martes, 13 de enero de 2015

De caídas y anécdotas 2

Hola!!!!!!!! Mil gracias por los comentarios de ayer, ya he transmitido a mi hija todas las felicitaciones y no puedo evitar deciros que soy feliz estando hoy otra vez aquí.
Hoy se me ha ocurrido hacer una entrada contando mis caídas, bueno solo un par de ellas, ya que os conté dos hace tiempo y parece que hicieron gracia así que me animo a repetir.
Espero que las estas os gusten y os ayuden a empezar el día con una sonrisa.

Esta anécdota con la que empiezo me ocurrió hace como un mes. Mi hijo había quedado con sus amigos en la piscina un domingo por la mañana, y como eligieron una que está lejos lo llevamos en coche.

Cuando estábamos llegando se dio cuenta de que se le había olvidado el gorro,que es obligatorio, y en lugar de ir a casa y atravesar la ciudad encontramos unos chinos abiertos cerquita y decidimos probar suerte.
Entré yo con él y le pregunté a la dependienta por gorros de piscina, y la mujer, que no debía hablar muy bien el castellano me llevó a un estante de gorros de ducha, pero es que además eran en rosa con puntillas y yo empecé a imaginarme a mi hijo, que es altísimo con ellos y me dio un ataque de risa pero intenté aguantar porque me daba rabia ya que la chica podía pensar que me reía de ella(me había dicho y digo textualmente -golo pistina-), pero nada de eso, jamás me burlaría de la forma de hablar de alguien, era por la situación. El caso es que por aguantar la risa y mirar para otro lado tropecé con unas pilas de bolsas de tierra y como en ese tipo de sitios tienden a amontonar cosas en los pasillos empecé a bracear hacia atrás mientras la dependienta y mi hijo trataban de sujetarme, y al final de nada sirvió porque caí, esta vez sentada, entre un montón de tiestos de plástico, flores artificiales y una especie de cortinas de baño.¡Menos mal que no rompí nada!
Pero lo peor, es que la dependienta, al verme bracear dijo, ahhhh, golo natación...En fin, mi hijo dice que siempre lamentará no haberlo grabado porque batiría record de visitas. Y por cierto, cuánto público tuve, no os imagináis la de gente que hay en un chino un domingo por la mañana.


Y esta otra anédota no es una caída, es un despiste que me ocurrió hace también como un mes.

Una mañana fui con mi madre a uno de los bancos más antiguos de Gijón, a mí de peque me recordaba al de Mary Poppins. Tenía ella que ir a una mesa a arreglar una de esas pesadas historias de las comunidades de vecinos y preferí acompañarla para que no se agobiase porque está un poco harta.

El caso es que la zona de las mesas de toda la vida está reformada, las estancias han sido revestidas de cristal, vamos que han hecho minioficinas. Como todo estaba aún provisional los cristales que rodeaban a las mesas tenían enormes cruces de cinta de colores para que se viesen y estaban más que colocados, presentados, sin asegurar mucho.

Antes de pasar a la mesa que nos tocaba le dije a mi madre cien veces que tuviese cuidado que por la falta de costumbre podía darse una buena torta y al final mi madre acabó ofendida porque según ella, la estaba llamando vieja decrépita.

Llegamos a la zona sanas y salvas, ninguna chocamos y en la mesa arreglamos las cosas en un segundo, pero ya nos íbamos cuando nos dice el señor-¿queréis un calendario? y claro, ya que me daban algo gratis los ojos empezaron a hacerme chirivitas y fui rauda y veloz a por el calendario, y ya estaba saliendo del extraño habitáculo cuando el hombre me dice-Feliz Navidad y yo me giro, calendario enrollado en la mano y digo- Feliz Navidad!!!! y según avanzo se me habían olvidado los malditos cristales y me los tragué. Para colmo, al estar provisional todo el armazón empezó a temblar y a hacer un ruido metálico rarísimo mientras una señora empezó a decir-uyuyuy, que pasa por Dios!!!

Tampoco era pa tanto, pero todo el mundo, absolutamente todo se volvió a mirarme, y todos con muy mala cara. Quizás alguien de los que me lee estuvo allí y se acuerda porque no hubo una persona que no me mirara.
Menuda vergüenza pasé!!!! Y lo peor es que cuando ya estábamos fuera, me dice mi madre - si, si, cuidado con los cristales. Consejos vendo que para mí no tengo.
Por cierto, con el golpe el calendario se aplastó y ahora lo tiene mi madre colgado en la cocina y todo chuchurrio por un lado.

Bueno, pues hasta aquí las anécdotas de hoy, no es que sean gran cosa pero las personas que las presenciaron se rieron mucho, y si a vosotros os saca alguna sonrisa yo ya soy feliz.

Mil gracias por leerme y comentar, y recordad que tengo el formulario de contacto arriba a la derecha por si queréis hablarme en privado. Un besín.

33 comentarios:

  1. Ayyyyy diosssss la del chino es de pelicula!!! Tiene razón tu hijo, si la graba sales en el telediario tu y la china del golo natación jajjaa . La del banco es de las de tierra tragame. gracias por compartir estas anécdotas, es bueno reírse y tu lo has conseguido. :-) muakssdsd

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejejeje. Lo que no entiendo es que hacía tantísima gente en un chino un domingo por la mañana, es increíble. Y lo del banco también fue bochornoso, jejeje.
      Besinossssss.

      Eliminar
  2. ¡Felicidades para ella! Ayer no comenté apenas a nadie porque no tuve un buen día por culpa de la gata, que la tenemos que esterilizar porque está hecha una cerda y dice María la Solterona que esa será la solución, así que sin celos ni nada, debemos prevenir su guarrería. Terminé llorando desconsolada porque me meó en un montón de sitios y encima, con la arena limpia, se sienta en el suelo del pasillo delante tuya y te deja ahí el chorro. Y yo limpiando sin parar y sin poder, me dio una angustia... Casi no hay post hoy porque no me salían las palabras, ¡lo escribí a las 2:30 de la madrugada!

    Resumiendo, que nunca tuve un gato tan gocho y mira que he tenido gatos.

    Yo creo que he contado mis caídas en algún post, pero llevo ya cuatro años por estos mundos y cualquiera lo busca jajaja

    Un beso, guapa!!!

    35+2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola guapa!!!! No te preocupes por no comentar ayer, lo primero es lo primero. Vaya mala suerte porque los gatos si que salen gochinos a veces pero ellas suelen ser más limpias. Da rabia porque esterilizarlas a ellas es mucho más complicado, pero claro, no vais a dejar que os marque toda la casa, y menos a punto de llegar NM.
      Un besín y ánimo, ya me contarás.

      Eliminar
  3. Jajajaja Marigem, como me haces reír!! Mientras te leo me lo voy imaginando... lo que me he podido reír sobre todo con la caída en el chino!! Y lo de los cristales tiene un peligro... yo también me he dado algún golpe de esos en público y que vergüenza, jijiji.
    Besitosssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejejeje, es que la caída vista fue brutal, y lo peor es que había muchísima gente, que no sé yo que hacía tanta gente allí un domingo por la mañana.

      Eliminar
  4. jaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaajajjajajaja.....que alegria poder pasarmelo bien leyendo un divertido blog!!

    http://unchicomasenlamoda.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejejejejej, gracias guapo, me alegra que te guste.
      Besos.

      Eliminar
  5. Ay que me meo jajajajaja. Ya con golo pistina imaginandome a tu hijo con un gorro rosa por poco me muero jajajajaja pero y la pista que le diste a la buena mujer que se le iluminó la bombilla para el golo natación. Y vaya tela lo del banco, por un momento pensé que te habías cargado los cristales, menos mal que no. Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejejeje, es que yo me lo imaginaba y no podía parar de reír. Pero es que los chinos los domingos al parecer se plagan de gente, y encima lo tienen todo amontonado y apilado y no hay espacio.
      Lo del banco fue un cuadro, todo el mundo mirándome muy mal, como si fuese tan grave tropezar!!!! Jejejeje.
      Un besín.

