jueves, 24 de noviembre de 2016

Jueves reflexivo; mirando la luna.

Reflexión; Mirando la luna.

Hola a todos y bienvenidos un jueves más. Ya sabéis quienes pasáis por aquí que los jueves hago post sobre la marcha, son post reflexivos que generalmente no llevan a ningún lado, pero me pongo a escribir con mi gatito en el regazo y un café bien caliente y me dejo llevar.

Como de costumbre no sabía muy bien de qué hablar, el fallecimiento de una de las políticas más conocidas no me parecía un tema interesante, y las conversaciones que suelen inspirarme estos días han sido de lo más relajado.

Y de pronto me he acordado de Carlitos Páez , del que os puse una entrevista el lunes que podéis leer aquí. Y recordé una anécdota.

Mientras él estaba en las montañas su padre nunca perdió la fé de encontrarlo, y organizó muchas búsquedas por su cuenta. Y por entonces, siempre miraba la luna porque sabía que eso le unía a su hijo.
Y Carlitos perdido en la inmensidad de las montañas, a 40º bajo cero y con solo 18 años también miraba esa luna, pensando que era una unión con su padre.

Bueno, muchos sabéis que tengo a mi hijo de Erasmus , en Italia, que lleva sufriendo terremotos un mes(esta semana no han tenido ninguno, yuhuuu) y que como todas las madres le echo terriblemente de menos.

Pues la semana pasada, cuando la luna estaba tan enorme, inmensa y espectacular quise sacar una foto, y mientras cogía el móvil me entró un whatsapp, y era una foto que me enviaba mi hijo de la luna que él estaba contemplando en ese preciso instante.
Nos separaban mil y muchos kilómetros, pero nos unía la misma luna. Como a Carlitos y su padre.

Puse las fotos en facebook, la calidad es terrible porque son de móvil, pero me pareció tan curioso que sacáramos las fotos prácticamente a la vez.

luna
La de la izquierda me la mandó él y la de la derecha la hice yo. Perdón por la mala calidad, era inmensa, gigante.


Y es que creo que a veces estamos mucho más unidos a nuestros hijos o a nuestros padres de lo que pensamos.

Cuando somos adolescentes o muy jóvenes queremos ir por libre, nos parece que nuestros padres nos agobian o que no nos entienden cuando sufrimos por algo que nos parece un mundo, pero al pasar el tiempo nos damos  cuenta de que sí nos entienden, que han pasado por lo mismo y de que pase lo que pase están ahí.

Yo no valoré realmente todo lo que me apoyaron mis padres hasta que fui madre. Vivir lo que han vivido mis padres, o al menos bastante parecido me hace entender cosas que antes ni me preocupaban.

Una vez un profe de mi hijo me contó que él había sido un adolescente terriblemente desordenado, que dejaba la ropa tirada en todas partes y la habitación era una leonera, pero su madre le lavaba la ropa y se la colocaba planchada en el armario, y ordenaba sus desastres, y él nunca lo valoró.

Cuando se independizó sus cúmulos de ropa sucia eran de película porque claro, él no tenía esa lavadora mágica que te recogía la ropa de cualquier lugar de la casa y te la dejaba en el armario doblada y planchada, y entonces se dio cuenta de lo mucho que hacía su madre, ahí, en silencio.
No entro a valorar que debería haberle enseñado a recoger, me quedo con la lección de apreciar las cosas cuando las vivimos nosotros.

Me estoy desviando, pero es que el otro día, mientras miraba la luna pensaba en las ganas que tengo de que sea Navidad. El año pasado me negaba, iba a ser el primer aniversario de la muerte de mi padre, no me apetecía hacer nada y se me hacía terriblemente cuesta arriba pensar en esos días que hasta un año antes me entusiasmaban(si miráis mis entradas navideñas de otros años veréis que me encantaban), pero este año en cambio, aunque sé que no van a ser fáciles, las deseo con fuerza.

Mi hijo vuelve y me veo cual madre de El Almendro, llorando y achuchándolo hasta el infinito. Es una suerte que existan tantos adelantos, hablamos por whatsapp y por Internet a diario un montón, nos enviamos fotos, recetas, me cuenta sus cosas y siempre siempre nos damos las buenas noches y nos mandamos un montón de emoticonos tontos que nos encantan...pero cuando voy por la calle y huelo su colonia, seguramente porque algún chico joven ha pasado por allí, me da un vuelco el estómago y me invade la nostalgia.

