lunes, 14 de septiembre de 2015

Anécdotas; hoy va de parásitos.

Anécdotas para reírnos un poco.

Hola a todos!!!!! ¿Qué tal? Ya estamos a lunes después de un finde raro, un sábado lluvioso pero ideal para pasear y un domingo mucho mejor y disfrutado a tope.
Como veréis hemos vuelto a la rutina y el blog está recuperando el ritmo, me encanta estar al cien por cien.

Hoy quería hacer una entrada con algo de humor para empezar bien la semana y se me ha ocurrido compartir un par de anécdotas que a mí, más que graciosas, me parecen asquerosas, pero en fin...allá van.



mandriles piojos

UNA DE PIOJOS.

Tengo que confesar que me pasé la infancia de mis hijos obsesionada con los piojos. Yo los tuve cuando era pequeña y me daban tal asco que no os lo imagináis. Me encantan todos los animales pero los parásitos me dan una cosa...ayyyyy.
Para evitar un posible contagio llevaba a mi hija a clase con unos trenzados imposibles porque leí una vez en una revista de bebés que cuanto más enrevesado sea el peinado más dificultamos la llegada del piojo al cuero cabelludo, que es su meta, así que trenzados complicados para evitar que el piojo cumpla su sueño.

Los gorros que usaban para el cole me los llevaba yo a casa, en la puerta del cole se los quitaba y me los llevaba para que no se los dejaran a nadie porque los malvados bichos podían anidar.

Tenían prohibido mis infelices hijos acercar las cabezas a los demás bajo pena de muerte y todo tipo de amenzas y me pasé la infancia lavándoles el pelo con champú antipiojos para prevenir hasta que me dijeron que era peor porque si los cogían no hacía efecto, y además me pasaba el día buscando liendres y mirándoles la cabeza, y según mi marido parecía una mamá mandril despiojando a sus monitos.

Y tuve suerte y nunca los pillaron, pasó infantil, primaria, la ESO, Bachillerato y todo genial, mis hijos nunca fueron unos piojosos.

Y en el primer año de carrera, cuando no pensaba ya en eso, mis hijos se fueron con el grupo de amigos comunes a un mercadillo navideño y se compraron unos gorros chulísimos, de animalitos.
Como ahora todos los móviles tiene cámara pues se sacaron muchas fotos y se intercambiaron los gorros unos con otros. Y en casa nosotros también nos los pusimos para hacer fotos navideñas, todo de lo más idílico.

Unos días después mi hija recibe un wasap de una amiga que le dice horrorizada que su sobrina pequeña ha cogido piojos y se los ha pegado, y parece que el contagio comenzó hace unos días.
Conclusión; toda la pandilla empiojada.

Lo peor fue que tuve que comprar el tratamiento para todos los de casa porque aunque a mí no me los llegué a ver estoy segura de que los tenía, es imposible que no los tuviera con el intercambio de gorros y lo que achucho a mis sufridos hijos.

No sabéis que ridículos estábamos con un gorro de ducha y un potingue que olía como los de mis años.

Y mi hija la vegana estaba enfadadísima porque estábamos matando los bichos, y recuerdo a mi marido insultando a las amigas piojosas y a mi hijo diciendo que vaya rollo y todo por culpa de las chicas porque él no quería un gorro de animal, que lo había liado la hermana.

Conclusión; las cosas hay que pasarlas en su momento, ya lo pensé con la varicela a los veintitantos y me reafirmo. Unos niños piojosos son lo más normal del mundo, unos universitarios piojosos...parecen otra cosa.

Y también hay garrapatas.

Ya sabéis que tengo unos cuantos animales, entre ellos gatos, y no sería raro que un gato cogiera garrapatas. Pues mis gatos no las han cogido nunca, he tenido suerte y además no salen a la calle así que nada, en casa garrapatas no.

Este verano hemos hecho algunas rutas de senderismo, de esas de subir picos imposibles y donde crees que vas a morir sin ayuda, de esas.

Recuerdo que en una de ellas habíamos visto ganado antes de empezar a subir y mi marido empezó a machacarme con las garrapatas. Empezó a ponerse paranóico y no nos dejaba tocar nada por si había garrapatas, y no tocamos nada aunque yo no le di importancia, lo hice por no aguantarle,jajaja.

