jueves, 2 de junio de 2016

Reflexión; ¿Un libro es para siempre?

¿Son los libros eternos o quizás algo efímero?

Hola a todos y bienvenidos un día más, la semana vuela, es increíble.

Hoy toca post improvisado, ya sabéis que escribo sobre la marcha, bien tempranito y con la compañía de mi gato mayor y de un café bien calentito.

Me encanta aprovechar estas horas de silencio, estos momentos en que la ciudad apenas ha despertado y puedo dedicarme a pensar.

Y así, reflexionando despacio salen estos post que en teoría hago para mí sola pero que comparto con tantos de vosotros.

Y sin más rollo empezamos.

Hoy no sabía muy bien de que hablar, pero se me ha venido un recuerdo de ayer a la cabeza.

Seguramente a la mayoría os parecerá una bobada pero ayer cuando fui a tirar la basura vi diseminados por el contenedor bastantes libros.

Y a mí los libros me duelen. Sé que puede ser peor tirar otras cosas como comida, por ejemplo, pero es que los libros...deberían ser sagrados.

Ya he contado muchas veces que mi mayor tesoro son mis libros. Siempre he comprado, a veces más caros, otras más baratos, nuevos, de segunda mano y muchos son regalados.
Y la mayoría me gustan, algunos me decepcionaron y otros ni fu ni fa, los leí una vez y punto. Pero jamás se me ocurriría tirarlos. Si por lo que sea no puedo quedarme con tantos libros, porque a veces pasan cosas y entiendo que no podamos tenerlos, los donaré o regalaré. Aquí en Gijón, al menos, hay distintas opciones, y cualquiera de ellas es mejor que tirar libros a la basura.

En los libros está nuestra historia, la cultura de años y años, la sabiduría de gente que vivió hace muchísimos tiempo y de gente que vive ahora, historias tristes, alegres, diarios de niñas que acaban en campos de concentración, historias de amor, de desamor, podemos seguir a detectives que resuelven casos imposibles en la vieja Inglaterra, recorrer Francia con Dartagnan o incluso vivir en Rusia con Anna Karenina  y he deseado ser tan ingeniosa como Elizabeth Benneth, tan lista como Jo March o tener una lucidez cuando sea mayor como la de Miss Marpple.

Con los libros me he reído, me he enamorado de Mr Darcy, de Mark Darcy, de Drácula, de Ponyboy Curtis o de Jay Gatsby.

Y de mi infancia guardo muy buenos recuerdos de mis momentos de lectura, de los sábados por la mañana leyendo cómics que entonces llamábamos tebeos y de los viernes y en las vacaciones devorando todo tipo de libros.

Además no hay nada mejor que oler un libro nuevo, bueno sí, quizás oler un libro viejo sabiendo que ha vivido ya mucho, cualquier olor a libro es mágico, y el tacto de sus páginas también es genial.

Y quizás por eso, porque complementan mi vida soy incapaz de tirarlos, prefiero regalarlos.
Pienso que los ayuntamientos deberían facilitar la donación para la gente que no puede quedarse con ellos por la razón que sea no los tire.

Si esos libros que vi ayer, en vez de estar dentro del contenedor hubieran estado encima, los habría cogido porque me da mucha pena que se estropeen.

Además pienso que deberíamos enseñar a los niños a cuidar los libros y a valorarlos. 
Siempre he sido socia de la biblioteca y a mis hijos los llevaba mucho cuando eran pequeños para que se acostumbrasen, y siempre he insistido mucho en cuidar esos libros aunque no fuesen nuestros, porque un libro es un tesoro.

Bueno, la verdad es que la reflexión no da mucho más de sí, simplemente quería decir que los libros son nuestro pasado, nuestro presente y nuestro futuro. Todo el mundo debería tener acceso a los libros, y nadie debería tirarlos. 

Además creo que hay que fomentar la lectura entre la gente joven. En mi caso tuve suerte con mis padres porque en el colegio me saturaron con libros que no me convencían nada, si hubiese dependido de esa experiencia ahora no leería nunca.

A mis hijos les dieron unas opciones mejores pero aún así creo que no saben enganchar a los niños, y está claro que a la lectura hay que engancharse de pequeño. En mi casa, además de leer toda la familia, siempre nos regalaban un libro en cada cumple, Navidad y ocasión de recibir regalos, aunque recibiésemos otras cosas el libro caía fijo. Y eran libros que siempre me gustaban.

