viernes, 16 de diciembre de 2016

Las mascotas de mi vida.

Hola a todos y bienvenidos un día más. Hoy es viernes y ya sabéis que los viernes hago post de cosas entrañables, distendidas o simplemente que me gustan. Y ya que se acerca el cumple de mi gato mayor, me ha apetecido hablar de mis mascotas.


Ya sabéis que vivo con muchos animales, prácticamente tengo un minizoo, jejeje,  pero es que no puedo evitarlo, todas llegaron a mi vida de manera bastante casual y lo han hecho para quedarse.

Mi gatito mayor llegó una tarde de enero fría y triste, todo estaba gris hasta que lo vimos junto a un contenedor, era un bebé precioso con unos ojos dulces que no tenía a nadie más en el mundo, y en cuanto lo vimos se iluminó la tarde.

Por mi vida habían pasado todo tipo de animales excepto gatos, así que no sabía muy bien cómo cuidarlo. Lógicamente sabía que necesitaba comer y beber y que los gatos tienen que vacunarse. Pero claro, era una inexperta y esa primera tarde, un viernes, le di para comer una lata de esas baratillas de supermercado. Y como estaba muy sucio, al día siguiente lo bañé.

Cuando el lunes fui al veterinario al que solía llevar mis cobayas y pájaros me quedé asombrada al saber que lo había hecho todo mal. Al parecer debería haber comprado pienso seco para cachorritos, y a ser posible de una marca buena, y no debería haberle bañado  pues no tenía puesta ninguna vacuna. Y ya puestos, lo metí en casa y no le di nada para las pulgas y parásitos internos. No nos contagiamos todos de milagro, porque lo metí en mi cama; inconsciente que es una.

De esto hace 14 años, no tenía Internet y claro, era imposible informarse. Hoy en día hay muchas opciones de consulta tipo El Portal del criador, un tienda online que además de vender mascotas nos dan muchos tips para que cuidemos a las mascotas como se merecen y evitar estas cosas, especialmente si tenemos niños, como era mi caso, que podía haberles contagiado algo, ainnnns.

Hace tiempo os hablé de mis trucos para criar bebés gatitos sin madre, y os diré que en ese caso, además de consultar una y otra vez a mi veterinario me informé por Internet, pues ya era algo accesible para mí, y creo que no lo hice del todo mal, porque ocho años después siguen con nosotros y están requeteguapos.

Podría pasar horas hablando de mis mascotas, de mi gatito mayor que me inspira en los jueves reflexivos, de los cobayas, que me llaman en cuanto me ven por la mañana para que les dé su desayuno o de lo mucho que me río cuando mis gatos "juegan a las sillas", que es simplemente ver como se pelean todos siempre por el mismo sitio.

gatos
La chica parda de la izquierda es a adicta a la nata de la que os hablo más abajo, aunque ya no es bebé, es guapísima y muy esponjosa, la negra es mi talismán  y mi tesoro y el bebé adorable de la derecha es mi gatito mayor hace 14 años, de ahí la mala calidad de la foto.


Creo que nunca os he hablado de mi primer animal, un perro al que quería tanto, pero tanto, que a día de hoy me cuesta hablar de él. Vivía en casa de mis abuelos, que estaba al lado de la mía, y tanto mi hermana como yo íbamos a verle constantemente, veíamos la tele echadas encima de él, paseábamos con él y era un hermano y compañero de juegos.

Él llegó a nuestra vida de pronto, y aunque yo solo tenía cinco años recuerdo perfectamente la primera vez que le vi, tan chiquitito que dormía en una zapatilla de mi padre, y le quedaba grande.

