viernes, 13 de mayo de 2016

Jornadas de playa y picnic de mi infancia.

Post nostálgico; Picnic y playa en los 80.

Hola a todos y bienvenidos, por fin estamos a viernes y el finde se asoma para que podamos descansar y desconectar.

Hoy me apetecía un post nostálgico de esos que hago a veces recordando cosas de mi infancia, y ya que estamos en las puertas del buen tiempo me apetecía recordar las cositas que llevaba a la playa o de picnic cuando era pequeña.

Y sin más rollo empezamos.

En mi familia siempre hemos sido muy de aire libre, tanto mis padres como mis abuelos eran muy aficionados a salir a pasar el día al monte, a la playa o a la finca familiar.
No necesitábamos grandes manjares, tan solo ilusión, alguna cosita sencilla para comer y ganas de pasarlo bien.

Y ya que recuerdo esos tiempos con tanto cariño vamos a recordar las cosas que normalmente llevaba mi familia.

Bueno, aclaro que teníamos mesas, sillas, sombirilla y tumbonas, pero no las pongo porque es más bien mobiliario,jejeje.

*Fiambrera.

Mi madre no era demasiado convencional con el menú. Salíamos mucho así que algún día llevaba lo típico, ensaladilla, tortilla o filete empanado, pero muchas otras veces llevaba cosas distintas, ensaladas chulas, pescado rebozado o en vinagre,  macarrones con una receta que nos encantaba o arroz hecho con marisco que cogíamos en la playa y que mi hermana y yo nunca éramos capaces de comer por pena.

En estas fiambreras  iban incluidos los platos y nosotros teníamos una roja y plateada y otra azul y plateada.

fiambrera-años-80


*Tuperware

Mi madre, como casi todas por entonces, tenía una amiga que vendía recipientes de esta famosa marca y le había comprado unos cuantos. Y a la playa llevaba unos vasos enormes con tapa que nos llenaba de colacao frío, y otros de zumo de frutas, y nos encantaba beber estas cosas después de bañarnos en el mar o de jugar en algún río.
Eran buenísimos porque jamás se abrían.

tupperware
Los vasos que hay arriba nos acompañaban a la playa.


*Vasos de plástico.

En nuestra mesa nunca faltaban los vasos de plástico. Confieso que odio los vasos de plástico pero por aquellos años me gustaban, y además de agua nos dejaban beber un poco de cerveza con gaseosa o vino con gaseosa.
Seguramente ahora mucha gente se escandalizaría, pero era un poquito de nada y muy muy esporádicamente, y nos sabía a gloria.

vasos plástico


*Termo de cuadros.

Mi madre tenía uno y mi abuela otro, y eran más o menos como los de la foto.
En uno se llevaba el café solo y en el otro la leche y cada uno tomaba el café a su gusto, unos solo y otro con leche.

termo-cuadros-años-80


*Cantimplora.

Me ha costado mucho encontrarla pero es idéntica a una que tuvimos mi hermana y yo.
Ya sabéis que me chiflan los monos, y claro, un día en el que habíamos ido con mi abuelo a buscar aventuras, como decía él, la vimos en el escaparate de un kiosco y se convirtió en necesidad,jejeje.

Y cuando nos íbamos de picnic la llevábamos porque nos encantaba rellenarla en las fuentes de sitios con ese agua que baja de la montaña y sabe tan bien.

cantimplora-mono-años-80
Es idéntica a la mía.


*Nevera.

Mis primeros años la nevera era sacada de Cuéntame,jejeje, amarilla y naranja con un estampado de lo más vivo y exagerado,  y a mí me encantaba.
Luego ya tuvimos otra más normal, y molaba pero como la primera ninguna.
No he encontrado ninguna igual pero sé que mi madre tiene fotos así que en cuanto pueda las busco para ilustrar,jejeje.

nevera-playa-años-80
Se parece a la mía aunque no es idéntica.


*Cesta de picnic.

Aquí hay para elegir. Mi hermana y yo teníamos muchos cestitos, de hecho en la mayoría de las fotos de mi infancia salimos con alguno, pero para picnic teníamos dos preferidos, uno similar al de la foto y otro verde que me encantaba.