Y a día de hoy hace muchos años que me propuse comprar como mínimo un libro al mes, si puedo uno bueno genial y si estoy más ajustada voy a una librería donde hay libros nuevos desde 1,95€ así que no tengo excusa.

Y poco a poco me he ido haciendo con una buena biblioteca que es mi tesoro, y si algún día por lo que sea no puedo conservarla y mis hijos tampoco, la donaré pero me moriría de dolor verlos tirados.

Bueno, pues hasta aquí el post de hoy, una reflexión sencilla pero ayer me dio tanta pena, o rabia o no sé, ver libros tirados que tenía que decirlo.
También me da pena cuando veo ropa o juguetes pero he de decir que  lo veo muy poco, y no sé, no es lo mismo, pero los libros...ufffff.

Muchísimas gracias por leerme y nos vemos mañana con un post más de viernes, algo alegre para empezar el finde.

Por cierto, recordad que estoy de sorteo AQUÍ y el premio mola, 30€ para gastar en productos muy buenos, cremas, aceites, vitaminas...de todo. Animáos.

Hasta mañana!!!!!!!

39 comentarios:

  1. No puedo estar más de acuerdo contigo!!! Que crimen tirar un libro por favor!!! Es la obra de otra persona, estás tirando el trabajo (y los que escribimos sabemos la cantidad de trabajo que lleva) de una persona a la basura.
    Yo tampoco puedo ver libros mal cuidados o desperdigados, con mis sobrinos llevo una lucha (mi cuñada en ese aspecto es más tranquila) no les dejo que los tiren de cualquier manera, es algo que, literalmente, me duele.
    Yo también me los hubiera llevado si hubieran estado arriba.
    Besos linda

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!!
      Es que es eso, es tirar el trabajo de otros, de los de ahora y los de antes y eso es un dolor.
      Yo tampoco soporto que no se cuiden, de hecho a mis hijos de peques se los compraba de hojas duras e impermeables para que no se estropearan y poco a poco ya los fuimos cuidando. Y no soporto pintar los libros, ni escribir en ellos, es una pena.
      Besos y muy feliz jueves.

      Eliminar
  2. Te cuento lo que me ha pasado... Con la obra de la casa, al volver a colocar los libros aproveché para hacer "limpieza" y quitar algunos que sé no me gustaron nada. Los metí en una bolsa de estas reutilizables y le dije a mi marido que los dejara junto a los contenedores por si a alguien le apetecía rebuscar y llevárselos... Cuando estaba volviendo, apareció el camión de la basura y los echaron al contenedor del camión... Si lo llego a saber, los tiro al contenedor del papel, al menos para que se reciclara...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!
      Vaya, qué pena que los llevase el camión. Deberían facilitar la donación, yo es que no puedo tirar un libro, tengo una especie de Diógenes porque los conservo todos, pero sino se puede deberían permitir dejarlos en las bibliotecas o colegios, por ejemplo.
      Un besito.

      Eliminar
  3. Yo tampoco entiendo que se tiren libros, las bibliotecas de aquí por ejemplo están encantadas de recibir donaciones de libros, siempre les hacen falta. Un besito
    el blog de Sunika

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!
      Es que es lo mejor, llevarlos a una biblioteca. Si antiguamente se hubiesen tirado los escritos y los monjes en vez de copiar textos los hubiesen quemado hoy no sabríamos ni la mitad.
      Besos.

      Eliminar
  4. Hija pues que tienes más razón que un santo, yo guardaba libros de cuando iba al instituto tenia cerca el Corte Ingles y vendían libros a 100, llegue a comprar de todo desde premios planeta hasta libros de Julio Verne, con los años nuestros gusto cambian y hay que aligerar equipaje, aqui en el barrio tenemos el llibre viu, los regalas o los intercambias como quieras, en cuanto a nuestros jóvenes el otro dia estaba mi hija sentada en el suelo hojeando libros viejos como hacia de pequeña que me los sacaba todos de la libreria, no sabes como lleno el corazón.
    Besines preciosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!1
      El Cote Inglés de aquí también vendía libros a cien, y en ediciones chulas, yo compraba muchos y los conservo.
      Claro, entiendo que a veces no podemos conservarlos todos pero se pueden donar o regalar, y el intercambio que dices me encanta.
      Cuando mis padres eran pequeños se cambiaban novelas en el kiosko, así él podía leer aunque no tuviera mucho dinero en ese momento.
      Ayyyyy tu hija, no me extraña que se te llenase el corazón, esas escenas no tienen precio.
      Besos.

