sábado, 17 de noviembre de 2012

Ideas para hacer las tardes caseras inolvidables

Estoy enganchada a The walking dead, y este dibujo me lo ha hecho mi hija. Tengo unas ganas del próximo capítulo...

Hola,¿cómo estáis? No sé que pasa, pero cada vez que escribo alguna entrada para el blog lo hago acompañada por la letanía de la lluvia, el rítmico golpear del agua en las ventanas y las miles de gotitas que se pelean por acaparar mis cristales son fieles compañeros de escritura de este blog.
Así que con tanta lluvia se me ha ocurrido que podía compartir con vosotras algunas de las cosas que yo hacía cuando mis hijos eran más pequeños y por alguna razón nos quedábamos en casa.
Lo primero que quiero decir es que no me gusta quedarme en casa con niños, ahora mis hijos son mayores y es diferente porque tienen que estudiar y a veces no hay más remedio, pero hasta que no están sobrecargados de estudios opino que tienen que salir y hacer ejercicio, tomar el aire y descubrir todas esas cosas que solo se descubren en la infancia, el mágico mundo del parque, las excursiones, las ferias de atracciones, aprender a patinar y montar en bici y todo eso que nos ha de acompañar para siempre. Pero a veces llueve demasiado o están reponiéndose de algún catarro, bueno, pues esos días podemos aprovechar para hacer cosas especiales, y entretener a nuestros hijos para que no todo sea tele y consola u ordenador.
Aunuqe no tenga que ver con tardes caseras, me encantan las viejas casas abandonadas, disparan mi imaginación.
 Cuando yo era pequeña y me quedaba en casa por algún motivo, me encantaba recibir visitas. Por un lado teníamos a unos amigos que vivían unas calles más arriba que nosotros, y en tardes frías y lluviosas venían a nuestra casa (a veces íbamos nosotros a la suya) para merendar chocolate con churros que hacía mi madre, y lo mejor era que ellos siempre traían alguna sorpresa, pasteles, unas tartaletas que hacía su abuela que estaban ríquisimas o bombones y después de merendar jugábamos a juegos de mesa o a disfrazarnos. Y otras veces venían mis abuelos, que vivían al lado, y nos traían siempre algo, un cuento, un tebeo, unas gominolas o algún pastelito que regalaba algún cromo o figurita chula. Y jugábamos a esconder cosas por la casa y al buscarlas mi abuelo decía aquello de frío- frío o caliente- caliente, y jugábamos también a las adivinanzas o a cantar. El caso era estar juntos y divertirnos. Pero ahora dejo mis historias sentimentales y os diré alguna cosita que he hecho yo para que mis hijos no me tiraran la casa abajo cuando eran pequeños.
Si nos quedábamos en casa por semana y el padre no estaba los entretenía yo sola, y una de las cosas que más nos gustaba era hacer manualidades. Y muchas veces, la manualidad se convertía en un regalo para el padre. Hablo de manualidades sencillas y con cosas que tengamos en casa, por ejemplo con cartón de alguna caja chula podemos hacer un marco de fotos, es muy fácil y los niños necesitarán poca ayuda. Luego ponemos una foto con el papi o de ellos solos y la dejamos debajo de la almohada. Lo mejor era que cuando acababan la manualidad se pasaban el rato preguntando cuanto faltaba para que llegara el padre, y no os imagináis lo que me he reído con sus ideas para que mi marido, al llegar a casa fuese a la almohada. ¡¡¡¡¡¡Tenían cada ocurrencia!!!! Pero si no os queréis complicar en lugar de hacer el marco podéis imprimir algún dibujo chulo de Internet y que lo coloreen y se lo dediquen, lo que a ellos les gusta es hacer algo para el papi, aunuqe sea algo muy sencillo. Y después de la manualidad, súpermerienda. En realidad aquí tampoco hace falta complicarse, el caso es presentarlo de forma diferente. Mis hijos estaban acostumbrados a merendar de bocata después de las extraescolares o en el parque, y claro, una merienda en plan mesa de té ya les parecía diferente. Solo usaba alguna taza especial y colocaba las cosas en platitos, aunque fueran galletas normales, aunque siempre me gustaba tener guardada alguna galleta especial o unos churros en el congelador, que siempre me salvan la situación. Y merendar en la mesa, con un mantel que no usaba normalmente y con la leche en una jarra en lugar de en la taza directamente, les gustaba.
