jueves, 28 de abril de 2016

Jueves reflexivo; ¿Les damos demasiado a nuestros hijos?¿Les allanamos el camino?

Reflexión; ¿Les damos demasiado a los hijos y facilitamos todo en exceso?

Hola a todos y bienvenidos un jueves más, se me ha pasado la semana volando y me queda una sensación de no haber hecho nada, uffff, qué estrés, jajaja.

El otro día, bueno creo que ya hace dos semanas, os pedía temas para reflexionar, y aunque al final no llego a ninguna parte y empiezo a divagar, hoy me apetece hacer una sugerencia que me dio Piruli, realmente voy a coger dos de sus preguntas porque creo que van relacionadas. ¿Les allanamos demasiado el camino a nuestros hijos?¿Les regalamos todo?

Ya sabéis que el post de hoy es improvisado así que perdonad las posibles faltas.
Y acompañada de mi gato y sin más rollo empezamos.
La verdad es que en este tema sí que es difícil dar una opinión porque es imposible generalizar.

Confieso que sí que les damos todo muy masticado, pero empiezo levantando yo la mano.
Y si me remonto más atrás, mis padres me allanaron mucho el camino a mí.

Pero es que es muy difícil ser padres y seguro que nos equivocamos mil veces, y creo que lo ideal es tratar de equilibrar las cosas para que sepan valorarlas.

Me explico.

Mis padres han sido muy buenos padres, con sus errores, como todos, pero siempre nos antepusieron y éramos el centro de sus vidas y de las de mis abuelos y tíos.
Cuando íbamos por ahí muchísimas veces elegíamos el sitio mi hermana y yo, siempre tuvimos regalos de Reyes, cumples, premios por aprobar y sorpresas.

Pero nos lo equilibraban de otras maneras.

Cada año, en Navidad, en vez de hacer las campañas de juguetes que hay ahora se entregaban cosas a las familias necesitadas de la zona, y nosotras teníamos que elegir lo que queríamos dar y llevarlo. Y no nos dejaban dar cosas rotas o que estuviesen mal.

Además, mi madre y mi abuela siempre ayudaban a unas familias que vivían cerca y estaban en una situación delicada, pero no eran los típicos parásitos que ves ahora que tienen 8 hijos estando en paro, eran dos viudas jóvenes y una señora cuyo marido se había quedado sin piernas, vamos, un drama. Y nos hacían ver(no delante de ellos, claro) lo afortunadas que éramos al tener una estabilidad y padres que nos querían.

Además siempre nos estaban hablando y explicando las cosas para que valorásemos lo que teníamos, no que los valorásemos a ellos sino la suerte de vivir bien.

Y además me enseñaron a desenvolverme en la vida, a ser resolutiva y a no rendirme jamás, y no solo me lo enseñaron, también me lo demostraron con hechos.

En mi caso confieso que mis hijos se han criado consentidos porque son nietos únicos por una parte de la familia, sobrinos únicos por la misma parte y bisnietos únicos. Además su padrino tardó mucho en tener hijos y era de los de consentir. 
He intentado darles lo mejor dentro de lo que estaba en mi mano, y no me refiero necesariamente a juguetes o viajes(qué también se intenta) sino una educación con opciones a elegir, los he sacado a muchos sitios y les he dedicado todo mi tiempo, pero siempre he intentado concienciarles.

Con el tema juguetes mis hijos siempre han donado. Cuando creían en los Reyes les decía que era para niños que no tenían una casa fija y los Reyes no podían dejarles nada y luego ya se lo expliqué mejor.

Los he acostumbrado a compartir desde pequeños, y en el cole me decía la profe que eran de los pocos que compartían sin problema.

Les he inculcado el respeto a los mayores, y eso se hace con el ejemplo. Muchas veces les hemos subido la bolsa de la compra a los vecinos mayores, y hace ya años que se la suben ellos si los encuentran, me han visto ceder el asiento en el autobús y ellos lo hacen.

Y ya sabéis que mi hija es donante de sangre, médula y voluntaria de Cruz Roja, lleva tiempo con niños de oncología. Mi hijo quiere pero su horario es imposible(tengo que hablar del plan Bolonia y sus horarios porque es para llorar) porque esos niños en el hospital tienen unos horarios inamovibles y hasta que no acabe de estudiar no sé si podrá, pero quiere y cuando puedo echa una mano.

Y no es que ellos sean perfectos y maravillosos, no, son normales, con sus cosas como todos pero no son unos repelentes caprichosos.

Pienso que el dar o no no es exactamente el problema, sino la forma de dar. Me explico;
Mi hijo tiene un amigo cuyos padres le han dado de todo, absolutamente de todo, lo último de lo último siempre lo tuvo él. Pero era una forma de aliviar la conciencia porque sus padres nunca estaban con él, y no solo por trabajo sino que el tiempo libre lo dedicaban a otras cosas.
A día de hoy es un chico que está bastante perdido en la vida, y no me refiero solo a los estudios porque en eso cualquiera puede pinchar y tiene remedio, no, me refiero a que anda sin control, su única aspiración es que llegue el finde para salir a beber...ya os imagináis. Y jamás acepta un no por respuesta a nada, no está acostumbrado a que le digan que no.

