martes, 17 de mayo de 2016

Mejores recuerdos de mi infancia.

10 Recuerdos infantiles.

Hola a todos y bienvenidos un día más, ya estamos a martes, me vuelan los días.
Pensando y pensando se me ha ocurrido hacer una lista(que me gustan a mí las listas) de recuerdos de mi infancia que sean verdaderamente especiales.

Creo que no hay que vivir en el pasado ni ser especialmente nostálgico, pero de vez en cuando hacer el ejercicio de recordar cosas de ciertas épocas nos ayuda a valorar lo que hemos tenido, y hoy me apetecía valorar esa etapa.

Además me haría mucha ilusión que vosotros también lo hicierais, que los que me leéis y comentáis normalmente os animaseis a contar recuerdos, no hace falta que sean 10, pueden ser 3 o pueden ser 15, el caso es que sean recuerdos especiales, para hacer algo parecido a la cadena de trastadas infantiles que hicimos hace tiempo.

Y este es uno de esos post que se disfrutan muchísimo, independientemente del éxito que luego tenga, si gusta o no, lo he pasado genial recordando estas cosas, esos momentos que forman nuestra vida, así que con eso me quedo.

Y sin más rollo empezamos.


Voy a poner los recuerdos en un orden más o menos cronológico, empezando por los que suceden cuando yo tenía unos  2 o 3 años y acabando con unos 12, otro día si os gusta puedo hacerlo de recuerdos concretos, Navidad, vacaciones, historias de miedo, sorpresas, lo que sea, o de la adolescencia aunque yo era muy exagerada y todo era muy muy bueno o terriblemente malo,jejeje.


Esto es un variadito de momentos buenos, me encanta lo imaginativa que era mi madre que felicitaba la Navidad con fotos nuestras(el traje regional nos lo hizo ella) cuando no había Internet ni nada así.



1. Primer cumple de mi hermana y disfraz sorpresa.

Yo tenía exactamente dos años y medio y mi recuerdo es muy vago, pero hay fotos y película de super 8 con el momento inmortalizado.
Mi hermana cumplía un año y mi madre había invitado a la familia a una merienda con tarta, pero mi padre quería hacer algo especial así que por sorpresa, sin lo que lo supiera nadie compró unos disfraces de enfermera(antes no era fácil conseguir disfraces y especialmente cuando no era carnaval) y nos vistió a escondidas, encerrado en el salón.

Cuando mi madre nos vio quedó alucinada y encantada, siempre dice que es uno de esos momentos felices que no se borran, y así es porque a pesar de mi edad lo recuerdo y al pensar en ello me da muy buen rollo.

2. Playa especial.

Tengo muchísimos recuerdos de la playa porque hemos ido a muchas distintas, pero hay una que acude a mi memoria muchas veces. Era una playa preciosa, y al pensar en ella a mi cabeza vienen muchas sensaciones.

Hablo de cuando yo tenía entre 2 y 5 años, y recuerdo a mi madre preparando lo que llevábamos para comer con toda la ilusión, y las toallas y los bañadores de repuesto.
Cuando llegábamos y aparcábamos hacíamos un tramo caminando entre las lanchitas que había aparcadas a la orilla del camino, junto a los huertos(siempre me recordó al lugar donde Chanquete tenía la Dorada).

En esa playa había una zona donde ponían a secar ocle(un alga que no sé como se llama fuera de Asturias) y a mí me encantaba el olor.
Recuerdo  cuando nos íbamos a bañar con mis padres y jugábamos a salpicarnos en la orilla, y luego comíamos en unas mesas del merendero que había junto a la playa, y de postre, helado.

Por la tarde tocaba más playa y a la vuelta elegíamos lo que nos apetecía hacer, paseo por un pueblecito marinero, ir a algún merendero, ir a cenar sardinas...había variedad y eran días absolutamente perfectos.

A veces, cuando paso por sitios donde hay ocle el olor me transporta a aquellos días tan bonitos.