Esta foto está sacada de Internet, pero hice el experimento y me quedó genial, es una buena idea.
 Otra cosina que yo hacía mucho de pequeña y que me encantaba era jugar con plastilina, así que con mis hijos intenté mantener la costumbre. Una idea es proponerles hacer algo concreto, por ejemplo, una granja. Podemos ir haciendo los animalitos, el huerto, que yo hacía poniendo sobre un rectángulo muy aplastado en morrón unas piecitas en verde, colocaditas en fila, y quedaban muy bien. Y con el paso del tiempo, al ser más mayores, hacíamos espantapájaros, un pozo, de todo. Si lo pintáis con cola blanca aguantan añísimos. Es algo que sirve para hacer muchas veces, es divertido y manchamos poco.
Y como idea más que vista pero que siempre resulta, os diré que podemos jugar con juegos de mesa. A mí me encantaba porque me he reído mucho con sus ocurrencias, sobretodo con los juegos de mímica. Recuerdo una vez en que estaba mi hermana con nosotros,  y ella tenía que representar por mímica la acción de lavarse, pues ella hizo como que se enjabonaba las piernas(como si no se lavase nada más,jejeje) y mis hijos, que eran muy pequeños, se miraron y dijeron a la vez,-Apilarse, eso es apilarse-. Querían decir depilarse, y contado aquí parece una bobada pero en el momento fue buenísimo porque relacionaron el hecho de ver a mi hermana haciendo algo raro en las piernas con la depilación. Vale, es una bobada pero oírlo de unos niños de tres y cuatro años tiene gracia. Los juegos de mesa sencillos son lo mejor, y si no abusamos siempre entretienen.
Otro dibujo cortesía de mi hija. Me encanta Spiderman, especialmente la saga protagonizada por Tobey.
 Para no aburriros os resumiré alguna idea más, ideas fáciles que a mí me han resultado. Por ejemplo, el cuaderno de campo. Cuando vayáis al parque, a un área recreativa o a cualquier sitio donde puedan disfrutar de la naturaleza, podemos animarles a que cojan hojas, piedras, cortezas, flores o lo que encontremos, y que lo guarden anotando fecha y lugar de recogida. Y los días de lluvia pueden preparar el cuaderno de campo pegando la hoja, flor o lo que sea, anotando la fecha y el lugar donde lo han cogido y podemos buscar con ellos en la enciclopedia o por Internet información sobre lo que han encontrado y scribirlo en el cuaderno, o imprimirlo y pegarlo debajo. Y a lo tonto, buscando, pegando y escribiendo, se pasa la tarde.
Cuando nos quedábamos en casa de fin de semana y estaba el padre tenían (y tienen) la costumbre de hacer con él rosquillas de anís. Conmigo a veces hacían y hacen bizcocho, cupcakes, buñuelos y alguna otra cosa, pero las rosquillas son del papi. Así que a eso de las cuatro de la tarde empezaban los preparativos, mezclar, amasar y competir a ver quien hacía la rosquilla más grande y al final las rosquillas se convertían en iniciales, en figuritas y en mil y un formas graciosas. Y luego tocaba freír,  limpiar y lo mejor, comer, con un buen café con leche y colacao para ellos. Y después hacíamos algo en familia, ver fotos de algún viaje o de algún momento especial, ver videos familiares de esos que tienen mil años y de los que ni te acuerdas mientras te llevas las manos a la cabeza al ver el modelito o los pelos que llevabas, o a veces me daba por ordenar mis colecciones de postales, sellos y mil tonterías de esas que no valen nada pero que guardamos como un tesoro. Y sin darnos cuenta, la verdad es que pasaba la tarde.
Me encantan los lugares llenos de hojas secas, no puedo evitar pisarlas y perderme en sus crujidos.
