jueves, 15 de enero de 2015

Reflexiones del jueves: Soledad.



Hola, ya sabéis que la entrada de los jueves la escribo sobre la marcha, casi sin repasar y poniendo solo lo que me dicta el corazón, y hoy me he levantado sin tener idea sobre el tema de mi reflexión, pero de repente, viendo el silencio que me rodea se me ha ocurrido que puedo hablar de la soledad. Y con el cafñe humeante en la mano y mi gato en el regazo empiezo a compartir estos pensamientos con vosotros.

Hay tantos tipos de soledad, tantos; la soledad buscada, la soledad de quienes no tienen la suerte de tener gente cercana, la soledad del que está rodeado de gente pero se siente solo, la soledad que sentimos tras la muerte de un ser querido, o cuando una pareja se rompe, o esa soledad del que empieza de cero en un lugar distinto, donde hace nuevos amigos pero que sigue sintiendo que le faltan los de siempre.


Yo nunca me he sentido sola, o al menos muy pocas veces, pero a pesar de ello o tal vez por ello necesito mi soledad, es algo que siempre he necesitado.

Muchas veces me veo rodeada de demasiada gente, y aunque me gusta, no lo voy a negar, y me encanta estar con los míos, desde pequeña he necesitado un espacio para mí, sin nadie que me distraiga para pensar y ser consciente de lo que me está pasando y estoy viviendo, sea bueno o malo.

Recuerdo que cuando era pequeña me costaba mucho encontrar momentos para estar sola. En el cole tenía que atender en clase y el resto del tiempo jugaba con otros niños y en el autocar jugaba o cantaba, así que no podía pensar.
En casa tenía que comer-merendar-cenar, bañarme, hacer los deberes, ver la tele en familia y jugar, así que mi tiempo de reflexión era en dos sitios, uno de ellos bastante triste; el baño.

Solo reflexionaba y pensaba tranquila en el baño o en la cama, me encantaba quedarme despierta de noche o despertar temprano los fines de semana para quedarme pensando. Pensaba en lo bueno que me había pasado, en las ganas que tenía de ir a algún sitio, ya fuese un cumple, una merienda o un paseo. Y claro, pensaba en cosas malas, en que me había enfadado con una amiga o en el miedo que tenía a que les pasase algo a los míos porque yo tenía algunos amigos que habían perdido a un padre o abuelo.
Y al ir creciendo siempre necesité mi momento de soledad para pensar y ser consciente de lo que estoy viviendo.

Cuando iba al instituto, un par de días a la semana cogía el autobús muy temprano e iba prácticamente sola, y esos días los dedicaba a pensar, y me encantaba sentarme sola, con la radio del autobús de fondo y pensar.
Recuerdo que el día que murió Freddy Mercury lo oí en la radio del bus, mientras sonaban algunas canciones suyas de fondo, y aunque sabía que estaba enfermo me pilló tan de sorpresa que me puse a pensar y pensar y estaba tan distraída que me pasé la parada, jeje, y tuve que caminar bastante.
Y la verdad es que aún a día de hoy esos momentos solo para mí son esenciales.

Algún tiempo después cogí la costumbre de pasear sola a la orilla del mar, y me pasé muchas mañanas pensando y meditando mientras mis pies hacían kilómetros sin apenas darse cuenta.

Pero al llegar mis hijos y llenar mi mundo de vida empecé a perder esa soledad tan buscada. Al principio no lograba sacar tiempo para estar sola porque cuando no estaba con ellos o haciendo cosas y trabajo estaba con mi marido, y si no en reuniones familiares o en cualquier recado.
Por supuesto era incapaz de ponerme a pensar antes de dormir porque mi hijo pequeño no dormía nada y claro, cuando tenía un minuto me quedaba frita, era incapaz de pensar, y madrugaba tanto que no podía robar minutos para mí.
Y yo necesitaba esa soledad, la necesitaba a toda costa así que empecé a pensar en la ducha(si a lo que haces con dos niños pequeños se puede llamar ducha) hasta que empezaron a dormir la siesta a la vez y dedicaba un poco de ese tiempo a estar sola.

