sábado, 26 de enero de 2013

Cosas que me hacen sentir bien en invierno.



Hola!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!¿Cómo estáis? Espero de todo corazón que estéis muy bien, que las que están estudiando aprueben y los demás que vayamos tirando, que tal como están las cosas no es poco.
Hoy me apetece hablar un poco de las cosas que me gustan. Ya sabéis que de vez en cuando me gusta contaros lo que me gusta hacer en ciertas épocas. En otoño me gustan unas cosas, en invierno otras, en primavera otras y por supuesto en verano me gusta hacer de todo.
Hoy os hablaré un poco de esos pequeños detalles que me ayudan a ser feliz, especialmente en invierno, ahora que el otoño está relegado al olvido y las navidades ya nos han dejado.
Las cositas que os diré son cosas que no cuestan dinero o cuestan muy poco, para seguir un poco con la temática del blog, que trata más que nada de ideas económicas.
 Lo primero es aclarar que me gusta el invierno, pero a veces llega a hacerse un poco largo, es demasiado tiempo de lluvia, mal tiempo y frío, así que intento sacarle todo el partido posible.
Ahora que mis hijos son mayores la prioridad son los estudios, y si hay que quedarse en casa para estudiar, se queda y yo me solidarizo y me quedo también, pero incluso en esos días intento hacer algo especial.
A media tarde hacemos una parada y tomamos algo un poco extra, un bizcocho rico, un chocolate o unos frixuelos(creps) rellenos de nata o crema.
Estos días de invierno es importante buscar pequeñas cosas que nos alejen de la monotonía, de días cortos y con poca luz.
Me encanta el crepúsculo, justo el instante en que el cielo es naranja  y la oscuridad envuelve lo que hay alrededor.
 Un día a la semana mis hijos comen en el instituto porque se quedan a una actividad que les gusta mucho, así que llegan a casa a media tarde. Cómo ese día no hemos comido juntos siempre les espero con alguna merienda especial, y siempre es sorpresa, no les digo de qué se trata. A veces les hago buñuelos de calabaza, que están buenísimos. Saqué la receta del blog de Patricia Fernández, compartiendo mi moda, por si queréis intentarlo, merece la pena. Mis hijos odiaban la calabaza hasta que probaron esta receta, y cuando están hechos los rebozamos en azúcar y canela. Otras veces les hago bizcocho de calabaza con pepitas de chocolate. La receta la saqué del mismo blog pero ella hacía magdalenas. Yo a veces hago magdalenas pero me gusta más el bizcocho. Otras veces hago cup cakes, o cookies  (no acaban de quedarme del todo bien, la verdad) o incluso un pincheo salado. Según como esté el día, si llueve y hace frío puedo hacer chocolate con churros o si hace sol un pincheo también apetece, luego cenan ligero y arreglado. Y otras veces aso castañas. Cuando llegan siempre dicen que la escalera huele a las cosas ricas que les preparo, les encanta volver a casa sabiendo que algo bueno y rico les espera. Ya sé que esto puede parecer una tontería, ni que fueran mis hijos los únicos que un día comen fuera, pero me gusta estar con ellos cuando vuelven y charlar con una merienda un poco especial. Y además no es un gasto excesivo porque suelo usar lo que tengo en casa, lo único un poco distinto es la calabaza pero siempre la compro abundante y  la guardo en el congelador para usar cuando me apetezca.





Me encanta encontrar lugares secretos y recónditos.
            

 Otra cosa que me gusta hacer en invierno y que me ayuda a alejar la monotonía es caminar por mi ciudad buscando sitios recónditos a los que no vamos en verano, lugares que me recuerden que vivo en un sitio que aún está por descubrir. Siempre descubrimos algo nuevo.
Y otra cosa muy de invierno es ir a los sitios cuando ya ha anochecido para tener otra perspectiva. En este caso en vez de lugares desconocidos me  refiero a sitios a los que normalmente iría en verano por la tarde, en invierno también voy de tarde pero todo se ve oscuro y diferente. Si ha llovido antes me gusta el brillo del suelo, me recuerda a una de las pelis que os comenté hace tiempo, El Sur, pero si no ha llovido me gusta también. No es algo que haga siempre, solo alguna vez, y generalmente acabamos merendando algo en una confitería, rodeados de olor a anís y café. Un sitio de esos es Candás, un pueblecito marinero encantador.
 Este lugar de noche tiene otro encanto, y ya lo dice el dicho;“La Fuente de Santarúa fai a la xente aguda”
Candás en invierno tiene tanto encanto que no puedo dejar de poner fotos.


También aprovecho el invierno para ir a algún partido, aunque poquitos, solo cuando son gratis, muy baratos o algo especial. Hace algo de tiempo fui a un partido de Rugby que era gratuito y me encantó, fue un domingo por la mañana y fue una forma estupenda de acabar el fin de semana. Y alguno de fútbol cae de vez en cuando.
El rugby es mucho más entretenido de lo que parece.
  Si hablamos de cosas que me hacen sentir bien y feliz no puedo dejar de nombrar las colonias o perfumes. Me gustan siempre, en invierno o verano, pero en invierno me gusta, antes de llenar la bañera coger 4 o 5 colonias, unas tipo perfume y otras frescas y llevarlas al baño, sin saber cual voy a usar. Luego, cuando salgo de la bañera y me envuelvo en una toalla que dejo encima del radiador y que está caliente, sobre la marcha, elijo una. Eso lo hago si voy a quedar en casa, si salgo ya suelo usar el bodymilk y el desodorante de la misma gama y uso un perfume un poquito más bueno, pero para estar en casa me gusta mucho ir al baño cargada de colonias sencillitas y sin saber cual voy a usar.
Colonias sencillas pero que hacen la vida más agradable.
 Uno de los placeres de la vida es la lectura, así que me gusta mucho tener más de un libro esperándome. Me encanta coger los que aún tengo por leer, llevármelos a la cama y mirar y remirar hasta que elijo por cual empezar, y me da penita que se vayan acabando.
Aún no sé por cual empezar, aunque los de Ágatha ya los he leído.
  Por supuesto, me encanta aprovechar los días especiales del invierno. Ahora que hemos dejado atrás las navidades me centro en el Carnaval. Cuando mis hijos eran peques dedicábamos tiempo a buscar un disfraz a su gusto, ahora suelen decidirse antes pero aún así invertimos tiempo e ilusión en prepararlos. Y esos días intento disfrutarlos a tope, voy a los desfiles de mi ciudad, salimos a empaparnos del ambiente alegre y festivo y siempre hacemos algo especial. Ese viernes la cena siempre es menú de Antroxu, que es como llamamos aquí al carnaval, y se suele comer picadillo, torrijas, frixuelos(creps) y un potaje que yo hago al día siguiente porque es muy fuerte para cenar. Uno de los días del puente de carnaval cogemos el coche por la mañana y vamos por los alrededores para respirar aire puro. Algún año había nieve, así que pudimos disfrutar de la nieve y el carnaval el mismo día. Otras veces simplemente caminamos por el monte o por alguna playa con el mar rugiendo y la bruma llenando nuestros pulmones. Y uno de esos días vamos a una cafetería a la que yo iba de pequeña a merendar chocolate con churros, en ningún sitio saben como allí. Aunque ahora hay unas chocolaterías nuevas en las que nos gusta perdernos de vez en cuando. Y para que fuera del todo especial en lugar de merienda nos gusta desayunar, el olor a café cuando aún es muy temprano me recuerda a mi infancia y a algún viaje de invierno, escapadas que nunca olvidaré.
El Carnaval es alegría, ayuda a focalizar los problemas tan grandes de la sociedad.

Para ir acabando y no ser pesada, os diré que también me gusta el invierno para hacer esas cosas que nunca se hacen en verano, por ejemplo ordenar colecciones. Creo que ya he hablado de ellas. Yo tengo colección de postales normales, de las que compramos cuando vamos de viaje y tengo además una colección de postal free, esas postales que dan gratis en el cine y en algunos centros comerciales. Esas me gustan porque cuando pasan los años tienen su valor, sobre todo sentimental, las hay de estrenos de películas, espectáculos o productos ya desaparecidos. Yo  a veces tengo un cúmulo y las ordeno en días de invierno.
El álbum grande es de postales de viajes y el pequeño de postal free. Lo abrí por una página de hace muchísimo.
 