 En épocas especiales como Navidad las manualidades solían ser enfocadas a esas fechas, por ejemplo envolvíamos cajitas de cerillas con papel chulo para simular regalos y meterlos en los calcetines que colgaba bajo la ventana, o pintábamos figuitas para ponerlas por casa, o pintábamos unos vasos de yogurt de cristal que traían motivos navideños, los pintábamos preciosos y metíamos dentro velitas. Si en lugar de pintarlo los forramos con trocitos de celofán de colores y metemos dentro la velita haremos nuestra lámpara Tifanny´s. Y volviendo a la Navidad podemos hacer con dos pompones de lana blanca un muñeco de nieve, nosotros los hacíamos conun sombreto de cartulina, al igual que una nariz imitando una zanahoria, y botones, y la bufanda era una tirita cualquiera de tela. Y mi actividad prenavideña preferida, preparar las postales de Navidad para enviar a la familia. Yo me niego a enviarlas por email, eso lo dejo para gente que conozco menos o que vive muy lejos,pero para abuelos, tíos y primos cae postal casera, con foto navideña, mensaje y a veces de regalo un calendario de bolsillo. Y una idea que yo no he hecho pero que veo mucho por Internet y me encanta es hacer un calendario de adviento, y en cada día meter un detallito, un cromo, una chuche o un globo. Podemos colgarlos con pinzas de colores en una cuerda en la habitación, me ha encantado la idea y si puedo la copiaré, por Internet hay muchos tutoriales.
Y para terminar las ideas os diré algo que hacía yo y que mis hijos también hacían, deleitarnos a todos con una función o un concierto. Cuando eran muy peques se disfrazaban con lo que tuvieran por casa, aunque previamente preparaban un guión y ensayaban bien escondidos. Y cuando la obra era representada yo a veces los grababa con la cámara o aunque fuera con el móvil, y  a ellos les hacía mucha gracia verse. Ahora de vez en cuando nos cantan y tocan algún instrumento, pero ya más en serio. Y aunque parezca una tontería, mientras idean la obra, ensayan, se preparan y la hacen, pasan la tarde y cuando crezcan sus recuerdos de pasar la tarde en casa no serán recuerdos de días largos y tediosos, sino de días especiales, llenos de ideas y diversión.
Otras veces, la verdad es que se entretenían ellos solos porque a lo mejor tenían una idea de lo que querían hacer, o porque descubrían algún juguete que tenían olvidado, pero debo confesar que todas las tardes que pasamos en casa, que no fueron demasiadas pero sí unas cuantas, todas me traen recuerdos muy buenos, tardes llenas de risas y de ocurrencias. Y tardes de imaginación, haciendo manualidades, papiroflexia, viendo videos, pegando hojas y pintando con purpurina, tardes de alegría en las que quedarse en casa no era un "rollo".
Este es el modelo que me envió Silvia. Muchas gracias, huele genial y estoy muy contenta.
 Bueno, antes de irme y para no aburrir quería dar las gracias a Silvia Haro Simarro, del blog http://nomemancheselsuelo.blogspot.com.es/, porque tuve la suerte de ser la ganadora de su sorteo y me tocó un ambientador que es una maravilla. Lo primero es recomendaros el blog de Cristina, especialmente si os gusta la decoración, es muy bonito. Y respecto al ambientador, estoy encantada. Después de mil discusiones elegimos olor a vainilla, y la verdad es que la casa entera huele a vainilla. El ambientador es líquido y tiene unas varillas dentro del líquido a las que de vez en cuando les damos la vuelta y el aroma se expande por todas partes. Me encanta, aunque yo no quería ese olor, pero al permitir votar, perdí y tengo que aguantarme. Yo quería lavanda o canela pero estoy más que encantada con el resultado.
 Bueno chicas, os recuerdo que haciendo click en las fotos las podéis ampliar para verlas mejor. Y ahora ya no os entretengo más, solo quería compartir con vosotras algunos recuerdos, y si de paso sirven de inspiración, mejor. Y vosotras,¿cómo entretenéis a los peques en casa? Aunque los míos sean mayores puedo usar las ideas para mis sobrinos. Muchas gracias por leerme y a disfrutar del finde, que aunque llueva hay tantas cosas buenas que merece la pena, hoy es un día único e irrepetible y en la calle todo huele muy bien, el suelo brilla y las luces tienen otro color. Además, la Navidad está a la vuelta de la esquina y tiene que empezar a notarse, y ojalá sea pronto porque con estos problemas capto cierta tristeza en el ambiente, y hay que desterrarla, la Navidad es una época mágica para los niños y no podemos permitir que se les empañe, en sus recuerdos tienen que ser días mágicos, aunque los problemas a veces amenacen con desbordarnos. Si somos positivos, si le ponemos ganas, mañana todo irá mejor. Un besito y abrazos para todas.