Por otro lado no quiero que vuelva porque son experiencias que solo se viven una vez, pero la distancia pesa y claro, me apetece mucho verle, poner la versión extendida de El señor de los anillos y verla comentando las escenas como si nunca la hubiésemos visto, ver todos juntos The Walking dead a pesar de la decepción, ir a pasear hablando y riendo o simplemente mirar juntos la luna, sin que miles de kilómetros nos separen.

Ya empiezo a divagar, lo sé, y no quiero hacer un post eterno, así que simplemente diré que los padres y los hijos, bueno, la mayoría, estamos realmente unidos y conectados, aunque nos separen kilómetros, y siempre encontramos momentos para hablar de una comida, reír por una buena noticia o mirar juntos una luna.

Muchísimas gracias por leerme, la mañana va avanzando, mi gato me ha abandonado para subirse al radiador, que está calentito y ya he terminado el café, así que aunque realmente no he llegado a nada, como la mayoría de las veces, he liberado un poco la nostalgia y me espera un día largo y bonito, iré con mi mami a un evento y espero que podamos pasear y pasarlo bien.

Muchísimas gracias por leerme y hasta el sábado en el repaso semanal.
Ciaooooooooooooooo!!!!!!!!!!!!!!!

56 comentarios:

  1. Qué bonita la anécdota sobre la luna. Y sí, cuando eres madre comprendes muchas cosas (y muchas neuras! jajaja).
    BESOS!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!!!!
      Siii, lo de las neuras sobretodo, jejeje.
      Besos!!!!

      Eliminar
  2. Estamos mucho más unidos a ciertas personas de lo que creemos.
    Yo quiero escribirle una carta a mi madre antes de convertirme en mamá. Creo que se emocionará...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siiii, a veces es sorprendente.
      Besos y escribe esa carta, le va a encantar.
      Besos.

      Eliminar
  3. Buen día, buena anécdota con tu hijo... han de seguir su vida pese a que los echamos de menos.. Mis hijos trabajan y viven en Noruega y Inglaterra y se encuentran estupendamente.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!
      Ayyy qué lejos los tienes!!!!
      Si, si, claro, tienen que tener su vida, lo tengo clarísimo, pero se sufre, jejeje.
      Besos.

      Eliminar
  4. Es un detalle por tu parte no haber trucado tu luna y la de tu hijo con la rodaja de mortadela. Salió como salió, pero son las fotos originales.
    Las impecables y maravillosas navidades que vivimos de niños, tienen que convivir con momentos de tristeza y nostalgia cuando empiezan a faltarnos seres queridos. Es inevitable. Así es la vida.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, cierto, podía haberla trucado con una rodaja de mortadela.
      Siii, esas navidades van cambiando.
      Besos.

      Eliminar
  5. que bonito, a nosotros nos gusta mirar la luna cuando se deja ver

    ResponderEliminar
  6. Gema la Navidad está a la vuelta de la esquina y casi puedes empezar con la cuenta atrás para volver a tener a tu hijo contigo...

    Yo recuerdo cuando he estado fuera que echaba mucho de menos a mis padres a pesar de todo, como hijo, al irte valoras mucho más lo que tienes y más aún la familia... Para mí siempre ha sido importante pero en esos momentos lo es aún más. Creo que pensamos que nuestros padres siempre van a estar y el hecho de que se te vayan o que puedan hacerlo es una sensación terrible... Estos días estoy bastante sensible con el tema, y espero que de aquí a unas semanas pueda contaros el motivo.

    Te mando un beso y abrazo gigantes cargados hoy de un cariño especial...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola guapa!!!!
      Si, en nada ya lo tengo aquí, aunque por otro lado no quiero que se acabe esta experiencia tan chula.

      Es justo eso, echas de menos a los padres y valoras las cosas. Y si, yo era de las que pensaba que mis padres iban a estar para siempre y de golpe me quedé sin uno, sin aviso.
      Un beso y espero que eso que te agobia se quede en nada.
      Un beso y un abrazo para ti.

      Eliminar
  7. Dicen que muchas madres sienten un vínculo casi telepático con sus hijos, por muchos kilómetros que los separen. Conozco algún caso realmente increíble.
    Qué bonita es esa complicidad y relación entre madre (en tu caso) e hijo. Normalmente, por desgracia, los hijos adolescentes suelen considerarnos unos pelmazos que no paramos de darles consejos o de interrogarlos. Se sienten lo suficientemente maduros como para volar por su cuenta y creen no necesitarnos. Con los años, y sobre todo cuando tienen hijos, se percatan y valoran lo que hemos hechos por ellos y empiezan a comportarse con su prole como nosotros lo hicimos con ellos. Es ley de vida.
    Qué bella comunicación la vuestra a través de la luna.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!
      Si, hay caso que son increíbles.
      La verdad es que me llevo bien con mi hijo, nos parecemos mucho y estoy contenta de que nos entendamos tan bien.
      Siii, en la adolescencia todo es mucho más difícil pero luego todo se ve de otra manera.
      Besos y me encanta comunicarme a través de la luna.

