viernes, 31 de octubre de 2014

Una reflexión sobre el día de difuntos

Los cementerios me transmiten paz, pero hay días en los que no me gusta ir.

Hola!!!!! Qué tal estáis?
La verdad es que hoy no iba a escribir nada, mi idea es empezar a actualizar lunes, miércoles y viernes para darle un ritmo al blog pero ya que por todas partes veo cosas de Halloween o de Difuntos me apetecía hacer una simple reflexión respecto a esto último, a los que ya no están con nosotros, porque tengo tantas cosas en la cabeza que quería compartirlas.
Para empezar me considero una afortunada porque de momento tengo a mis padres, y eso es una suerte e intento aprovecharlo, pero hace unos años que se fueron mis abuelos, un matrimonio que compartió su vida durante unos 60 años y cuando se fue uno, tal como siempre nos anunciaron, el otro le siguió, solo cuatro meses después.



Yo no voy al cementerio, entre otras cosas porque dejaron escrito que querían ser incinerados y sus cenizas fueron esparcidas, pero es que tampoco voy al lugar donde se esparcieron esas cenizas, no soporto ir al lugar donde descansan, no puedo.
Creo que lo más importante es disfrutar de la vida y cuando esa persona se va nos queda su recuerdo, ese recuerdo compartido con los nuestros, hay que quedarse con eso y saborearlo, no dejar que se pierda.
Mis abuelos me llenaron la infancia de buenos recuerdos, ellos que apenas pudieron ser niños por vivir en un país en guerra, hicieron que mi infancia fuera realmente buena. Y por eso yo intenté hacer siempre lo mismo con mis hijos y aunque ahora son mayores sigo intentando buscar cosas que hacer y compartir para que el día de mañana ellos también lo hagan con sus hijos.
Sé que tuve suerte de tener a mis abuelos mucho tiempo, no todo el mundo puede decir que a su comunión van los bisabuelos, como decían mis hijos, pero no por eso sentí menos pena cuando los perdí, soy una egoísta y me hubiese gustado disfrutarlos mucho más, me costó mucho asumir su pérdida.
Hoy o más binen mañana se supone que debemos recordar y honrar a los que ya no están pero a mí nunca me gustó este día, en muchos casos es el día de aparentar y cuando estaba en la floristería de mi madre lo pude comprobar al cien por cien. Por supuesto hay gente que va al cementerio con todo su amor, eso está claro, pero a mí no me gusta ir hoy y prefiero celebrar Halloween y dejar a los muertos  tranquilos, especialmente porque en mi caso los recuerdo todos los días, absolutamente todos.
Muchas veces me gusta sentarme a ver fotos de mi infancia y recuerdo lo bien que lo pasaba cuando iba a comer a casa de mi abuela y me dejaba revolver y sacar todo lo que tenía, todas esas cosas que para mí eran tesoros.
Y recuerdo los veranos en la finca familiar, comiendo debajo de los manzanos y jugando a columpiarnos o al balón, saltando y rodando por la cuesta del prado y llenas de felicidad, sin problemas..
Recuerdo las mañanas de verano cuando me asomaba a la ventana para ver a mi abuelo llegar, y si era sábado nos llevaba con él a caminar por sitios interesantes y misteriosos y nos contaba muchas historias de esas que no se olvidan.
Recuerdo el olor de la casa de mis abuelos al atardecer, que olía a cena y hogar, o el día de Navidad, que olía a cosas maravillosas, recuerdo como olía el baño a jabón de marsella o chimbo, y también recuerdo cuando me peinaba mi abuela, que era un martirio, jeje, porque su nieta tenía que ir limpia y repeinada.
En días como hoy  me vienen a la cabeza las imágenes más bonitas, toda la familia cogiendo castañas que luego asábamos y tomábamos con sidra dulce, o cuando íbamos a coger manzanas, y al atardecer mi abuelo quemaba la hojarasca, aquello sí que olía bien y nosotras mirábamos el ocaso a través del humo, y yo, a pesar de lo pequeña que era quería detener el tiempo en aquellos momentos.
También me acuerdo de los días de invierno, cuando estaba muy frío o no paraba de llover y mi abuela venía a casa a traernos alguna sorpresa, unas gominolas, un tebeo o algo que a ella le parecía que podía gustarnos. Y ahora mismo tengo en mis manos una agenda que mi abuela me compró como premio por aprobar a los ocho años, y yo la usaba como diario. Releyendo me he acordado de tantos momentos...tantos y tan buenos que no podría describirlos.

