viernes, 5 de junio de 2015

Juguetes trauma de mi infancia

Juguetes traumáticos; los juguetes que me daban miedo.

Hola a todos, parece mentira pero de nuevo estamos a viernes!!!!!!!!

Hoy se me ha ocurrido recordar esos juguetes que tuve de pequeña y que me daban miedo.
Todos fueron regalados con mucho cariño, algunos fueron fruto de una larga y ardua investigación porque estaban agotados, otros los traían de algún viaje o me tocaban en tómbolas, y por chulos y modernos que fuesen a mí me daban miedo, que le vamos a hacer.

Hace tiempo hice un post con los juguetes favoritos de mi infancia, os dejo aqui el enlace por si os apetece echarle un vistazo porque es más emotivo que este.

Y sin más rollo empezamos.

Juguetes terroríficos.



Muñeco Miliki.

De este muñeco hablé aquí y la verdad es que me daba verdadero terror, pero mucho mucho y nunca logré aceptarlo.

Como os conte en el post que os comento, cuando empezó a caminar hacia mí me daba terror con esa cara y ese pelo humano tocando los platillos, pero verlo en la estantería mirándome de noche también era espantoso.

Soy repetitiva con el muñeco pero me marcó tanto que tenía que volver a salir. Y conste que me lo regalaron con todo el amor del mundo y eso no lo olvido.



Muñeca Pipi Calzaslargas.

Esta muñeca me la regalaron cuando era muy pequeña, tenía yo como un año y claro, en ese momento no me daba miedo pero la tenía todo el día cogida por las trenzas y con el tiempo su pelo se convirtió en una maraña horrible. Además su cara cada vez estaba más sucia y aquellos churretones no se iban con nada, recuerdo a mi madre frotando con colonia, con alcohol y todo lo que se le ocurría, pero nada, cada vez estaba peor.
Pero a mí lo que más miedo me daba era verla en la estantería junto a Miliki y por la noche esos ojos verdes brillaban con maldad, era aterradora.
Mis miedos eran tan grandes que mi madre acabó sacando a ambos de la habitación porque me impedían dormir.

Esta es la más parecida pero aquí parece guapa, sin embargo la mía tenía los pelos de loca, los ojos más verdes y brillantes, la cara muy sucia  y daba yuyu.

Muñeca Rosaura.

Cuando salió esta muñeca fue un boon en mi ciudad y estaba agotada en todas partes así que mis padres se recorrieron todo Asturias y al final consiguieron dos, una para mí y otra para mi hermana.
La muñeca en sí era bonita, daba un poco de grima que se le pudiera controlar el pelo con una ruedita en la espalda pero bueno, yo jugaba mucho con ella, y además era muy moderna porque caminaba si le dabas la mano y tenía un disco y hablaba y cantaba.
Ahhh, y medía casi un metro.

Yo no le tenía miedo de día, aunque de noche me daba algo de cosa, pero bueno,lo aguantaba.
Un día mi hermana y yo le quitamos el vestido que traía y le pusimos uno nuestro, y la dejamos sentada en una pequeña butaca que teníamos en la habitación y cuando mi madre, a oscuras, fue a comprobar si dormíamos la vio y oyó(porque habíamos dejado puesto el disco) y casi le da un infarto. Conclusión; al día siguiente las subió a la finca,jajajajaja, según ella para que no nos asustáramos nosotras.

La mía era muy parecida como podéis  ver.
Aquí estamos nosotras con una de las muñecas desterradas.



Muñeco dúo sacapuntas.

Las más jovencitas no sabréis ni de quienes hablo, pero este era un dúo en teoría de humor que se hizo famoso en el programa 1,2,3.
Estos señores iban vestidos de toreros(soy antitaurina total) y en esos tiempos hubo mucho merchandising de ellos.
En esa época estaba también de moda el Perrito Piloto y solo lo había en tómbolas, no lo había en tiendas, al menos en mi zona.

En una fiesta de verano me gasté toda la paga en la tómbola para lograr el famoso perro piloto, y mis padres y abuelos alimentaron mi ludopatía dándome más dinero a ver si me lo llevaba pero nada, mi premio tras una ruina total fue el muñeco del Dúo Sacapuntas, que era el segundo mejor premio de la tómbola, y cuando lo gané la tombolera me felicitaba por mi premio y se lo enseñaba a todo el mundo mientras mi hermana se tiraba por los suelos de la risa.