20 comentarios:

  1. Yo también pienso que hay que salir de casa... Aunque cuando hace malo en casa se está muy bien, a mi también me gusta hacer manualidaddes pero ahora internet me lleva mucho tiempo. Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta ver lo "manualidadosos" que somos todos. Un besito y es verdad que Internet quita mucho tiempo.

      Eliminar
  2. qué bonito todo lo que cuentas!!yo tengo dos hijas una de 12 y otra de 2 y tardes como esta tan lluviosa la pequeña se entretiene sola con sus juguetes,yo me he dedicado a pintar en color marfil una vieja lampara de mesilla que tenía y la mayor se ha puesto a leer.A veces es bueno estar juntas pero en mi casa somos muy "individualistas" me ha dado envidia sana al leer tus tardes tan entrañables.
    Un fuerte abrazo desde:
    http://bloguntoquevintage.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola guapa. Es lógico que tus hijas hagan cosas separadas porque se llevan muchos años, los míos se llevan un año y claro, han crecido a la vez y encima tienen los mismos gustos a pesar de ser chica y chico, aunque a veces si que jugaban separados, ella con sus muñecas y él con sus pistas de coches, pero al final, no sé como lo hacían que acababan jugando juntos, las muñecas iban a ver carreras, jejeje. Yo les he fomentado el ser individualistas y que tengan sus propios gustos, pero al parecer son de estar juntos, ahora son muy grandes y siguen estando mucho juntos, son casi como gemelos. Me alegra que me leas, yo te leo siempre, un besito.

      Eliminar
  3. madre mía cuantas ideas que nos das!!! La verdad es que yo también pienso que los niños tienen que salir al parque y a correr un rato, pero los días de lluvia y las tardes más frías de invierno apetece quedarse en casa... nosotros con mi sobri de 4 años también hacemos muchas manualidades... y la verdad es que le encantan!!!
    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y cuando sea mayor, ya verás que buenos recuerdos te quedan porque mientras ocurre no lo valoras igual, pero con el paso del tiempo son recuerdos entrañables, yo ahora recuerdo esas cosas y me encanta. Un besito y te leo siempre, aunque comento solo a veces.