Esta agenda regalo de mi abuela tiene más de 30 años y la guardo con tanto cariño.
No pude girarla,pero se ve mi letra infantil contando lo que entonces era una aventura.

Y yo creo que recordar eso que ellos me dejaron, esa maleta de recuerdos y esas ganas de tirar cuando la vida está muy muy cuesta arriba es la mejor manera de recordarlos, mejor que llevar flores, mejor que hacer una misa o que ir a pasar la tarde al cementerio, aunque entiendo que cada uno hace las cosas a su manera, al igual que cada uno lleva el dolor de una forma, no el que más llora es el que más sufre.


Apenas se ve porque no pude escanearla pero me gusta recordarles así, llenos de vida.

Bueno, pues solo quería compartir esta pequeña reflexión, yo que no voy a ir al cementerio y que voy a quedarme tan solo con viejos recuerdos os diré que aprovechéis el momento con los vuestros, que saboreéis intensamente cada segundo, que el tiempo pasa y lo que se va no vuelve, la vida no es una película en la que se puedan repetir tomas pero sí que hay segundas oportunidades así que vamos, a abrazar a los vuestros y a recordar con más fuerza que nunca a los que ya no están.
Un besito a todos y nos vemos el lunes,con más alegría y sin nostalgias. Besinosssssss.


21 comentarios:

  1. Qué bonita entrada marigem, no sabes cómo me ha gustado y el sentimiento que he leído en tus palabras. Me has emocionado. A mi no me gusta ir para todos los santos al cementerio. Yo tengo a todos mis abuelos aquí conmigo cada día, pero vivo en un pueblo pequeño, y veo que hay gente que "despotrica" de sus muertos durante todo el año y mañana van a aparentar para que todos vean que son buenas personas... y yo lo siento pero no puedo con eso. Yo cuando me muera no quiero estar en un cementerio, ya tengo a toda mi familia avisada. Quiero que me quemen y me esparzan porque que estén mis huesos toda la vida "enjaulados" en un nicho no va conmigo.

    La verdad es que no todos los niños pueden decir que sus bisabuelos han ido a su comunión.. pero yo aún te cuento una cosa más curiosa. No todos pueden decir que su novio tenga bisabuela!!! Y yo si que puedo hacerlo... además de que mi cuñada tiene una hija, por lo que la bisabuela de mi chico es la tatarabuela de mi sobrina... es el único caso que conozco jeje. Por desgracia no la podemos disfrutar porque está en su país, pero tenemos unas conversaciones por skype que son una maravilla!!

    Un besazo reina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!! Muchas gracias por tus palabras. Tu chico tiene una suerte...bisabuela, y habla por skype.
      Lo de las cenizas está bien pero a mí con mis abuelos me dejó una sensación rara, no tengo un cementerio para ir a llorar, no sé, es un tema complicado y lo principal es respetar la voluntad de la persona.
      Un besito y me alegra que te hay agustado, la verdad es que yo me acuerdo de ellos todos los días y me siento bien por haber podido compartir tantas cosas con ellos.

      Eliminar
  2. Yo voy muchísimo al cementerio porque necesito estar cerca de mi padre, aunque haya quien no lo entienda porque piense que su alma está en el cielo y que allí no hay nada, pero para mí su alma no está en ninguna parte y lo que me quedan son sus restos.
    Lo que me hace gracia es la gente que tiene eso comido de mierda y va mañana para que le vean el bolso nuevo y el pelo de peluquería. Yo no suelo ir el día de Difuntos, al menos a mi padre, porque era algo que odiaba. Donde voy algunas veces ese día es al cementerio donde están mis abuelos y mis tíos maternos, para acompañar a mi madre. Pero como vamos frecuentemente, no hay diferencia con otros días.
    Lo que dice Sandry es súper frecuente en RD, allí la gente vive más y mi propia abuela, que falleció en 2012 dos meses antes de su 100 cumpleaños, ya era también tatarabuela.

    Yo también quiero ser incinerada y esparcida por una de mis fincas, justo donde están enterrados mis perros, gatos y el caballo de mi abuelo. Quiero estar con ellos.

    Paso de que dentro de unas décadas mis bisnietos me echen al osario o de que me pase como a la bisabuela de cierta persona cercana, cuya nuera le dio autorización a su hija para que sacara los restos para estudiar, pues iba para médico y necesitaba un esqueleto. Respeto cero al cuerpo de la difunta, vaya, y encima no se llevaban mal con ella ni nada. Y luego la nieta los necesitaba para anatomía patológica y los sacaron otra vez, con la ventaja de que en esta ocasión ya estaban limpios. Pues no. Si la señora quisiera eso, se hubiera donado a la ciencia. Es que pienso en tener en clase en la mes los huesos de mi abuela como si fueran de gallina y me muero.

    ¡Vaya rollo te he escrito! xDDD

    Beijosss

    24+5

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, yo entiendo perfectamente que vayas al cementerio a menudo, yo al tener los abuelos esparcidos no tengo cementerio y me resulta imposible ir allí donde están, es que no puedo ni pasar pero cada uno. Lo que no soporto es que la gente solo vaya al cementerio para aparentar, si vas a menudo puedes ir ese día y todos los que quieras pero sino...es una hipocresía.
      Qué horror lo que cuentas del esqueleto para estudiar, yo de verdad flipo, y no una vez no, la desentierra para otra asignatura.
      Muchos besos guapa y de rollo nada, que me encantan estos comentarios, se ve que lees lo que he puesto y se agradece.
      Yo no he pensado lo que quiero aunque sí que he contemplado lo de la finca familiar donde tengo a mis anuimales, no sé que haré, la verdad.

      Eliminar
    2. No, no, la desenterraron su nieta y su bisnieta, cada una para sus estudios!!! Como el que coge una enciclopedia de uso familiar, ¡fue espantoso!

      Eliminar
    3. Ayyy!!!!Por partida doble. Sin palabras.

      Eliminar
  3. Qué emotivo! Comparto mucho de lo que decis. A mi no me gusta eso de Halloween y respeto el descanso eterno, pero tampoco voy al cementerio. Los que han partido y compartieron su vida o parte conmigo, saben que los recuerdo y los quiero. Y los honro pensando en ellos, hablando de ellos, en fin, con cariño.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, yo pienso así también. Lo más importante es recordarlos, luego se puede o no ir al cementerio pero el recuerdo debe permanecer. Un besito..

      Eliminar
  4. Es muy emotivo tu post de hoy. Comparto tu idea, no me gusta ir al cementerio, prefiero guardar recuerdos bonitos.
    Me preguntaste hace unos días si uso prebase porque en las fotos se veían unas sombras muy intensas. A veces uso prebase y otras veces no la uso, pero es cierto, la prebase hace que las sombras duren más y los colores se vean mucho más intensos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que te guste el post,creo que recordar es algo maravilloso.
      Y si, lo de la prebase me intrigaba porque las sombras se te ven muy intensas, a mí me quedan bastante más flojitas. Un besín.

      Eliminar
  5. Marigem, mi familia materna no es de las que va al cementerio. Salvo a los entierros Tenemos la sensación de que los nuestros no están allí.
    Como tengo bastantes más años que tú, en mi casa hay ya muchas ausencias, pero este año me vine al pueblo a pasar el fin de semana y como los difuntos se celebran el domingo- en realidad es el día de difuntos, el uno son todos los Santos - fui hasta el cementerio a colocarle unas rosas de su rosal a una vecina que murió hace dos años y que no tenía familia.
    Recorrí el cementerio, casi por primera ve y eso que la primera tumba de mi madre estuvo allí, y me encontré con los nombres de todos los vecinos antiguos que pasaron a mejor vida.
    Me gustó verlos, me encantó recordar a los que un día nos precedieron y aproveché para rezar por todos ellos.
    En algún lugar y de alguna forma sé que ese recuerdo cariñoso y esa oración les llegaron.
    El resto me parece una tradición que tiene su sentido aunque se haya desvirtuado en buena medida.
    Todas las civilizaciones importantes honran a sus muertos y me parece una gran cosa recordar a los que crearon las condiciones para que nosotros heredáramos un mundo mejor.
    Es un poco lo mismo que tú cuentas, pero de otra manera.
    El recuerdo de lo que viviste y aprendiste forma parte de tu presente aunque no te des cuenta y por eso me parece importante tener un día en que por calendario se nos pida que hagamos más intenso ese recuerdo.
    Aunque algunos no lo necesitan, a otros les ayuda.
    Mil besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola guapa.
      Estoy totalmente de acuerdo en que un día que honre a los que no están es bueno, siempre lo ha habido, pero no me gusta la gente que solo se acuerda ese día. Lo de todos los santos y difuntos es una gran verdad, ahora está como muy resumido pero antes lo celebrábamos así, y no había clase ni el día uno ni el dos.Yo no tengo a mis abuelos en cementerio(deseo suyo) claro, no puedo opinar sobre lo que se siente, no sé si puede sentirse que estén allí o no, aunque si que tengo bisabuelos, tíos abuelos y algún otro familiar y de vez en cuando voy al cementerio del pueblo y les llevo alguna flor pero la verdad es que lo llevo mal, me entristece muchísimo aunque sé que para muchas personas es un consuelo, ese depende mucho de nuestra forma de ser.
      Hay que recordar a los que no están, pero no solo un día sino muchos, ellos son una parte de lo que somos ahora. Un beso y dice mucho de ti que vayas a colocar unas rosas a la vecina que no tiene familia.