Conozco bastantes casos más de niños cuyos padres les dan todo para calmar la conciencia y luego no les prestan atención, no escuchan sus problemas, no les importa si vienen o van, esos regalos son una comisión por su abandono.

Yo intenté darles de todo pero no siempre lo que ellos querían, no se puede decir que sí a todo, eso es muy cómodo. Si algo no me parecía adecuado, fuera de lugar o no estaba de acuerdo pues no se compraba o no se iba, lo que fuera. Decir que si a todo no es quererles más.

Y también conozco gente que allana demasiado el camino de los hijos, que sé que lo hacen por bien, pero los sobreprotegen de tal forma que cuando tienen que arreglar algo ellos solos se ven sobrepasados.

Pienso que tampoco es eso, a los hijos hay que orientarlos y reforzarlos, pero si tienen un problema tienen que resolverlo ellos, porque lo que en un momento es una tontería puede llegar a mayores.
Hablo de problemas sin demasiada importancia, para algunas cosas hay que intervenir, está claro.

La verdad es que es muy difícil, no se puede generalizar y creo que la mayoría tratamos de hacerlo lo mejor posible, pero claro, a veces unos nos pasamos sobreprotegiendo, otros se pasan dando libertad, ainnnns, ¿cuál es el término medio?

Además el resultado también depende de los hijos, algunos tienen muy buenos instintos y aunque estén mimados y consentidos siguen con los pies en la tierra y otros son unos monstruitos, cada uno somos un mundo.

Yo no sé si lo hice bien o mal, pero si que sé que antes de ser madre decía que no quería consentir a mis hijos y cuando nacieron, pues me tuve que tragar mis palabras porque todo me parecía poco para ellos, no sé si os ha pasado a los que sois padres, pero es que siempre dudo porque no sé si lo estoy haciendo bien o mal, y cuanto más mayores es peor porque mayores son las consecuencias si me equivoco.

Bueno, creo que ya estoy empezando a divagar y la verdad es que tampoco hay más que divagar, sí que creo que en términos generales allanamos demasiado el camino de los chicos desde pequeños y además les damos demasiado, y muchos no saben valorar nada.

Pero pienso que el error está en qué no les hacemos valorar las cosas, no les dedicamos tiempo para que vean que el mundo es terriblemente injusto y hay personas que lo pasan mal, que hay guerras, enfermedades o simplemente una mala situación.

Y os diré una cosa, cuando tuve la racha económica tan mala por la crisis mantuve a mis hijos muy al margen, pero claro, hubo que bajar el ritmo de compras en muchas cosas y las salidas también se hicieron más moderadas y en ningún momento me dijeron nada, se adaptaron perfectamente y jamás se les ocurrió montar el pollo si no podían comprar algo que querían, quizás porque no son de pedir ni de encapricharse, así que tampoco hubo muchas opciones de eso. 

Respecto a lo de allanar, sí que se lo he allanado, mis padres me lo hicieron a mí, y no lo hicieron aún más porque tiendo a ocultar las cosas para evitar sufrimientos pero todo lo que pudieron me lo allanaron y yo a los míos igual, pero allano de manera consecuente, hay cosas que tienen que afrontar ellos y así lo he intentado.

Ayyyy, ya me voy por las ramas, es que no se me ocurre qué más decir excepto que el mal a veces no es dar o no dar, es dar sin sentido y no dedicar un segundo a que los hijos entiendan que las cosas no caen de los árboles, y a la vez deberíamos hacerles ver que les queremos y les damos todo lo que podemos, por eso ellos tienen que valorarlo y ser personas buenas y agradecidas, y ayudar lo que se pueda.

Y les allanaremos el camino mientras podamos pero ellos tienen que aprender a valerse por sí mismos, a ser independientes y a solventar las situaciones, que la vida no es fácil y además de lo que nos pueden deparar los trabajos pueden surgir mil cosas; problemas de pareja, de vecinos, una enfermedad, arreglar papeleos de accidentes, ir a presentar una reclamación o un trámite bancario, un despido o simplemente hacerse autónomo, hay mil trámites cada día y ellos tienen que saber que pronto les tocará enfrentarse al mundo.

Bueno, ya lo dejo que soy muy pesada, que sí, que les damos demasiado y muchos no lo valoran pero nosotros como padres tenemos que luchar para que lo hagan.

*Edito para decir que una cosa es allanar el camino y otra hacerles los deberes y solucionarles absolutamente todo o defenderles ciegamente cuando se portan mal, eso es un error porque creamos pequeños tiranos y déspotas que no solo no valoran sino que exigen y no respetan a nadie.

Mil gracias por leerme y mañana nos vemos con I´m currently loving, aunque esta vez es muy escaso, me he pasado 3 fines de semana y gran parte de los día de semana de hospitales así que poco pude hacer.

Un beso grande y hasta mañana.