Me encantaba el olor de este sitio, huele a cosas buenas y momentos felices.



3. Primera vez en la nieve.

De esto también hay fotos y super 8 pero incluso sin eso lo recuerdo muy bien. Nosotras habíamos visto nieve varias veces pero no habíamos ido expresamente a jugar y a pasar la tarde en la nieve.

Y cuando nevó relativamente cerca mi padre consiguió plásticos gigantes y mi madre se aprovisionó de  ropa de repuesto y fuimos a buscar nieve.
Cuando la encontramos nos deslizamos con los plásticos toda la tarde.
El día anterior mis abuelos nos habían regalado unas antenas que estaban de moda, en realidad era una diadema con antenas, y yo, que era muy pajarera y hortera, las llevé a la nieve y parezco una marciana bajando cuestas en un plástico con antenas.

Y cuando anocheció nos fuimos a merendar chocolate caliente, vamos, la felicidad completa.


Si os fijáis llevamos antenas las dos, obligué a mi hermana,jejeje, vaya pintas.


4. Mis primeras vacaciones.

Mis primeras vacaciones fueron distintas a las de la mayoría. Casi todo el mundo va a la playa, pero yo iba muy a menudo a la playa así que fuimos a "secar" a Extremadura.

Tenía 5 años y recuerdo muchísimas cosas, la emoción antes de marchar, mis abuelos que vinieron a despedirse y nos trajeron unos cuentos para colorear(de Jacky y Nuca, nuestros osos talismán), y mi madre nos había preparado algún regalo también que nos fue dando durante el camino.

Fueron unos días geniales, haciendo excursiones, conociendo lugares preciosos y compartiendo mesa con Lolita, que me dio calamares, jejeje.

Con los años fuimos a sitios mejores, hoteles con comodidades y lugares maravillosos pero esa sensación de aquellos días no se ha vuelto a repetir.


Recuerdo ese día claramente, luego fuimos a coger ranas y al río.


5. Primera vez que fui al cine.

Ese día lo recuerdo a la perfección porque era más mayor que en los casos anteriores, tendría unos 6 años y fuimos a ver una reposición de Blancanieves.
Cuando este año fui al encuentro con Coppola(podéis leerlo aquí) y dijo que la primera peli que había visto fue Blancanieves casi lloro porque la mía en cine también fue esa.

Era un 22 de Diciembre y mis padres lo organizaron todo para ir al centro de la ciudad a disfrutar de la iluminación navideña, de una merienda especial y de una jornada de cine.
Mi padre llevaba toda la semana trabajando de noche y se durmió, jejeje, nos pasamos la vida riéndonos de él por eso.

A pesar de la peli tan antigua que fuimos a ver guardo un recuerdo buenísimo de ese día.

6. Descubriendo los lacasitos.

Supongo que es algo que todo el mundo conocía pero yo nunca había comido lacasitos, o al menos no lo recuerdo.

A mi padre le gustaba sorprendernos, y un día vio en un kiosco una figurita de una gallina de cristal que se abría y podías meter cosas. Sabiendo que yo adoraba y adoro las gallinas entró a por un par de ellas pero solo había una así que la compró y decidió rellenarla de algo para que no fuera tan escaso, y en el kiosco le enseñaron, como novedad, los lacasitos y los metió dentro.

Cuando llegó a casa y nos lo dio nos encantaron, fue un descubrimiento genial pero lo mejor fue la parafernalia de traernos el regalo en plan sorpresa(antes de cenar para horror de mi madre), la intriga por saber lo que era, la alegría con la que recibíamos siempre a mi padre y la ilusión de probar algo parecido a lo que habíamos visto en la peli de ET.

7. Pasar el día en una isla.

Los libros de Los cinco hicieron mucho daño en mi casa, jejejejeje. A partir de los 6 o 7 años empezamos a ir a una playa que tiene un pedrero inmenso y en el medio hay una isla a la que se accede con marea baja.