      Eliminar
  4. Hola Marigem, me ha encantado esta entrada, yo no tengo hijos, y al paso que voy me parece a mí que...Pero bueno, dejémonos de monsergas. A mí me encanta pasar la tarde en casa viendo alguna peli guapa, o leyendo algún libro, mientras la lluvia golpea los cristales de mi ventana. También me gusta mirar viejas fotografías, sobre todo si salen los abuelos, y los bisabuelos que ya no están, me gusta recordar los viejos momentos vividos con ellos. Ahora tengo poco tiempo por aquello del estudio, pero de vez en cuando siempre hay tiempo para todas estas cosas, ¿verdad?.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!!!!! Lo primero decirte que lo de los hijos nunca se sabe, mi abuela y las tías de mi madre fueron mamás después de los cuarenta, y en unos años en que a los 20 ya eras solterona,jejeje, y sus hijos sanos como corales y los disfrutaron un montón, así que nunca se sabe. De lo de quedarme en casa viendo fotos me encanta, de los bisabuelos si las miro pero de mis abuelos, que ya no están, me pasa una cosa rara, las viejas, en las que salen jóvenes las miro sin problemas pero las últimas, en las que están con mis hijos o que están como los recuerdo no soy capaz, ni fotos ni videos, me da una pena que no soy capaz. Creía que con el tiempo se pasaría pero va para siete años y no puedo. Venga, dejo mis penas y feliz domingo. Para cuanto da una tarde casera. Un besito.

      Eliminar
  5. ¿Sabes que a mi me pasa lo mismo?, las fotos que más me gusta ver son las de cuando eran jóvenes, las otras como que me da más pena. Todavía tengo a mi abuela materna por aquí dando guerra, acaba de cumplir 90, así que la trato como a una reína, a ver si hay suerte y llega a los cien.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá llegue a los cien y más, los míos duraron mucho, ya te decía que mi abuela fue madre después de los cuarenta, así que murió casi centenaria, y aunque es ley de vida...da mucha pena. Cuídala mucho, a mi se me fueron a la vez, con 4 meses de diferencia. Besinos.

      Eliminar
  6. Me pasa en parte como a ti. Aquí también anoche llovía y tronaba.

    Y muchas felicidades por haber ganado dicho sorteo.
    Ha sido una entrada muy positiva.

    Besitos
    Yolanda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, la verdad es que lo del sorteo me hizo mucha ilusión porque nunca me toca nada. Y me alegra que te haya parecido una entrada positiva, ese es en realidad mi mayor objetivo, animar un poco. Un besito.

      Eliminar
  7. Bueno, mis hijos ya son mayores y están fuera de casa, pero supongo que también mola para las que estamos solas con el perro, y algo habrá que hacer para "salir del apuro" en los días tediosos de lluvia.

    Besicos y gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, el caso es disfrutar, un perrito es una compañía ideal. Besos para ti.

      Eliminar
  8. Ay, como te agradezco los consejos. A veces te quedas sin ideas aunque lo de las manualidades y los postres son dos recursos muy socorridos.
    Definitivamente prefiero salir al parque, de paseo, de compras.. A dónde sea, pero si no queda más remedio hay que procurar que los niños se lo pasen pipa. Lo último que he hecho con mi peque ha sido pintar una figura de escayola y ¡le encantó! Lo mejor fue la parte final... Había purpurina rosa por todas partes ja,ja,ja.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Tienes una cosita en mi blog... pasa a recogerla!!! Un besito

    ResponderEliminar
  10. Me encanta. La verdad es que algunas familias nunca hacen estas cosas no sé si por pereza o por falta de iniciativa pero se pierden mucho, que no todo es ver la tele! Yo aun hago meriendas y tardes de juegos de mesa con mis amig@s y ya las menos veces en casa con mi familia.
    Bsitoss

    ResponderEliminar
  11. Eres una madraza. La plastilina y yo no somos buenas amigas, ellos me la dejan pegada por todas partes y la odio.

    ResponderEliminar
  12. Hola guapisima!!! A mi tambien me encanta la Navidad es el mejor momento del año para compartir con la familia, se pasan momentos increibles.
    Con respecto a tu pregunta de donde conseguir la bb cream de loreal, se que las venden en bodybell, (por lo menos en el de mi ciudad), en supermercados como carrefour las he visto, en el corte ingles tambien hay, ahora mismo no se me ocurren mas, pero l´oreal suele estar por muchos lados.
    Espero haberte ayudado!

    Muchos besitos!!
    http://algomasquemaquillaje.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar