domingo, 21 de octubre de 2012

Estoy probando un producto




Me encantas las cuevas donde esperas ver un hada a la vuelta de la esquina.
Hola!!!!!!!!!!!!¿Qué tal el otoño y el finde? La verdad es que la lluvia nos ha dado una tregua y es maravilloso pasear estos días. Las ciudades se ven limpias y en el campo todo huele genial. Yo estoy muy contenta porque he cogido castañas y ya nos hemos pegado un atracón, y he cogido manzanilla, he visto setas y mariposas y espero ir pronto a por higos porque estaban muy verdes. Y vosotros, ¿qué habéis hecho? Espero que lo hayáis disfrutado a tope, que la vida es maravillosa aunque los problemas nos aprieten.
Y ya para no cansar a nadie con mis melancolías os hablaré de este post. Hoy voy a hacer una entrada diferente, porque no voy a hablar de reflexiones ni ideas de regalos, hoy os hablaré de un producto que estoy probando. Hace tiempo me apunté a Trnd, una empresa o más bien una página de marketing participativo, es decir, que buscan personas para que prueben productos y hacer así un estudio de mercado. La participación es gratuita y muchas veces muy interesante. Con ellos ya he probado algunas cosas, aunque es bastante difícil que te elijan porque siempre hay un montón de candidatos. Hace tiempo probé unos productos de Panini que estaban muy ricos, y ahora estoy probando un Complejo Alisador de arrugas de Olay. Me animé a presentar mi candidatura para este producto porque es una marca que para mi gusto es buena, garantiza resultados y el precio es relativamente asequible. Así que me puse muy contenta cuando supe que me habían seleccionado.
Para empezar os diré que he recibido un bote del complejo alisador de 50 ml para mí y 12 muestras para repartir de 7 ml, más unas tarjetas de investigación que repartí para que las que la tengan rellenen unos cuestionarios. Y hecho todo esto empecé a usar la crema para poder escribir una entrada con una opinión formada. 
Así que aclarado esto y diciendo que llevo usándolo unos 15 días os contaré mi experiencia con este producto. Y para empezar os diré lo que nos indica la guía del proyecto, lo que os cuenta ahora son las características de este complejo alisador.

- El Complejo alisador es la primera crema con tratamiento antiedad+efecto flash.
- Mejora instantáneamente las arrugas, reduciéndolas gracias a sus rellenadotes ópticos en solo 10 minutos.
- Hidrata la piel de forma intensiva, suavizando las arrugas y mejorando el aspecto general en 14 días.
Con agentes reparadores, revitalizadores e hidratantes, como vitamina B3, Provitamina B5, Vitamina E, Alantoína, extracto de té verde o glicerina.
Precio recomendado;34,50€, pero ya os digo que es recomendado, luego depende del vendedor.

Y después de relatar lo que nos indican, yo os doy mi opinión.

-         El primer punto es real, es la primera crema que yo conozco con efecto antiedad y flash, yo conocía unas u otras, pero claro, tampoco puedo asegurarlo.
-         - El segundo punto no puedo precisarlo pues yo no tengo un exceso de arrugas, la verdad es que de mi piel es de las pocas cosas de las que no me quejo, pero sí que es cierto que este complejo me deja muy buen aspecto, me queda la cara como resplandeciente. Cuando me la pongo bajo el maquillaje me gusta mucho como me queda, sí que hace efecto flash.
-         El tercer punto es fácil de responder, para mí si hidrata de forma intensiva, esto es cierto, aunque la mejora en 14 días no sabría precisar, pero si que me noto la piel muy bien.
-         Y lo de los agentes reparadores supongo que los tendrá, no la he analizado, jejeje. Debo decir que en general me gusta, hidrata, prepara la piel para el maquillaje, huele bien, tiene el punto justo de untuosidad porque no es pringosa pero no deja sensación de sequedad, se absorbe bien porque yo tengo problema con algunas cremas, que no me absorben y me queda en el cuello el reguerón que parece que no me he lavado. Y respecto al precio, no sabría qué decir. Es algo cara, pero el resultado es bueno. He preguntado a algunas de las personas que están usando la muestra y la mayoría dicen que sí que se la comprarían porque una crema de gama media es lo que cuesta.

Para ir terminando, me gustaría saber un poco vuestra opinión en cosmética, ya que es un tema que no toco demasiado, y además ya sabéis que uso todo lo más natural posible. Pero para ir conociéndonos os pregunto;¿cuánto estarías dispuestas a pagar por una buena crema? ¿Tenéis alguna preferencia? ¿Qué opináis de la marca Olay?
Bueno, pues después de esta pequeña entrada me despido, esperando vuestras opiniones y deseando que disfrutéis mucho de lo que queda de fin de semana y muy feliz inicio de una nueva semana llena de sueños e ilusiones. Besos y suerte para todos.
Me gustan los pantanos inmensos que me hacen senir chiquitita pero llena de vida.

miércoles, 17 de octubre de 2012

Cosas que me hacen sentir bien.