Ese día llegamos a casa los cuatro ya cenados así que nos duchamos a mil por hora medio dormidos y vimos una peli.


El paisaje es espectacular, pero por pixelar la cara le he puesto una barriga muy rara a mi marido,jajajaja.

Y a la mañana siguiente mi hija(la maniática de la limpieza) se volvió a duchar y al echar el bodymilk vio algo negro en la pierna.
Cuando fuimos a mirar veo con horror que era una garrapata. No sabéis lo que costó sacarla con unas pinzas, más que nada por culpa del bodymilk que resbalaban las pinzas, las manos y todo.
Pero no queda ahí la cosa, a lo largo del día se descubrió como 15 y yo tenía más de 20. Mi marido y mi hijo, ni una, está claro que eran una panda de garrapatas machistas porque no me lo explico.

El caso es que mi hija y yo estuvimos dos días sin poder acercarnos a los gatos por si les pegábamos las garrapatas nosotras a ellos. 
Además mi hija iba a ir a ver a una amiga que había adoptado una gata y quería enseñársela pero claro, no era plan así que llamó y en vez de dar una excusa dijo que no iba porque tenía garrapatas. Y lo peor es que la otra chica lo asumió como algo normal, como si le doliese la cabeza.

Mi hija, como siempre, se negaba a matarlas y pretendía echarlas por la ventana, y ganas de tirarla por la ventana a ella son las que nos daban a nosotros al verla histérica cuando yo las tiraba al water(no sabía como matarlas).

Lo bueno es que en un par de días y tras leer todo tipo de cosas en Internet porque de garrapatas no sabemos mucho, nos deshicimos completamente de todas, pero estuvimos revisando a los gatos por si acaso mucho tiempo, y me sentía fatal pensando que yo, ¡¡¡Yo!!!, podía pegarle garrapatas a mi gato preferido.

Conclusión; mi familia es como en la canción de Fran Perea, La vida al revés, somos nosotras las que podemos pegar garrapatas a los gatos, y encima garrapatas machistas.

Bueno, pues hasta aquí el post de hoy. Espero que os hayáis divertido, yo en el momento no me reí nada de nada porque además pueden contagiar muchas enfermedades, pero con el paso del tiempo empiezo a verle la gracia.

Por supuesto, la prohibición de intercambiar gorros ha vuelto, que levanté un poco la guardia y hubo empiojamiento general así que de nuevo hay que ponerse en plan dictador.

Un besito y hasta mañana.

Y vosotros;¿Habéis tenido piojos, garrapatas o algo así?¿Los cogísteis de forma divertida?¿Os dan tanto asco como a mí? 

 

54 comentarios:

  1. jajajaja Gema lo que me has hecho reir hoy... esto no tiene precio jajajajaja Mi hermana y yo nunca hemos cogido piojos, ni de pequeñas ni de mayores (crucemos los dedos). Cuando ella estaba estudiando peluquería en la academia tenía un imán para que los niños con piojos le tocaran a ella. Cada semana le venía alguno... ella cogía unos enfados monumentales. Cuando llegaba a casa con cara de mala leche y rascándose la cabeza ya sabía lo que le pasaba. Me tocaba sesión de inspección (me hacía coger hasta una lupa) y ale, a revisarle todo el pelo... lo que hacía que a mi también me picara la cabeza jajaja. Pero nunca cogió piojos.

    Lo de las garrapatas ha sido divertidísimo... pobres gatos jajajaja, me imagino a tu hija histérica y no puedo dejar de reirme...

    Un besazo reina!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaj, es que lo que no me pase a mí...
      Yo no llevaría a mis hijos a la pelu para quitar piojos, pobres peluqueras, y encima si están aprendiendo, ayyyy.
      Yo que me las prometía tan felices con hijos libres de piojos y mira tú,jajajaaj.
      Lo de las garrapatas...ahora me río pero vaya mal que lo pasé, qué asco por favor, pensé que me daban los siete males.
      Besos guapa me alegra mucho que te rieras.