Mi querido perro era un pastor alemán, grande y amoroso, al que le encantaba dar larguísimos paseos con mi abuelo y bañarse en la playa invierno y verano, para luego sacudirse con mucha energía, salpicándolo todo de irisadas gotitas de agua salada. ¡No os imagináis cuanto lo echo de menos! Mis tentaciones de tener perro son enormes, pero con tantos gatos lo veo difícil. No obstante, si alguien me pregunta, con los ojos cerrados le recomendaré tener un perro, siempre y cuando sepan qué clase de perro quieren, que no es lo mismo tener un hermoso pastor alemán que nos acompañe en los paseos que comprar un bichón maltés para que nos haga compañía y nos mire de modo adorable. Ambos son maravillosos, solo hay que saber cuál se adaptaría mejor a nuestro modo de vida y así vivirá feliz y nos enriquecerá cada día. Y sea cual sea nuestra preferencia solo puedo añadir que un perro siempre es un gran amigo.

perro
Esta foto tiene 37 años, lamento la calidad pero este chico era amor, ainnnns, cuánto le echamos de menos.




Creo que tampoco os he hablado nunca de las "adicciones" de mis gatos. Siiii, mis gatos, bueno, algunos, son adictos.

Los que recogimos del río son terriblemente adictos, dos de ellos a los quesitos y otra a la nata montada.
Lo de los quesitos podemos controlarlo y solo se los damos en Nochebuena, Nochevieja y en los cumples de cada animal o persona de casa, y la verdad es que lo llevan relativamente bien.
Pero la que tiene adicción a la nata...hasta el veterinario nos ha permitido darle un poquito a diario porque lo pasa tan mal cuando se la quitamos,  que con ella hacemos excepciones.
En cambio el otro gato no tolera nada que lleve leche, se pone malísimo, así que a mi gatita le tengo que dar la nata a escondidas porque a él también le gusta y no puede tomarla, un cuadro, vamos, jejeje.

Y ya que últimamente me he aficionado a las infografías os dejo una con unos consejos de alimentación para gatos, porque tengo claro que es un tema del que se supone que sabemos y en realidad no sabemos nada. Yo misma les he dado cosas a los gatos que he tenido que ir corrigiendo con los años, y que han sido perjudiciales para su salud.

alimentación-prohibida-gatos
PortaldelCriador.com

Y volviendo a las "adicciones", mis cobayas son adictos al pimiento rojo, y cuando, por alguna razón no tengo y les doy verde o amarillo lloran y no lo comen, así que tengo que ir a comprarlo para calmar su ansiedad. Menos mal que en este caso el pimiento les viene genial para sus cuidados(os hablé de ellos
aquí)

Y no quisiera acabar el post sin recordar a las mascotas que ya no están, que para mí no son mascotas, son miembros de mi familia.

Además de los hamster, mi perro adorable y querido, varias tortugas y cobayas, quiero recordar a mi gatita, en la que pienso cada día y a la que dediqué un post hace tres años, una chica guapa y esponjosa que llegó para alegrarnos la vida.

Y mi agapornis, mi pajarita linda, que nos ha dejado un vacío difícil de explicar y de la que no puedo hablar sin llorar, nadie sabe cuánto la quería.

Y el último en dejarnos ha sido mi conejito, un chico listo y precioso que luchó mucho para curarse, al que echo de menos cada vez que veo algún cable mordido o cuando veo escarola en las tiendas, su debilidad.

Pero no quiero que me quede un post triste así que diré que a pesar del dolor por las ausencias tener una mascota es lo mejor que podemos hacer, nos llenan de alegría, nos enseñan a empatizar y compartir y crecer rodeado de animales nos hace sensibles y mejores personas.

Mi infancia fue muy feliz, pero no lo habría sido tanto sin mi perro, mis cobayas y todos los bichos que pasaron por mi vida, todos ellos me han enseñado algo que no he olvidado, a querer de manera incondicional.

Bueno, pues hasta aquí el post de hoy, que no quería acabar el año sin hablar de ellos, que tanto aportan y han aportado, que me llenan de alegría en los peores momentos y que son la alegría de la casa.

Y vosotros;¿tenéis mascotas?¿os imagináis la vida sin ellos?
¡¡¡¡¡¡Hasta mañana!!!!!