Me gusta ver que tras los espinos siempre hay algo bonito.

 Hola a todos!!!!!!!!!!!!!!!!!!!Me alegra mucho veros por aquí y espero que sigáis viniendo. Hoy quería hablaros otro poquito sobre mí, en realidad no es nada importante, solo me apetecía contaros alguna de esas pequeñas cosas que tanto me gustan y que me ayudan a ser feliz.

Este blog lo creé básicamente para dar ideas de ahorro y para que todos podamos vivir dignamente con la que está cayendo, así que claro, las cosas que os quiero contar son cosinas en esa línea, nada caro y sofisticado, que también me gusta, jejeje. No, hoy os diré esas pequeñas cosas que hacen que el día sea diferente, ese broche de oro para un día perfecto o esas cosas que me hacen ver el sol a través de la niebla.

Una de las cosas que más me gustan es bañarme, pero Bañarme con mayúsculas, no lo que hago casi siempre a mil por hora en la ducha. De vez en cuando, sobre todo en invierno porque en verano llego con arena de la playa y con calor y no apetece tanto, pero en invierno, algún fin de semana me encanta bañarme. Pero esos baños me gustan a mí  manera. Lo primero es tener tiempo, no quiero estar pensando que tengo que salir, hacer la cena o tender la ropa. Lo hago cuando sé que tengo bastante tiempo, y me encanta llenar la bañera de agua hirviendo y añadir sales que sean buenas. Cuando puedo y voy a Galicia, compro unas sales en la Toja que son geniales, y también compro gel, champú, body milk y cosas que son mucho mejores que las que venden aquí de esa marca. Pues ese gel y las sales las dejo para momentos relax. Y con la bañera llena de espuma enciendo alguna vela aromática, una o a lo sumo dos, más no, o un palito de incienso, y me llevo una infusión a la bañera. Con eso ya no necesito más, a veces pongo música pero si llueve dejo que sea el rítmico repiqueteo de la lluvia en los cristales quien ponga banda sonora a mi momento.
Os pongo mi infusión, una esponja y una velita muy mona en forma de mandarina, para que me recuerde mis baños.
 Otra de las cosas que me gustan, y que me hacen feliz es salir a caminar después de la lluvia. Creo que ya os he hablado de la lluvia muchas veces, pero no me canso. Cuando llueve, alguna tarde de otoño o de invierno, me gusta salir a pasear.

 A veces me gusta hacerlo por la ciudad para ver las luces reflejadas en los charcos y otras veces prefiero ir por el monte cuando todo huele a musgo. Y si algo me gusta de esas tardes, sobre todo cuando la lluvia ya ha cesado, es ver las gotitas de agua en alguna flor, esas gotitas tan chiquititas pero que nos dicen tantas cosas. Salir de casa después de la lluvia y sentir que la vida sigue y está llena de matices es algo que me encanta.
                                                    A veces desearía embotellar los recuerdos para volver a vivirlos cuando quisiera, y siempre siempre sacaría una flor pintada de lluvia.
 Y para continuar con esos pequeños placeres que nada cuestan y que tanto dan, os diré que soy una persona muy de olores, los olores me transforman, me transportan y me cuentan historias, así que podría estar hablando de olores todo el día, pero solo os diré alguno que me hace ver las cosas de otra forma. Uno que me encanta es el olor a hierba recién cortada, es un olor que me persigue desde la infancia. 

Me encanta ir al campo en la época de siega y respirar profundamente, pocos olores hay tan embriagadores. Pero no necesito desplazarme ni esperar para disfrutarlo. Muchas veces, cuando salgo de casa muy temprano, casi sin que haya amanecido y la bruma del alba aún no se ha disuelto, siento el olor a hierba recién cortada porque ya están segando en el parque que hay frente a mi portal, y esos días, al respirar profundamente sé que todo va a salir bien. 