46 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho la entrada. Luego me paso y con tiempo comento ;-)

    ResponderEliminar
  2. Me identifico totalmente, yo he intentado hacerlo como he pensado que era mejor y espero les ayude en el futuro a tomar buenas decisiones pero nosotros solo podemos explicarles la teoría y luego ellos tendrán que aprender a ponerlo en práctica de la manera que crean más oportuna con todo lo que han aprendido no solo de nosotros. Yo también creo que les he consentido pero también he dicho que no en muchas ocasiones y espero haber acertado, jejeje. Un besito
    el blog de Sunika

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!! Seguro que has acertado, es tan difícil ser padres, pero claro antes de tener hijos la teoría es muy fácil, luego la cosa cambia.
      Un besito y seguro que lo haces genial.

      Eliminar
  3. A ver, yo intento no meterme nunca en como educan los demás, sobretodo porque al no ser madre me podrían decir, "y tú que sabrás" Yo no creo que si lo haces en la medida que tú dices, dando, pero a la vez explicando lo que es la vida a tus hijos, y sobretodo, dándoles unos valores, no creo que estés consintiendo, en todo caso consintiendo para bien, es decir, haciéndoles ver que los quieres y te encanta consentirles por ese amor. No creo que sea malo estar pendientes, ayudarles en todo lo que podamos y comprarles algún regalito como premio, siempre y cuando se les enseñe lo afortunados que son de tener todo eso y aprendan a compartir con los menos afortunados, y por lo que vemos en tu hija, tú has sabido enseñarles eso perfectamente.
    Otra cosa son los que les dan todo y cuando digo todo es todo y los niños se acostumbran a exigir. Es decir, o me lo das o me lo das y el padre se lo da. Eso no. Eso hará del niño un déspota el día de mañana.
    En resumen, consentir pero educando a la vez, creo que, como todo en la vida, en la balanza está el secreto.
    Mil besos ( y disculpad que no os comente a diario, pero voy corta de horas no, lo siguente)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!
      En tu caso aunque no tengas hijos estás cuidando a tus sobrinos y más o menos te haces una idea de lo que es criar y educar.
      Eso creo yo, darles lo que se pueda pero no dar sin ton ni son y crear tiranos déspotas que se creen con unos derechos por encima de todos.

      Un beso y no te preocupes porque no comentes, es una buena noticia porque la razón es genial, objetivo cumplido.
      Besos.

      Eliminar
  4. YO creo que es lógico que los padres en cierta medida queramos que nuestros hijos lo tengan todo en el sentido de "si puedo por qué razón voy a negárselo?", pero como todo en la vida hay límites, una cosa es que le compres un juguete que quiera en un momento puntual y otra cosa es comprarle todas las novedades que salgan al mercado porque al final lo que realmente quiere un niño es que te tires al suelo a jugar con él. Yo no soy de darles todo, es más les explico que no se puede tener todo lo que uno quiere porque las cosas tienen un precio y porque en realidad no necesitamos tantas cosas, ellos de momento nunca piden nada (solo tiene cinco años) ni siquiera piden una chuche cuando vamos al quiosco porque saben que yo se la compro o no si quiero y que ni las rabietas ni los lloros funcionan. Saben que hay gente que es menos afortunada y cada temporada me ayudan a meter ropa que no les vale y juguetes que no usan en bolsas que llevamos juntos a una asociación de madres solteras. Intento que sean autónomos e independientes y obviamente si hay pequeñas cosas en las que pueda facilitarles lo haré, pero quiero que ellos mismos tengan la capacidad de sacarse las castañas del fuego en el futuro. Trato de darles herramientas para que puedan desenvolverse.
    Y por deformación profesional (soy trabajadora social) les explico lo afortunados que somos por tener una casa, comida en la nevera y ropa con la que vestirnos... son pequeños y hay cosas que no entienden del todo... y te cuento una anécdota el año pasado lo pasé lejos de ellos entre semana por cuestiones de trabajo, los veía de viernes a domingo, yo según llegaba a casa les dedicaba cada segundo me olvidaba de tareas domésticas y demás todo mi tiempo era para mi. MI hija un día me preguntó por qué razón iba a trabajar y le expliqué que los mayores tienen que pagar la luz, el agua, la casa donde viven comprar comida y ropa y que además sus juguetes costaban dinero. Su respuesta fue: "yo no necesito tantas cosas, yo lo que quiero es que tú estés en casa" y esa es la respuesta que te doy los niños necesitan a sus padres y no que sus padres les llenen de cosas sino tiempo de calidad.
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!!
      Claro, cuando yo digo darles no me refiero a comprar lo último ni todo, una cosa es querer darles, es lógico pero hay que hacerles ver, como muy bien dices.
      Tu anécdota refleja muy bien lo que intento decir, y lo que he visto de padres que dan absolutamente todo a sus hijos y no les dedican un segundo, que al final ellos lo que quieren es sentirse queridos.
      El tiempo de calidad me parece vital, de nada vale que estemos en casa 24 horas si no miramos para ellos.
      Por lo que suelo leer lo haces genial, es muy difícil ser padre y nos equivocamos mil veces pero hay que intentar que valoren lo que tienen y sean buenas personas y generosos.
      Un besito.