Y lo mejor del invierno es aprovechar todas las cosas gratuitas porque son ocasiones únicas y además en verano a mí me da pena encerrarme, el invierno es el momento ideal para ir a museos, exposiciones o espectáculos interesantes. En Gijón tenemos el museo Piñole es que muy interesante(mi madre conoció al pintor, que ilu…), y además es gratis. También tenemos el museo Jovellanos, gratuito también y las termas romanas, gratuitas los domingos. El museo del ferrocarril también es gratuito los domingos, y la torre del reloj, edificio del siglo XXVI que llegó a ser cárcel y que de nuevo es gratuito. Podía seguir diciendo museos sin parar, pero  no quiero aburrir. Estas navidades, el jardín botánico puso un belén monumental precioso, la entrada era gratuita y mereció la pena. No cerraban al mediodía y nosotros hicimos un picnic en una zona habilitada. Esas oportunidades hay que aprovecharlas. Y los conciertos gratuitos, que siempre se anuncian y los hay repartidos por toda la ciudad son una buena ocasión para disfrutar de música. Incluso en algunos locales hay música en directo y solo se gasta lo que cuesta la consumición.
 Me encantan los bosques con olor a musgo y llenos de misterio. Me gustan para un domingo por la tarde.

  Para cerrar este capítulo de mis gustos, os diré que me encanta ir al campo y ver como empieza a florecer todo, en febrero tenemos mimosa, una de mis flores favoritas, pero además florecen algunos árboles y las calas empiezan a asomar. Y la flor del trébol y las margaritas quieren salpicar los prados. Me encanta coger alguna flor  y meterla en un libro o diario. Y me encanta pasear por el bosque y que huela a frío y a musgo. Y al volver a casa un domingo por la tarde me gusta oír en la radio del coche los comentarios de los partidos, no por el partido en sí si no porque me recuerda a mi infancia, cuando oíamos eso de-¡Gol en las Gaunas! ¡Penalti en la Romareda! Y entre medias, el anuncio de Soberano. Esos sonidos me transportan a esos años en que el invierno eran madrugones para ir al cole y fines de semana deseando hacer mil cosas.

Me encanta la mimosa, huele tan bien...

Y claro, algo que me encanta es leer vuestros blogs. No tengo mucho tiempo, pero me gusta mucho leerlos, especialmente los que hablan de cosas variadas aunque el blog tenga una temática específica. Un blog de moda no puede solo describir el look, puede aportar ideas, de vez en cuando hablar de otra cosa como recetas o una experiencia personal, entonces sí que me gustan, los de cosmética igual, de vez en cuando pueden aportar looks, opiniones, en cambio si hablamos de un blog de cosas hechas por la persona pues que las explique o que ponga algo interesante porque me encanta ver cosas artesanales, soy fanática. Si un blog no es monótono y me enseña cosas interesantes, seguramente me gustará. Al menos, los que leo y comento me gustan, en todos aprendo algo nuevo cada día, ya sea una receta, sobre una crema, un champú o una película. Y me encantan los blogs personales, esos que hablan de la persona, que son una especie de diario. Me resultan gratificantes.
Bueno, podría seguir diciendo esas cosas que me encantan y llenan mi vida de pequeños momentos pero tendría para muchas entradas más o para una entrada interminable y no quiero ser pesada. Y a vosotras,¿Qué os ayuda a dejar de lado la monotonía? Seguro que os gusta perderos en algún sitio que huele de una forma especial o abrir una caja de recuerdos en los días de lluvia, o simplemente os gusta ver una peli en el sofá, con una mantita y un bol de palomitas. Muchos besinos y feliz fin de semana.
Os invito a una taza de chocolate, el mejor amigo para luchar contra el frío.

19 comentarios:

  1. Yo soy igual que tu, me quedo con lo bueno de cada época y que duda cabe de que aunque el invierno se hace largo y pesado, un bañito caliente, una pelicula en el sofa o un chocolate con churros... Son para disfrutarlas en invierno. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta ver que coincido con tanta gente. Muchas gracias por leerme, disfruta a tope el invierno y besinos.

      Eliminar
  2. Me gusta un montón como eres y las cosas que te gustan.Tenemos gustos similares.A veces cuando escribes me fijo en lo que cuentas sobre tus hijos y ...tantas cosas.Una entrada muy bonita Marigem.A mi también me gusta más el invierno.
    Un saludo.
    http://bloguntoquevintage.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, que cosas más bonitas me dices. La verdad es que mis hijos, para mí(como para casi todas las madres) son muy importantes, lo más importante en realidad, y aunque ya sean más mayores sigo teniendo la misma ilusión. Ahora no hacemos las mismas cosas que hacíamos cuando eran pequeños porque tienen que estudiar y quiero que salgan con amigos y que vivan experiencias fuera del "nido" pero intentamos estar juntos y disfrutar todo lo posible. Yo creo que con ganas podemos hacer que cada momento sea especial. Besinos.

      Eliminar
  3. Me encantas, porque eres una mujer llena de vida, disfrutas de todas las estaciones.
    Yo soy como un oso polar, que invierno hace un gran letargo.
    Besos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, me alegra que pienses eso. No te creas que yo a veces también soy un poco oso, estos días no ha dejado de llover y a veces apetece que llegue ya el buen tiempo pero hay que disfrutar de esos momentos en casa, todos juntos. La vida es muy breve, hay que saborearla. Un besito.

      Eliminar
  4. ese chocolate tiene una pinta buenísima!!!!!! Yo he aprovechado este sol tan bueno para hacer un picnic improvisado!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que envidia!!!!!!!!!!!!! Me encanta los picnics en invierno. Aquí no para de llover, el sábado hubo una pequeña tregua pero estamos en alerta y vamos a tener que ir por la calle en góndola, como en Venecia, así que a disfrutar de otra forma, el caso es pasarlo bien. Un besito y gracias por leerme.

      Eliminar
  5. Hola,

    como siempre, me encantan tus post.... yo últimamente tengo muy abandonado el blog (y también las manualidades....) por cuestión de estudios... Pero te sigo leyendo. Tengo ganas de descansar un poco, salir a pasear después de haber llovido, merendar en un campo.... pero ahora mismo toca estudiar estudiar estudiar.... jaja

    besos y felices días lluviosos (tienen su encanto, verdad?)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, me alegra que te guste el post. Es normal que tengas todo un poco abandonado, los estudios llevan mucho tiempo, pero lo importante es aprobar así que piensa en todo lo que harás cuando acabes de estudiar. Nosotros tampoco hacemos tantas cosas como antes por los estudios de mis hijos, pero hay que dedicarse a ello que al final compensa. Un besito.

      Eliminar
  6. Coincidimos en tantas cosas...!!! Me encantan los montes con olor a musgo...hay algo más mágico que eso?? Me he quedado alucinada cuando he visto que tu también tienes un album de postales...a mi me encanta el mío, le tengo muchísimo cariño...por que me hace recordar tan buenos momentos :)

    http://doitnaturalnow.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra ver lo mucho que coincidimos, especialmente en lo de las postales, de hecho tengo que empezar otro porque tengo postales que aún no he podido colocar. Un besín.

      Eliminar
  7. Mis hijos comian dos veces por semana en la escuela, antes, claro. Y yo disfrutaba esos dias, solo para mi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hacías bien, tenemos derecho a tener nuestro tiempo, de hecho yo aprovecho ese día, pero me gusta luego estar con ellos porque se les echa de menos. Un besín y ayer hice una paella caldosa de verduras, vi la de Manolo y me apeteció un montón.

      Eliminar
  8. Hola,

    A mi tb me gusta mucho encontrar rincones perdidos, y con el poco sentido de la orientación que tengo siempre acabo encontrando alguno.
    Antes del atardecer y el amanecer son dos de mis pelis favoritas. Siempre acompañado de un buen tazón de chocolate. ;)

    Un beso,
    Cristina♥
    http://blog-andcoffee.blogspot.com.es/



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejejeje, yo tampoco tengo sentido de la orientación, hace tiempo me perdí en un Carrefour, y te juro que es verdad. Y la peli...me encanta Ethan desde que lo descubrí en El club de los poetas muertos. Besinos.

      Eliminar
  9. Wow that was unusual. I just wrote an extremely long
    comment but after I clicked submit my comment didn't show up. Grrrr... well I'm not writing all that over
    again. Anyways, just wanted to say fantastic blog!
    Stop by my web site : http://ru.istoriamoldovei.md/mediawiki/index.php?title=An_Effective_Way_To_Stop_Smoking_Permanently

    ResponderEliminar
  10. Me ha encantado tu entrada como siempre!!! Haces que lo normal sea especial, y tu familia tiene una suerte enorme de tenerteen su vida! Y nosotros tus lectores tambien!!! Nos alegras el día! Un besazo www.laestrelladelola.blogspot.com

    ResponderEliminar
  11. Que bonitas las fotos de mi Candás, a mí también me gusta mucho el Piñole, era un gran pintor, que suerte para tu madre conocerle, todo un personaje. En fin, también me gusta mucho ver películas en invierno, bueno todo el año en realidad, y leer, ahora solo leo cosas del grado, pero también es gratificante, Shakespeare es mucho Shakespeare, ¿verdad?
    Un beso

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...