      Eliminar
  2. Les tengo verdadero pavor a los parásitos. En casa no los ha tenido mi hija nunca pero en el hospital si me han tocado. En cuanto sabia que teníamos un aislado por piojos ya me picaba todo. Garrapatas si hemos tenido porque de cría en el pueblo se cogían con facilidad! Un besin.
    http://www.solaanteelespejo.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siiiii yo también tengo pavor.
      Ufffff, ¿en los hospitales hay aislados por piojos? Ayyyyy a mí eso me suena a épocas muy lejanas, madre mía.
      Si, las garrapatas al parecer antes se cogían mucho en los pueblos, pero yo nunca había tenido hasta este año.
      Besos.

      Eliminar
  3. Me parto... Con tu cruzada anti-piojos... (jo, me empieza a picar la cabeza....). Y a tu hija defendiendo la vida de los asquerosos parásitos... Tuvo que ser surrealista...
    Mis hijos no los han cogido nunca (de momento), pero mis sobrinas son abonadas al champú anti-piojos, las pobres... Yo los he tenido dos veces. Una vez viniendo de Francia, en verano. Y la otra, estando ya en la universidad, que me dió muchísima vergüenza ir a clase apestando a vinagre...
    Ay, las cosas que pasan...
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jjajaajaj, pues sí, no te imaginas que surrealista llegó a ser.
      Hay niños que no los cogen, me pasaba a mí hasta que me la liaron, y en cambio otros se plagan, a veces va por temperaturas y cosas así, según he leído.
      Jajajaj, menos mal que los míos los cogieron en Navidad y no tuvieron que ir a la universidad oliendo a nada raro.
      Besos.

      Eliminar
  4. Buenísimo, Marigem. Con piojos no he tenido que luchar, pero el combate contra pulgas y garrapatas es constante, porque, en el lugar donde vivo ahora, todos los días pasa un rebaño de cabras y ovejas. Desde que se hizo cargo de él Juan, un chico joven que es encantador, van más limpias, pero recuerdo que cuando el pastor era aún Pepe (un anciano también encantador), aquello era una fábrica ambulante de parásitos. Desde que una garrapata saltó a mi marido, cada vez que paseábamos por el camino y veíamos que se acercaba el rebaño echábamos a correr despavoridos hacia casa, en busca de refugio.
    Tengo gatos en el huerto y a Loba, la perra de un vecino que, en realidad, vive aquí, con nosotros. Y dentro de casa, a Yu, la siamesita. A veces tengo que encargarme de hacerle limpiezas a fondo a Loba y ponerle pipetas, porque su amo la deja bastante abandonada. A los gatos de exterior -por lo menos, a los que se dejan- les suelo poner poleo menta (en infusión, mientras los acaricio) y a Yu también se lo pongo, además de manzanilla y, con un poco de miedo, porque no le sientan muy bien y porque desconfío bastante de la química, alguna pipeta (sobre todo, en los meses de calor). Bueno, y cuando algún desalmado abandona a alguna perrita preñada y ella busca refugio aquí, y nos toca hacernos cargo de la mamá y la camada, hasta que conseguimos que los adopten, el combate contra los parásitos se intensifica, claro. En fin... ¡es la guerra!
    Eso, que me has hecho reír mucho.El día que quieras, mándame a tu hija para que me ayude a luchar contra los bichos, ja ja ja. Un abrazo, guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carmen!!!
      Jajaja, es que os imagino huyendo despavoridos cada vez que aparece el pastor con el rebaño.
      Yo de pequeña me pasaba la vida achuchando a cabras y ovejas en el pueblo de pequeña y jamás cogí nada, y este año, en pleno monte me plagué.
      Me da una envidia tu modo de vida, ayyy, casa, pueblo, huerto, animales, eso es loq eu quiero en el futuro, y mi hija también.
      Desde luego, que maldad dejar alguna perrita preñada a su suerte, menos mal que estáis vosotros.
      Respecto a las pipetas, a mí me dan algo de miedo pero como tengo gatos en casa las uso porque no es plan de tener pulgas, bastantes parásitos hemos cogido ya,jajaja.
      Un beso y me alegra quete hayas reído.
      Ahhhh, y mi hija iría sin pensar si le digo todos los animales quehay en los alrededores.