      Eliminar
  5. Creo que la sociedad hoy en día está muy orientada a darlo todo mascado. Ya no es algo que sólo pueda suceder en las casas (donde cada uno educa como quiere o como sabe) sino que el propio sistema educativo se está basando en evitar la frustración a base de un sentimiento de "todos somos ganadores" que a mí en lo personal me da bastante miedo porque la vida real les va a demostrar que eso no es así. Mira, ahí tienes otro tema para reflexionar. Jajajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!!!
      Si, eso creo yo, que lo amos todo mascado y además a veces les hacemos creer que se vive en el país del arco iris y la piruleta, y aunque no me gusta potenciar en exceso la competitividad eso de "todos somos ganadores" no es así, y luego los desengaños son brutales.
      Un besito y anotado el tema, me mola.

      Eliminar
  6. Has hecho una reflexión sobre un tema interesante y candente, y lo has hecho de una forma equilibrada y muy sensata.
    Yo soy madre y estoy plenamente de acuerdo contigo: dar, si se puede, pero haciendo constar que en muchos casos es un privilegio. Que los hijos sean conscientes de que no siempre puede ser así y que deben ser solidarios con los que no tienen tanta suerte como ellos. Y además, que ellos también respondan (sacar buenas notas, ser educados, etc.) En cualquier caso, los padres debemos ser conscientes que se educa con el ejemplo.
    Recuerdo que cuando mi hija era muy pequeña le dábamos una paga semanal (¡dos euros!) pero a cambio ella tenía que ganársela, es decir, tenía que poner y recoger la mesa, ayudar a hacer la compra, hacerse la cama, etc. Es decir, saber que si quieres algo tienes que esforzarte.
    Me encantan tus reflexiones de los jueves, me tienes enganchada.
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!! Me alegra mucho que te guste.
      Claro, lo que haces está genial, si se da que sea haciendo ver el valor.
      Y que tengan que colaborar para ganarse su paga es una buena idea, que sepan que todo cuesta.
      Un beso enorme y me alegra muchísimo que te gusten estas reflexiones, las hago con mucho cariño, algo apresuradas,jejeje, pero con cariño.

      Eliminar
  7. HOla Gema: Me encanta tus jueves reflexivos y hoy has tocado un tema muy interesante.
    Ser padres no es fácil, pero si encima eres divorciada y con un padre que hace escaso caso al niño en todos los aspectos y cuando digo todos es todos pues imaginate lo díficil que resulta.
    Es cierto que yo he sido de las que he dado pero desde bien pequeño cuando me a pedido algo a sido no y se a conformado, si es cierto que por ejemplo le gustaban las chuches de moras y los viernes, cuando iba a recogerlo a la parada le compraba un paquete si se podía, o de vez en cuando una vez al mes si se podia le compraba un cómic o un libro baratito ya que era y es un devorador de libros, le encanta leer, de modo que le he dado pero en la medida justa y afortunadamente cuando ha sido no se puede ni a llorado,al contrario lo ha entendido perfectamente.
    También es de "por favor, gracias y ceder el asiento".Tambien recuerdo como teniamos un vecino muy mayor y enfermo y en varias ocasiones le ayudo a subir y bajar las escaleras, ya que el hombre tenía dificultad por su enfermedad, de modo que en conclusión, no debo de haberlo hecho tan mal para hoy día sentirme orgullosa del hijo que tengo, y de que ser madre es una experiencia difícil pero que con los ojos cerrados volvería a repetir. un besazo. TERE.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Tere!!!!!
      Me alegra mucho que te gusten las reflexiones, las escribo con mucha ilusión.
      Ufffff, estar separada y que el padre no se implique tiene que ser durísimo.
      No hay más que leerte un poco para notar que eres muy sensata y seguro que tu hijo es un tesoro.
      Lo de comprar libros de vez en cuando yo tambien lo hacía, y alguna chuche de vez en cuando está muy bien.
      Ser madre es muy difícil y seguramente nos equivocamos mil veces pero hay que intentarlo y tú lo haces genial.
      Besos Tere y mil gracias por comentar.

      Eliminar
  8. Has dicho exactamente lo que pienso, aunque no soy madre pero lo veo a mi alrededor. Hay gente que hace un flaco favor a sus hijos. En mi familia hay dos niños que tienen alergia a todo por el exceso de limpieza de su madre, por ejemplo y están súper protegidos, lo cual les está causando muchos problemas ahora que son mayores. En mi época gracias a DIos no nos protegían ni nos consentían tanto.
    Está claro que eres una madre estupenda y tuviste una abuela y una madre igual de estupendas.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!
      Me alegra ver que coincidimos.
      Es lo malo, que los problemas empiezan cuando son mayores y cuesta mucho enderezarlos.
      Siiii, antes no protegían tanto.
      Muchas gracias, lo hago lo mejor que puedo, auqnue seguramente me equivocaré mil veces. Mi mami y mi abuela sí que son un ejemplo.
      Besos Celia.

      Eliminar
  9. Yo, desde mi no conocimiento como madre, creo que no es tanto el consentir (que sí, puede ser); creo que el mayor problema es que a los niños no se les enseña las consecuencias de sus actos. Que se portan mal en el cole, es que el profesor no sabe cómo tratarle; que rompe esto, pues le doy otra cosa. A mí no me riñeron mucho mis padres (tampoco he sido una persona conflictiva), pero sabía que si iba con malas notas a casa o rompía algo/me portaba mal, etc tenía unas consecuencias. Ahora, si rompen el móvil, se les compra otro que será incluso mejor. Y claro, luego llegan las consecuencias, en cuanto les pasa algo no saben cómo afrontarlo.

    Vaya rollo que te he soltado... Bss!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Caro!!!!!
      Eso pienso yo, más que consentir es que no hacen ver el valor de las cosas o la consecuencia de los actos.
      Tengo claro que si portan mal en el cole hay que corregirlo y no echar la culpa al profesor, y cuando rompen algo hay que hacerles ver que ha costado tenerlo, no todo es de quita y pon así que lo siguiente tienen que ganárselo.
      Y yo me pongo como ejemplo a mí misma, que soy un desastre con los móviles porque me cargué dos seguidos y me autocastigué, lo compré porque lo necesitaba por los temas comunitarios y demás, pero un cacharro de megaoferta y si me lo cargo otra vez haré señales de humo.
      Un besito y mil gracias por comentar.

      Eliminar
  10. Ayer precisamente hablaba con mi madre el caso de una compañera suya del trabajo, una mujer que había vivido toda la vida de alquiler, sin embargo sí que tenía un piso en propiedad en la playa y a mí esas cosas como que no me entran. El marido toda la vida en paro y la hija bastantes años mayor que yo no dura en nigún trabajo y se separó al poco de casarse... El caso es que yo le decía si se había dado cuenta de lo bien amueblada que teníamos la cabeza sus hijos, y me decía que también la habían tenido nuestros padres... Y es verdad que influye muchísimo la educación que te den, los valores, porque al final somos modelos de imitación de lo que nos han enseñado y vemos...

    Hay padres que piensan que dando todo a nivel material el resto está cubierto, cuando en realidad están creando tiranos consumistas llenos de miedos, fracasos y frustraciones que no saben gestionar. Yo siempre digo que la generación de los niños de ahora tienen de todo y no valoran nada, en nuestra mano está hacer que eso cambie. Por ejemplo mi hermana se gasta mucho dinero en mercería en lazos para el pelo y coleteros para las niñas y ellas luego a lo mejor lo pierden o no le dan importancia a donde lo ponen.. pues mi hermana de un tiempo a esta parte les quita unos céntimos de la hucha, de manera simbólica para que aprendan que los coleteros no crecen en los árboles, que las cosas cuestan dinero y hay que valorarlas y cuidarlas, son cosas que nos tienen que enseñar en casa desde chiquititos y si no lo hacen o no lo hemos visto... Pues apaga y vámonos. Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, es que la mayoría de las veces los hijos sensatos y responsables lo han visto en casa y a la viceversa. Hay casos y casos pero la mayoría de los casos que vemos de gente alocada y sin sentido suele venir de padres similares.

      Eso opino yo, que no solo hay que dar todo que luego ni valoran, ni respetan ni aceptan el mínimo fracaso.
      Tu hermana hace bien, no es por el dinero, es que las cosas hay que cuidarlas, y aunque ahora ellas no lo sepan ver en el futuro les servirá.

      Un besito guapa.

      Eliminar
    2. SOLTERONA Y C-RITICONA

      Eliminar
  11. hacia 7º/8º de egb era de los pocos de mi colegio que no tenían game-boy (una especie de consola de juegos de bolsillo). tampoco me atrevía a pedirla a mis padres. ahora me siento orgulloso de no haber tenido esa pijada. :D
    es paradójico, pero yo a veces me quejo de que los niños necesiten profesor particular, cuando de no ser así yo me quedaría sin trabajo. :D pero es que a veces ellos dicen "ven a darme clase" o "ponme ejercicios", y luego no están concentrados ni se esfuerzan en pensar. hay que dárselo todo mascadito. cuando tenía su edad, con un profesor particular habría hecho virguerías!
    y de tener móviles a los doce años, ni hablemos. los problemas de matemáticas no saben hacerlos, pero las aplicaciones del móvil las aprenden divinamente. :D
    ya estoy hablando como mi padre y como mis profesores, me estoy haciendo viejo. ;)
    muy interesante entrada! besos, gema!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo tuve Gameboy pero me compré la pocket cuando había salido la color y es la única consola que he tenido en mi vida. Jamás tuve Discman y pasé directamente a tener mp3, que aun conservo. Siempre pasé de las modas de las cosas, pedí lo que consideraba que necesitaba.

      Eliminar
    2. Hola!!!!
      Yo la gameboy no la tuve pero sí que tuve consolas y maquinitas(soy pelín ludópata,jajaja) pero jamás pedí nada a mis padres. Ellos siempre fueron muy generosos, pero yo nunca consideré su obligación comprarme todo lo que estaba de moda, y lo que más valoraba, ya por entonces, era la dedicación hacia mi hermana y hacia mí, los regalos pues eran un complemento y no lo que me hacía feli ni mucho menos.

      Lo de no valorar ni aprovechar la oportunidad de tener un profe particular viene de casa, que no les hacen ver el esfuerzo que es pagar a alguien, sea mucho o poco. Mis hijos fueron solo en bachillerato y mi hijo a preparar el examen de mate de 4º de ESO, hasta entonces los ayudaba yo, pero les hice ver que en aquel momento pagar a alguien era un esfuerzo y había que aprovechar, y tengo que decir que los profes quedaron contentos con ellos porque se esforzaban, se les podía dar mejor o peor pero ponían de su parte.

      Jajajaj, no te estás haciendo viejo, es que tener móvil con 12 años en situaciones normales es ilógico, si se van a un viaje con el cole o algo así da tranquilidad pero sino es ilógico, y en casos así, por supuesto, sin conexión a internet, solo llamar y recibir.

      Un besito!!!!!

      Eliminar
  12. Muy sabias palabras.
    Aquí, como en todo, está el saber encontrar la proporción entre el dar y el no dar. Entiendo que como madre quieras allanar el camino pero siempre como bien dices sabiendo qué es lo que cuestan la cosas, no en valor monetario sino ahorrarlas y trabajarlas, y que todo no puede ser.
    Yo creo que mi madre me ha allanado demasiadas cosas y yo no he sido de pedir mucho pero ¿y si hubiese sido una geta? Recuerdo que una amiga me propuso un viaje y mi madre me lo pagó o los viajes de estudios lo mismo. De viaje con su dinero sólo fui aquella vez porque nunca me gustó abusar pero si hubiese sido de otra manera, como conozco a gente, ¿qué hago le pido dinero para uno en semana santa, otro en junio y otro en septiembre?

    Y que conste que sé de gente que hace así. Al final esas personas cuando se independicen se van a meter una gran leche porque jamás van a tener un tren de vida similar como cuando sus padres y les causará problemas. Así que pienso que hay que dar pero que tienen que saber lo que cuesta ahorrar y tener las cosas y poner límites claro.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!!!!!!
      Claro, es que es inevitable querer allanarles el camino pero tiene que saber desenvolverse en la vida que luego el batacazo es enorme.
      Mis viajes de estudios los pagaban mis padres, pero yo participaba activamente en la venta de lotería, entradas para fiestas del instituto y rifas, y al final siempre me descontaban un buen dinero del precio inicial, y aunque sé que en casa podían pagar lo que valía a mí me hacía ilusión haber colaborado a abaratarlo.
      Recuerdo que cuando fui a Londres y mis padres fueron a pagar me descontaron 12.000pesetas, que es un dinero. Y en otro por Francia, Bélgica y Holanda me descontaron algo así, no recuerdo pero una cifra que a mí me hacía mucha ilusión.
      Hay que dar si se puede, pero no todo y no siempre, a algunos hijos hay que racionarles que luego es un desmadre.
      Besos.

      Eliminar
  13. Me encantan tus jueves reflexivos!!! La verdad es que comparto todo la que dices, poco puedo aportar. Simplemente que no es tan facil ser padres como parece y yo creo te todos lo intentamos hacer de la mejor manera posible.Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!!!!!
      La verdad es que es muy difícil, parece que ser madre solo es llevar a los niños limpios, alimentados y darles estudios pero hay tantos matices.
      Me alegra mucho que te gusten las reflexiones.
      Besos.

      Eliminar
  14. Estoy 100% de acuerdo contigo. Muchos padres les compran cosas ùltimo modelo a sus hijospara compensar su ausencia y falta de autoridad en sus hijos. Es triste. A mi en mi casa me lo dieron todo, incluso de grande, mi papà me ayudò a mi esposo a mì cuando nos casamos para no gastar nuestros ahorros y por eso nos regalò: muebles, lavadora, televisor y refrigeradora. Todo de paquete para que estuvièramos còmodos. Creo que el no querìa que pasàramos demasiados problemas en una època donde se supone deberìamos estar felices.

    Pero hay padres que obsequian cosas y son permisivos por las razones equivocadas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!!
      Me encanta ver que estamos de acuerdo.
      Claro, tu padre is o regaló porque estabais en un momento muy bueno y así esa felicidad no se veía truncada, pero tú eres muy responsable y no pasa nada por ayudar, al contrario, lo malo es que te lo den todo hecho pero que no sepas valorarlo, que no tengas respeto y creas que es obligación de ellos mantenerte toda la vida, ahí sí que hay un problema.
      Besos.

      Eliminar
  15. La verdad... es que yo puedo decir que he tenido suerte... porque he podido estudiar, no solo una carrera, sino dos... porque en mi casa los estudios eran una prioridad y SIEMPRE he podido ir a todos los viajes durante el instituto (porque a mis padres siempre les pareció genial que viajase) y habrán recortado en otras cosas.. porque ricos no eran.. y éramos 3 hijos... Pero me han hecho valorar las cosas lo suficiente ocmo para saber que yo tenía que responder con buenas notas para no quedarme sin beca de estudios y a la vez me han dado independencia... Con 18 años ya me las tuve que apañar para administrar el dinero del que disponía y el tiempo. Con las consecuencias de vivir fuera de casa... Pero es de lo mejor que han hecho por mí. Impulsarme y apoyarme en eso. Y me las he tenido que apañar... que mientras tenía exámenes, pues no tenía nadie que me hiciera la comida, ni pusiera lavadoras, ni llevara gatos al veterinario... Y todo eso, aparte de ayudarte en la vida en general, te ayuda a valorar.
    Ahora veo a compañeros que aún viven con sus padres con el mismo trabajo que yo.. y me choca, la verdad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!! Si, has tenido suerte porque mucha gente no puede estudiar y la vida se le complica.
      Yo siempre les he dado a mis hijos la oportunidad de viajar,, en casa pensamos como tus padres pero en mi caso me hacía mucha ilusión aportar algo a mis viajes de estudios, me daba la sensación de que me los ganaba.
      Está claro que el tener que desenvolverte en esos momentos tipo exámenes con una casa y animales te ayuda a ser resolutiva en la vida y en tu trabajo, que no solo tienes que saber medicina, me imagino que en ocasiones hay que pensar y tomar decisiones a veces en muy poco tiempo y seguro que en ese sentido les das cien vueltas a muchos compañeros.
      Un besito y mil gracias por comentar..

      Eliminar
  16. Pues no puedo opinar Gema no soy mamá!!!!, nunca me plantee tener hijos y no tengo ni idea de que como lo hubiera arreglado, aunque creo que no debe ser tarea fácil y unas veces se acertará y otras no tanto


    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, es que es muy difícil y en realidad nunca sabemos si hemos acertado porque aunque ahora todo va más o menos bien, ¿quién sabe?
      Ayyyy Reme, proponme tú algún tema como persona no-reflexiva y no-madre vocacional, seguro que me encanta.
      Besos.

      Eliminar
  17. Muy interesante como siempre este tipo de post!!besos

    ResponderEliminar
  18. Estoy súper de acuerdo, yo también le voy a dar todo lo que pueda, igual que me lo dieron a mí sin ser por ello ninguna insensible que no valora.

    Bastante fastidiada viene la vida para no poder facilitársela hasta donde lleguemos.

    Besos, flor

    ResponderEliminar
  19. Hola Marigem, muy interesantes estas reflexiones de los jueves.

    Los padres siempre queremos lo mejor para nuestros hijos y a veces en ese querer lo mejor igual les facilitamos las cosas en exceso y esos excesos son los que no son buenos porque los chicos han de aprender que hay límites, que hay cosas que se pueden y otras que no. Lo peor que puede pasarle a un niño es no tener límites, aunque parece que no, los necesitan para convertirse en personitas.

    Creo que en tu post lo explicas con una absoluta sensatez y naturalidad, es fundamental hablar con ellos, dialogar mucho, explicarles las cosas sin engañarlos y hacerlos responsables de las decisiones que se toman y del mundo en el que viven. No se trata de comprar, más y más sino de educar a personas sensibles, comprometidas, solidarias y felices.
    Un saludo de jueves

    ResponderEliminar
  20. Yo no puedo opinar como madre, pero como tía sí puedo decir que en lugar de darles regalos es pasar tiempo con ellos, yo por mi trabajo tengo poco tiempo libre y veo poco a mis sobrinos, intento pasar tiempo con ellos, ir a la playa, a tomar un helado y pasear y enseñarles cosas, compartir buenos momentos es mejor que cualquier regalo, es sólo mi opinión ;-) me gustan estas reflexiones¡¡¡
    Besos

    ResponderEliminar
  21. Como casi siempre, querida Marigem, estoy de acuerdo contigo al cien por cien. En mi entorno hay muchos niños con los que tengo estrecho contacto y de los que sé, más o menos, cómo están siendo educados, y debo decir que la tendencia es darles todo lo que piden sin que tengan que hacer nada para merecerlo. Incluso cuando suspenden muchas asignaturas les hacen regalos para que no se sientan menos que sus compañeros que sí aprobaron. Yo lo veo un error tremendo, pero allá sus padres. También lo veo en la familia. Una sobrina mía ha estado engañando a sus padres con las notas de la facultad durante dos años y con otras cuantas cosas más bastante serias. Mis cuñados lo contaban como si estuvieran muy enfadados, pero acto seguido la niña se fue a Londres de viaje de estudios y ha seguido con su ritmo de salidas desde el jueves de cada semana. Su mal comportamiento no ha tenido ninguna consecuencia, no veo razón para que no lo repita cuando quiera.

    Ya lo has dicho tú y lo has dicho muy bien: a los hijos hay que ayudarles, pero no convertirlos en auténticos inútiles dependientes en todo de nosotros. Hay que premiarlos, y mimarlos, y darles caprichos, pero también tienen que merecer todas esas cosas y saber apreciarlas. Es por su bien, fundamentalmente.

    En fin, es un tema delicado que cada padre y cada madre verá a su manera según sus circunstancias personales, pero yo creo que con ciertas actitudes se perjudica a los hijos más que ayudarles.

    Interesante como siempre, es un placer leerte.

    Besos y feliz viernes!!