      Eliminar
  6. Hola wapísima. Una entrada muy emotiva. Y, no puedo estar más de acuerdo contigo...Yo tampoco fui al cementerio ese día. Aunque hay gente que va con todo su amor, hay gente que solamente por la costumbre... Como tú bien dices, una suerte poder disfrutar de los abuelos; yo pude disfrutar muy muy poquito y una abuela ni llegué a conocerla. Besitossss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, siento de veras que no pudieras disfrutar de los abuelos, yo estoy muy contenta de haber podido hacerlo pero aún así los echo de menos cada día. Un besín.

      Eliminar
  7. Hola una entrada muy bonita, yo no voy al cementerio, primera que ni mis abuelos ni mis padres están enterrados, están incinerados, tampoco voy al lugar donde fueron esparcidas sus cenizas, y no es porque no pueda!!!! sino porque a mi madre que era una mujer muy práctica todas estas cosas no le parecían más que "tonterias! y nos educó para que no hicieramos caso de estas cosas, a las personas las llevas en el corazón, no hace falta ni ir al cementerio, ni ir a donde fueron esparcidas las cenizas, yo como mi madre bastante practica par estas cosas tampoco le veo ningún sentido!!!!

    Así que no voy!!!!

    Muchs gracias por pasar por mi blog. aquí tienes una seguidora más-


    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, muchas gracias por pasarte. Es que creo que cada uno debe hacer lo que siente y el hecho de no ir al cementerio no nos hace peores, creo que hay que recordar a las personas siempre, eso es lo que queda. Un besín.

      Eliminar
  8. Que entrada más emotiva!! A mi tampoco me gusta ir al cementerio, lo paso muy mal. Perdí a mi abuela hace poco más de un año y me cuesta mucho ir, pensar que está ahí...ufff, prefiero pensar en ella, acordarme de ella e incluso hablarle, así la siento más cerca que yendo al cementerio. Cuanta razón tienes al decir que tenemos que aprovechar el momento con los nuestros, que la vida es corta, yo les digo cuanto les quiero y la suerte que tengo de tenerles!! Un beso enorme!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!!!!! Lo importante es sentirlos, yo no puedo ir al sitio donde están, soy incapaz pero me acuerdo cada día y eso es lo que cuenta. Un besín y haces muy bien en decirles cuanto les quieres.

      Eliminar
  9. Leí tu comentario en el blog de Balamoda y me dio curiosidad por entrar en tu blog.
    Preciosas tus palabras, me has hecho llorar... Yo, desgraciadamente he perdido a 3 de las personas más importantes de mi vida en los últimos años, a mis 3 tías, hermanas de mi madre y no hay ni un sólo día que no me acuerde de ellas y de las cosas tan bonitas y todo el amor que dieron a nuestra familia. A mí ir al cementerio no me disgusta porque desde que tengo uso de razón mi madre me llevaba todos los domingos a ponerle flores a sus padres, por eso es un sitio familiar y común para mí. Pero está claro, que por ir únicamente ese día no vas a querer más a esos familiares que ya no están. Cada uno muestra su amor de la manera que le nazca...
    Un besazo

    Lolalolailo Blog

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras!!!!!! Lamento mucho tus pérdidas, y entiendo que vayas al cementerio, lo que no comprendo es la gente que hace las cosas solo por aparentar ante los demás, a mí los míos me duelen y supongo que a cada uno los suyos, y lo importante es recordarlos siempre, lo que queda es el recuerdo que nos dejaron. Un besito.

      Eliminar
  10. Sin palabras..... yo tampoco puedo ir al cementerio.
    Un beso

    ResponderEliminar