      Eliminar
  5. Hola. qué bueno y qué horror lo de las garrapatas machistas... Lo de los piojos en los niños es una plaga... me paso medio año obsesionada con ellos porque mis hijas tienen unas super melenas y es empezar el cole y ya nos mandan cartas de la tutora que se apreciaron esos bichictos en el aula... cruzo los dedos pero al igual que tú le lavo el pelo con un repelente de piojos por si acaso... me dan una grima que no te imaginas... también les tengo prohibido intercambiarse gorros pero claro ellas en el cole harán lo que quieran... en fin, de acuerdo contigo cada cosa en su momento... feliz lunes...seguimos en contacto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siiii, un horror pero horroroso del todo, ufffff.
      Me pasa igual, es que me dan una grima horrible, no los soporto. Yo el intercambio de gorros lo evitaba llevándome a casa los gorros desde la puerta del cole, es que era muy maniática, pero al final ya ves, tenían que cogerlos en algún momento de su vida.

      Eliminar
  6. jajaja que anécdotas más graciosas...
    Y yo me he pasado toda la vida en el pueblo entre perros pulgosos y no creo que nunca me haya pegado las pulgas, excepto una vez pero se fue/fueron rápido.
    Dónde sí lo pasé peor fue un día que tuve comida, cena y de estar todo el día con los de clase y estuvimos por la zona antigua, nos sentamos en el suelo, estuvimos con algún perro de algún punky... Al día siguiente me picaba todo. Fue todo a la lavadora, sábanas, ropa, pijama, ducha a fondo y parece ser que eso que fuese se fue.
    Y piojos no he tenido nunca que yo recuerde. De hecho cuando trabajé en el cole mandaban cartas a los padres que había piojos y yo estaba mucho con el niño "foco" y jamás me pegó nada.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaj, yo también estaba entre bichos pulgosos y pulgas nunca tuve, la verdad.
      Ayyyyy, qué intriga, que sería lo que os pegó el perro del punky.
      Yo creo que en el tema piojos influyen muchas cosas, la temperatura corporal entre ellas, y a veces aunque estemos con el niño foco nos libramos.
      Yo toda la vida vigilando y cuando menos me lo esperaba, ¡¡¡Bingo!!!
      Un beso guapa.

      Eliminar
  7. Me has hecho reír muchísimo. "Garrapatas machistas" es una nueva especie que sin duda deberían catalogar. Y los piojos... Los piojos son un capítulo aparte en mi vida. Yo nunca tuve, pero mi hija los tuvo el año pasado. Yo avisé en el colegio y a las madres de sus amigas, y la tuve en casa hasta que conseguí erradicarlos de su espesa cabellera (me costó... que ni te cuento). Al final me dijeron del colegio que nadie tenía piojos. Así que... quedó la cosa como que Blanca era la única. Sí, claro... Este año ya compré un montón de tratamientos preventivos....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaj, sí, tendrían que catalogarlas.
      Siiiii, a mi sobrina le pasó algo así, mi cuñada lo dijo con toda naturalidad y casi la acusan de propagarlos ella, cuando claramente alguien se los contagió, pero claro, seguro que las demás mamás no dijeron nada. Yo eso no lo veo bien, si tú llevas a tu hija limpia y arregladita se puede decir sin ninguna vergüenza, son cosas que pasan y se agradece que avisen.
      Peor fueron los míos que avisaron a amigos universitarios por si acaso.
      Un besito.

      Eliminar
  8. Ayyyy. Me pica todo de leerte!!! Yo tuve un piojo de pequeña. Sí, uno solo, porque en cuanto mi madre se enteró de que mi vecinita de enfrente los había cogido, me examinó exhaustivamente hasta que encontró al asqueroso, junto con seis liendres, así que, por suerte, la cosa no se convirtió en plaga. Eso sí, lo malo de tener una madre entomóloga es que le dio por mostrarme el piojo al microscopio. No me olvidaré de esa imagen en la vida, y eso que yo tendría cuatro o cinco años.

    Mi gato Luhay sí tenía garrapatas cuando lo recogí de la calle (curiosamente, Aída, que venía con él, no tenía ni una, así que serían garrapatas andrófobas). Murieron gracias a un flus-flus que le echó el veterinario. Eso sí, me tiré como dos días retirando cadáveres de su cuerpecito. Ahhhh, qué ascoooo. Por suerte, yo no pillé ninguna (será por eso de que yo también era hembra).

    Besotes!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyyyy tu madre es mi ídolo, menos los parásitos que me muero y me da algo, adoro los insectos.
      Eso sí, menudo trauma ver eso por el microscopio.
      Jajaja, y qué logística, un piojo y seis liendres, jajajaja.
      Ayyyy yo nunca hab´´ia visto garrapatas hasta este verano, mis gatos son todos recogidos y venían pulgositos pero sin garrapatas, afortunadamente porque vaya asco.
      Jajajaj, garrapatas andrófobas, pero es curioso, sí, que uno tuviera y el otro no.
      Un besito y sí, quizás fue porque tú también eres hembra.

      Eliminar
  9. Desde luego Gema que vaya mala suerte jajajajaja. Yo sí que pillé piojos una vez pero se solucionó con facilidad. Mis sobris los pillan con frecuencia y se los pegan de uno a otro (polluelo lleva melenita). Así que mi hermana cuando los ve rascarse mucho pasa la liendrera y revisa. Yo tmb me he reído mucho

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaj, ya te digo!!!
      Si, yo lo solucioné con facilidad pero el asco y la grima no me los quita nadie.
      ¿Con frecuencia? Yo me muero, para las demás cosas soy muy tranquila pero el tema piojil me mata, es que es trauma.
      Un beso y me alegra que te rieras.

      Eliminar
  10. de pequeño sí que tuve piojos alguna que otra vez. qué mal suena, tendrían que inventar algún nombre eufemístico para ellos. mi padre me lavaba la cabeza con vinagre (supongo que era un remedio casero que le recomendó alguien), y luego con un champú especial.
    he visto hace poco fotos en aumento de esos insectos, y son verdaderamente desagradables.
    por cierto, tengo entendido que las 'rastas' en el pelo también favorecen la aparición de esos parásitos... da igual, porque de todos modos no me pondría rastas ni muerto. :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. mi *madre* quería decir, vaya lapsus freudiano, mi padre no se ocupaba de esos menesteres. :D

      Eliminar
    2. Jajaja, este Freud hizo mucho daño.
      Y desde luego, lavar piojos es cosa de madres.
      Siii, a mí me dijeron que con vinagre se quitan pero a mí me daba tanta grima que compré unos productos y lo solucioné.
      Yo tampoco me pondría rastas, solo de pensar en piojos anidando en pelo enredado me muero,jajajaaj.
      Un beso.

      Eliminar
  11. Mi adre dice que solo cogí piojos una vez en el colegio, pero que como tengo el pelo tan moreno le costó muchos sudores poder adecentarme sin afeitarme la cabeza entera. Lo de los peinados complicados me ha dejado muerta ¡yo soy muy torpe para la peluquería! Seguro que la pelona de mi bichilla no podrá librarse con este método.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, me imagino a tu madre luchado duramente.
      Mi hija hasta los dos años fue muy pelona y ahora tiene una mata de pelo que flipas, así que nunca se sabe.
      De todas formas lo mejor es tomárselo con clama y si los va a coger, pues que los coja, no es tan gravepero es que a mí me dan tanto asco.

      Eliminar
  12. Jajajaja, ves, si es que no se puede estar obsesionada con nada, que todo te cae encima :P Me he reído un rato con el post xD
    Mi hermana y yo sí cogimos piojos una vez pero la verdad es que no recuerdo mucho aparte de mi madre revisando cabezas durante días y días :S
    Lo de las garrapatas me da más asco... y más desde que me contaron que como la piel humana es más fina, se meten dentro enteras ¡puaaaaj! Oye, habrá que dejarse los pelos de las piernas para ir a hacer senderismo ¿no? lo mismo era por eso que no se les pegaron a ellos.
    Bsitoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siiii, mi madre siempre me dice eso y es verdad, no quieres taza, pues taza y media.
      Qué suerte que no recuerdes mucho, yo recuerdo perfectamente y el asco aún me dura, añadido al de mis hijos.
      Ayyyyyyy qué asco, es que lo pienso y me muero.
      Oye, creo que has dado en el clavo!!!! La próxima excursión la planifico con un mes o más y no me depilo en ese tiempo a ver que pasa.
      Un besito.