El muñeco no tenía lugar en ninguna estantería así que lo puse encima de la cama, entre un saco de la risa y una oveja preciosa que  me regaló una amiga y que iba perdiendo pelo, no sé porqué.

Y era muy moderno pero a mí me daba un yuyu terrible, tenía una mirada de lo más diabólica y me imaginaba que de noche, con esa cara de persona malvada que le pusieron  me contaba sus chistes, me preguntaba como estaba la plaza y todos decían"abarrotada".
Además sus chistes tenían una coletilla, preguntaban no me acuerdo qué y todo el público decía, 22, 22, 22 22 22 y aquel año yo en clase tenía el número 22 así que cada vez que los profes me preguntaban el número imagináos el cachondeo. Por tanto odiaba a muerte el dichoso muñeco.
Mi hermana se sigue riendo de mí, de mi avaricia en las tómbolas y de mi gafe, porque encima me llevé uno, ni siquiera tenía ni el dúo completo.

El mío era casi igual, pero,¿por qué hacían cosas así?

Bueno pues hasta aquí el post de juguetes que me daban miedo. La verdad es que tengo bastantes más, una muñeca regional, la de valenciana por más señas, que me miraba desde la estantería con una mirada demasiado brillante, un reloj de pared que movía los ojos y me daba pánico, una muñeca de porcelana con una cara de muerta que no podía con ella, unos peluches de una tómbola que estaban rellenos de serrín y por un agujerito lo iban perdiendo y claro, iban perdiendo también volumen y daban una grima...estoy llena de traumas,jajajaajaj.

Mil gracias por leerme y hoy sí que me muero por leer vuestros comentarios.
¿Teníais miedo al algún juguete?¿Conocéis alguno de los que nombro?¿Tuvistéis alguno? Un besito y muy feliz fin de semana.


42 comentarios:

  1. jajajajaja yo tengo una historia muy terrorífica con una muñeca.... mi habitación da a la terraza y tiene doble ventana. Era verano y mi hermana era pequeñita. Tenía una muñeca pequeñita que estaba la pobre destrozada porque la metía todas las tardes en una piscinita hinchable con ella. Por la noche la dejo entre las dos ventanas de mi habitación porque era una cosa que solía hacer (y a mi no me molestaba). Pero un día por la noche hubo una tormenta con relámpagos de estos que iluminan toda la habitación... y yo solo veía la silueta de la muñeca y sus ojos mirándome... casi me da un yuyu!!!!!

    Mi hermana también tenía una muñeca de estas grandes y la sacó de la habitación porque le daba miedo... jejejejejee

    Me han encantado estas anécdotas!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, no me extraña que entraras en pánico con semejante visión,jajajaja, es que me lo imagino.
      Un besín y me encanta la anécdota, es que los ojos de las muñecas son dantescos,jajajaja.
      Comprendo a tu hermana, aunque en nuestro caso la de los sustos era mi madre,jejeje. Besinos.

      Eliminar
  2. ¡Pero Marigem, al ver las fotos se entiende que son muñecos realmente terroríficos! La foto de Rosaura parece sacada de una novela de Stephen King. ¡Qué miedo! Pues anda, Sandry, que también me imagino a tu muñeca recortada contra la tormenta y con los ojos clavados en ti...
    En resumen: que me ha encantado la entrada y el comentario de Sandry, y seguro que también van a ser geniales los siguientes comentarios.
    ¡Uuuuuuuh, susto y abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaj, es que Rosaura era algo escalofriante.
      Lo de Sandryy es brutal, es que me lo imagino. Un beso y mil gracias por comentar.

      Eliminar
  3. Buen día Marigem, nunca me gustaron las muñecas jajaja, por suerte mis padres no me las regalaban..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Suni,jajajaja, es una suerte. A mí las muñecas normales sí, pero las cosas rerrorídficas pues como que no,jajajaja.
      Besos.

      Eliminar
  4. Pero por dios!!! A Miliki lo tenía yo y aun anda por casa de mi madre...Pero es que esa muñeca Rosaura, si es que hasta me la imagino con sonido estridente de peli de miedo!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaj, es que la voz era terrorífica!!
      Y no te daba miedo Miliki? Yo explico en la otra entrada como me lo dieron y menudo pánico,jejejeje.
      Besinos.

      Eliminar
  5. Ay por favor! Qué colección de muñecos de muñecos más horrible! No se salva ni uno!! Casi me da un parraque con el del dúo sacapuntas por supuesto que sé quién son porque es un duo andaluz que después de 1,2,3 se afincaron en Canal Sur haciendo las mismas gracias. Hace uno años murió Juan (el bajito) así que ahora Manolo Sarriá sale en el programa de los niños de Juan y Medio acompañado de una niña repelente que se mete con él.
    A mi me hubiese dado miedo de todos jajajajaja Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siii, recuerdo que uno de los del dúo murió, menos mal que el muñeco era del otro sino ya entro en pánico absoluto.
      Me imagino a la niña y la actuación, supongo que a algunas personas les gustará, es que yo soy muy concreta y encima el recuerdo del pasado me acompaña,jajaja.
      Es que antes no sé en quien pensaban cuando hacían juguetes, los había que daban pavor,jajajaja.
      Un besín guapa.

      Eliminar
  6. Es que hay algunos muñecos que dan mucho miedo y los que tú has mentado son algunos de ellos.
    La Rosaura la recuerdo con cariño, no sé quien la tenía, ni era mi tía o alguna amiga y me encantaba porque era gigante y podías jugar con ella como si fuese una amiga y no un bebé. Pero quitando esa, las demás dan miedito del bueno ajajaj
    Besos y feliz finde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿A qué sí? Es que antes no pensaban en los niños y hacían unos juguetes la mar de horribles.
      A mí Rosaura no me daba demasiado miedo pero mi madre se llevaba cada susto...y la vocecita que tenía era de peli de terror,jajaja. Un besín.

      Eliminar
  7. Yo aún tengo esa muñeca Pipi Calzaslargas y mi hija ha jugado con ella aunque con otro vestido porque el original se rompió!! Un besito
    El blog de Sunika

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que tu muñeca está bien conservada, la mía al principio no daba miedo pero al final era algo horrible, unos pelos enmarañados y tiesos, la cara llena de churretones, es la única muñeca que estropeé en toda mi vida, y lo hice a lo grande.
      Un besito.

      Eliminar
  8. La verdad que hay muñecas que dan un miedito..yo no he sido muy de muñecas excepto de barbie..
    Un beso guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaj, yo si era de muñecas, pero de las normales, estas eran muy tétricas.
      Un besito.

      Eliminar
  9. Jaaja la verdad que dan mucho miedo, en especial los payasos nunca me gusto el circo y los payasos me daban miedo jajaja Muy gracioso EL post. Mil besitos ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, a mí los payasos me dan pánico en general, y este ni te digo aunque en la vida real me gustaba y fui a verlo varias veces.
      Un besito.

      Eliminar
  10. Jajajaja, de verdad que me parto de risa contigo!
    La Rosaura de mi hermana no andaba ni hacía nada, pero la hemos tenido en la esquina del pasillo hasta hace un año (ahora está en un rincón de la habitación de mi hermana). Ya estábamos acostumbradas a que estuviese ahí, pero cuando alguien la movía y no te lo esperabas y la veías en otro lado por la noche, era un susto tras otro, jajaja. Tod@ el/la que entraba por el pasillo, hacía algún comentario sobre la muñeca... porque la verdad es que es inquietante xD
    Manolo Sarria (el del Dúo Sacapuntas, aún sigue saliendo en Canal Sur xD). Lo del 22 era un chiste. Decían 22 tantas veces cantando que a la gente se le pegó y lo terminaban cantando todas las veces, pero el chiste terminaba con 23, jaja.
    Me ha encantado esta entrada, me río mucho contigo :)
    Bsitoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja, me alegra que te rías.
      Las Rosauras más modernas no hablaban ni hacían nada, lo que hace que dé un poco menos de miedo, pero es lo que dices, cuando aparece donde no te la esperas te llevas cada susto...
      Si, era un chiste y lo repetía, y claro, en clase cuando me preguntaban el número(mis profes debían ser amnésicas porque me lo preguntaban muchísimo) todos hacían el 22, 22, 22 22 22dando las palmas como ellos. Y la primera vez te ríes, y la segunda, pero varias veces al día ya cansa,jajaajajaj.
      Me alegra mucho que te rías. Un besito.