No necesito gran cosa para disfrutar de mi soledad, con un poco de silencio y una taza de té o café me sirve, solo quiero pensar y ser consciente de lo que vivo, pensar en ello y disfrutarlo o asimilarlo si es algo malo.

Ahora que tengo hijos mayores busco esa soledad aunque sea durante cinco o diez minutos al día. A veces, si voy a los recados salgo antes y paseo por la orilla del mar en silencio. Y si me acompaña mi marido caminamos sin hablar, para concentrarme en mí. Y también pienso mucho cuando monto en bici, y mi marido también, siempre que vamos a montar en bici lo hacemos sumidos en nuestros pensamientos.

Y mientras estoy así, pienso que en el fondo tengo miedo a la soledad no deseada y me pregunto si yo sería capaz de ser feliz si me sintiese sola, pero sola de verdad.

Conozco algunos casos de personas, especialmente algunas bastante mayores, que están solas, ya sea porque su familia se ha desentendido(desconozco los motivos y ni se me ocurriría juzgar) o porque no tienen a nadie, y me doy cuenta de que en muchos casos la soledad pesa.

Una de esas personas que conozco está totalmente sola en el mundo, no tiene parientes, pero no es una persona que esté realmente sola, es tan alegre que siempre sonríe, vive en una residencia y siempre está haciendo algo, y recibe muchas visitas y yo la veo feliz, y ella me dice que no se casó porque no quiso atarse a nadie sin amor y es feliz así. Y lo creo, se ve feliz.

En cambio en esa misma residencia conocí a una señora que también está sola por circunstancias de la vida y está muy triste, y siempre dice que no hay mayor dolor que la soledad. Y a mí me entra una angustia...

A veces pienso que la soledad es relativa en cada persona. Un tío de mi madre enviudó hace un años, y él y su mujer llevaban 60 años juntos. El hombre jamás está solo, está con sus hijos, nietos, vive junto a dos sobrinas, tienen amigos de toda la vida...nunca le falta compañía de gente que le quiere de verdad, en cambio el dice que desde que ella falta se siente más solo que nunca y no tiene ganas de vivir, ni su nieto bebé le levanta el ánimo.

Y lo entiendo, yo llevo una temporada difícil y sé muy bien lo que siente, la soledad no se basa en estar rodeado de gente sino en sentir que quien está a tu lado camina contigo.

Bueno, realmente no puedo extenderme mucho más, solo decir que la soledad es algo muy relativo, podemos sentirnos solos rodeados de gente y muy acompañados sentados en silencio con nuestro gato, depende de muchas cosas.
Y además podemos querer estar solos o simplemente necesitemos estar siempre con alguien, depende de cada uno, en mi caso yo necesito un poco de soledad, y ahora más que nunca necesito mi tiempo, a veces llorar sola o pensar sola es necesario, al menos para mí, aunque el resto del tiempo quiera pasarlo con los míos, pero mis minutos de silencio son indispensables.
Bueno, pues muchísimas gracias por leerme y por comentar, os recuerdo que para decirme cualquier cosa en privado tenéis un formulario arriba a la derecha. Y claro, me gustaría saber si a vosotros os gusta la soledad, si necesitáis a veces estar solos sin nadie que distraiga vuestros pensamientos o si por el contrario teméis veros solos algún día.
Besinosssss y nos vemos mañana con algo divertido que es viernes.



27 comentarios:

  1. Me encanta la reflexión de hoy!!! Justo detrás de mi edificio hay una residencia (de hecho desde mi terraza se ve la residencia) y veo muchos mayores que estan muy tristes porque no tienen a nadie. Sin embargo hay otros que son la alegría de la huerta (también hay que decir que los profesionales que trabajan allí son todos maravillosos).

    A mi me gusta muchísimo tener mis momentos de paz interior y soledad para hacer un stop en mi día a día y ponerme a pensar y a analizar.. lo necesito!!!

    Un besazo reina!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!! Me alegra que te guste la reflexión.
      Es que yo creo que no todos aceptamos igual la soledad, por eso hay personas que son alegres y otras no en situaciones similares. Yo sin mis momentos de soledad no soy persona, jeje. Unbesín guapa.

      Eliminar
  2. Decía Lope de Vega que De mis soledades voy, a mis soledades vengo, porque para estar conmigo me bastan mis pensamientos.
    Todos necesitaríamos estar con nosotros mismos a solas y aprender lo que somos y lo que de verdad queremos. Unos somos más conscientes que otros y nos gusta esa sensación de estar en tu propia compañía.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lope tuvo una vida tan intensa que era muy sabio. Yo opino igual, necesito estar sola, aunque sea un ratito pequeño. Un besín.

      Eliminar
  3. Un post muy interesante de algo de lo que se habla mucho, pero estemos o no estemos solos, creo que que todos deberíamos saber estar con nosotros mismos!!! porque no sabemos que nos va a deparar la vida!!!!

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuánta razón!!!!! Yo pienso así, ninca se sabe lo que puede ocurrir, yo necesito estar conmigo misma siempre, aunque sean unos minutos. Un besín.

      Eliminar
  4. He tenido momentos en los que me he sentido completamente sola aunque realmente no lo estuviera, pero cuando uno no está bien, a veces no percibe la realidad tal cual es. No ea el caso de ahora en los que te admito que necesito mis momento para perderme en mis pensamientos, aunque me da mucho miedo no encontrar un compañero de vida y quedarme sola. La soledad no elegida me da pavor. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. Si que es verdad que a veces distorsionamos un poco las sensaciones si estamos mal.
      No tengas miedo, seguro que encuentras un compañero, pero de todas formas lo mejor es aprender a vivir contigo misma porque a veces no solo es encontrarlo, pueden pasar otras cosas, yo tengo una amiga que quedó viuda muy joven, nunca sabemos lo que nos puede pasar, lo importante es saborear la vida y lo que llegue llegará, yo es que busco esos momentos de paz siempre, cuando estoy bien y más aún cuando estoy mal.
      Besos guapa.

      Eliminar
  5. Al papá de mi bichilla le ha costado darse cuenta de que yo necesito ese ratito diario sólo para mí. También te digo que soy consciente de que con mi bichilla de 14 meses a pocos momentos de soledad puedo aspirar (si a veces hasta tengo que hacer mis necesidades con ella dentro del baño).Pero aunque sea escaparme a recorrer el supermercado unos minutos y evadirme, o encerrarme en el cuarto de baño más alejado del salón y leer una mijita, un poquito de desconexión necesito para no enloquecer del todo. Y nunca me he sentido sola. ¡Tengo mucha vida interior conmigo misma!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje, yo lo de ir al baño acompañada era lo que peor llevaba.
      Todos necesitamos estos momentos, el papá de la bichilla seguramente tiene alguno, aunque sea yendo y viniendo al trabajo, en los viajes o cuando sea y claro, no se daba cuenta de que tú no los tenías. Es verdad que a veces ir al súper sola es suficiente, es triste pero real, jeje. Un beso guapa.

      Eliminar
  6. La soledad puede ser física, sí pero también afectiva. Esa es la peor de las soledades. Puedes estar rodeado de gente y sentirte sólo.
    Cierto es, que, en mi caso, hay momentos en los que busco y disfruto de mis minutos de soledad, ir en el coche sola, sumida en mis pensamientos mientras las voy a buscar al cole, o voy al trabajo, son míos y me gustan. A mucho más no puedo aspirar, pero los disfruto.
    Besines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, creo que la afectiva es la más triste de todas.
      Aunque no aspiremos a mucho esos minutinos en soledad son impagables.
      Besos guapa.

      Eliminar
  7. Claro, es que no es lo mismo tener unos momentos de soledad para estar contigo mismo, que creo que casi todo el mundo necesita, que sentirse solo, se esté acompañado o no. El sentimiento de soledad es de los peores que se pueden tener porque da igual cuantas personas tengas alrededor si no los sientes, como en el caso del tío de tu madre, es lo mismo que estar solo.
    Un beso y que sepas que no estás sola, mira cuanta gente te lee

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que el tío de mi madre se siente muy solo, y mira que le queremos todos y su hijo se desvive por él, pero a veces hay personas que son insustituibles y cuando se van el vacío es imposible de llenar.
      Me hace muy feliz que me lea tanta gente, no me lo merezco.
      Besos guapa.

      Eliminar
  8. Siempre me gusto tener mis momentos de soledad,ahora con dos niños pequeños es imposible jeje,no hay tiempo de nada...un beso reina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con niños es difícil pero seguro que enseguida encuentras alguno, aunque sea en la ducha o haciendo la compra. Besos guapa.

      Eliminar
  9. Hola Mari, que intensa la reflexión de hoy.. la soledad... creo que la soledad elegida nos hace bien, tener tiempo para nosotros, pero cuando es soledad "no elegida" creo que nos hace daño, incluso como mencionas de estar rodeados de gente pero sentirnos solos, creo que es aún peor y en estos casos creo que lo que se necesita es alguien que te entienda.
    En fin a mi ultimamente me dicen que no piense tanto por algunas situaciones, así que mejor ya no pienso jajaja
    Gracias por esta lectura y por acompañarme desde tan lejos.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que me ha quedado un poco intensa, si.
      Yo también pienso demasiado en algunas cosas y a veces deberíamos dejar descansar nuestras cabezas pero yo no puedo. Un besín y muchas gracias por leerme siempre.

      Eliminar
  10. Me encanta tu reflexión, porque, ¿quien no ha sentido soledad en la vida? yo creo que todos. Me he sentido identificado en los ámbitos que has comentado. He dejado a personas sentimentales y me han dejado, se han ido personas especiales en mi vida, hay momentos que he tenido amigos y familia y aun así me sentía solo, y un etc muy largo..!!

    No pretendo darte ninguna pócima secreta para evitar la soledad porque no la hay...pero si que te digo que lo mejor es buscar dentro de uno mismo y las necesidades en cuanto a sentimientos nos la satisfacemos uno mismo, es lo mejor. Así, evitamos exigir a otras personas!!!

    Gracias por las reflexiones de los jueves, me encanta!!
    http://unchicomasenlamoda.blogspot.com.es/
    Paco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que te guste.
      La verdad es que pócimas secretas no hay pero si que podemos tener una actitud como la que dices, es la mejor manera de exigir a los demás y luego frustrarnos. Un besín y muchas gracias por leerme.

      Eliminar
    2. Gracias siempre a ti con el corazón por compartir cachitos de vida con nosotros!!

      Eliminar
  11. Nosotros en casa eramos muchos y siempre había jaleo de familia, me acuerdo que me encantaban los raros momentos en los que me quedaba sola en casa. Pero realmente prefiero ese jaleo de familia, la soledad no es para mi.

    ResponderEliminar
  12. La soledad no escogida es horrible... ¡pobre de quien la padezca!

    Besos

    35+5

    ResponderEliminar
  13. Muy buena reflexión, a mí no me gusta la soledad, la he padecido estando acompañada y creo que eso es lo peor. Sobre las personas que se quejan de su soledad...aquí habría mucho de que hablar, yo conozco un caso de una persona que está sola porque le da la gana, porque no quiere ir con sus hijos, porque no aguanta a nadie a su lado, ninguna amistad le va bien y luego a todo el mundo va diciendo lo triste que está porque está sola....perdona???? en fin....la soledad si es elegida no es mala,sobre todo a pequeñas dosis como las tuyas jejejje
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. yo es que en pequeñas dosis la necesito, pero claro, sin pasarnos.
      Tienes razón en lo de la soledad de algunas personas, por eso dejo claro que no quiero juzgar porque hay gente que está sola pero no permite que los suyos la ayuden, y claro entonces es imposible arreglar la situación. Un besín y me alegro de que ya no te sientas sola, se te nota feliz.

      Eliminar
  14. Pienso igual; la soledad es relativa, depende de la persona como la vive. Pero coincido que la soledad estando rodeado de gente, pienso que es la peor. Y, necesito tener mi espacio, mi tiempo para luego compartirlo, es una manera de reencontrarme? Muy chuli el post. Besitossss

    ResponderEliminar