      Eliminar
  6. Jajajjaja, pero mira que eres divertida. He pasado un buen rato leyendo tu post. Un beso

    ResponderEliminar
  7. Super graciosas esas anecdotas si las grabas te forras!!besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que voy a empezar a ir a los sitios grabándome porque siempre acabo por los suelos. Un besín guapa.

      Eliminar
  8. Jejej, me imagino a tu hijo con ese gorro de ducha, que imagen.
    Yo también me he tragado más de un cristal, jeje, ahora me rio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje, suena un poco tonto pero es que yo lo veía y todo con el gorro. Jejeje, los cristales tienen mucho peligro.

      Eliminar
  9. que gracioso, lo del chino, me encantan este tipo de anecdotas, gracias por compartirlas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaj, gracias guapa, me alegra que te guste.
      Besos.

      Eliminar
  10. Gema, son unas anécdotas muy divertidas y resulta la mar de simpático imaginarte en las dos situaciones.
    Todo lo violento y desagradable que puede ser al natural resulta simpático al contarlo y más sabiendo que no te pasó nada aparte del consabido golpe y la vergüenza que da ser el hazmereír de todos los que te rodean.
    La narración me pareció de lo más ameno.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Curra, me alegra que te guste. Yo me río ahora pero en el momento pasé una vergüenza terrible porque además en el chino había muchísima gente, y en el banco me miraron como si estuviese atracando o algo, jeje. Un besín.

      Eliminar
  11. Dios como me he podido reír con el "ahhh golo dennatación" al verte aletear. Es que estos chinostienen mucho mmérito, la de cosas que hay en sus tiendas y acordarase de sus nombres en un idioma extraño.
    Lo del cristal no es nuevo, no te ha pasado que alguna vez te acercas a un escaparate y calculas más y... Pum! Jajaja
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo les veo un mérito enorme, y jamás se equivocan al cobrar, son listísimos.
      Lo de los cristales me ha pasado mil veces, jeje, lo que pasa que el día del banco, al no estar asegurados se montó un escándalo enorme, menuda vergüenza. Besos.

      Eliminar
  12. Hola guapísima, entrar en un bazar chino casi siempre es sortear un carrera de obstáculos , la anécdota del cristal imagino a tu madre después de ver que estas bien soltandote la frase demoledora jajaja.
    Feliz domingo guapísima!!!!

    ResponderEliminar
  13. buenisimo, que risa, pobre calendario, jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejejeje, cada vez que lo veo recuerdo la escena. Besitos.

      Eliminar
  14. Me ha encantado las anécdotas, muy divertidas!!!!!


    Besos

    ResponderEliminar
  15. Vaya caídas y despistes. Me siento muy representada porque yo me he caído varias veces. Y mi problema es que caigo de bruces sin poner las manos, así que imaginate los batacazos. Un horror. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaj, esa es la seña de identidad de mi casa, caernos sin poner las manos, así que los batacanzos me los imagino a la perfección. Un besito.

      Eliminar
  16. Jajaja muy buenas las anecdotas, todos tenemos algunas parecidas. Me ha encantado lo del gorro rosa te entiendo porque son situaiciones en que visualizas ese gorro ridiculo y la persina en concreto y no puedes parar de llorar de la risa, ademas contra menos debes reirte mas ganas jajaja. Un besazo

    ResponderEliminar
  17. Hola marigen, te conozco del blog de Erika Martín, y hoy que estaba un poco bastante "plof", he visto su recomendación para reirnos un poco y si que me has sacado una sonrisa, que hoy día se agradece...
    Me mondo con la china, me estaba imaginando tal cual dices que habla, "golopistina" a la de mi barrio, que el otro día para explicarle que quería unas medias y no leotardos de color verde aynsss...
    jajaja un placer havberte leido, ya iré volviendo.
    Un besillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!! No sabes lo que me alegra haberte animado aunque sea un poco. La verdad es que ahora me río pero en el momento pasé mucha vergüenza porque había mucha gente y fue todo muy ridículo.
      Un besito y mucho ánimo.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...