Cuando era pequeña vivía también junto a un parque y recuerdo aquellas mañanas en que mi madre nos llevaba corriendo al cole, al cruzar el parque a veces olía a hierba recién cortada y nos hacía ver la mañana de otro color, nos apetecía ir a clase y hacer muchas cosas. Así que ahora, cuando huelo a hierba recién cortada presagio siempre cosas buenas.
En otoño los rollos de hierba me recuerdan uno de mis olores favoritos.
 Otra cosa que me encanta es contemplar el mar cuando está embravecido. Es curioso porque me encanta el mar en verano, claro que si, pero el mar rugiendo y de ese extraño color que no sabría definir, una mezcla de azules y grises que pocos pintores sabrían captar me hace pensar y dar gracias por estar viva y estar rodeada de gente que me quiere.
Me encanta este mar y este cielo, dicen tantas cosas...
 Me encanta ir a la playa en invierno, no sé que tiene, y ya os digo que es curioso porque por el verano me encanta ir a la playa con sol y bañarme y volver a tomar el sol, y otra vez más agua y más sol, pero en invierno me cambia el chip y disfruto paseando con los míos por una playa desierta, y me gusta que el rugido del mar nos envuelva, y me encanta el olor, tan distinto del verano, que huele a crema solar, cervecita y bocatas, ahora huele a sal, a frío y a algas. 
Qué diferente a los días de verano, con su murmullo y su amalgama de olores.
 Otro de mis pequeños placeres es echar un poco de colonia fresca en la almohada antes de dormir. Ya lo sé, puede parecer una bobada, pero es algo que me relaja un montón. No necesito un súperperfume ni una colonia maravillosa, con echar unas gotitas de colonia de bebé o una colonia fresca rica, de lavanda o de limón, me sirve. Eso, una rica infusión y un buen libro me ayudan a dormir en un momento.

Una de mis características es que me encantan las sorpresas, no me gusta la rutina aunque la considero casi imprescindible, pero me encanta sorprenderme y disfruto mucho con cualquier sorpresa. A veces, cuando cojo un abrigo que llevo meses sin poner, si encuentro un euro me llevo tal alegría que cualquiera diría que he encontrado un millón de euros. Y cuando eso sucede, suelo ir a echar una primitiva o comprar un cupón, ya que ha aparecido por sorpresa me gusta jugarlo. Y de vez en cuando, haciendo limpieza en algún bolso o chaqueta me hace mucha ilusión encontrar alguna entrada vieja de cine o de algún musical, parece tonto, lo sé, pero cuando lo encuentro y recuerdo la ocasión me encanta, como decimos en Asturias me presta un montón.

Y también me encanta encontrar en la calle monedas de un céntimo o dos, siempre las guardo aparte porque dan suerte. Quisiera llegar a juntar muchas, al menos un euro para echar una primi, pero hasta que no llegue no lo haré, no quiero poner dinero que no haya sido encontrado para que la suerte sea total. Y no os creáis que soy supersticiosa, para nada, pero sí me gustan estas tonterías de monedas de la suerte.

Una de las cosas que me hace sentir bien es sorprender a los míos, especialmente a mis hijos. No se trata de hacer a nuestros hijos unos caprichosos, pero de vez en cuando una sorpresita hace ilusión, y si voy a algún sitio y veo algo que sé que les puede gustar y es asequible, por ejemplo un frasquito pequeño de colonia, un CD de un grupo que les guste y que no sea última moda, que sea baratito, o unos pendientes chulos, o simplemente un bolígrafo guapo, me gusta cogerlo y dejárselo debajo de la almohada o encima de la mesa a la hora de comer, envuelto y aparente.
Me encantan las orillas de los ríos, y nunca se sabe quien puede andar por ahí.
 Otra cosa que me ayuda a terminar bien el día es hacer zapping y descubrir que ponen una peli que me gusta mucho y yo no lo sabía. A veces, creo que no hay nada que merezca la pena ver y ya pienso en poner algo que tenga yo a mi gusto cuando descubro que van a dar Titanic, Bajo el sol de la Toscana, El padrino o El talento de Mr Rippley, por decir alguna entre las miles que me gustan. Entonces me voy corriendo a la cocina, saco las palomitas de microondas que guardo para esas ocasiones y a disfrutar que la vida son dos días.

Son tantas las pequeñas cosas que me hacen sentir bien que podría estar horas, así que para ir acortando os diré que me encanta sentarme en el sofá los días de frío y lluvia y taparme con una mantita. A veces cojo unas que son de material polar y otras las que me hace mi madre de lana, con flores que son preciosas. Y para que sea perfecto, en esos días de mucho frío quiero que todos estemos en casa, y no solo mi familia directa, me gusta saber que mi hermana, mis cuñados, mis suegros y padres, mi tío, todos están en sus casas en los días de lluvia y frío. Y adoro salir a pasear, coger una flor y meterla entre las hojas de un libro, y luego, meses después, encontrarla allí, donde un día la dejé.

Y volviendo a los olores, me encanta asomarme a la ventana de la cocina de noche y respirar. A finales de mayo empieza a oler a verano, y me encanta ese olor, promesa de tiempos de relax y descanso, es maravilloso como huele, y lo largos que ya son los días. En cambio, en diciembre, cuando me asomo, me encanta que huela a Navidad, un olor a frío, humo y comida, un olor que me trae buenos recuerdos y que espero que me siga gustando durante mucho tiempo. Cuando estoy cansada, me asomo a la ventana y cualquiera de esos olores me hace sonreír.

Y ya para no aburriros más os diré que me gusta entrar en una iglesia y sentir el frío, el olor a incienso y la tenue luz entrando por las vidrieras, es algo que me gusta siempre que la iglesia sea antigua, me da igual que sea románica(mis preferidas), gótica o barroca, el caso es que cuente una historia, y también me encanta sentarme a la orilla de un río a leer en verano, entre sol y sombra, me encanta hacer picnics en otoño, con mantel de cuadros y sentados en el suelo, me encanta mirar fotos antiguas los días de lluvia y ordenar mis colecciones de postales, etiquetas y otras cosas también en invierno, cuando está frío. Cuando estoy un poco triste busco los diarios que escribía cuando era pequeña y sonrío al recordar lo trágico que era que una amiga no me hubiese elegido en el recreo en su equipo del escondite, o lo mucho que me emocionaba cuando algún niño me hablaba, o lo preocupada que estaba porque no sabía resolver un problema de mate, y ya si hablamos de la adolescencia…es entrañable leer los problemas que yo creía que tenía, qué inocencia. Y volviendo a mis pequeños placeres os confieso que me gusta mucho entrar en las cafeterías que huelen a café cuando aún es muy temprano, me gusta ir en el autobús rodeada de desconocidos e imaginarme a donde van, y me encanta que alguno de mis gatos se suba a mi regazo cuando estoy viendo la tele.
Que sensacón de paz entrar en una capilla chiquitita y recibir su tenue e irisada luz.
 Y ya como último detalle, y cambiando de tema aunque es algo que me ha gustado un montón, quería dar las gracias a los supermercados Lidl, y aprovecho para hacerlo aquí porque ellos también me sorprendieron. Un día de este verano me quedé con mi sobrina pequeñita y le compré las aceitunas rellenas de anchoas del Lidl porque la madre me dijo que le encantaban, y yo, para que se sintiese cómoda se las compré. Y no veáis que susto cuando entre las aceitunas entró una con hueso y la peque se me atragantó. Al final no pasó nada, excepto que a mí casi me da un infarto, pero ante el susto escribí a atención al cliente de estos supermercados explicando lo que pasaba. En seguida me respondieron, pidiéndome el número del lote y algún dato más, y yo, que precavidamente había guardado la lata, se los proporcioné. Al poco volvieron a contactar y me explicaron que habían revisado todo el proceso de elaboración y que iban a intentar que no volviese a suceder, aunque al ser todo mecánico es complicado, pero se disculparon y me enviaron 2 vales de descuento de 10 € cada uno que acabo de recibir. Yo no les escribí para que me enviaran nada, simplemente porque tenía un susto que ni os digo, pero he visto que han reaccionado y han dado la cara así que muchas gracias. A partir de ahora, siempre aplastaré las aceitunas sin hueso de cualquier niño con un tenedor, pero me gusta que hayan sido profesionales.
Siempre es más fácil el camino cuando te acompañan las flores y la primavera.
 Ahora si que me voy, deseando encontrar pequeñas cosas para que los días sean aún mejores, buscando la cara amable de la vida, perfumaré mi almohada, escucharé la lluvia desde la bañera o sacaré viejas fotos alguna tarde de tormenta. 

Y vosotros,¡qué hacéis para pintar vuestros días de color de rosa? Contadme, contadme, que soy una cotilla. Y recordad que podéis ampliar las fotos para verlas mejor, aunque no son de gran calidad, la verdad, pero rebosan cariño. Un besito para todos y nos vemossssssssssss.

jueves, 11 de octubre de 2012

Mi nuevo proyecto




A veces, cuando cruzamos un puente y la niebla nos envuelve , nos parece que nunca alcanzaremos la otra orilla.      Pero al final, siempre la alcanzamos, y el sol brilla y la niebla se disipa.
Hola a todos!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!Espero que estéis todos muy bien, disfrutando del otoño y de la vida. Yo después de un catarro que le he “regalado” a mi marido estoy bastante mejor, y con ganas de hacer muchas cosas. Pero antes de enrollarme diciendo las ganas que tengo de aprovechar el fin de semana, quería hablaros de un proyecto maravilloso en el que he sido invitada a participar. Como sabéis, aunque este blog es variado y hablo un poco de todo, mi idea inicial al empezarlo era dar ideas de ahorro para poder llegar mejor a fin de mes y poder disfrutar intensamente de la vida con ese dinerito extra. Yo creo que la mayoría de nosotros no tenemos la culpa de la actual situación, y nuestros hijos menos, así que hay que intentar vivir a tope y mi idea es que mis hijos tengan una infancia y juventud plena y feliz, y por eso me gusta dar truquillos para ahorrar y poder siempre tener un dinerillo para poder disfrutar de la familia. Y también me gusta que la gente sepa que no se es más feliz cuando sales de casa a gastar dinero, lo puedes pasar igual de bien o mejor si no gastas, pero claro, hay que cambiar el chip y no hacer creer a nuestros hijos que vamos a un sitio, ya sea parque, bici o coger moras porque es el sitio al que se va cuando no hay dinero. No, es el sitio al que se va para disfrutar de la naturaleza, para desconectar y renovarse y para aprender cosas nuevas.
Bueno, que me voy por los “Carros” de Úbeda, que decía una profe de mi hijo. Pues ayer recibí un email de la página web  juntosalimos, de la cual os dejo el enlace, www.juntosalimos.com en la que me proponían que colaborara con ellos. Y yo, encantada, os explico en que consiste. Os diré que juntosalimos es una web cuyo objetivo es fomentar que la gente proponga y construya ideas sobre como salir de la crisis y que también comparta historias personales que sirvan de inspiración, motivación y ejemplo para todos los que piensan sobre qué hacer en esta situación tan complicada. Por ahora se han fijado varios desafíos. Actualmente están en el desafío I, que consiste en juntar 100 ideas/historias personales en un mes. Con mi participación ya tienen 80 historias, así que si alguno os apetece, yo os animo porque las ideas top saldrán en prensa y se enviaran a los políticos. Y en los siguientes desafíos pretenden llegar a las mil ideas, diez mil y todo lo posible, el caso es seguir creciendo.
Estoy tan contenta con este proyecto que no quería dejar pasar esta posibilidad de compartirlo con vosotras, porque creo que entre todos tenemos que buscar soluciones para que la situación actual cambie.¿Sabíais que nuestros hijos van a ser la generación que vive peor que sus padres desde la Guerra Civil? Es horrible, pero cierto. Y creo que entre todos podemos intentar buscar esas soluciones que los políticos solo saben dar a golpe de recorte.
Y creo que el primer paso para salir de esta crisis es rodearnos de energía positiva, y buscar siempre el lado bueno de las cosas, porque si somos negativos atraeremos negatividad. Ya sé que es fácil hablar, y cuando estamos en una situación complicada nos desesperamos, pero tomándonos las cosas con calma y mirando el lado positivo seguro que aparecen las soluciones. Cuando yo era pequeña vi una película que se llamaba Pollyanna, protagonizada por Hayley Mills y basada en la novela de la escritora Eleanor H. Porter, y años después puede hacerme con el libro, y esa filosofía siempre me ha acompañado. El libro, o más bien los libros, pues tengo varios, son un pelín cursis, no lo niego, pero la filosofía parece escrita por mí. Para no chafar a historia al que no haya leído el libro diré que Pollyanna es una niña huérfana que vive con su tía y que por circunstancias queda invalida, más bien postrada en una cama, ya que era 1913, y entonces inventa el juego de estar contenta, consistente en ver el lado positivo de las cosas, por ejemplo, si no podía caminar, bueno, pues no pasaba nada, así no se cansaba, y así lo hacía con todo, buscando lo bueno que la situación tenía. De hecho, me enteré hace tiempo que a las personas exageradamente optimistas las llaman Pollyanna. Pues yo, sin conformarme tan fácilmente, lo admito, siempre busco la forma de ver el lado positivo de la vida, y eso es lo que me ha dado fuerzas en momentos de verdad complicados. Y creo que todo el mundo debería hacer lo mismo, buscar pequeños alicientes en el día a día para ser feliz.
Este es el primerl ibro de ella que pude conseguir. En lugar de leerlos con un orden lógico tuve que adaptarme a los que tenía así que primero leí cuando se casaba, luego cuando iba al Oeste y luego su infancia, pero el mensaje es el mismo, optimismo y optimismo.

 Y ya que en juntosalimos han sido tan amables de darme a conocer su página, encantada aportaré las ideas que se me ocurran, porque todos tenemos derecho a ser felices, pero si no nos lo buscamos nunca lo lograremos. Por eso propongo, dentro de nuestros medios, buscar la forma de hacer de nuestra vida algo único y maravilloso,¿por qué perdernos esa oportunidad por una crisis que ninguno de nosotros se ha buscado? Por eso os propongo que nos adaptemos a nuestra situación con optimismo y buscando siempre un resquicio para respirar y disfrutar. En las primeras entradas de este blog os hablaba de mis truquitos para ahorrar, trucos un poco tontos pero que ayudan, y si tres o cuatro días antes de cobrar puedo evitar comprar un gel de baño, un paquete de café y algunos ingredientes de la cena, por ejemplo, pues mira qué bien, ese dinerito que tenemos para ir todos juntos a dar un buen paseo y luego comprarles un helado a los niños, o aquí en mi ciudad, nos vendría genial para ir al autocine y disfrutar de una buena peli bajo las estrellas. O al menos, tenemos un remanente por si nos surge un imprevisto y no pasar luego la angustia de no tener dinero para afrontarlo. Y lo más importante que os quería decir, o al menos así es como yo lo veo, jamás hay que dejar que la situación nos supere, siempre hay soluciones, os lo aseguro, solo hay que pensar y además el maravillosos mundo de Internet es una fuente de sabiduría, y tampoco hace falta gastar dinero para usarlo porque en las bibliotecas es gratis. Si nos asesoramos, buscamos ayuda para los problemas y luchamos para vivir felices, todo acabará saliendo bien.  
Por difícil que se nos presente el mañana siempre hay momentos en la vida para la felicidad y el sosiego.

Ahora que ya os he hablado de juntosalimos me despido, diciendo que colaboraré en su blog con alguna entrada y que si queréis, podéis votarme a mí o a cualquiera de las ideas que proponen para que las trasladen posteriormente a los políticos y a la prensa, a ver si poco a poco vemos resultados. Ya para acabar os dejo en enlace donde está mi idea por si me queréis votar y sobre todo para que conozcáis el proyecto.

La clave para salir es tener a partes iguales realismo y optimismo

-
Esta es mi idea, y este mi enlace; http://juntosalimos.com/la-clave-para-salir-es-tener-a-partes-iguales-realismo-y-optimismo/ .Agradezco mis votos y a los demás, el caso es que las ideas lleguen a quien tienen que llegar. Y los que tengáis interés en que vuestras ideas lleguen a esos que os decía, a los que en teoría más pueden hacer o podrían si quisieran, pues escribidlas, si sois top las recibirán. Además hay otras 79 ideas muy interesantes, seguro que todos aprendemos mucho leyéndolas.
Bueno, pues muchas gracias por todo, que tengáis un muy feliz fin de semana y puente, felicidades a todas las Pilares, y espero que os guste el proyecto que os enseño tanto como me gustó a mí. Un besito para todos y a disfrutar intensamente, que la vida es breve pero maravillosa. Besitosssssssssssssssssssssssssssss.

miércoles, 10 de octubre de 2012

Un poco de todo




Me encanta este cartel, está en el museo Marítimo de Luanco. De pequeña soñaba con encontra elTtanic, pero se me adelantaron.


Hola,¿cómo estáis? Espero que estéis todos muy muy bien, y que el otoño os traiga muchas cositas buenas. Hoy no sabía muy bien de que hablaros, porque a veces me quedo sin inspiración, probablemente mis musas estén de vacaciones, así que para variar os hablaré un poquito de todo.
Empezaré diciendo que mi hijo me ha pegado un catarro de esos que hacen historia, y yo cuando estoy mala me vuelvo un tanto caprichosa, así que ayer me puse a hacer un bizcocho mármol del que os hablé en la entrada en la que os daba ideas para llevar a una casa a la que nos han invitado. He sacado fotos, pero me han quedado hechas un churro porque no encuentro la cámara y con el móvil no salen bien, pero espero que sirvan para dar una idea.
Supongo que todas sabréis la receta, pero por si alguna no la sabe, os la digo, pero a mí manera. Esto es muy fácil, yo la hice con gripe así que imaginaos, empiezo batiendo tres huevos y añadiendo un yogurt, en teoría es natural o de limón, pero he comprobado que da igual, yo he usado hasta una cuajada y queda bien. Y cuando lo hayáis batido cogéis el vasito del yogurt y guiándoos por él añadís tres medidas de harina, un poco de levadura química y una medida de aceite de oliva. Y ahora es cuando en lugar de añadir dos medidas de azúcar yo hago una separación, que podéis ver en la foto, aunuqe esté un poco cutre.    
Sé que se ve mal, la de la derecha es la de azúcar y la otra la de cacao.
   Siempre divido en dos partes más o menos iguales la masa que ya tengo hecha y pongo una medida de azúcar en una parte y una medida de cacao en polvo o chocolate en polvo en la otra. Y luego vierto en el molde ambas masas haciendo un dibujito abstracto.
Aquí vemos los dos moldes con la masa formando su dibujito. Los he puesto así para no invadir con las fotos, para hacernos a la idea yo creo que vale.
 Ayer estaba malita y se nota porque no me quedó como siempre, y encima se me ocurre experimentar, porque yo siempre usa esa medida para un solo bizcocho y ayer quise hacer dos, y uno me quedó bien pero el otro quedó algo escaso, debería haber usado un molde más pequeño. De todas formas me supo a gloria, y me repuso las fuerzas.
No se ve muy bien, pero os lo prometo, estaba delicioso.


Este es el que encuentro algo escaso, pero aunque la apariencia haga juego con mis sentimientos catarrales, estaba muy bueno.

Os dejo el corte, aunque estoy pensando que tengo que mejorar mucho con las fotos"domésticas", lo mío son los paisajes, jejeje.
Y aprovechando que hoy no tengo una temática definida también quería enseñaros tres prendas que reciclé este verano.
La primera no está del todo acabada, es un chaleco vaquero que hice quitándole las mangas a una chaqueta vaquera muy oscura y metiéndolo en agua con lejía. Pero aún me queda poner unas tachuelas, en cuanto esté del todo bien me pongo a ello.
Quiero poner tachuelas y algún detalle en los bolsillos, pero tiene buena pinta, no se parece en nada a lo que era.
 El vaquero que os enseño tiene historia, era un vaquero bueno y muy favorecedor pero se me rompió un día haciendo el tonto y aproveché para cortarlo, pero al verlo corto me dio la impresión de que quedaba como los otros que tengo, así que buscando en Internet decidí hacerle unos rollitos en las perneras que sujeté con gomas y sumergirlo en agua con lejía. En la foto no se aprecia, pero queda una mezcla de vaquero con un color teja muy bonito, y favorece un montón porque estos pantalones tienen push up y sientan genial. Y como dice B a la moda en su blog,(estoy enganchada) este invierno los shorts muy cortos podemos llevarlos con media gorda y un abrigo o chaqueta un poco largo. Así que seguramente los usaré, no serán solo una prenda de verano.
En la foto no se aprecia y encima están sin planchar, pero quedan muy bien.
 Y ya por último mi camiseta tie dye, es la primera que hago de este estilo pero espero ir mejorando. Esta vez usé una camiseta de Berska, de un rosa chicle muy chulo pero que se me estaba haciendo muy visto, es el típico color del que te cansas, así que me arriesgué y con gomitas hice círculos concéntricos y la sumergí en agua con lejía. Yo no sé si os gusta, pero yo este verano le he sacado un montón de partido, queda bien para muchas cosas, por ejemplo para ir en bici sin parecer que vas demasiado deportiva o para volver de la playa. La verdad es que la he usado muchísimo, y es ajustadita y queda bien.
Está recién sacada del tendal, perdonad que aún no esté planchada.
 Y ya para no aburriros más quería enseñaros a mi nueva a miga, esta planta.
Se ve muy mal, pero la pobre está tan pachucha que no quise ni moverla.
 Vais a pensar que soy rara, pero tengo una costumbre arraigada que no creo que vaya a cambiar y es que soy incapaz de coger cosas de la naturaleza sin dejar algo a cambio, o al menos respetando a tope, y cuando voy a un pedrero y levanto alguna piedra vuelvo a dejarla como estaba, y cuando cojo flores o frutos intento no arrasar y voy con cuidando, no me lo llevo todo y que parezca que ha pasado por ahí el caballo de Atila. Vamos, que me importa mucho el medio ambiente.
Bien, pues hace una semana me encontré al lado de un contenedor de basura una planta, que no sé aún cual es(mi madre tuvo floristería, da vergüenza), y estaba muy seca pero estaba viva, y no pude dejarla allí. Ya lo sé, parezco una trapera rebuscando en la basura, pero estaba fuera del contenedor, no busqué en la basura, y me dio mucha pena. La verdad es que me costó llegar a casa porque pesaba un montón, y cuando llegué  a casa y la observé mejor se me cayó el alma a los pies pues la vi hecha una pena. Además viene en la maceta más cutre del mundo mundial, pero no importa, más adelante la cambiaré. De momento la estoy regando bien, le he echado abono y todos los remedios naturales que conozco y la tengo al sol, y en solo una semana ha mejorado un montón. Cuando esté bien del todo seguramente la llevaré a la finca familiar para plantarla allí o para ponerla en una maceta grande y bonita, de momento no lo hago porque no creo que sea bueno transplantarla con lo débil que está. Ya sé que parece una tontería pero me daba mucha pena dejarla allí, junto a la basura, pensando que esa noche la iban a matar. Y ahora tengo una nueva amiga, en un tiesto horrible, si, y encima roto por un lado, pero pronto estrenaré maceta y de momento ha tenido una nueva oportunidad.
Bueno, ahora ya no os aburro más, solo quería hablar un ratito, así que me despido. Espero que me sigáis leyendo y yo seguiré leyendo vuestros blogs. Un besito para todos y a disfrutar del otoño, que estos días nublados todo huele muy bien.

viernes, 5 de octubre de 2012

Ideas para celebrar un cumpleaños infantil.