40 comentarios:

  1. Me ha encantado. Yo he tenido, en distintas etapas de mi vida, dos gatas que han sido miembros de la familia. Ahora tenemos dos gatos, chico y chica, que son todavía unos jovenzuelos y que nos tienen muy entretenidos.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡¡Hola!!!!
      Ayyyyy qué monada, recuerdo que hablaste de ellos. Dan la vida.
      Besos.

      Eliminar
  2. Yo tuve de niña en casa en el pueblo gatos. Cuando vinimos a Eibar teníamos un canario y tuvimos varios. En la casa donde vivimos había gatos. Mas adelante cuando ya tenia novio. Ellos tenían un pero pastor alemán. Solíamos ir al monte o a la playa en invierno y siempre iba con nosotros. Cuando nos casamos y en casa al ser tan pequeña cuando tuvimos a los niños teníamos peces y pájaros. Ahora con el problema de mi salud no me deja el médico tener animales en casa. Pero siempre me ha gustado acercarme a los animales. cuando visito a mis primos en el pueblo ellos si los tienen. Perros, gatos, loros, cobayas, gallinas, hasta un lagarto que no me acuerdo su nombre ahora etc... Tengo una prima que crías Yorsay y los vende. Siempre estoy tentada a traerme uno , pero mi marido no quiere animales en casa, por si acaso me pongo mala con el asma. En mi trabajo en el jardín se crían gatos callejeros cuando podemos le damos comida, estás super mimados por algunas compañeras. Detrás de mi casa en un patio hay gatos. Los vecinos le echamos comida , pero el ayuntamiento puso un bando en los portales prohibiendo que alimentemos a los gatos callejeros. Mis hijos al mayor no le gusta tener en casa animales , le pasa lo que a mi por salud. El pequeño tienen dos gatos preciosos. Un dia voy a hacer un posts de los animalitos que aunque no tengo y si que los he fotografiado. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡¡Hola!!!!
      Ayyyy es que con asma la cosa se complica. Yo tenía muchas alergias y la mayoría se me han quitado, los médicos alucinan, yo digo que es por lo mucho que me quieren mis gatos.
      Los lagartos me encantan.
      Un besito y me encantaría leer eso post.

      Eliminar
  3. Se ve que eres una "madraza" también con los animales.
    ¿Crees que si tuvieras un perro desde pequeño tendrías conflicto con los gatos?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡¡Gracias!!!!
      Lo confieso, para mí son hijos.
      Yo creo que si lo cojo de pequeño no tendría conflicto, pero me veo tan falta de tiempo...y los perros tienen que salir. Yo salgo todos los días, pero un día pronto y otro, sino puedo, pues más tarde, y un perro eso no lo entiende, me tira para atrás, eso y que me paso el día barriendo y fregando, jejeje, con tanto pelo.
      De todas formas, en un futuro en que todo se calme un poco no lo descarto en absoluto.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Qué post tan bonito y tierno. Yo también tengo muy buenos recuerdos de mis mascotas: Eros, una gata gris y negra que vivió 17 años conmigo y ahora, Lorca, una perrita negra que tiene ya 13 añazos. Me encantan los animales y los amo, y me alegro de trasmitir estos valores a mis hijas.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡¡¡Gracias!!!!
      Ayyyyy qué adorable tu gata, me gustan tanto...el mío mayor tiene 14 años y me da terror qu ele pase algo.
      Me imagino a la perrita y muero de amor. Y siiii, transmitir esos valores a los hijos siempre es genial, les hace mejores personas.
      Besos.

      Eliminar
  5. Sola precisamente no estás, amiga mía, jajaja
    Hay gente que no entiende ese amor por los animales. Solo quienes tenemos una (en mi caso solo una) mascota, podemos saber hasta qué punto se quieren. En mi caso, sólo pensar que algún día mi perro pueda irse de nuestra vida ya me emociono. La primera vez que me ocurrió fue un fin de semana que mi hija menor (su propietaria oficial porque está registrado a su nombre) se lo llevó dos o tres días allí donde fue a pasar el finde con sus amigos, con solo ver su cama vacía (todo lo demás, manta, juguetes, etc., lo había guardado la hacendosa de mi mujer) y sin rastro de su presencia, me vinieron ganas de llorar. Te estás haciendo viejo, me dije. De niño había llorado más de una vez cuando los periquitos que tuve se murieron pero luego ya no tuve ningún otro animal en casa hasta hace cuatro años. Pero creo que es simple y llanamente el amor que llegamos a sentir por un animal que te lo da todo sin pedir nada a cambio (bueno, alguna golosina si, jeje), que nunca está de mal humor, que corre a recibirte ladrando, dando saltos y meneando la cola... Y la compañía que nos hacen.
    En fin, que disfrutes de tus queridas mascotas.
    Un abrazo y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡¡Hola!!!
      Ya te digo, otra cosa quizás pero sola...
      Te entiendo a la perfección, yo tengo terror a que a mis gatos les pase algo, y el mayor ya tiene 14 años, ufffff.
      Lo has descrito muy bien, jamás están de mal humor, siempre nos reciben con alegría...a mí me quitan todos los males.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. A mí no me gusta llamar mascotsa a los animales que viven con nosotros, porque me da la impresión de que les baja de categoría, los cosifica, y eso hace que haya gente que se crean que son un mueble más que puedes tratar como te dé la gana, y no. Cuando se me ocurra una palabra adecuada, ya te lo diré,le sigo dando vueltas.
    Sobre el tema de la alimentación, es más relativa de lo que parece. Pese a que, en teoría, hay alimentos, como la leche y derivados, que ahora nos recomiendan no darles, hay algunos animalitos que no se perjudican. Es más, les hace más daño la ansedad pr no tomarlo que el alimento en sí.
    Yo tenía un gatito que necesitaba beber leche todos los días, aunque fuera un poquito, y, aún teniendo insuficiencia renal, lo hablamos con el veterinario, y nos dijo que cone sa cantida que tomaba no era problema. Otra cosa es que se alimentara sólo a base de leche.

    Con el tema de alimentación especial dependiendo de edades y enfermedades, obviamente, es mejor buscar la que mejor se adepte a sus necesidades, y de calidad, pero no les pasa nada por comer otras cosas en un momento dado. Los gatos son depredadores que se buscan muy bien la vida y, en estado salvaje, no tienen tanto miramiento. No creo que haya pájaros especial bebés, o ratones para insuficiencia renal ;)

    Estoy muy a favor de cuidar la alimentación de nuestros compañeros peludos, pero sin obsesiones, y sin caer en la falta de sentido común. Siempre hay que tener en cuenta los consejos de tu profesional, pero también concoer a quien vive contigo.

    Nosotros cuidamos muchísimo este tema, pero le damos ciertas licencias. Mejor dicho, ya se las toma ella. Con casi 20 años, hace lo que le da la real gana. Hasta la veterinaria ha llegado a la conclusión de que le afecta más el estrés, que los posibles "picoteos" que se permite la doña (que lo mismo es el caldito de la lata de atún al natural, que ya ves lo que puede llevar eso, como un trocito de yema de huevo, que no le hace ningún mal pese a ser proteína y tener insuficiencia renal)

    Besos, guapa!

    ResponderEliminar
  7. Respuestas
    1. ¡¡¡¡Hola!!!!
      Tienes toda la razón, no sabes el tiempo que pensé el título porque para mí no son mascotas, son hijos, tiene que haber una palabra mágica que los defina, cuando la encuentres te agradeceré infinito que me la digas.
      Respecto a la alimentación; también de acuerdo.
      Mi gatita adicta a la nata está requeteguapa, y el veterinario nos ha dicho lo que comentas, que la cantidad que toma no le hace mal y en cambio, sino se lo damos se estresa mucho. En cambio el mayor(que también tiene insuficiencia renal) se pone malísimo, le gusta pero se pone tan malo que no se la doy, no merece la pena.

      Yo a los bebés que saqué del río(en esta entrada dejé un enlace al post) les di yemita cocida disuelta en leche, les encantaba, jejeje.
      Qué bueno lo de los pájaros especial bebés.
      Me ha encantado conocer tu punto de vista.
      Besos.

      Eliminar
  8. Hola, acabo de conocer tu blog, me ha gustado mucho, y me quedo siguiendote, te invito al mio y así nos leemos ;)

    http://estoyentrepaginas.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por seguirme pero he tenido que eliminar tu comentario porque google penaliza los spams. Sorry.

      Eliminar
  9. Aquí otra que tiene bichejos con adicciones... Chimba y Xena tienes pocas adicciones pero lo que es Thalia, Morena y Amoroso... son yonkis de muchas cosas.... Thalia desde que ha descubierto la zanahoria es capaz de acosarte, empujarte, chuparte medio cuerpo, resoplar, volver a acosarte... hasta que consigue su zanahoria. Morena creo que te puede hacer hasta el pino por un trozo de calabaza y si hablamos de terrones de azúcar... los tres te agobian hasta que consiguen el suyo jajajajjajaja. Me ha encantado el post!!!

    Un besazo reina!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, me encantan las adicciones, qué graciosos son.
      Los caballos son unos acosadores cuando son adictos, me hacen una gracia...
      Besos y me alegra mucho que te guste el post.

      Eliminar
  10. muchos somos especialmente sensibles con los animales, porque se les ve tan frágiles y tan indefensos a veces...
    cada animal tiene su personalidad diferenciada. el ejemplo que has puesto es perfecto: una gata tuya es adicta a la nata y otro es intolerante a la lactosa. y así con todo. unos son más tranquilos, otros más traviesos...
    la foto con tu hermana y el pastor alemán es preciosa.
    besitos, gemma!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡¡Hola Chema!!!!!
      Siiiii, a veces son realmente indefensos.
      Siiiii, es lo mejor, que cada uno tiene su personalidad. La adicta a la nata ayer por la noche insistía de una manera más graciosa, intentando abrir la nevera...son amor.
      Me alegra mucho que te guste la foto, tenemos muchas pero esa era en la finca familiar y fue un día muy chulo, ainnnns, como se hacen querer.
      ¡¡¡¡¡¡Besos!!!!!

      Eliminar
  11. Nosotros ahora tenemos una perrita, antes tuvimos una gata. Es la princesa de la casa, la verdad es que la alegría y el cariño que dan no es comparable con nada, es sincero. No hay nada mejor que tener un compañero del mundo animal en casa, sobre todo para los niños, siempre miro con pena los niños que se crían solos sin un compañero viendo como miran en el parque a los perros y como las madres o padres tiran de ellos para que no se acerquen como si el perro tuviera la lepra. La verdad es que desconfío de la gente que no le gustan los animales. Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Hola!!!! Ayyyyy he visto tu perrita en face, es preciosa.
      Yo pienso igual, los niños que crecen con animales son más felices, y a la gente a la que le gustan los animales suele ser más sensible y empática.
      Besos.

      Eliminar
  12. Gema, cuando te leo sobre las mascotas o animales en general, te vislumbro toda ternura y con un entrañable carácter para ellos. Las mascotas siempre forman parte de la familia y cuando alguna te deja porque ha de partir, se siente una pena inmensa, ya me tocó pasar por eso y es inolvidable, por eso te entiendo perfectamente con lo que cuentas del perrito.

    Me hizo mucha gracias lo de "las caboyas" y el pimiento rojo jajaj vaya paladar, no se les puede engañar. Y una cosa en la que estoy también de acuerdo contigo es que los "bichos" que pasan por nuestra vida nos dejan el ejemplo del amor incondicional.

    Gracias por el post tan bonito.
    Besos-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡¡Hola Mila!!!!!
      Ayyyy que bien que me imagines así.
      La verdad es que en mi caso los animales son nuestra familia, en lo bueno y en lo malo son uno más.
      Cuando se van se pasa fatal, yo lo he vivido unas cuantas veces y cuesta superarlo.
      Jajaja, siiii, son unos adictos, y taaaan gracisos.
      Un beso y es así, ellos nos enseñan lo que es amor incondicional.

