramos mucho de vernos, y la confianza y el cariño sigue intacto aunque pase el tiempo, son esas maravillosas cosas de la vida. un beso Gema me gusta comprobar con tus blogs reflexivos, el sentir de la vida, que nos da cosas maravillosas y leyéndote me hace muchas veces darme cuenta de ello. TERE.

    ResponderEliminar
  19. He sentido muchisimas veces esa sensacion de ver a alguien que no veia hace tiempo y parecer que no habia pasado ni un segundo desde la ultima vez que nos vimos, Suele pasar con grandes amistades. Actualmente no me sucede tanto, y creeme que se extraña...
    te cuento que cambiamos el nombre de nuestro blog y ahora es http://hoyelijoycomparto.blogspot.com Esperamos nos visites como siempre y compartas tus opiniones en nuestros posts!
    Un abrazo grande!
    Maria

    ResponderEliminar
  20. Muy bonita reflexión. Yo creo que con las personas que tienes esa sensación es porque son amigas de verdad y sigues estando tan agusto con ellos como hace un siglo. Parece que hasta continúan las conversaciones ;)

    ResponderEliminar
  21. Eso que comentas me pasa con una amiga a la que veo con suerte solo una vez al año porque vivimos en ciudades distintas pero es como si estuviéramos siempre juntas, no se nota la distancia. Un beso

    ResponderEliminar
  22. si que es verdad a veces tienes esta sensacion

    ResponderEliminar
  23. ¿Y qué me dices cuando llegan las vacaciones? ¿No tienes la sensación de que no ha pasado el año que separa unas de otras? Las amistades, las verdaderas, son permanentes. La distancia temporal supone un mero paréntesis, al reencontrarnos los sentimientos que nos produce esa persona simplemente afloran porque jamás desaparecieron. Aciertas con lo del olfato, nada despierta los recuerdos como un olor familiar, me gustaría saber qué razones evolutivas lo explican. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  24. Me alegro por esos encuentros familiares que te recargan las pilas, Gema. Como bien dices hay relaciones que aunque no sean muy estrechas en el tiempo siguen siendo igual de intensas. Creo que saber mantenerlas dice mucho y bueno de las personas implicadas. La verdadera afectividad no es transitoria :))

    ¡Un beso grande de domingo!

    ResponderEliminar
  25. No hace falta estar cerca de una persona para sentirla próxima a nosotros, me refiero a estar cerca físicamente. La conexión que sentimos con algunos hace que la distancia no exista. La tecnología, internet y demás, facilita mucho esto, pero hace años existía el correo y aunque era más lento servía para conectar igualmente.
    Bonita reflexión, no será cosa de tu gato, no?
    Un besote, guapa.

    ResponderEliminar
  26. La verdadera amistad no necesita no necesita un contacto diario, al menos paa mí, como dices es como si no pasara el tiempo, yo por suerte tengo amistades así ... Tú nunca aburres Marigem, jamás!
    Un beso guapaaa

    ResponderEliminar
  27. Guapaaa!! Para no estar inspirada has escrito algo muy bonito y profundo. La verdad es que es una sensación maravillosa cuando después de un tiempo ves que nada ha cambiado y que se puede seguir tan unido como antes. A mí también me ha pasado con algunas amigas, que después de meses sin vernos es como siempre. Un besito guapa, me ha en antado tu entrada!!

    ResponderEliminar
  28. A mi también me intriga el por qué hay personas con las que conectas a tantos niveles que el tiempo no importa.
    Yo solo tengo una amiga, con la que me pasa eso.
    Me alegra muchísimo que hayas tenido esos maravillosos momentos con tu familia.
    Un besazo!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...