    ResponderEliminar
  22. Como muy bien dices, Marigem, es este un tema complejo y daría para abrir un gran debate. Evidentemente, lo primero a tener en cuenta es el estrato socio-económico. Generalmente, el trato que reciben los hijos no es igual en una familia pobre que en una rica. La educación de los padres y la vida que les tocó vivir también influye muchísimo. Si generalizamos, sin embargo, yo diría que los padres actuales suelen sobreproteger a sus retoños, y eso tiene una gran repercusión en el futuro. Hay que protegerlos hasta cierto punto, fundamentalmente enseñándoles a valerse por sí mismos y dándoles las herramientas necesarias (una buena educación) para que sepan como afrontar su futuro.
    Los niños mimados, consentidos, que todo lo tienen sin esfuerzo alguno, no saben valorar lo que tienen, se creen que todo es fácil y al primer fracaso se hunden en la miseria.
    En fin, este tema daría para muchas páginas y cada uno contaría sus propias experiencias.
    Como siempre, una entrada muy interesante.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Creo que en general cuando un niño está bien educado es porque sus padres han hecho un buen trabajo, y en tu caso estoy 100% seguro de que así ha sido. Además, no se puede comparar la situación suya con la vuestra a su edad... cada cuál vive los tiempos que le tocan, independientemente de si son más o menos interesantes, y por suerte para ellos (y para mí) nuestra vida ha sido mucho más fácil que para nuestros abuelos.

    ResponderEliminar
  24. No debe ser fácil educar y saberlo hacer bien, los padres siempre quieren lo mejor para sus hijos, posiblemente algunas veces confundan lo "mejor" con lo "necesario". Lo que si creo conveniente en tratarlos como personas que pueden entender "un problema", las circunstancias de la vida, dialogar con ellos desde su posición. Igual que lo hacéis vosotros en casa, Gema.

    Te felicito por tus hijos, y por el trabajo reflexivo que nos compartes.
    ¡Besos!!

    ResponderEliminar
  25. Aunque ya conoces mi limitado espacio de tiempo para visitar los blogs amigos, como el tuyo, Gema, pues en cuanto puedo ya vengo a hacerte la visita o visitas de un golpe. En este caso me ha encantado este tema reflexivo que lo has abordado estupendamente bien, pues estoy prácticamente al cien por cien de acuerdo contigo en tu manera de educar a tus hijos. Ya sabes que toda mi vida la he dedicado a la educación y por consiguiente conozco bastante este tema, por eso me parece muy sensata tu postura de educar a tus hijos. Los padres que únicamente se dedican a darles caprichos y regalos para acallar su conciencia irresponsable, suelen tener luego las consecuencias en la mala educación de sus hijos, completamente insatisfechos e inmaduros emocionalmente hablando.
    Un beso

    ResponderEliminar
  26. Pues mira, yo pensaba no consentir mucho a los niños, e intentar no allanarles el camino pero una vez que los tienes... las cosas cambian.
    Aunque es verdad que intento mantener un equilibrio.
    Intento que lo niños tengan los juguetes que han pedido por Reyes por ejemplo. Este año lo tenía claro, cueste lo que cueste el niño tendría los muñecos de la patrulla canina que quería. Porque él lo había pedido y yo quería darselo. Pero también es cierto que de manera puntual. La semana pasada por ejemplo estabamos haciendo la compra y cogió un set de una colonia y una fiambrera de la patrulla canina, ¿lo podemos comprar mamá? te juro que lo hubiese comprado sin más, no era por precio porque no sé si eran 7-8€ pero le dije que no (y no te creas que no me costó) pero para que viese que no siempre puede ser y él no dijo nada, pues vale, ya está. Hay veces que somos nostros los que le damos mil vueltas. Creo que con el ejemplo dejo clara mi postura.

    Y sobre lo de allanarles el camino igual, son mis hijos y voy a intentarles facilitar la vida todo lo que pueda, pero también tienen que aprender a valerse por si mismos.

    ResponderEliminar
  27. Mis hijos todavía son muy pequeños pero desde luego estamos intentando desde ya ayudarlos en todo lo que podemos y, por supuesto, allanarles el camino. Obviamente claro que hay cosas que tienen que solucionar y tendrán que solucionar ellos, y en este caso allanarles el camino pienso que es darles las herramientas necesarias, la base para gestionar las situaciones. En cuanto a compras, la verdad tienen mucho más de lo que necesitan, son nietos únicos de mis padres que no viven cerca, y cuando vienen... pero aún así, a la mayor, ya le explicamos que hay niños que no tienen tanta suerte y en Navidad ella misma nos da cosas para que se las demos a esos niños, lo cual me hace sentir muy orgullosa. Y así intentaremos seguir. Hay que ayudarlos sin alejarlos de la realidad. Un besazo.

    ResponderEliminar
  28. Me ha encantado leerte. Yo soy muy joven para ser madre, pero reconozco que mis padres me han "allanado el camino" en unas cosas, y en otras lo he tenido que ir abriendo yo. Pienso que en educación nunca hay que escatimar, pero el resto de cosas materiales son muy prescindibles. A mí no me gusta ligar premios con buenas notas, y eso que yo siempre he sido (perdón por echarme flores) muy buena estudiante. Tienen que ver que ese trabajo es para ellos, que sus padres ya hace mucho que pasaron por ese trago para solucionarse la vida. Pienso que dejarles autonomía emocional e intelectual es fundamental. Y sobre todo, hay que disfrurarlos mucho, que pronto se irán de casa. Un beso!!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...