      Eliminar
  11. Vaya colección de muñecos terroríficos. De los que dices, creo que la muñeca Rosaura sería la que más miedo me daría si fuera niña ( era enorme!). Yo nunca he tenido ninguno de estos juguetes pero la Pippi Calzaslargas seguro que me hubiera encantado, era tipo Nancy por lo que veo. En cuanto a traumas infantiles y que todavía no he superado ( y que pongo porque está relacionado con el muñeco Miliki) no soporto el circo. Ni mis hermanos ni yo . Un año mi padre nos llevó en ferias y cuando todos esperábamos montar en las atracciones nos dijo que aquel año no había atracciones que yo nos habíamos gastado el dinero en el circo. Desde entonces tengo una manía horrible al circo y a todo lo que suena a circo. Bss y buen finde, Marigem:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, amí Rosaura me daba menos miedo, era mi madre la de los sustos.
      La Pipi era bonita el problema es que la destrocé y estaba llena de churretones, con el pelo enmarañadísimo y los ojos como desenocados.
      Ayyyyyy menudo trauma el del circo, no me extraña que no quieras saber nada de eso,jajaja.
      Un besín guapa.

      Eliminar
  12. jajajajajjaja ays madre...
    Me parto con todo!! Buenísimo!!!
    A mí mis juguetes no me daban mimedo. Pero personalizaba demasiado a las muñecas. Y verdaderamente, durante unos años de mi infancia, estaba convencida de que eran capaces de sentir.
    Tanto mi padre, como mi hermano mayor, me recuerdan llorando por alguna perrería que le hicieran a la muñeca (aunque solo fuera para picarme) Tipo... "apretarle la cabeza" en fin... jajaja que yo pensaba que podían sentirlo y que de verdad les dolía. Así que lo pasaba mal en ese sentido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaj, me alegra que te guste.
      Ayyyy es que yo también las personalizaba, pero a las buenas, aunque no tanto como tú. Me imagio a tu padre y hermano en plan "chinche", jejejejejeje,aprentando la cabeza a la pobrecita muñeca, ainnns, que mal lo pasabas.
      Un besito y me ha encantado la anécdota.

      Eliminar
  13. Solo con ver esa muñeca tamaño real, a mì me dio miedo. Parecen trillizas jajajajajajaj yo puedo mencionar que los trols me daban miedo del color que fueran. Ahh y debo felicitarte por ser antitaurina, para los que no vivimos en España y estos eventos no son parte de nuestra cultura, es muy fàcil aborrecer la tauromaquia por eso admiro mucho que no pierdas tus perspectiva de lo bueno y lo malo, viviendo en un paìs cuya costumbre està tan arraigada y atreverte a ir contra la corriente.

    Acà en Panamà se dan mucho las peleas de gallo. Una cosa es tomar sopa de pollo para crecer sano y fuerte y otra es disfrutar verlos despedazarse con las espuelas y a picotazos sòlo para ganar dinero y tener un poco de diversiòm sàdica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JAJAJAJA, es verdad parecemos trillizas!!!!!
      Gracias por tus palabras. Yo lo paso fatal con el sufrimiento de los animales, no logro comprender que las personas, por diversión, martiricen un animal, es que es espantoso.
      Ha leído que las peleas de gallos son terribles, los animales quedan todos mutilados, es una salvajada. Lo explicas genial, una cosa es alimentarnos de animales bien tratados y otra torturarlos por diversión.
      Un besito guapa.

      Eliminar
  14. Es que el muñeco Miliki es horroroso y el sacapuntas también.

    ResponderEliminar
  15. Qué muñecos más feos hacían. Con razón no me gustaban las muñecas. Nunca he jugado con ellas, pero es que siempre me han parecido aterradoras. Un besillo guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaj, es que eran aterradoras.
      Yo sí era de muñecas, pero de las guapas, esos seres tenebrosos que me impedían dormir estaban pensados por alguien que no fue niño, sino no se explica. Un beso.

