jueves, 14 de julio de 2016

Jueves reflexivo; el sonido del silencio.

Reflexión del jueves; tiempo de silencios.

Hola a todos!!!!!! ¿Qué tal va la semana? La verdad es que a mí se me ha pasado volando, y eso que no hemos tenido demasiado buen tiempo, pero bueno, aquí en el norte nos echamos a la calle al primer rayín de sol, jejejeje.

Los que me leéis siempre ya sabéis que hoy el post es improvisado, lo hago un poco sobre la marcha aprovechando la tranquilidad que me brinda el amanecer. Y claro, me acompaña mi gatito, que a él también le encantan el silencio y la tranquilidad.

Y sin más rollo empezamos.

Ya sabéis que a veces mis reflexiones no son muy trascendentales, en ocasiones divago y doy vueltas a cosas banales, y hoy es uno de esos días. No sé si será que estoy un poco vaga, que me está costando horrores organizarme para ir unos días al pueblo porque al tener animales tengo que movilizar a toda la familia o simplemente es que me falta inspiración, pero no se me ocurre ningún tema importante para reflexionar.

Y ante la falta de inspiración se me ha ocurrido hablar del silencio. Yo soy una persona habladora, me gusta hablar, de hecho ya comenté que algo que me encanta es mantener largas conversaciones con mis hijos mientras preparamos la cena o hablar hasta las tantas con mi marido, pero también necesito silencio.



Desde muy pequeña necesito momentos de soledad en silencio, instantes para pensar en mis cosas, para aclarar mis ideas, para recordar lo bueno y asumir lo malo...silencios.

Pero también necesito mi silencio en compañía. Me gusta caminar con mi marido en silencio, porque no es un silencio incómodo, es un silencio deseado. No es algo que hagamos siempre, no, suele ocurrir cuando caminamos por la playa en esos momentos en que no hay gente y no necesitamos palabras. O cuando salimos a correr; no hablo porque no puedo correr y hablar sin morir ahogada, pero además de eso es porque me gusta tener esos momentos para mí, para pensar.

Creo que todos necesitamos nuestros momentos de silencio, aunque solo podamos tener unos minutos para nosotros solos.

Cuando mis hijos eran pequeños me costaba muchísimo sacar esos momentos, eran dos niños muy seguidos y apenas tenía tiempo para nada, pero intentaba sacar unos minutos, aunque fuese antes de dormir. No necesito una eternidad para pensar pero sí unos minutos en silencio, los necesarios para repasar todo lo bueno que me ha pasado o para animarme pensando que mañana será otro día, al más puro estilo Scarlett O´hara.

La verdad es que tengo bastante poder de concentración, pero aún así me resulta difícil evadirme si a mi alrededor hay demasiado bullicio, aunque éste no tenga nada que ver conmigo.

A veces estoy sola en algún sitio, por ejemplo un banco de un parque esperando a alguien o en una cafetería, y si hay barullo a mi alrededor no puedo aislarme en mi mundo, que tampoco es que quiera vivir en otro mundo pero de vez en cuando lo necesito.

En cambio si estoy en un sitio tranquilo puedo dedicarme a pensar, a recordar o a buscar soluciones a mis problemas. Y muchas veces, de esos instantes de soledad nacen ideas para relatos que escribo, a veces para concursos y otras para mí misma.

Pienso que sino tuviera esos momentos no habría podido afrontar situaciones realmente complicadas que he atravesado, si mi mente no hubiese podido procesar las cosas y asimilarlas a mi manera a día de hoy sería una especie de robot que se  mueve por impulsos y sin sentimientos pues estos estarían bloqueados en algún lugar de mi mente.

Sé que lo que digo a lo mejor os parece una tontería, y la mayor parte del día soy una persona normal que habla, se relaciona y se mueve en un mundo normal y corriente lleno de gente alrededor, pero durante algunos momentos necesito mi tiempo de pensar y aislarme.

Hace años leí que Agatha Christie, una de mis autoras preferidas, se inspiraba y tramaba sus argumentos mientras fregaba los platos porque era una actividad que hacía sola, sin hablar y que no requiere una atención excesiva. Pues yo también lo hago, cuando friego los cacharros(no siempre lo hago yo) o cuando plancho mucha ropa o hago cosas así que no requieren demasiada atención me gusta pensar. Bueno, viendo que soy incapaz de vivir sin mis post reflexivos os imaginaréis lo mucho que me gusta pensar, aunque sea solo unos momentos al día.