      Eliminar
  13. Yo solo he tenido gatos y cuando vivía con mis padres, un hamster que al decir de mi madre "solo le faltaba hablar". La verdad es que ella le llamaba y acudía. Paseaba por todo el salón y trepaba por las cortinas.
    Los gatos me fascinan y he tenido una gata que crió en casa tres veces. Era muy triste separarla de los gatitos que siempre procurábamos colocar bien con gente de confianza. Ahora solo tengo a mi Sheldon y a Mandarina que es el gato de mi hijo que alguna vez me lo deja (sí es un gato, es que cuando le puso nombre creía que era hembra y cuando le dijo al veterinario que se llamaba Mandarina, el veterinario le dijo "¿Tú sabes que es un gato, verdad?" y mi hijo, orgullosos él, dijo "Sí, pero ya he tenido gatos con casi todos los nombres de frutas y me falta ese".
    Muy emotivo tu post y muy positivo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyyyyy lo mismo que decía tu madre lo dice la mía, es que a veces solo les falta hablar.
      Me encantan los nombres de tus gatitos actuales, y la historia de mandarina es lo más. Yo también tuve fallos y tuve animales chico con nombres femeninos y al revés, porque claro, una vez que sabíamos el error ya no les cambiábamos el nombre, jejeje.
      Besos.

      Eliminar
  14. Yo no me imagino la vida sin mascotas, una vez que tienes animalitos es muy difícil vivir sin ellos.

    Cuando terminé con el ex-novio malvado se quiso llevar a la coneja, pero no... la coneja es mía nada más ¬¬

    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hiciste genial, nunca dejes que la coneja viva con el exnovio malvado, ella te quiere a ti.
      Besos.

      Eliminar
  15. Ahora tengo peces pero de pequeña siempre teníamos todo tipo de mascotas! Un besin.
    http://solaanteelespejo.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  16. ¡Hola Gema!
    Leyéndote me has recordado mi infancia, que también estuvo rodeada de mascotas y animalitos. Mi abuelo materno era otro apasionado de los gatos, llegó a tener seis o siete, pero mi abuela acabó por irlos regalando a otros amigos, quedándose un par de ellos en casa y luego alguna que otra vez volvía a aumentar la familia ...je,je,je Aparte de los gatos, también tenía gallinas, conejos, pájaros y especialmente caballos, pero no en casa, sino que como trabajaba de guarnicionero pues siempre solía tener muchos esperando a sus dueños en la fachada o en la puerta sujetos a unas anillas metálicas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Hola!!!!
      Qué genial tu abuelo con los gatos, a mí me encantan.
      Me chiflan las gallinas, los conejos...en realidad me gustan todos.
      Besos.

      Eliminar
  17. Qué chulo!!! Me encantan estas historias... Creo que hace años escribí un post de los gatos que tuve, a ver si lo busco.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡¡Gracias!!!!!
      Ayyyy siiii, búscalo y nos lo pones en face, me chifla leer esas cosas.
      Besos.

      Eliminar
  18. Ains cuánto echo de menos a mi perrito, se me fue en un accidente y qué mal lo pasé.. Los animales pueden llegar a llenarnos tanto.. Espero volver a tener otro perrito muy pronto. Por cierto, qué curiosa esa adicción de tu gatita a la nata montada, jeje. Seguro que es adorable :) besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ufffff, cuando se van así de repente se sufre un montón.
      Siiiii, es muy adorable, se mancha la nariz y luego la relame, ainnnnns.
      Besos.