      Eliminar
  8. Me ha parecido preciosoe se momento de conexión. Hay algo más allá de nuestra razón que nos hace tener esos "saberes" de nuestros seres queridos.
    También me ha gustado la segunda parte. Yo tengo una relación muy buena con mi madre, y me alegro de que así sea, porque creo que es lo más bonito que te puede pasar, y que siempre te nutre como persona, tengas la edad que tengas.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!!!!!
      Si, no sé que es pero a veces es increíble. Me encanta la palabra saberes, me la apunto.
      Es genial que tengas buena relación con tu madre, para eso no hay edad y ojalá vivieran para siempre.
      Besos y feliz jueves.

      Eliminar
  9. Ayyy le tienes que estar echando de menos muchisimo! pero es tan buena la experiencia que merece la pena.
    Entiendo que este año estes como loca por que llegue la Navidad y seas la madre del El Almendro jaja

    Lo de la luna, alguna vez también lo he hecho con mi sobrina! lleva viviendo lejos unos meses pero un dia le dije lo de la luna y le encantó.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siiii, pero mucho mucho, no hay palabras... pero claro, es una experiencia que no se puede perder y ha trabajado mucho para lograr esa plaza en concreto.
      Siiii, soy la misma madre de El Almendro, jajaja.

      Qué bonito lo de tu sobrina, me encanta.
      Besos.

      Eliminar
  10. Un bonito momento de conexión con tu hijo a través de la luna. Yo por suerte los tengo cerca en ermua 4 kms. Y cada uno tiene su vida, no me dan ningún trabajo , ni de ropas , ni de venir a comer a casa. Como saben que yo trabajo no me molestan nada. Me encantaria que me molestaran más. Los veo los martes cuando voy a verlos. El mayor viene algún viernes o sábado a cenar. A veces me gustaría que vendrían a comer por lo menos el domingo que estoy yo en casa sin trabajar, ellos me dicen que me vaya con papá de viaje y aproveche mi fin de semana libre. Cuando necesita consultarme algo a mi o al pare nos llaman por teléfono. Pero no nos vemos todos los días. Ellos ya tiene que hacer sus vidas con su trabajo y sus parejas. Son buenos hijos. Quizás silos tendria lejos los echaría mas de menos. Tengo una amiga que tiene sus hijas una en Nueva York y otra en Costa Rica y creo que se ven más por skype que yo a mis hijos al tenerlos mas cerca Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mamen!!!
      Es una suerte que los tengas cerca. Claro que tienen su vida, es más, cuando los míos sean más mayores quiero que tengan su vida y sean felices, me dolería verlos pegados a mí y frustrados, pero eso no quita que los eche mucho de menos cuando no están.
      Son muy buenos, quieren que te vayas de viaje, pobres, y no te dan nada de trabajo, no se dan cuenta que para nosotras no es trabajo, jejeje.
      Besos y enhorabuena por esos hijos. Uffff y tu amiga, qué duro por mucho skype que use.

      Eliminar
  11. espero que tu hijo tenga una muy buena experiencia en italia, y que los terremotos no os den más sustos. lo de las fotos simultáneas de la luna es muy bonito y muy curioso. italia y españa se encuentran a una distancia considerable, pero que resulta pequeña en comparación con la distancia de la tierra a la luna, y por eso se la observa desde casi el mismo ángulo.
    con el tiempo entendemos mejor a nuestros padres y madres, y de hecho nos parecemos a ellos. nos cabreamos por las mismas cosas y todo. ahora me doy cuenta de lo irritantes que son frases del tipo "eso no lo he dado en el colegio", o "mi profesor no lo hace así". ^_^
    besos, gema!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!
      La experiencia está siendo muy buena, le gusta el sitio, la gente, las asignaturas...lo de los terremotos ha sido duro porque fue una cosa grave, pero parece que se ha calmado así que a disfrutar.
      Si, nos separan tantos kilómetros y vemos la misma luna.