Y mi madre tenía uno enorme tipo capazo y otro precioso, que aún uso yo, que le había hecho mi abuelo.





*Manta de cuadros.

En mi casa había dos tipos de picnic, el que hacíamos en lugares donde podías aparcar cerca y sacábamos la mesa y las sillas, o los lugares escondidos y llenos de encanto donde comíamos en el suelo sobre una manta de cuadros.

El tacto que tenía aquella manta no lo he vuelto a encontrar. Y cuando volvíamos a casa, ya anocheciendo y refrescando, mi mi madre nos tapaba en el coche para que estuviéramos calenttas y nos contaba historias mientras volvíamos a casa felices después un día entero al aire libre.

No he encontrado una manta igual pero la que pongo se parece bastante.



Bueno, también teníamos manteles de cuadros, cositas chulas para jugar y la típica botella de vino y gaseosa, por ejemplo, pero ya me parecía alargar demasiado el post.

Y hasta aquí mi recopilatorio nostálgico, una serie de cositas que me recuerdan muchísimos momentos buenos.

Supongo que son cosas que todos hemos disfrutado en algún momento de nuestra vida, unos de niños y otro más mayores, pero son cosas que forman parte de los veranos de la mayoría de nosotros.

Y la verdad es que hasta aquí llega el post, espero que os guste y nos vemos mañana en el recopilatorio de la semana.

Mil gracias por leerme y disfrutad del fin de semana a tope, y por qué no, podéis ir de picnic.

Y vosotros; ¿Habéis tenido estas cositas?¿Os traen buenos recuerdos?¿Os gustan las actividades al aire libre?

Ciaoooooooooooooo.

29 comentarios:

  1. Claro que si , nos encantaba ir a la playa o al monte con la comida. Cuanto recuerdo de mis primeros años de la niñez es ir a la playa con una cesta enorme llena de de fiambreras con tortillas, pimientos, filetes empanados y ensaladillas. termos con bebida fresca y cafés. Mi madre y suegra que por entonces era mi vecina era la que se encargaba de preparar las cestas. Solíamos ir a la playa e íbamos a la estación a coger el tren. Eran de madera y se abrían las puestas hacia afuera. A los niños nos colaban por la ventana para coger asiento y las cestas las pasaban por la ventana. Luego subían ellas. Solíamos ir primero a la la playa a bañarnos y después las madres se iban a la alameda a coger sitio para comer en el suelo con unas mantas y unos manteles de cuadros blancos y rojos. Después de comer y hacer la digestión tumbados en las mantas volvíamos de nuevo a la playa , regresábamos en el tren comiéndonos lo que sobraba en bocadillos. Es que la playa da mucha hambre. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué recuerdos tan bonitos!!!!! Me ha encantado lo de los trenes, y me imagino los manteles...muchas gracias por compartirlo.
      Un besito.

      Eliminar
  2. Me encanta todo y me trae muy buenos recuerdos, pues hacíamos cosas muy parecidas. Las excursiones llevando la comida me encantan. Solíamos ir a la playa y luego a algún merendero o sitio para comer la ensaladilla, tortilla, carne empanada ... con cesta de picnic y sillas.
    Un besín

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!!
      Me alegra que te traiga buenos recuerdos.
      Qué bonito, me encanta ir a la playa y comer en algún merendero. Qué años!!!!!
      Besos.

      Eliminar
  3. Yo la verdad es que, en familia, no he hecho mucho picnic. Con amigos y en la playa sí, sobre todo, en las noches de San Juan y junto a una hoguera en la arena, ¡eran fantásticas!
    Tu post me lo ha recordado: fiambreras, mantel a cuadros, vasos de plástico...¡Ah! y no me escandalizo por lo de beber cerveza con gaseosa a temprana edad, seguro que sólo era probarla.
    Un beso,Gema, ¡feliz finde!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!
      Yo creo que a lo mejor no hay las mismas costumbres en todas partes, aquí en el norte se hacía mucho, y me encanta.
      En mi familia también íbamos mucho de restaurante y donde esté un buen picnic...Besos y me alegra que no te escandalices por lo de la cerveza, claro, era un sorbito muy muy aguado con gaseosa.
      Feliz finde!!!!!!