      Eliminar
  19. Siento llegar tarde, pero ayer con mi activación de implante, que no es lo que yo esperaba uf, ya te contaré y unas cosas y otras no había podido ponerme a leerte.
    Yo tengo gratos recuerdos de los perros que mi padre tenia cuando yo era pequeña y de adolescente, sobre todo de un Seter alemán rojo precioso al que llamamos Dick, no se porque no me preguntes y dos seter (de eso sblancos y marrones y que son cazadores), que el macho no me acuerdo como se llamaba pero la hembra recuerdo perfectamente que se llamaba Diana y me llevaba muy bien con ella, me dio mucha pena cuando murieron.
    También recuerdo una época en la que un primo de mi abuelo nos regalo periquito sy como cantaban por la mañana.
    Le tengo muchisimo cariño y he de reconocerlo a la perra de Chari, es muy nerviosa pero es un amor, y cada vez que voy a su casa, me alegra el día, aparte de disfrutar un día en compañía de una amiga que eso es siempre muy sano.
    No se, me encantaría volver a tener un perro o un gato que no he tenido nunca, pero de momento con el gasto que se me viene encima, va a ser imposible a no ser que el jueves me toque la lotería. Un beso y buen finde. TERE.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Tere, no te preocupes, no llegas tarde.
      Ayyyy Dick, me gusta,, como el de los libros de los cinco. Y Diana, ainnnns.
      La perrita de Chari es guapísima. ¿Qué tal está ella, por cierto? Se echan de menos sus post y sus fotos.
      Lo de los gastos...no me digas nada que lo sé. Yo no he comprado ninguno de mis animales, todos son recogidos o adoptados, pero entre el pienso, vacunas, antipulgas e imprevistos veterinarios me tienen arruinada. Y son cosas imprescindibles, las vacunas son necesarias y los antipulgas...siempre es mejor prevenir.
      Besos y oye, quizás te toque la lotería, quien sabe.

      Eliminar
  20. Qué bonito Gema, es que a los animales se les coge tanto cariño, son tan generosos y desprendidos, lo dan todo y son uno más de la familia.

    En casa somos más de perros pero el problema es que los perros tienen que salir varias veces al día y no les gusta estar solos y por eso a pesar de que a mis hijos les encantaría tener uno nos resistimos porque no podríamos atenderlo adecuadamente y no hay nada peor que no cuidar bien a una mascota. Pero hemos tenido desde tortugas, hamsters, conejos...
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡¡Gracias!!!!!
      Siiiiii, son uno más.
      Te entiendo, yo no tengo perro por los gatos y un poco por eso, porque aunque hay veces que podemos dedicarles mucho tiempo, hay otras épocas como estas en las que ando a mil y un perro no es una cosa que ni siente ni padece y hay que estar con él. No lo descarto en un futuro.
      Besos.

      Eliminar
  21. Hola preciosa, me ha encantado leer este post. Qué curioso lo de tus cobayas con el pimiento, me ha hecho mucha gracia, como saben... Tengo dos perras, una tiene 12 años,Pelusa, lleva todo ese tiempo conmigo, es una compañera de vida, hace tres años empezó a perder la vista, nos dijeron que era algo del nervio óptico y que poca solución, por no decir ninguna tenía, ya ha perdido la vista completamente, la tengo que guiar en la calle, si cambio algo en casa o hay algo en medio se choca y a veces se despista, es una perra muy especial, nunca fue una perra del todo, a ella le tiraba un palo para que lo buscara,como hacen todos los perros del mundo, miraba el palo me miraba con cara de ,en serio?, que quieres que vaya yo?, para qué lo tiras?... la otra es Betty, una podenquita que me encontré un día lloviendo en la puerta del comedor de mi trabajo, estaba allí sentada temblando, entré cogí la comida y se la dí a ella, no la pude dejar allí, la lleve al veterianrio y estaba muy malita, tenía una bronquitis muy grave, me dijo que intentaa alimentarla y que no me aseguraba nada, se ahogaba, lo pasó muy mal y ahora es la perra con más energía y vitalidad que conozco, agradecida, cariñosa y buena.
    Son muy diferentes y las quiero a las dos con locura.
    No veas lo que te he soltado, maaaaadre mía, como me enrollo.
    Un beso guapaa

    ResponderEliminar