      Eliminar
  5. Bueno yo trabajo en una editorial que el próximo otoño cumplirá 40 años y estoy rodeada de libros y de personas con un amor ciego hacia los libros y por supuesto pienso que un libro es para siempre y aprovechando que es la feria del libro de Madrid con tu permiso voy a hacer un poco de publicidad a tus lectores que estén en Madrid hasta el 12 de junio la editorial Pre-Textos estará en la caseta 250 de la Feria del Libro de Madrid en el Retiro.


    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!!
      Me alegra muchísimo que pienses así, aunque me lo imaginaba.
      Y la publicidad me parece genial, los que estén en Madrid que se acerquen que seguro que les encanta.
      Besos.

      Eliminar
  6. Yo tampoco podría tirar un libro a la basura. En mi población, si alguien quiere deshacerse de libros, hay quien se dedica a recogerlos a domicilio. Yo los voy atesorando en mi trastero que ya casi está repleto de todo tipo de libros, incluidos los de texto.
    Cierto es que el espacio es un verdadero problema pero sigo guardándolos pensando en mis hijas (que apenas han hecho uso de ellos) y en mis nieto/as, que seguramente optarán por los que les regalen los demás.
    Y aun así sigo comprando libros, aunque ahora ya diversifico un poco y, de vez en cuando, los compro en formato electrónico, por o del espacio. Pero cuando un libro me ha gustado mucho, no puedo resistir la tentación de obtenerlo en papel.
    Una entada, como siempre, muy interesante y que daría para un debate.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo que coincidimos. Seguramente tus hijas no los han usado porque son jovencitas pero con el tiempo les van a dar valor, y tus nietos también. Les vas a dejar un tesoro.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Yo tampoco entiendo como la gente puede tirar libros, Marigem. Menudos ceporros. Yo una vez me encontré en la basura 'Las mil y una noches' en 6 volúmenes y en una edición preciosa. Casi 100 añitos tenían esos libros. Naturalmente, a mi casa que fueron. Y en mi casa que están.

    No creo que vaya a ver el día en que yo tire libros a la basura, en serio lo digo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pensamos igual. Yo ayer no los pude coger porque estaban en uno de esos contenedores de los que es imposible sacar nada, si hubiese podido a casa se venían porque me daba dolor. Sino podemos tenerlos se donan o regalan, pero tirarlos, uffffff. :)

      Eliminar
  8. La verdad es que yo tampoco entiendo lo de tirarlos. Siempre se pueden donar o regalar entre los conocidos. Incluso se pueden vender a alguna librería de viejo o por e-bay y hasta te sacas unos eurillos. Todo es mejor que tirarlos a la basura. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!
      Claro, lo de venderlos también, aquí hay algunos sitios que los compran, no sé si los pagarán bien o mal pero mejor que tirarlos...
      Besos.

      Eliminar
  9. ¡Buenos días! Te agradecería y pediría con todo mi corazón me ayudases a recaudar dinero para IS Foundation de Ian Somerhalder. Espero que no te importe que te quite algo de tiempo para ésta causa. Aquí te dejo la entrada de mi blog donde hablo del tema: http://noa1000words.blogspot.com.es/2016/06/una-parada-mas-pero-en-combate.html … Gracias.

    (Siento mucho si no leo tu post ahora, estoy haciendo todo lo posible por recorrer la voz en éste tema del recaudo. Pero si comentas o escribes siempre os tengo en cuenta y os leo en mis tiempos libres, aunque no lo pueda hacer en éste momento. Ojalá lo entiendas, porque es muy importante para mí. Al igual que puedo entender que todo lo que escribes en tu lugar es importante para ti. Te leeré siempre que lo pidas)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!!
      Ya me he pasado por tu blog y estoy leyendo un poco sobre la fundación. No sabía que Ian Somerhalder estaba recaudando fondos, sé que es un gran activista pero no sabía más.
      Un besito y suerte.