      Tienes razón, con el tiempo se nos pegan las manías, yo digo frases de madre que jamás crí que usaría, y las neuras y las preocupaciones que de adolescente me parecían una exageración ahora me parecen de lo más lógico.

      Ayyyy lo del profe no lo hace así, ya te vi ayer en facebook, a veces a los adolescentes apetece estrangularlos, jejeje.
      Muchos besos!!!!

      Eliminar
  12. Qué razón tienes en todo. A mí me psaó lo mismo con mis padres, hasta qyue no fui mayor y más madura, no empecé a disfrutar de ellos; de salir con mi madre de compras o a tomar un café; de hablar con mi padre de política o echar una partida al ajedrez. Pero cuando realmente aprecié y entendí la guerra que les había dado fue cuando tuve a a mi hijo y me puse definitivamente en su lugar.
    Ahora mi hijo, vive en la misma ciudad que mis padres, aunque por cuestiones de trabajo y horarios, cuando voy, le veo poco y él no puede venir, pero igual que vosotros, intercambiamos fotos, recetas, chistes. Y, por supuesto nuestra relación, la mía con mi hijo, es mucho más fluida y mejor que la mía con mis padres, aun siendo esta excelente.
    Felicidades por tan emotivo post.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!
      Gracias, me alegra coincidir.
      Nos pasa a todos, tenemos etapas en las que nos rebelamos contra los padres y otras en las que volvemos a ellos y les escuchamos, nos gusta estar con ellos y volvemos a verlos como cuando éramos pequeños.
      Y ya cuando somos padres...nos cambia la perspectiva totalmente.
      Claro, seguro que tu relación con tu hijo es genial.La mía con mi madre es muy buena, de hecho hoy vamos juntas a un evento y vamos ilusionadas, pero con mis hijos es aún mejor, al menos de momento y estoy contenta.
      Besos.

      Eliminar
  13. Lo de la luna me ha encantado!!!!! yo no tengo hijos y no puedo hablar de las cosas que se sienten, pero la relación con mis padres fue genial siempre!!!!!!! desde que era pequeña, jamás tuve problemas de no entendimiento con ellos, todo lo contrario!!!!!


    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!!!!
      Es genial que tu relación fuera tan buena con tus padres.
      Besos.

      Eliminar
  14. Uffff, me has tocado la patata con este post... Pese a que gracias a Skype mi madre y yo ahora podemos vernos un poco un par de horas a la semana, no es lo mismo que quedar a comer o algo así como cuando hacíamos cuando las dos vivíamos en Montevideo, hace ya 15 años. Y sí, yo de adolescente también pensaba que mi madre era la peor y ahora no veas la falta que me hace. Un besote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyyyy no quería tocarte la patata!!!! :(
      Es que vivir tan lejos tiene que ser muy duro,menos mal que tenéis skype, recuerdo que mi abuela, aunque vivía a 80 km de su madre, en aquellos años eso era mucho y se comunicaban por carta y era algo esperadísimo para saber las noticias del pueblo, quien se había casado, muerto o tenido hijos, quien había comprado o vendido una vaca...qué tiempos.
      Besos.

      Eliminar
  15. Te entiendo a las mil maravillas, ya estoy deseando que llegue la Navidad, solo por verle, porque ganas de ella no tengo ninguna, como a ti este año se me hace muy cuesta arriba, en fin, menos mal que al menos veré a jorge y algo bueno habrá. Se les echa muchísimo de menos y eso que esta mas que feliz en Madrid,encantado, mas de lo que yo hubiera imaginado, ojala siga así, aún así lo echo de menos, sobre todo ahora en estos días de convalecencia, no lo quiero llamar, el lunes dos veces y ya me llamo pesada y le mando whastsapp que contesta cuando puede el pobre, en fin, si se le echa de menos si. Y también quiere irse de Erasmus también, pero y ale he dicho que tiene que sacar muy buenas notas para eso, en fin veremos , de momento soy una madre muy feliz viendo que él también lo es. un beso y ánimo que en nada lo tienes en casa para pasar la Navidad. TERE.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!
      Uffff, es que tu caso es duro, lo tienes todo muy reciente pero al final ya verás como no es tan malo. Yo el año pasado tenía pánico y aunque no fueron unas navidades para recordar.
      Jajaj, es normal que te llame pesado, está en esa edad, en nada verá las cosas de otra manera, aunque se ve que es muy bueno y claro que te echa de menos. Lo del Erasmus no sé como va ahí, aquí había pocas plazas, para la de mi hijo solo había una, de hecho está solo, no hay nadie de España ahí, y claro, fue por nota y con un examen.
      Besos y siii, en nada están en casa.

      Eliminar
  16. Cuando te leo siempre te imagino con el gatito en le regazo y con el café, a la vez que te tecleando, que grata visión, Gema.

    Esa comunicación a través de la luna, pura empatía y conexión mental con tu hijo, un lujo que a pesar de tenerlo tan lejos lo sientas tan cerca, y que sea mutuo. Y seguro que él te valora por toda tu protección y cariño que siempre le diste y sigues dando. No me extraña que le eches de menos.

    Te quedó un post genial, emotivo y con calor de madre.
    Un beso con cariño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!1
      Jajaj, ayy me encanta que me imagines así, aunque cuando estoy a punto de terminar me abandona para ir al radiador que ya está calentito, jejejeje.
      La verdad es que le echo tanto de menos que me agarro a lo que sea. Él es muy bueno y lo valora, pero seguramente cuando sea más mayor lo valorará más, o más bien de otra forma, como me pasó a mí, que valoraba mucho lo que hacían mis padres pero solo lo entendí del todo al ser madre.
      Besos Mila.

      Eliminar
  17. Las relaciones entre padres e hijos tienen sus etapas, pero antes o después acabamos por valorar todo lo que han hecho por nosotros y todo lo que hemos aprendido de ellos. Yo, ahora que falta mi padre desde hace tan poquito, paso larguísimos ratos al teléfono con mi madre solo para hacerle compañía, para que no esté sola, y nos pasan las horas charlando, recordando, comentando de nuestro día a día. Creo que si no exisitiera el teléfono, yo que no puedo estar físicamente junto a ella, me moriría.

    Me alegro de que estés deseando celebrar esta Navidad. Yo en cambio le temo, somos dos menos que el año pasado en la familia, dos menos a la hora de sentarnos en torno a la mesa y esas ausencias van a ser muy duras. Todos pasamos por esta experiencia antes o después, pero uno nunca está preparado.

    ¡Besitos de luna, guapísima!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Julia.
      Si, tienen etapas de ir y venir pero llega un momento en que nos quedamos.
      Ayyyy no sabía que faltaba tu padre, lo siento muchísimo, se pasa tan mal, uffffff. Siiii, tienes que acompañarla porque ella se ha quedado sola, tú tienes tu vida al fin y al cabo. Bendito teléfono.

      Bueno, mis ganas de celebrar la Navidad son muy relativas, pero al menos no es la sensación horrible del año pasado, el aliciente de mi hijo ayuda.
      Si me permites un consejo, cambia un poco la distribución de la mesa, las ausencias se van a notar igual, pero se hace un poco, solo un poco, más llevadero.
      Besos y mucho ánimo.

      Eliminar
    2. Muchas gracias por tu consejo, querida Gemma, no dudes de que lo seguiremos. Los huecos de mi padre y mi hermana no se van a llenar ya nunca, pero una nueva distribución, diferente a la de tantos y tantos años, hará que no se nos vaya la vista buscándolos sin querer...

      Una prueba más de la vida, y hay que superarla con nota por mi madre y por mis sobrinas, sobre todo.

      ¡¡Un beso enorme, preciosa, y gracias de nunevo!!

      Eliminar
    3. Gracias a ti, y espero que esto te ayude. Me lo dio una persona muy cercan que perdió con 29 años, el mismo mes a su madre y a su hermano, y a su padre unos años antes. La Navidad se le hacía un mundo y decidió cambiar un poco las cosas y aunque la falta es la falta, no s ese hueco tan doloroso que apetece gritar.
      Besos.

      Eliminar
  18. Me encanta la conexion con tu hijo, yo la de momento los tengo cerca aunque el pequeño y esta pensando en marchar fuera. Espero tener tan buena conexion como tu porque la verdad es que se echan de menos. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!!
      Seguro que si se marchan fuera tienes una conexión estupenda.
      Besos.

      Eliminar
  19. Me imagino que no es fácil dejarlos ir pero es parte del crecimiento y tienen que hacerlo, pero lo importante es no romper los lazos, hasta me acordé de la película Brave de Disney jajaja

    También me acordé de un novio que tuve a distancia hace ya algunos años, un día estábamos platicando y viendo las estrellas de lejos, bueno sabrá dios si de verdad las haya visto o me dio bola nomás pero por mi parte si estaba tratando de verlas y es bonito compartir algo a distancia, es divertido

    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!!
      Es difícil dejarlos ir pero a la vez, al menos yo, quiero que vivan muchas experiencias.

      Bueno, seguro que ese novio sí que miraba las estrellas.
      Besos y si compartir algo en la distancia es genial.

      Eliminar
  20. Ayss las reflexiones...., yo solo cuando plancho.. es el único momento en el que estoy sola conmigo misma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, yo es que madrugo mucho porque sino vivo en el bullicio continuo, jejeje.
      Besos.

      Eliminar
  21. Algunas cosas solo se valoran cuando la vida y la experiencia nos van limando, lo malo es que a veces cuando esa experiencia llega ya es tarde. Hay un refrán que dice: Nada es querido hasta que se ha perdido.
    Tomo nota de tu situación como "madre de un Erasmus" porque en unos años creo que yo me veré en la misma situación, mi hija cursa segundo año de Farmacia y su intención es complementar sus estudios en una universidad extranjera.
    Hay que aprovechar hasta el último minuto de las pequeñas grandes cosas que la vida nos regala, porque la felicidad se encuentra en esas "pequeñas" cosas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola.
      Un refrán, como casi todos, muy cierto.
      Ayyyy qué duro es ser madre de un erasmus, jejeej, y eso que este es bueno, estudia, se arregla y está contento, pero se le echa de menos!!!!
      Vaya, veo que soy todos muy de ciencias, mola!!!!!
      Siii,hay que aprovechar esas pequeñas cosas, cada día lo tengo más claro.

      Eliminar
  22. Ya no queda nada para que lo tengas en casa. La navidad está a la vuelta de la esquina y en nada ya lo estas achuchando. Un besazo guapa.

    ResponderEliminar
  23. Yo realmente entendí a mi madre cuando yo lo fui, son cosas que no valoras hasta que te encuentras en la misma situación y entonces es como cerrar un circulo, te unes aún más a ellos, los entiendes y los amas por esa comprensión sin pedir nada a cambio que dan los padres.
    Sobre los hijos y los Erasmus, complicado, yo los he tenido a los dos fuera y ha sido duro, el mayor medio año y el pequeño 1 año escolar entero y se me hizo muy, muy duro pero skype y whatsapp fueron dos grandes aliados, de hecho una vez controlados los cambios de horario (en mi caso) hablabamos casi a diario porque yo lo necesitaba, ellos son mucho más independientes.
    Un beso y ya casi llega la navidad y tu hijo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo que me pasó a mí, yo valoraba lo que hacían mis papis, pero hasta que no tuve hijos no lo entendí del todo.
      Uffff qué duro los dos fuera.
      El mío solo es medio año porque este no lo hay de un año entero, así que ya queda poco.
      Besos!!!!!

      Eliminar
  24. Imagino lo que lo echarás de menos, pero está viviendo una oportunidad única :)

    En nada lo tienes aquí.

    Besos, flor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siiii, lo echo mucho de menos pero es que es eso, son experiencias que hay que aprovechar.
      Besos!!!!!

      Eliminar
  25. Los jueves reflexivos, son los post que más me gustan. Aunque digas que no llevan a nada:)
    Me parecen unas anécdotas preciosas. Tanto la del chico supeviviente de los Andes, y la increíble conexión con su padre. Como la de tu hijo contigo. Es precioso saber que puede existir un vínculo tan grande entre dos personas.
    Espero que pases unas Navidades geniales, y seguro que ya estarás contando los días que te quedan para ver a tu hijo y que estéis todos reunidos.
    Los gatos son todos unos conveniencias. El mío está ahora delante de la estufa. Pero los queremos igual jaja
    Un besazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyyy qué ilusión que te gusten!!!!!!!
      Me hace muy feliz que te guste esta sección, es un aliciente enorme qu eme lo digas.
      Muchas gracias por tus buenos deseos, hasta hace un par de años era una friky de la navidad y quiero recuperarlo.
      Besos y siiii, estos gatos son unos conveniencias pero es imposible no quererlos.
      Besos y feliz día.

      Eliminar
  26. Yo aprecio mucho la navidad, me encanta pasar tiempo con mi familia aunque por suerte, no tengo que recurrir a la clásica visita de diciembre... ¡yo puedo verles cuando quiera! ¡Menuda suerte! Si haces comida rica, tu hijo te visitará más a menudo. Palabrita de hijo :P

    ResponderEliminar
  27. Me ha pasado lo mismo que a tu hijo, nunca hacía nada y era un desastre. Cuando me fui de casa vi las estrellas, ¡cuánto me ha costado tener autonomía!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...