      Eliminar
  13. Jejeje, que palo, coger piojos ya grandes. A mi hijo le pasó una cosa parecida. Yo cortaba el pelo al 1 ó al dos para evitar los piojos, así acababa antes. Y cuando mi hijo mayor tuvo 13 años o más, ya estaba en el "College", empezó a traer todos los días los bichitos. Todos los días me encargaba de ellos y todos los días volvían de vuelta y claro, era que había una chica a quien no se los trataban en casa, imagina que horror. Todos los días con lo mismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, un palo y gordo.
      Ayyyy pobre tu hijo pero es que los chicos con el pelo muy cortito lo tienen más fácil, el mío con 13 años también lo llevaba así pero luego no hubo manera y aunque no lo lleva largoo tampoco es corto corto y los bichos campan a sus anchas.
      A mí me da mucha penita de los niños a los que no les quitan los piojos, pobrecitos.

      Eliminar
  14. El tema de los piojos es un clásico todos los años en el cole. Hay algunos pobres que no se los quitan ni con los famosos champús ( supongo que les pasa como a mí con las pulgas que es pasear por el campo y me las cojo todas para mí, qué rabia) Una lectura muy entretenida para empezar bien la semana, jejeje. Bss:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaj, a mí solo me falta tener pulgas.
      Yo he leído que en el tema de lospiojos influyen muchas cosas, una de ellas la temperatyra y claro, aunque se los quiten si sigue haboiendo foco de contagio ellos recaen.
      Los míos solo los cogieron una vez pero fue surrealista todo.
      Besos.

      Eliminar
  15. Agg que asquito me dan los piojos,la única vez que los cojio mi hijo me pase tres días rascándome la cabeza jeje.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me extraña, yo me la rascaba mientras escribía el post, es que no puedo con ellos.
      Besos.

      Eliminar
  16. Hola Mari, la semana pasada no pude visitarte porque estuve malísima de la gripe, tirada y adolorida que no me dejó hacer nada, por esos días raros de calor y lluvia como lo fue el sábado para ti y como es usual por aquí.
    Y hoy que genial manera que empezar la semana con ánimo, me he reído hasta doler el estómago, es que tienes razón no es lo mismo niños con piojos que universitarios!! y las garrapatas machistas, jajaja, no puedo dejar de reir aunque seguro que fue horrible, yo estoy segura que me habría dado un ataque si me hubiese pasado a mi. Sin ir muy lejos, hubo una infestación hace un par de años y le pegaron los piojos a mi nena grande y yo lloraba y lloraba del enojo y desesperación, y aún no me parece gracioso para nada, jajaja así es, cuando le pasan a uno las cosas ya no es divertido. Y justo como tu yo cada semana las reviso exaustivamente a las dos nenas jaja.
    Ya te conté...
    Besitos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!
      Vaya, espero que estés mucho m ejor, la gripe es un engorro acaba una muerta.
      Me alegra muchísimo que te hayas reído con el post, aunque en el momento yo no me reí nada de nada.
      No me extraña que llorases con tu nena, es un asco y da mucha rabia, pero al menos todos o casitodos los tenían, pero mis hijos eran minoría, los tenían ellos y algún amigo y tuvieron que avisar a un montón de compañeros universitarios por si se los habían pegado y pasaron una vergüenza...
      Besos guapa.

      Eliminar
  17. Jajajajajajajajajajajajajajaja creo que ha sido de tus mejores post (perdoname) que ya se 1ue lo habras pasadp mal con este tema. Es que primero me he sentido muy identificada porque yo soy una histerica de la seguridad jajaja y eso de bajo pena de muerte me ha hecho mucha gracia tb me ha recordado un poco a seldhom cooper mi idiolo de humor actual jajajaja s 1ue me parto lo de las garrapatas ya es la punta del iceberg. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, me alegra mucho que te hayas divertido.
      Y siiii, en cuestión piojera soy Sheldom Cooper total, que es también mi ídolo(es mi avatar de seguidora, con un dibujo hecho por mi hija,jajaja).
      Un besín y me alegra muchísimo que te hayas reído.

      Eliminar
  18. jajajajja las cosas llegan... cuando llegan... Cuando yo iba al colegio, de vez en cuando circulaba la nota de que había un niño con piojos. Y todas las madres usaban el champú profiláctico. Hasta que llegaba la siguiente nota. Y nada. Sobreviví a la infancia sin piojos. Los cacé con 15 años... cuando la hermanita pequeña de una de mis amigas los tuvo. Las dos contagiadas. Un horror... verdaderamente fue un horror. Usaba una liendrera eléctrica, que cada vez que se topaba con un piojo le daba una descarga (igual a tu hija le habría servido.. porque no creo que sufrieran mucho... ajjaja)

    Garrapatas nunca!!! Eso sí... tanto el Umpa como Charlie... llegaron con un cargamento de pulgas.. Cuando se lo descurbí al Umpa me moría del asco... Luego compré un spray que va genial, que los desparasita estupendamente... y con Charlie fue otro cantar.... (Había que verme quitando pulgas con pinzas...)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaj, está claro que por mucho que tratemos de huír los piojos siempre nos alcanzarán.
      Uffff, con 15 años se pasa una vergüenza horrible, pero quiero esa liendrera eléctrica, además de ahorrar sufrimiento al bicho puedo hacer una inspección segura y letal.

      Mis gatos también trajeron muchas pulgas, que les quité con pipeta(¿qué spray es ese que me interesa?), pero garrapatas jamás, ellos no y nosotras si, y menudo asco he pasado, ainnnns, me acuerdo y me dan jamacucos.
      Jajajaj, te imagino con las pinzas, fue lo que hice yo para las garrapatas.
      Besos guapa.

      Eliminar
    2. Frontline.
      Digamos que las pipetas son para "evitar" que las pillen. Frontline es terapéutico. Yo ya no les pongo pipeta, siquiera... les echo un poco de espray de vez en cuando... y fuera... jaja
      Yo fui a una tienda a que me dieran "lo que fuera". Y la verdad es que desaparecieron en nada... jajaja.
      Con las pipetas, lo único es que hay que tener muchísimo cuidado... y no echarle pipetas de perro a los gatos. Los pueden matar. Sé que no va a ser tu caso, pero lo pongo por si alguien lo lee... porque hay muchos casos de intoxicación por eso...

      Yo al Umpa lo metía en la bañera y al pobre, con el pelo mojado las iba quitando... jaja pero hasta que no le eché eso no hubo erradicación. Luego me hablaron varios veterinarios de ese producto (cuando yo ya lo había probado) Creo que también vale para superficies (chica... yo es que me pillé una obsesión... porque empecé a leer que las pulgas podían meterze en los zócalos y básicamente destrozar la casa... y lié una que no veas... jajaja tuve a los peluches en el balcón 3 meses por si acaso... ajjajaja)

      Eliminar
    3. Apuntadísimo porque aunque llevamos años sin pulgas casi prefiero esperar y si acaso tratar que tanta pipeta, que me estoy arruinando y es pura química y tengo que vigilar para que no se laman unos a otros.
      Siiiii, lo de los perros es muy importante. Y yo tengo un conejito que anda suelto y también le echamos pipeta y es una especial, es alemana y es distinta porque los componentes son otros.
      Y lo de las superficies me gusta mucho porque puede pasar, entiendo tu obsesión yo cuando los piojos pasaba vapor por todas las superficies, forré los sofás con sábanas y no dejaba a mis hijos apoyar la cabeza, ayyyy, pero menudo miedo.
      Un besín.

      Eliminar
  19. Por favor! Tanto parásito en la vuelta. Por mi familia teníamos una prima que era imán para los piojos...parecía tener la sangre más dulce que el resto de los mortales. Y obviamente, nos contagiaba a todos con su huéspedes. La última vez que tuve piojos tenía quince y fue en un campamento...Luego llegó la tintura de pelo, que entre sus beneficios, supongo que tiene el de piojicida. Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaj, seguramente tenía la sangre más dulce pero pobres primos, pagando las consecuencias de su dulzura.
      ¡¡¡Nunca seme había ocurrido que teñir el pelo mata o previene piojos!!!! Menos mal porque habría teñido a mis hijos desde su más tierna infancia.
      Besos.

      Eliminar
  20. Piojos!!! Que horror!!!! Todos los que jamás he tenido de pequeña los he tenido de adulta, en el colegio de mi hija era horrible creó que me conozco todas las marcas, menos mal que los dos últimos cursos se concienció de no acercar la cabeza a nadie y nos libremos de ellos, un buen remedio es el aceite de bebé toda la noche los axfisia y despega las liendres.
    En cuanto a las garrapatas mi marido cogió una este verano en la montaña jiji, nosotras no pero si se nos ocurrió mojarnos con agua de un abrevadero y andemos durante horas con un nube de moscas alrededor parecía una escena de dibujos animados jijij.
    Besines!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyyyyyy, eres reincidente!!!!!
      Yo con una vez tengo trauma así que me imagino tu calvario.
      Por si se repite la situación me apunto lo del aciete de bebé, es una gran idea y más barata que los tratamientos.
      Jajajaja, os imagino caminando con la nube de moscas como en una apocalipsis zombie,jajajaja.
      Ayyyy pobre tu marido, pero al menos fue una, yo no daba crédito a lo que veía, y no me explico como no las vimos la noche anterior al ducharnos.
      Un besín guapa.

      Eliminar
  21. Uff, odio las garrapatas con la fuerza de los mares.

    No hay absolutamente nada que me de más asco.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me extraña. Yo nunca había visto una hasta esta vez que vi para toda mi vida. No te imaginas que mal lo pasé, ayyyy.
      Besitos.

      Eliminar
  22. Me ha encantado leerte ..la verdad que nunca tuve ese problema,...pero bueno es lo típico de siempre!
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!!!!1
      Yo tampoco había tenido esas historias pero ahora ya he tenido para una buena temporada. Besos.

      Eliminar
  23. Yo no creo en los piojos. Bueno, en que ellos vayan solitos a los coles. Creo que los laboratorios los ponen ahí. Ahora los de los gorros... esos ni idea... ¿Y tu hija que pretendía hacer con los piojos, pues? ¿Ponerlos en alguna jaula o algo? ¡Me meo!
    Lo de las garrapatas me has revuelto el estómago! Agggg. Idem con las garrapatas y tu hija. ¡Qué exagerá! Jajajaja.
    Beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaj, siiii, va a ser eso.
      No sé que pretendía, pero lo de matarlos era superior a ella,ajajaja.
      Lo de las garrapatas es lo más asqueroso que me ha pasado nunca, lo pasé fatal, ni te imaginas, ayyyyyyyyy.
      Mi hija es de un exagerado para los bichos que ni te digo,jajajaj.
      Besos.

      Eliminar
  24. Jajajaja, pues sí, me he reído y mucho, muy buenas las dos historias. Precisamente en el post de mañana también hablo yo de garrapatas ;-) Un beso guapa.

    ResponderEliminar
  25. jajaja Marigem, vaya tela con los piojos. Yo de pequeña tambien los tuve y que molestos eran. Este invierno escribí un post sobre ellos porque una amiga abrió un centro de pediculosis. En estos tiempos modernos te pasan un aspirador especial por la cabeza y en un par de sesiones piojos fuera. Te dejo el link:
    http://anecdotasdesecretarias.blogspot.com.es/2015/03/has-tenido-piojos-alguna-vez.html
    En cuanto a las garrapatas, nunca las tuve jajaja me has matado de la risa con lo de garrapatas machistas.
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaj, si Erika, lo leí en su día y creo que te conté la anécdota de los piojos resumida. La de las garrapatas aún no la había vivido, era entonces joven e inocente,jejejej.
      Besinos.

      Eliminar
  26. Me he reído mucho sobre todo con lo de las garrapatas machistas, quien no ha cogido piojos alguna vez . En la escuela, cada año siempre hay campañas anti-piojos. Mi madre me decía que en estos tiempos modernos los echaban los que fabricaban los champús para vender mas. Un abrazo

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...