      Eliminar
  16. El muñeco Miliki es para tener pesadillas! Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jjaajajaj, a qué sí? Es que era terrible verlo tocando los platillos y caminando.
      Besos.

      Eliminar
  17. Yo la verdad es que noera mucho de muñecas, me iban mas los juegos de chicos. Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!!
      Pues te ahorraste mucho miedo, los juguetes de los niños molaban más. Un besito y feliz finde.

      Eliminar
  18. Rosaura mete verdadero miedo y Miliki un horror, es para temerlos a todos jaja! Un besin.
    http://www.solaanteelespejo.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  19. Hola linda ,todas tus anecdotas me encantan,respecto a los juguetes ,no conocia ninguno pero el muñeco miliki definitivamente no me gusto >.< respecto a si tuve juguetes odiados ,si los tuve de chica no se porque pero casi todas las barbies que me daban ,las rompia y despues paso lo mismo con laa de mi hermana,tambien recuerdo un peluche de mi hermana parecia una ardilla pero de colores y cabezona con unos enormes ojos negros ,siempre tenia que esconderlo porque me daban pavor sus ojos ,me recordaban a la "lechuza" de la peli sobre abducciones alienigenas El cuarto contacto,la odiaba ,tanta fue mi aversion que mi hermana la termino regalando jajaja tambien recuerdo odiar a las muñecas de porcelana ,yo no tenia pero a una amiga cercana su papa le regalaba a cada rato y cada que iba a su casa tenia que lidiar con que en su cama las tenia a todas acostadas ,me daban cosa,sentia que nos observaban ¬¬ buen post linda!

    ResponderEliminar
  20. ¡Cómo me he reído leyendo! El Miliki con el pelo humano, y la Rosaura de ojitos saltones, ¡no me extraña lo de tu madre!
    Pues si yo os cuento...
    Después de morir mi abuela, fuimos a su casa y yo, que tendría unos 10 años, quise tener un recuerdo suyo, y ví entre sus cosas una muñeca y me la quise llevar.
    Era nada menos que una muñeca vestida de fallera, con sus moños enroscados, también de pelo humano, con sus pinchos clavados, unos ojos que parecían hacer chiribitas, y un vestido de valenciana que quitaba el hipo de lo feo que era, ¡daba pavor!
    Aún la conservo en memoria de mi abuela, porque me sabe mal tirarla.......pero en el trastero y no a la vista ;-)
    ¡Buen finde a tod@s!

    ResponderEliminar
  21. jaja, ¡Qué buen tema este! Pero es que hay algunos para temerles en serio , ese Miliki y todos los que son a semejanza de una persona son algo tétricos.
    Yo tuve una pesadilla horrible con un muñeco Pinocho articulado que me trajo mi padre de uno de sus viajes , no le tenía miedo pero fue tal la pesadilla que me levanté aterrada con sudores fríos porque ese muñeco me cogía por el cuello y me sarandeaba ,tan claro en el sueño pesadilla , que no jugué mucho con él.

    ResponderEliminar
  22. Nenaaa que buena eres!! Al principio pensé como es que mis padres no me habían regalado ninguno de ellos, pero después de leer tu post me siento afortunada jajjaja. A mi afortunadamente no me ha dado miedo ninguno, menos mal jajja. Un beso guapa!!

    ResponderEliminar
  23. ¡menos mal que te has acordado de la Rosaura! Yo nunca la tuve, pero varias vecinas mías sí. Me daba pánico ese cacho de muñeca enorme, que podría agredirme en cualquier momento. Oye, y ese del Dúo Sacapuntas ¡se parece a Jesulín de Ubrique! Qué cosa tan horrorosa

    ResponderEliminar
  24. Buf, Pipi da mucho mucho miedo!
    Yo me cagaba encima con los muñecos con cara de payaso :S

    Te voy a pedir el favorcín de que actualices www.antojadaporvocacion.com como nuevo dominio de mi blog en el listado de "Blogs que sigo" que está en la columna de la derecha de tu blog. De esta manera aparecerán las actualizaciones. Gracias

    ResponderEliminar
  25. Pero y esos muñecos de dónde los has sacado?? Yo de la rosaura me acuerdo, nunca la tuve pero si recuerdo que existía. La verdad es que dan un poco de miedo...

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...