      Eliminar
  10. Hola!! Nosotros no tenemos trastero, pero en el garaje tenemos un armario de metal que nos sirve de trastero. El otro día Arguipaco guardó una cosa allí y vi que tenía libros que decía que no le interesaban pero que se los dio un amigo porque iba a tirarlos...

    A mí siempre me enseñaron a querer y cuidar los libros y tampoco se me ocurriría tirarlos sin más. Regalarlos o donarlos puede ser una gran opción.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!! Los armarios de metal de los trasteros son ideales. Y lo de dar los libros a un amigo me gusta mucho.
      Claro que sí, los libros hay que quererlos y cuidarlos.
      Besitos!!!!

      Eliminar
  11. cerca de mi casa hay una librería solidaria, cuya recaudación donan para diversas causas. una vez doné un libro que compré y luego vi que no me lo iba a leer. tenía como 800 páginas en una letra microscópica y además era sólo la primera parte de una saga... donarlos o regalarlos sí, tirarlos nunca.
    en los colegios, a veces se forma una mini-biblioteca con libros aportados por todos los alumnos. el profesor manda leer un mínimo de libros cada mes o cada evaluación. eso está genial, porque fomenta la lectura y los alumnos pueden elegir los libros que quieran.
    a veces noto que mis alumnos tienen poco vocabulario, y es porque no leen. leer es fundamental...
    besitos, gema!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Chema!!!!!
      Me encanta lo de la librería solidaria, debería haberlas en todas partes.
      Y lo de los coles también me gusta, eso mis hijos sí que lo hicieron, y yo de pequeña también, es muy bueno.
      Besos y es cierto, a los niños que no leen se les nota una falta de vocabulario tremenda.

      Eliminar
  12. A mí también me duele el alma cuando veo gente que tira libros.
    Mira, aquí en el edificio de mi tienda, la gente deja los libros que han leído abajo, en la entrada, y se los van intercambiando, y todo el mundo devuelve lo que ha leído y deja nuevos. Me parece una iniciativa genial.
    Yo adoro mis libros, como a ti me gusta olerlos. Y siempre escribo dónde los compré y la fecha.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!! Es que es un dolor ver que tiran libros.
      Qué bueno lo del edificio de tu tienda, y que todo el mundo los devuelva es muy bueno, aquí en España no sé yo, la gente a veces es capaz de quedarse con libros que ni le gustan solo porque los ha cogido gratis.
      Un besito y yo también apunto la fecha y lugar donde lo he comprado.

      Eliminar
  13. Por supuesto, Gema, los libros no se deben nunca tirar, aunque haya ocasiones en la vida bien por mudanzas, cambio de mobiliario, o porque sencillamente no podemos tener sitio para colocar esos libros, lo más conveniente es donarlos entre nuestros conocidos o amigos o también a centros educativos, bibliotecas, etc.
    Otro punto que me ha encantado leer de tu entrada, es que para que existan lectores, primero hay que motivar a los niños a leer, bien con tebeos o comics cuando son pequeñitos, luego cuentos y finalmente libros juveniles o ya clásicos. Como profe de Lengua y Literatura en mi última etapa de docente, se nota una barbaridad cuando los alumnos tienen ese hábito de la lectura adquirido desde su infancia o por el contrario no les ha caído nunca un libro en las manos, que no sea el de texto, por lo que en general tienen una malísima comprensión lectora y carecen de vocabulario a la hora de expresarse oralmente.
    Ya no me enrollo más que solo es un comentario ...je,je,je
    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!!
      Claro, a veces no podemos conservarlos y yo eso lo entiendo, lo que no entiendo es que se tiren.
      Y lo de los niños...es que a veces se les nota muchísimo que no leen, les falta vocabulario y es una pena.
      Un besito y mil gracias por comentar.

      Eliminar
  14. Estoy totalmente de acuerdo contigo,los libros no se pueden tirar!! yo tengo el trastero lleno de ellos :)

    ResponderEliminar
  15. Los libros son un rincón de cultura y de mundo mágico al leerlos que se hacen ellos solos eternos. Hay mucho sitios donde poderlos donar antes de tirar como a trapos viejos: bibliotecas, asociaciones, amistades e incluso vender a segunda mano. En mi casa tengo 3 libreros llenos y son una decoración muy acogedora y agradecida, a la par que calentita jeje.

    Un beso y gracias por compartirnos tus pensamientos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien lo has dicho, tirarlos como a trapos viejos es un dolor.
      Un besito y las librerías llenas son lo más acogedor.

      Eliminar
  16. Yo creo que tendrian que ser para siempre, de tirar nada. Yo soy de guardar todo por si acaso. Un beso

    ResponderEliminar
  17. A los libros se les respeta porque son valiosos (no todos, hay cada librucho que no merece nada en este mundo) pero si se acumulan o ya no se les quiere por falta de espacio se deberían regalar o vender, pero no tirar... eso da tristeza.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  18. ¿Pero cómo pueden tirar libros? Los libros infantiles se pueden donar a las bibliotecas o a los colegios y el resto de libros se donan a la biblioteca o cualquier asociación para que tengan más catálogo... Hay mucha gente que dona libros a las bibliotecas. Yo no podría tirar un libro a la basura. En la biblioteca del pueblo en el que vivo, hacen muchísimas donaciones. Algunos se los quedan para la biblio y con otros hacen ventas solidarias... normalmente son 1 o 2 al año y siempre van dedicadas a obras sociales. Venden libros, revistas especializadas y dvds a 1€ la unidad. Yo solo conseguí llegar a una campaña y me lleve 3 libros por 1€ cada uno. La recolecta se iba íntegra a un centro de enfermos mentales.

    Un besazo reina!!!

    ResponderEliminar
  19. Nunca se me ocurriría tirar o destruir un libro (ni siquiera los que no me gustaron). Opino como tú, una buena biblioteca es un auténtico tesoro.
    Para los que amamos la lectura un libro es mucho más que un conjunto de páginas escritas.
    Termino este comentario con un proverbio hindú que viene al pelo con esta reflexión tan bonita que has hecho hoy.

    Un libro abierto es un cerebro que habla;
    cerrado un amigo que espera;
    olvidado, un alma que perdona;
    destruido, un corazón que llora.

    Besos

    ResponderEliminar
  20. Totalmente de acuerdo contigo, Marigem: los libros son tesoros y debemos velar por ellos.

    Comprendo que las casas de ahora son pequeñas y que no hay mucho espacio, pero aún así hay otras opciones como regalarlos o donarlos. Ahora, con los libros virtuales, el tema de espacio quedará resuelto, pero aún así deberíamos tener, e inculcar a los que tenemos alrededor, ese sentimiento de protección por los volúmenes. Entiendo perfectamente que te doliera verlos abandonados en plena calle. Quizás podrían ponerse contenedores para libros, no? Y una vez recogidos llevarlos a lugares donde no tengan acceso a ellos.

    Una estupenda reflexión, aunque esté motivada por algo triste.

    ¡Besitos y feliz tarde!

    ResponderEliminar
  21. Holaaa! Ayyyyy a mi también me da rabia y pena. Tirarlos ¡jamás! Estuve ordenando las estanterias y cajas y algunos me es imposible almacenarlos, pero me encantaría donarlos a sitios que los necesiten o lo que sea. Besitoss

    ResponderEliminar
  22. Te doy toda la razòn, aunque no me haya gustado, los dono, casi siempre a la càrceñ de hombre o mujeres de mi ciudad. Cuando tengo cierta cantidad de libros que ya no quiero, aviso a amistades y ellos tambièn me dan lso que no deseen por eso las coelctas suelen resultar en un gran provecho para la poblaciòn penitencitencia.

    ResponderEliminar
  23. Tengo una entrada como está en mi Blog, después de ver libros en la basura. Y más cuando la biblioteca estaba al lado y acepta donaciones. Yo tampoco soporto que se tiren libros a la basura. Mi madre tenía en casa una gran biblioteca. Cuando falleció mi hermana y yo nos repartimos algunos de sus libros. Y los demás los donamos. Me dio pena, porque ella los había comprado durante toda su vida. Pero el espacio manda.
    El olor a libros es el mejor de los olores.
    Un besillo.

    ResponderEliminar
  24. Yo nunca, soy incapaz de tirar un libro. Precisamente ahora que sigo de reformas y tengo menos espacio estoy preparando unas cajas con libros para donar a una biblioteca y es la tercera vez que lo hago en mi vida. Me cuesta deshacerme de ellos, hay algunos, mis favoritos que los guardo como un tesoro.
    Besos

    ResponderEliminar