      Eliminar
  4. Yo nunca he hecho un picnic como Dios manda y creo que de este verano no pasa. Bueno alguna vez que hemos ido a la piscina en el pueblo de mi abuela podría considerarse una salida así.
    En mi infancia nada :( Lo tupers en mi casa se usaban para guardar la comida sobrante y comerla en días siguientes jajajaja
    Eso sí, tengo recuerdos de ir de excursión con el cole y comerme el bocata de tortilla, que rica está la tortilla al día siguiente ;)
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues nunca es tarde así que este año a por uno y ya verás que guay. A lo mejor yo lo idealizo pero es que me lo pasaba y paso genial comiendo en na manta comida fresquita y tortilla mientras hablamos y nos reímos de bobadas. Todo huele y sabe mejor.
      Besos.

      Eliminar
  5. Anda!!! ¡Qué buenos recuerdos! Yo en mi infancia hice picnics pero no muchos... Mis abuelos tienen un apartamento a escasos metros de la playa (donde yo vivo ahora) así que no nos hacía falta el picnic!

    De más mayor si que he hecho bastantes veces, sobretodo cuando vamos a pasar el día fuera como puede ser un parque acuático o alguna excursión. De hecho, si no cambian los planes, este domingo tenemos picnic!!

    Un besazo reina!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!! Nosotros también teníamos la finca familiar, y el pueblo pero es que el picnic era el picnic, nos encantaba hacerlos en sitios concretos y al aire libre, jejeje, que ñoños éramos.

      Un besito y a pasarlo genial el finde en el picnic.

      Eliminar
  6. A mí siempre me llevaban para beber aquellos vasos de plástico rígido que eran plegables y que se arrugaban sobre sí mismos para ocupar menos espacio, ¿los recuerdas? :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siiiii, yo lo tenía y lo usaba cuando encontrábamos fuentes en pueblos de montaña donde el agua sabe a hierro. Yo quería beber del caño pero mi madre y mi abuela, demasiado limpias, no me dejaban,jajaja.
      Feliz finde!!!!!!!!

      Eliminar
  7. Nunca he hecho un picnic como tal... te lo puedes creer? El tupperware y la fiambrera me han encantao no es lo mismo ja ja ja. En el trabajo hay una coña en la que mi apellido es Ware porque mi padre es el inventor de los tupperware!!! No me pude reír más ese dia Gema! Jajajajaja

    La fiambrera tiene que ser lisa azul o roja sino... no es fiambrera. La cesta me recuerda a cuando mis hermanos comían de Canasto en el colegio jijiji. Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyyyy eso hay que remediarlo, en cuanto recuperes del todo coges a los polluelos, un mantel de cuadros, una manta, una tortilla y a pasarlo bien en cualquier bosque o prado cercano.

      Yo creo que aquí en el norte somos más de picnic que en el sur, son costumbres.

      Jajajaj, me encanta lo del apellido,jejejejeje.

      Y la fiambrera en mi caso era plateada y azul y plateada y roja, pero lisa, eso sí,jejejeej.

      Me encanta lo de comer de Canasto, qué bueno!!!!!!!

      Besos guapa y muy feliz finde.

      Eliminar
  8. lo que solemos llevar en los viajes es una nevera portátil para mantener las bebidas frescas.
    esas neveras, al igual que los termos, me hacen pensar en una asignatura de transmisión de calor que teníamos en la carrera. las paredes estarán hechas de algún material aislante...
    de pequeño, un día en la playa estaba comiendo un bocadillo y se me cayó en la arena, quedando inservible. es un trauma no superado que tengo. :D
    besitos, gema!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, me encanta como lo trasladas todo a alguna asignatura.
      Ayyyyy esos traumas se quedan para siempre, yo una vez comí un trozo de sandía con arena y es que no puedo ni recordarlo de la grima que pasé.

      Besos y feliz finde!!!!!

      Eliminar
  9. Ahhhh, sí, me recuerdan a las Pascuas cuando era pequeña, con las cestas de picnic. Y esa nevera ten floreá, me suena, jajajaja
    BEsos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, esas neveras eran de lo más discreto,jejejeje.
      Besos y feliz fin de semana.

      Eliminar
  10. Jajaja en mi casa tenemos esos vasos que dices, pero no los usamos porque están bien grandes!! Tenemos una jarra con tazas para llevar, se apilan todas juntas y casi no ocupan espacio, nosotros casi nunca salíamos de paseo pero a veces íbamos al parque con esa jarra de agua, sandwiches y una pelota para jugar, bueno eso era antes de que todo mundo se casara y se fuera de la casa, eran tiempos divertidos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyyyy qué chulo que se apilen sin ocupar.
      A veces pasa, la gente se casa y los planes quedan parados pero luego empiezan a tener hijos y resurgen,jejeje.
      Un besito.

      Eliminar
  11. me has hecho recordar cosas bonitas!!besos

    ResponderEliminar
  12. Pienso en mi pobre padre, cuando después de haberse pasado toda la semana currando en el campo venía a vernos con ganas de asfalto los fines de semana y le pedíamos que nos llevara de excursión al campo. Las vacaciones las pasábamos con él allí y cuando teníamos que venirnos a la capital a estudiar (con mi madre) teníamos mono de aire libre.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyyyy eso pasa mucho, nosotros desando algo y nuestros padres agotados y hartos de eso que nos apetece tanto.
      Yo siempre tengo mono de aire libre.
      Un abrazo y feliz finde.

      Eliminar
  13. Anda que no molan los picnics :)

    Yo recuerdo ir toda la familia a la playa, con las neveras hasta arriba y las mesas y las sillas jajaja a Santa María del Mar a pasar el día, ¡iba hasta mi abuela!

    Qué tiempos, que ya no volverán... ¡Pero seguro que vienen otros mejores! ;)

    Besos, flor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros también hemos ido alguna vez a Santa María del Mar, y al Espartal y a Salinas, pero íbamos más a la zona de Candás y Luanco, a Colunga o por el Oriente, éramos muy viajeros,jejeej.
      Mis abuelos iban, of course, jejejeje.

      Claro, vendrán muchos muy buenos, una cosa es recordar pero no hay que vivir en el pasado.
      Besos!!!!!

      Eliminar
  14. ¡Qué recuerdos más entrañables me has traído! Nosotros también íbamos de pic-nic, aunque no íbamos a la playa ni lo llamábamos pic-nic, nosotros "nos íbamos al campo", en plan dominguero total. La fiambrera era idéntica a la que nos pones en la foto y el menú siempre era tortilla de patatas y/o ensaladilla rusa (tan ricas como las hacía mi madre no las he vuelto a comer en mi vida) y filetes empanados con pimientos verdes fritos.
    También recuerdo de aquella época los interminables atascos que se formaban a la entrada de Madrid ;(
    Un beso enorme y gracias por rememorar tan bonitas escenas de la niñez.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!
      Buwno, nosotros tampoco lo llamábamos picnic, íbamos de monte,jejejeje, y también dominguero total.
      Yo tampoco he vuelto a comer tortilla y ensaladilla como la de mi madre, y los filetes, mmmmmm.

      Jajaja, claro, aquí había menos atascos, y como mi padre trabajaba a turnos y libraba días de semana evitábamos ir a la playa los domingos, ese dñia hacíamos otras cosas.
      Un besito y gracias a ti por compartir tu experiencia.

      Eliminar
  15. La fiambrera la teniamos igual!! De hecho me la encontré el año pasado en la casa dónde viviamos antes y me la lleve, en el primer picnic familiar que hicimos la saqué y mi madre me la robó!!! jaja vamos que volvió a su propietario inicial jaja, le hizo mucha ilusión que la hubiese recuperado.

    Nosotros llevabamos manta trapera para echarnos un rato después de comer.

    Ainss que de recuerdos!!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...