Ayyyyy llevo un rato escribiendo y hoy sí que no he llegado a ninguna parte, simplemente a decir que todos, o al menos yo, además de necesitar nuestro espacio, que ya lo damos por hecho, necesito un tiempo en soledad y silencio, unos instantes de paz para zambullirme en mis pensamientos, unos segundos solo míos, sin nadie que perturbe esas ideas que a veces me sobrevuelan y no puedo atrapar porque necesito más silencio. 

Bueno, pues realmente ya no sé por donde seguir porque estos momentos que he pasado escribiendo se han convertido en mi tiempo de silencios, en mi ratito de desconexión y en mi momento reflexivo. Hoy no he necesitado caminar por una playa desierta para pensar, lo he hecho aquí, con vosotros.

Muchísimas gracias por leerme, estoy deseando ver vuestros comentarios para saber si a vosotros os gustan los silencios para pensar, si sentís esa necesidad de estar a solas con vosotros mismos, tanto en los buenos momentos para saborearlos a tope como en los malos para entenderlos y asumirlos.

Y ya me despido por hoy, nos vemos el sábado en el resumen semanal aunque si tengo tiempo mañana rescataré algún post de hace tiempo.
Ya comentaba ayer que seguramente me iré nos días(si se me arregla todo) a finales de mes o a principios del próximo, y no sé que haré con el blog, quizás programe algún post o tal vez cierre unos días, ya iremos viendo.

Ahora que el sol se ha abierto camino en el cielo y todo va cobrando vida poco a poco, me despido. El silencio que me ha acompañado se va diluyendo, en la calle se oyen pasos de los que acuden a trabajar o salen a caminar temprano, en el portal ya se siente el movimiento y en mi casa, aunque mis hijos ya no madrugan como durante el curso los demás tenemos ciertas rutinas que cumplir. Y con ese bullicio que empieza a asomar con la mañana me despido.

Y vosotros; ¿Necesitáis tiempo para pensar o sois de vivir el presente sin darle muchas vueltas?¿Os gusta caminar en silencio con alguien de vez en cuando?

Hasta mañana!!!!!

41 comentarios:

  1. Aunque dices que divagas, a mi me gusta mucho leerte. Yo también soy habladora y me gusta mucho la música, pero valoro el silencio y creo que es muy necesario. Me encanta cuando paseo y aquí, en el pueblo en que vivo, es fácil encontrarlo porque es muy tranquilo.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!
      Muchas gracias, me alegra muchísimo que te guste leerme.
      Me pasa igual, soy habladora pero necesito mis momentos de silencio, y es una suerte vivir en un pueblo tranquilo, eso te proporciona muchos silencios.
      Un besito.

      Eliminar
  2. A mí me pasa como a ti. Me gusta el silencio , sola o acompañada en ocasiones. También tengo ideas a veces fregando o cocinando. Yo te diría que los momentos de más paz los encuentro estando en silencio, recogida conmigo misma.
    Besos, preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Celia!!!!
      Veo que coincidimos, me encanta.
      Siiii, los momentos de paz llegan con el silencio.
      Muchísimos besos.

      Eliminar
  3. Mujer tu siempre sabes reflexionar aunque sea en silencio. Eres muy agradable contando tus divagaciones así que será muy agradable charlar contigo en algún momento. Yo busco mis silencios cuando voy caminando sola que lo hago por la mañana temprano al ir al trabajo, cuando voy al pueblo de al lado y vuelvo caminando, aunque allí se escuchan los ruidos de los coches. Me gusta el silencio en la orilla del mar escuchando solo las olas. Es necesario un poco de silencio por la noche para poder descansar. Un buen post el de hoy Marigem

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyyy qué cosas me dices Mamen, muchas gracias. Caminar temprano al trabajo es genial, ayuda a poner las ideas en orden.
      Ayyyy el silencio de la orilla del mar es maravilloso, y por la noche es imprescindible, yo llevo año y medio durmiendo mal y si encima hay ruido ya ni te digo.
      Un besito y mil gracias por tus palabras.

      Eliminar
  4. Se te da muy bien la improvisación pues este post que has ido escribiendo sobre la marcha resulta extraordinariamente entretenido y muy bien narrado.
    Por muy extravertida que sea una persona, siempre necesita, creo yo, de momentos de intimidad, para reflexionar. A mi me encanta la soledad y el silencio. Vale que soy más bien introvertido pero me gusta alternar la charla con a introspección. Y si se trata de escribir, soledad y silencio total. Hablar con uno mismo necesita forzosamente un entorno adecuado y el bullicio o el ruido resulta incompatible.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!
      Muchísimas gracias, me hace muy feliz que te parezca bien narrado.
      Opino igual, el silencio y la soledad son necesarios, aunque sea unos minutos.
      Lo de hablar con uno mismo me ha encantado.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Me encantan los momentos de silencio. Yo también lo necesito, y a veces lo pido a gritos. En mi casa yo hablo mucho, me encanta hablar, y mis hijas ya ni te cuento, pueden estar hablando horas enteras casi sin respirar.
    Así que cuando las acuesto y nos quedamos mi marido y yo solos en el salón, no encendemos ni la tele. Y es que ese silencio es el mejor del día.
    Ahora que estamos en verano lo echo más de menos, antes escribía en silencio absoluto, ahora oigo juegos, gritos, llantos, y mamáaaaaaaaa continuamente. Así que echo mucho de menos ese silencio.
    Me ha encantado tu post de hoy porque me he sentido muy identificada.
    Un besillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!!
      Esos momentos con el marido de noche me siguen encantando porque aunque mis hijos son grandes y nos encanta estar con ellos todos necesitamos estar en silencio, pensar, desconectar...
      Jajajaja, cuando yo tenía a los críos pequeños no escribía, me absorbían la energía y pasaba el día jugando y por ahí, jejeje. Y en esa época el silencio era un tesoro.
      Un besito y mil gracias por tus palabras.

      Eliminar
  6. Yo adoro el silencio. No me queda más remedio: el ruido me produce dolor. Nadie me cree cuando lo cuento, pero es un verdadero dolor físico que no sabría ubicar en mi cuerpo, pero algo me duele cuando hay ruidos fuertes. La música siempre la oigo, cocinando, fregando, planchando o caminando, aunque, la he ido sustituyendo por los programas de radio y cada vez oigo menos música. Como esas labores domésticas ocupan poquísimo tiempo en mi vida, casi nunca oigo radio (solo cuando voy en el coche o vuelvo del trabajo. Soy muy poco habladora con lo que me desquito de todo lo que tengo que hablar en clase.
    Ah, y creo que tu post has dicho muchas cosas, aunque no hayas llegado a ningún sitio, porque a ningún sitio había que llegar. Has reflexionado y has compartido con nosotros tus reflexiones. Y me ha gustado mucho.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!
      A mí tanto como dolor no, pero el ruido excesivo acaba saturándome mucho.
      Yo también intento que las labores domésticas ocupen poco tiempo, pero es que hacerlas con la mente distraída ayuda a que pasen muy rápido.
      Me alegra muchísimo que te hayan gustado las reflexiones aunque no lleven a ningún sitio.
      Besos!!!!

      Eliminar
  7. Yo necesito mis ratos de soledad. No necesariamente en silencio pero sí de soledad. Hay veces que el churri se va a casa de sus padres unos días y me queda la casa para mí sola y lo disfruto muchísimo. No es que me moleste la compañía del churri pero de vez en cuando sí que me vienen bien unos días conmigo misma, de ir a mi bola (y de tener todo recogido, jajajaja). Cuando estoy sola, de a ratos estoy en silencio y de a ratos me pongo música a toda pastilla. Yo soy así. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!1
      Oye es que es una suerte que el churri se escape unos días a ver a sus padres, nosotros vivimos todos cerca y eso no me pasa, creo que no tengo la casa para mí sola durante más de un día desde hace muchos años, y de vez en cuando es genial.
      Un besito y yo también alterno el silencio con la música, si es elegida por mí mola.

      Eliminar
  8. hola gema! yo también pienso mucho cuando voy caminando, ya sea con un objetivo concreto o sólo dando una vuelta. también cuando hago cosas que requieren un esfuerzo mental moderado: ejercicios para refrescarme la memoria de algún tema que tenga que explicar a los alumnos, dibujos y manualidades varias...
    a mí lo que me marea mucho es tener que tragarme una conversación que no me interesa. las sobremesas interminables no son lo mío, en cuanto puedo me escaqueo. ^_^
    espero que, de un modo u otro estés conectada durante las vacaciones. de lo contrario te echaría de menos.
    besotes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!
      Jajaj, veo que caminar ayuda a pensar y es el momento de la mayoría. Los ejercicios para refrescar la memoria están genial, es algo que yo tengo bastante abandonado, ainnns.
      Yo odio ttragarme conversaciones que no me interesan y siempre huyo de eternas sobremesas. En mi familia cuando vamos a comer a un restaurante, un área recreativa, la finca o alguna casa, después de comer vamos a caminar y si hay prado jugamos a fútbol, la quema o lo que sea, pero quedarnos hablando de cosas que no interesan,, eso jamás, jejejeje.
      Muchos besos!!!!!

      Eliminar
  9. A mí también me gusta el silencio y lo valoro mucho porque vivo rodeada de ruido.
    Vivo en una ciudad populosa, con mucho tráfico. Mi casa está en un edificio de muchas plantas, con muchos vecinos, con niños que juegan, con perros que ladran...
    Pero quizás porque estoy rodeada de ruido puedo aislarme con facilidad, no necesito un silencio absoluto para concentrarme, puedo ensimismarme con mis pensamientos en un atasco o esperando en el andén de una estación de metro. Creo que es la adaptación natural al entorno, jajaja.
    Bonita reflexión, Gema, como siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!
      Uffff, vivir en un sitio ruidosos es difícil. MI ciudad está en un término medio, hay zonas ruidosas y otras muy tranquilas, y mi edificio, que es horrible para la convivencia y somos peor que los de Aquí no hay quien viva al menos es silencioso, menos mal.
      Jajaja,si, la adaptación al medio nos puede llegar a sorprender.
      Besos.

      Eliminar
  10. Ayer fui a hacer un post reflexivo sobre la violencia contra la mujer y después de escribir dos frases sentí que no tenía nada nuevo que aportar y lo borré, tampoco fue una gran pérdida. Pero eso siento últimamente, que no sé qué aportar. Será el verano que todo es más ligero.

    Yo también necesito silencio y poner mis pensamientos en orden. Es más, a veces hasta me hago novelas en la cabeza. ¡Ay si hubiese nacido con el don de saber escribir! ¡Sería una Best seller! Jijiji
    Buen finde!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!!
      Seguro que tenías algo que aportar, a veces es sensación nuestra simplemente, pero bueno, espero que escribas un post de ese tema aunque sea después del verano.
      Ayyyy yo también me hago novelas. Y creo que tienes el don de escribir, al menos cuando te leo me parece que lo haces bien.
      Un besito y feliz finde a ti también.

      Eliminar
  11. Ayer fui a hacer un post reflexivo sobre la violencia contra la mujer y después de escribir dos frases sentí que no tenía nada nuevo que aportar y lo borré, tampoco fue una gran pérdida. Pero eso siento últimamente, que no sé qué aportar. Será el verano que todo es más ligero.

    Yo también necesito silencio y poner mis pensamientos en orden. Es más, a veces hasta me hago novelas en la cabeza. ¡Ay si hubiese nacido con el don de saber escribir! ¡Sería una Best seller! Jijiji
    Buen finde!

    ResponderEliminar
  12. Yo también soy de las que necesito mis ratitos de reflexión. Desde siempre, incluso de niña siempre he aprovechado mis ratos para pensar en mis cosas. Me gusta y además lo creo totalmente necesario. También Carlos y yo tenemos nuestros paseos en silencio por la orilla del mar, es una de las cosas mejores que hay en pareja, el silencio deseado. Mira yo una vez le dije a Carlos, estoy tan a gusto contigo como cuando estoy sola, y eso es una de las mejores cosas que podría decirte, porque yo, con mi soledad, estoy a gustísimo, y en su presencia estoy como si fuera con la mía. No sé si me he explicado bien jejeje.
    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!
      Coincidimos totalmente, desde pequeña necesitaba mis momentos de tranquilidad para pensar en mis cosas, sino tengo una sensación de no tener las cosas en orden que me impide estar 100 por 100.
      Qué bonito lo que le dijiste, es algo que solo los que valoramos mucho el silencio y la soledad sabemos lo mucho que vales esas palabras.
      Un besito y te has explicado muy bien.

      Eliminar
  13. Yo siempre he sido de hablar mucho y no me gustaba el silencio, necesitaba siempre ruido jejeje pero hace tiempo y más desd que fui madre que descubrí el valor del silencio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!
      Jajajaja, es que ser madre nos redescubre muchas cosas.
      Un besito.

      Eliminar
  14. Yo tengo algo curioso con eso, me gusta el silencio con música, que nadie hable jajaja, con música me inspiro y hago todo mejor pero es que si platicas tienes que poner atención y si no pones la gente se enoja y bueno, es mejor silencio con música jajaja

    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!
      A mí también me gusta el silencio con música, y tienes razón, a veces tenemos que poner atención en conversaciones que no nos apetecen, jejejeje.
      Saludos para ti también!!!!!

      Eliminar
  15. A mi me pasa como a ti.. a lo mejor lo hago mientras cojo el sueño o mientras como o me ducho y cuando llego a alguna conclusión me gusta compartirla con alguien de confianza que al menos me dé su opinión.

    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!!
      Siiii, la ducha también es un momento de pensar, yy un baño ni te digo.
      Yo a veces comparto los pensamientos pero otros prefiero guardarlos para mí sola o escribirlos en algún diario.
      Un besito y feliz de que estés de vuelta.

      Eliminar
  16. Pues yo te entiendo. A mí me chifla hablar y siempre digo que menos mal que es gratis porque sino tendría que acabar vendiendo mir riñones, pero hay épocas en que me gusta el silencio.
    Ahora que estoy de Rodríguez unos días, no he puesto ni la tele, no te digo más. A veces me gusta espanzurrarme en el sofá y pensar en mis cosas sin oír ruidos. Y mira que vivo como una reina y mejor que quiero, pero creo que todos necesitamos nuestro espacio, eso no es malo y no creo que esté reñido con lo otro.
    Me ha encantado la primera foto, nos refleja el verano asturiano -salvo hoy- tal cual... jajajajaj
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!! Jajaja, amí me pasa igual, me encanta hablar.
      Ya lo dije más arriba, yo hace años que no tengo la casa para mí durante más de un día y la verdad es que presta de vez en cuando estar sin ruidos, solos y sin prisas, jejeej.
      Un besín.

      Eliminar
  17. A medida que cumplo años me va gustando mas el silencio! Un besin guapa.
    http://solaanteelespejo.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!! Jajaja, a mí me gusta de siempre pero ahora lo valoro aún más.
      Besos.

      Eliminar
  18. Con lo charlatana que soy! Y no encuentro esos momentos de silencio desde que nació mi hija hace 4 años ... Y tienes razón, son necesarios, los echo en falta, pero a veces en ese silencio mi cabeza va a mil por hora, no se desconectar para tener esos momentos de silencio para mí.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejejeje, yo soy charlatana también, pero necesito también mis momentos de paz.
      Con niños pequeños es difícil, a mí me costaba encontrarlos pero son muy necesarios.
      Besos!!!!!

      Eliminar
  19. A mi me pasa igual, hablo hasta por los codos pero necesito mis momentos de tranquilidad. Para mi esos momentos suelen ser los fines de semana por la mañana que yo me levanto antes que los demás. Ahora salgo al jardín con mi café, un libro y con la única compañía de mi perra y disfruto un montón de ese rato de paz hasta que empiezan a levantarse todos. Un besito
    el blog de Sunika

    ResponderEliminar
  20. hola!!como improvisado es genial!!!!tu silencia atrona!!!!te regalamos dos premios!!!!dos!!!!por tu maravilloso esperamos los recojas por la morada, abrazobuho con muchisimo placer y calorcito plumifero!!!

    ResponderEliminar
  21. El silencio a veces es muy necesario para pensar,una veces en lo bueno y otras veces en lo malo, de modo que soy partidaria de ello, aunque yo los silencio los aprovecho sobre todo para leer, no veas en dos meses lo que he leido gema, ya os lo contaré, uf, me a hecho entretener y llevar mejor las cosas, si no me hubiera vuelto loca. un besin poco a poco iré haciendo acto de presencia, buen finde. TERE.

    ResponderEliminar
  22. Yo también necesito el silencio. Esa sensación tan buena de estar en la playa, en plena naturaleza e incluso en casa y oír el silencio es una maravilla ;) También aprecio mucho el silencio en compañía significa una confianza especial con la persona que tienes al lado porque no resulta incómodo. De tu blog se desprende que eres una persona muy habladora. Un besito preciosa.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...