Y mi hermana y yo queríamos ser como Jorge, Julián, Dick y Ana y a falta de una isla Kirrin buena es una isla en la playa y convencimos a nuestros padres para ir a pasar un día entero allí.

La gente del chiringuito, que nos conocía porque veíamos Verano azul muchas veces juntos, se partía de risa al vernos cruzar el pedrero cargados hasta los topes en dirección a la isla.

Y lo pasamos genial pero llegó un momento en que ya no sabíamos que hacer y quedaban horas para que bajase la marea,jejejejeje.

Mi padre estuvo pescando, mi madre había llevado la labor de ganchillo,jejeje, y nosotras jugamos a todo tipo de cosas misteriosas y de miedo.

Y cuando la marea bajó recogimos todo, pesca incluida, y regresamos a la civilización.

La isla del fondo es la que os digo, se accede con marea baja.



8. Y las aves se van a dormir...

No sé si recordáis una serie que se llamaba Nils Holgersson, yo llevo toda la mañana con la canción en la cabeza,jejeje.
Bueno, la serie trataba de un niño que maltrataba animales y como castigo había encogido, y no recuerdo cómo acaba volando con unos gansos.

Ese verano mi hermana y yo andábamos obsesionadas con los gansos, patos, ocas y cualquier ave y la vida fue generosa y nos regaló un pájaro, aunque fue algo efímero.

Mi madre tenía una tía viuda y en el patio de su casa apareció un pájaro herido y desorientado. Nos llamó, fuimos a por él y mi madre llamó al equivalente al Seprona(no recuerdo el nombre) y nos dijeron que era un vencejo y necesitan vivir en libertad. Nos recomendaron tenerlo en jaula un par de días bebiendo y comiendo y luego subir a un alto y lanzarlo para que volase.

Estuvo en casa un par de días y cuando vimos que quería salir de la jaula supimos que era el momento de devolverlo a su mundo así que fuimos a una minicolina que había frente mi ventana y mi madre lo soltó como en las pelis. Si vierais como aleteaba al bajar al portal y sentir el aire y qué pena y a la vez alegría me dio verle cruzar el horizonte.

Desde ese día, si estábamos en casa al atardecer(poco porque salíamos mucho) nos asomábamos a la ventana porque veíamos a las aves de la zona, gaviotas y ánades, retirarse a dormir a un pantano que había relativamente cerca. Iban en bandadas atravesando el cielo y mi hermana y yo les dábamos recuerdos para el vencejo y cantábamos la canción de Nils Holgersson.

Lo admito, estábamos como cabras.


9. Picnic en el bosque con mis abuelos.

Siempre hemos hecho muchos picnic, aunque no lo llamábamos así, solo ir de monte, pero siempre hay alguno que queda grabado. Pues este que comparto nos quedó grabado a mi madre y a mí.

Tendría yo unos 8 años y el verano se iba acabando así que decidimos hacer un picnic un poco distinto.

En vez de ir todo el día decidimos hacer merienda cena, y elegimos un bosque lleno de pinos y eucaliptos que nos encantaba.

A media tarde nos dirigimos con mis padres y abuelos, en dos coches, al lugar del picnic. Y llevamos las mesas, las sillas y todo.

Plantamos la mesa en medio del bosque, en un claro muy bucólico.
Antes de cenar estuvimos cogiendo piñas que les venían genial a mis abuelos para la cocina de carbón y un poco de eucalipto porque huele genial.

Y luego mi madre y mi abuela empezaron a sacar jamón, queso, tortilla, filetes empanados y la empanada gallega que hacía mi abuela y que estaba de muerte. Y entre risas y bocados la tarde iba cayendo rodeados de silencio y el olor de los pinos y eucaliptos.  
De postre mi abuela nos llevó algunas sorpresas dulces que encargó a una tienda de esas de siempre en las que hay cosas únicas.
Luego jugamos un poco a las cartas y tocó recoger.

Entonces fuimos hasta la zona donde vivíamos a guardar los coches en el garaje y nuestros abuelos nos invitaron a tomar algo en una terraza cercana, y allí sentados bajo las estrellas se fue haciendo de noche y pudimos despedir un día perfecto de una manera ideal, con nuestro abuelo contándonos historias de la Santa Compaña y de su niñez en Galicia y mi abuela hablando de historias de miedo del pueblo de Los Picos de Europa.

Fue un día muy sencillo pero lo recuerdo muchas veces, era muy feliz entonces.

10. Y Rocky llegó a mi vida.

Para ir acabando os pongo algo que tengo grabado. Tenía unos 12 años y ya os hablé aquí de lo mucho que nos gustaba y gusta el Parque de Isabel La Católica en Gijón.

Siempre fuimos mucho, y en aquella época nos gustaba ir después de clase. Ese día era Martes y estábamos decidiendo el plan para hacer después, donde ir a merendar o a jugar, vamos un plan para acabar la tarde, y también estábamos dando pan a unos patos cuando una niña se nos acerca y nos pregunta si queremos un pato.

Nosotros nos quedamos un poco sorprendidos y entonces se acercó el padre y nos dijo que les habían regalado un pato, se llamaba Rocky y querían soltarlo allí pero las gaviotas le atacaban y les daba miedo dejarlo.
Mi hermana y yo nos miramos y mi madre nos dejó quedarnos con él hasta el domingo que lo llevamos al pueblo donde vivió muy feliz con otro patito que también estuvo en casa.

Esos días con Rocky en casa eran geniales, los patitos son muy achuchables y nos encantaba jugar con él.

Tengo muchísimas fotos en el parque, pero de ese día en concreto no.


Bueno, me ha quedado un post eterno, si habéis llegado hasta aquí tenéis muchísimo mérito, de verdad, y si os ha gustado ya ni os digo.

Mil millones de gracias por leerme y nos vemos mañana con algún truqui, os apetece? Os adelanto que los trucos on de algo personal, una historia mía de esas que me gusta compartir.

Hasta mañana y de verdad que me encantaría que vosotros continuarais esta cadena, aunque sea con pocas anécdotas, no importa, lo que recordéis, el caso es que sean momentos mágicos y especiales como solo hay en la infancia.




43 comentarios:

  1. Hola Marigem gracias por compartir la intimidad de tu familia es muy nostálgico. Esos recuerdos de niñez....Ahora tengo muy reciente la muerte de mi madre, lo único que me he atrevido ha sido con el relato de la caverna de la república, allí están mis padres, más no podría aún me dejaría llevar por las lágrimas, pero ha sido bonito leerte tus momentos infantiles. Un beso grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!! Gracias a ti por leerme.
      Mi padre se fue de repente hace algo más de un año y es muy duro, pero poco a poco me gusta recordar, creo que se me va pasando esa etapa de dolor intenso.
      Siento mucho la muerte de tu madre y te entiendo perfectamente.
      Un besito y mil gracias por comentar.

      Eliminar
  2. Me ha encantado y emocionado, y con fotos y todo. A mi me pasa como a ti, algunos olores me transportan a la niñez. Y los Cinco Secretos también me marcaron, así como los Siete.
    Nunca seremos más felices que de niños. Es precioso, sobre todo cuando ya ha pasado.
    Yo no voy a seguir la cadena porque ya sabes que mi blog tiene unos apartados determinados, pero sí iré contando anécdotas.
    Besos y que pases un buen día

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!!!!!
      Me alegra muchísimo que te guste, y los cinco y los siete...qué enganchada estaba!!!!!
      No te preocupes por no seguir la cadena, seguro que me encantará leer alguna anécdota suelta.
      Besos.

      Eliminar
  3. Yo aún tengo vivos a mis padres, pero esos recuerdos felices de la infancia también me ponen triste; por mi infancia perdida, por la juventud y la vitalidad perdidas de mis padres, por todas las pérdidas sufridas desde entonces. Ha y gente que recupera la felicidad con sus recuerdos felices y la envidio. Yo sólo recupero la tristeza y la nostalgia. No tengo remedio.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rosa!!!!
      A veces recordar pone triste, te entiendo pero yo quiero quedarme con lo bueno, valorar lo bonito y evito entristecerme aunque hace un año no podía ni mirar fotos al haber perdido a mi padre.
      Yo no recupero exactamente la felicidad, y no e gusta anclarme en exceso en el pasado, pero de vez en cuando me encanta recordar estas cosas y reírme o emocionarme.
      Un besito.

      Eliminar
  4. Me encanta todo! También tengo esos recuerdos felices de la infancia y no tan infancia, con mis padres de excursión, en las playas... algunos sitios que pones creo que también los frecuentábamos, esa imagen con tu hermana llevando la Nancy me es muy familiar ....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!!!!!!
      Yo también hacía esas excursiones de mayor, con mis padres y mis hijos y alguna incluso con abuelos pero es que de niños todo es tan mágico.
      La imagen de la Nancy en la nieve es por la zona de Pinzales pero no sabría decir exactamente donde, tengo que preguntar a mi madre.
      Un besito.

      Eliminar
  5. A medida que vamos cumpliendo años, la mochila de nuestros recuerdos cada vez pesa más. A pesar de ello, no quiero desprenderme de ninguno pues todos han conformado nuestra vida. Quizá me desprendería de los malos recuerdos -no los tristes sino los que nos hicieron daño- pero estos se agarran tan fuerte que no hay forma de echarlos. Mis recuerdos inundan mi mente y me resulta casi imposible poder seleccionar un puñado pero los más entrañables se encuentran en la época de mi infancia y adolescencia.
    Un día escribí un post sobre la nostalgia y, como bien dices, no nos podemos anclar en el pasado pero tampoco olvidar aquellas experiencias que han ido conformando nuestra vida.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!
      Qué bien lo explicas.
      Yo también desearía borrar los que hacen daño pero es difícil, quedan adheridos y es imposible desprenderlos.
      Un abrazo y seguro que tu post de nostalgia es muy bonito.

      Eliminar
  6. Maravillosos recuerdos de infancia, yo tengo muchos pero pocas fotos para adornarlos. Un día os puse fotos del paso de mi infancia a mi juventud y no recuerdo si os conté alguna anécdota. Pero como todos los niños guardamos recuerdos de esos tiempos. De mis hijos tengo muchas fotos y sus travesuras. Un día haré un post con eso recuerdos. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!
      Claro, tú eres un poquitín mayor que yo y eso se nota mucho en las fotos, pero lo importante es que tienes muchos recuerdos.
      Siii, me acuerdo del post, fue muy bonito.
      Besos.

      Eliminar
  7. Hola ya sabes que no soy nostálgica lo he comentado otras veces pero claro que tengo muy buenos recuerdos de mi infancia, muchos!!!! pero por decir uno recuerdo un día como muy especial para mí, el día que nacieron mis hermanas mellizas!!! yo tenía 8 años, tengo un hermano dos años menor, pero durante un tiempo estaba un tanto obstianda con tener una hermanita, por supuesto mi hermano quería un hermanito, mis hermanas nacieron en 1965 y aunque ahora pueda parecer una "pesadilla" pero mi madre no supo que llevaba mellizas hasta que salió la primera niña!!!! ja ja ja, sorpresa!!!!! pero para mi fue un momento muy feliz aquel 3 de agosto de 1965 que me quedó a dormir a casa de mis abuelos, entonces se daba a luz en casa, cuando mi padre nos anunció... no que teníamos una hermanita... sino que teniamos dos!!!!!!! me subía por las paredes, daba saltos, volteretas, de todo!!!! por supuesto no hay ni que decir que durante el resto de nuestra vidas siempre he estado muy unida a mis hermanas y nos adoramos!!!!


    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!
      Sé que no eres nostálgica pero de vez en cuando hace ilusión recordar estas cosas.
      Me encanta la historia de las mellizas, me la habías contado por alto y me parece tan genial. Yo eso no lo viví porque mi hermanan y yo nos llevamos año y medio y claro, no recuerdo su nacimiento, siempre ha estado en mi vida.
      Menuda sorpresa te llevarías!!!!! Yo también habría dado volteretas, nosotras queríamos más hermanos.
      Un besito.

      Eliminar
  8. Qué entrada más chula¡¡ Déjame darle unas vueltas a la cabeza y veo si la hago vale?? Me han gustado mucho tus recuerdos, son muy muy tiernos se nota que fuiste una niña muy feliz... Yo creo que tienes una memoria prodigiosa porque tienes recuerdos desde bien chiquitina¡¡¡¡ Os he imaginado a tu hermana y a ti vestidas de enfermeras y tu madre derretida de amor jejejeje. Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!!!!! Me encantaría que hicieras la entrada, eres una de las personas en las que pensaba.
      Y la verdad es que tuve una infancia feliz,, con nuestras cosas como todas las familias, pero no hay ninguna familia perfecta, pero fui feliz porque me sentía muy querida y eso cuando somos pequeños nos ayuda mucho.
      Un besito y lo de mi memoria es de traca, recuerdo cosas de cuando era pequeñísima pero para otras soy penosa, hoy mismo he revolucionado a todo mi portal porque perdí una agenda con unos teléfonos urgentes, por más que le doy vueltas no sé donde puede estar, y he tenido que llamar al administrador de la comunidad y admitir que perdí los números, y llamar a una vecina para pedir el número del administrador que estaba en esa agenda...en fin, tengo memoria selectiva.
      Un besito.

      Eliminar
  9. como somos relativamente jóvenes, las fotos de nuestra infancia son en color, jeje. qué suerte tener fotos de esos momentos que nos cuentas! la mayoría de las veces no conservamos documentos gráficos y tenemos que confiar en nuestra memoria. la foto con tu hermana en esa fuente con el grifo en forma de rana es preciosa!
    los patos me encantan, siempre que los veo me dan ganas de fotografiarlos. además me recuerdan a esther, que siempre iba al parque a hablar con ellos.
    los lacasitos, qué ricos están! cuando salieron debieron de resultar algo muy novedoso. unas cápsulas de chocolate blandito con una cobertura de azúcar coloreada...
    muy bonita entrada, besitos gema!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaj,¿relativamente? Estamos en la flor de la vida!!!!!! Jejejeje.
      La verdad es que las fotos en color son geniales, nos ayudan a recordar mejor.
      Adoro los patos, y la primera escena del nº 1 de Esther era ella hablando con los patitos, recuerdo a la perfección cuando lo leí por primera vez, me encantaba.
      Siiii, los lacasitos causaron sensación, y recordaba a Elliot dejando en el suelo unos caramelos parecidos para que ET los siguiera y claro, menuda emoción.
      Un besín y me alegra muchísimo que te guste la entrada, me encantaría que te animaras a compartir algún recuerdo bonito.

      Eliminar
  10. es que me ha encantado este post, y et, que recuerdos, jajaja, y yo no fui de rocky, yo era de karate kid, jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!!!!!
      Jajaja, Karate Kid me encantaba, ainnns Ralph Maccio.

      Eliminar
  11. ¡Me ha encantado esta entrada! En serio, me ha requete-encantado!!!! Hoy que estoy reflexiva... ¿te das cuenta que los recuerdos que has puesto aquí son los que no se pagan con dinero? Muchas veces nos esforzamos demasiado o le damos demasiada importancia a hacer regalos materiales o a comprar cosas caras, cuando lo que de verdad perdura en nuestro corazón y pensamientos son el tiempo en familia, la calidad del tiempo libre y el cariño recibido...

    Un besazo reina y seguro que haré una entrada de estas. No se cuando, pero la haré!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!!!!!!!
      Me alegra muchísimo. Me parece a mí que hoy muchos tenemos el día reflexivo.
      Siiii, eso creo, son recuerdos que no implican un dinero, gratis no hay nada pero como dice mi madre, con echar un poco de gasolina al coche ya nos comíamos el mundo.
      En mi vida he tenido momentos de más "lujo", viajes, regalos especiales y cosas más caras, que agradeceré siempre, pero me quedo con mis lacasitos una tarde de invierno o mi disfraz de enfermera, eso no hay dinero que lo pague.
      Me encantaría que hicieras el post, pensé en algunos de vosotros especialmente y tú, junto con Clara, eres una de ellas.
      Un besito.

      Eliminar
  12. A mí sí me gusta recordar, aunque muchas veces lo hago con nostalgia y con tristeza pues en esos recuerdos aparecen personas queridas que ya no están conmigo. Pero creo que recordar a esas personas desaparecidas es una manera de mantenerlas vivas. Mi forma de recordar es siempre positiva.
    Dado que perdí a mi madre te pondré un recuerdo asociado a ella. Mi madre era muy bromista y una Noche Vieja le puso a mi marido, en el plato de las uvas, 14 en lugar de 12, para que se hiciera un lío al comérselas en las campanadas. Desde que falleció, todos los fines de año recordamos esa anécdota y siento que mi madre está aún ahí riéndose con nosotros.
    Sigue practicando esa afición de recordar, a mí me parece muy sana.
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!1
      Es que cuando nos falta alguien tan cercano es duro, yo perdí a mi padre hace poco más de un año y se me hizo muy cuesta arriba, pero creo que estoy en una etapa en la que puedo pensar en estas cosas con menos dolor que antes, y recordar lo bueno no tiene precio.

      Me encanta la anécdota de las uvas, seguro que la sientes muy cerca.

      Un beso enorme y me alegra que te gusten mis recuerdos.

      Eliminar
  13. La verdad es que los recuerdos de la infancia son los mejores, coincidimos en la primera película en el cine, Blancanieves, creo que ya te lo comenté cuando nos contaste lo de Coppola.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siiiii, me acuerdo de lo de Blancanieves, me dijiste que eras del 71, yo soy del 74.
      Un besito.

      Eliminar
  14. Hola guapa un post muy bonito que se nota en el que has compartido bonitos detalles de tus recuerdos, gracias por compartirlos con nosotros!

    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias guapa, me alegra un montón que te guste.
      Un besito.

      Eliminar
  15. Los bonitos recuerdos siempre están ahí, me gusta la idea y me voy a poner en ello y buscar fotos¡¡¡
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Mola, son unos recuerdos muy especiales. Y de hecho, me he dado cuenta que los míos de la infacia tienen cierto parecido con los tuyos. Un día en la nieve, la primera mañana de reyes que recuerdo, meterme en la cama con mis padres 5 minutos sólo por el puro placer de estar tumbado con ellos antes de irme a la mía... ¡qué tiempos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!!!!!
      Lo de ir a la cama de los àdres era lo más, y la primara mañana de reyes la recuerdo muy bien.
      Y la nieve....ayyyyy si,¡qué tiempos!

      Eliminar
  17. jejeje pero que post tan bonito Gemma!!!! Desprendes den tu blog mucha felicidad y creo que gran parte de ello se debe a que debes haber tenido una vida muy muy feliz sobre todo la infancia que es una etapa que nos marca tanto. La verdad que me asombra como puedes recordar tantas con tanto detalle. Yo tengo bonitos recuerdos pero un poco mas mayorcita, pero vamos acordarte del cumple de tu hermana con 2 años me parece flipante jajaja, aunque también creo que ayuda mucho que tienes bastantes fotos y si también puedes visualizar algún vídeo pues mucho mejor. Para comerse a tu padre que os disfrazó de enfermas y os escondió en el salón que gracioso jiji. Un post superbonito gracias por compartirlo. Mil besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!!!!!!
      Bueno, mi vida ha sido normal, como la de todos pero sí que tuve una infancia buena, me sentí muy querida y eso es lo mejor.
      Lo de la memoria es que es raro, recuerdo cosas de cuando era muy pequeña y para otras cosas soy penosa, a veces me meto en cada lío...tengo memoria selectiva.
      Un besito y la verdad es que lo del disfraz de enfermeras fue genial.

      Eliminar
  18. Yo, como soy más mayor, recuerdo la primera vez que vi la tele. Y la primera vez que vi el mar, que por lo menos tenía 10 años. El olor a hierba recién cortada me transporta a la infancia. Curiosamente me encantaba también el olor de un garaje por el que pasábamos cuando íbamos con mis padres a casa de mis abuelos. Mi primera película no la recuerdo, pero sí mi primer libro de mayores: "Viaje al centro de la Tierra" de Julio Verne, de la Colección Historias, muy típica de literatura infantil y juvenil de la época. Y paro, que me lanzo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!
      Qué bonito el recuerdo de la tele, ese sí que mola. Y el de la primera vez que viste el mar tuvo que ser alucinante.
      Estuve a punto de poner un hecho parecido de un garaje por el que pasábamos al ir a casa de mis abuelos, pocos sitios huelen así.
      Un abrazo y Viaje al centro de la tierra es una maravilla.

      Eliminar
  19. Ah yo no recuerdo la primera vez que fui al cine, pero si me acuerdo de la primera vez que hubo nieve y no tuve que ir a la escuela jajaja, fue genial.

    También me acuerdo la primera vez que fuimos al rancho con mi mamá y estuvo genial porque habían muchas vacas y yo nunca había visto vacas, todo fue emocionante.

    Saludos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, lo del cine no lo recuerda demasiada gente por lo que veo.
      Qué bonito lo del rancho, cuántas emociones, y lo de la nieve...
      Besos!!!!

      Eliminar
  20. Me encanta la idea para una entrada, pero yo no colgaré fotos. Las hay que tienen un significado personal demasiado personal e intenso como para compartirlas, pero prometo hacer memoria y escribirme algo. Me encanta abrir el baúl de los recuerdos, ya lo sabes.
    Y la tuya me ha gustado mucho, transmite felicidad y optimismo.
    Un besote guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!
      Pues me va a encantar leer ese post.
      Lo de las fotos lo entiendo, me pasa con algunas que no pongo precisamente por eso, son significados demasiado personales.
      Me alegra muchísimo que te guste.
      Besos guapa.

      Eliminar
  21. Me ha gustado mucho leer todos estos recuerdos :) Una de las cosas que me gusta hacer cuando voy a casa de algún amigo es pedirle que me enseñe fotos de cuando era pequeño, jajaja. Quizá te copie la idea para contarlo en mi blog porque leyéndote también me han venido a la memoria cosas de mi infancia.
    Por cierto, hay mucha gente que no recuerda la serie de Nils Holgersson y no sé porqué! Tenemos el libro en mi casa "El maravilloso viaje de Nils Holgersson a través de Suecia" y me lo leí de pequeña (un poco largo y tostón para ser un cuento para niños, la verdad).
    Un besito y gracias por estos ratitos :))

    ResponderEliminar
  22. Hermosos recuerdos Marigem. Yo soy una amante de las fotografìas y me he reìdo mucho con este post porque de paso me llevò a recordar mucho cuando estaba yo màs pequeña y los chèvere que la pasàbamos mi hermano y yo mientras nustros padres estaban juntos. Eran màs paeos, era màs divertidos y nos tomàbamos màs fotografìas. Yo trato de hacer lo mismo con mi espos e hijo. Esas satisfacciones perduran para siempre.

    ResponderEliminar
  23. Un post precioso, me ha encantado que compartas con nosotros recuerdos de tu infancia, me ha parecido una gran idea y me ha gustado mucho. Besitosss

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...