Esto fue en una finca familiar,el día empezó grs pero alfinal salió el sol.

Hola!!!!!!!!!!!!!!¿Cómo estáis? Parece que el famoso veranillo de San Miguel ha venido a visitarnos, así que nos espera un fin de semana lleno de luz, sol y días largos, como para recordarnos que el verano se ha ido, pero aún asoma de vez en cuando, no quiere despedirse del todo, así que vamos a disfrutar. Yo voy a intentar disfrutar de la naturaleza, aún no sé lo que haré, pero desde luego, pienso respirar aire puro y empezar la semana renovada.
Hoy no sabía muy bien de hablar, pero se me ha ocurrido que podría dar alguna idea para celebrarlos cumpleaños de nuestros hijos gastando poco y he rescatado esta entrada que tenía abandonada. Mi primera entrada en el blog fue precisamente hablando de cómo celebrar un cumpleaños por muy poquito dinero,ver aquí y hoy quería hacer una entrada con ideas nuevas, un poco más completa que la primera,compartiendo algunas de mis ideas y de las fiestas que yo he hecho para mis hijos pero adaptándolas a cada caso. Este blog básicamente lo abrí para compartir trucos de ahorro, así que os daré ideas baratas, porque está claro que podemos celebrar cumpleaños maravillosos si tenemos suficiente dinero, pero creo que un cumpleaños debe ser algo que con el tiempo recordemos con cariño, estamos celebrando la llegada al mundo y a nuestras vidas de un ser maravilloso, así que hay que guardar un recuerdo bonito, no importa si hemos gastado mucho o poco, a los niños debemos inculcarles que no todo es mejor por gastar más, lo mejor es invertir tiempo y cariño en prepararlo todo. Y hoy, os hablaré de ideas que yo he hecho en alguna ocasión, cuando mis hijos eran más pequeños pero que pueden hacerse ahora perfectamente, aunque seguramente añadiré alguna cosina más que podéis hacer, el caso es inspirar, podéis coger la idea y luego adaptarlas a vuestro presupuesto y vuestro gusto.
Esto fue antes de llegar los invitados, envolviéndolo todo con papel de aluminio para evitar los mosquitos.
Para empezar, debemos elegir el lugar donde celebrarlo, y como ya os explicaba en mi primera entrada, se supone que no podemos ir a un burguer o a una ludotecas, debemos buscar algo barato así que si es invierno celebraremos la fiesta en casa, y si es primavera, otoño o por supuesto verano, buscaremos un lugar al aire libre. Si tenemos alguna finca familiar, es el lugar ideal, pero si no es así hay varias opciones. Una de ellas, que no está mal, es buscar un área recreativa cerca de nuestra casa donde los invitados puedan llegar sin problemas, lo único que es importante es coger sitio, así que el papi o el abuelo tendrán que ir pronto a ocupar la mesa. Y si tenemos un poco de presupuesto para bebidas, a veces hay merenderos donde permiten llevar comida, solo debemos comprar las bebidas. Esa suele ser una opción estupenda, los niños pueden jugar sin peligro y nosotros podemos calcular un menú que nos compense lo que nos van a cobrar por las bebidas. Y ya para los más valientes y arriesgados, dispuestos a lidiar con los niños están los cumples en la playa, solo para el verano, claro. Lo malo es que hacen falta mil ojos porque a mí me da miedo que les pueda pasar algo en el mar, pero organizándonos podemos hacer de ese día un momento inolvidable.
Bueno, pues una vez elegido el lugar de celebración viene para mí la parte más importante, y ya os la recalcaba en la otra entrada. Hay que hacer ver al niño que su cumpleaños va a ser algo inolvidable, no importa que no lo celebre en el sitio de moda, va a ser una fiesta fantástica y lo va a pasar muy bien, no creo que a un niño pequeño sea necesario decirle que lo celebramos ”a lo pobre” por falta de presupuesto, si se lo enfocamos como algo único y divertido, se va a ilusionar y va a tener la fiesta que se merece.
Luego, cuando ya tengamos el lugar elegido y al niño ilusionado, podemos pensar en un tema para la fiesta, para que sea más especial. Si los niños son bastante pequeños o de edades muy distintas podemos hacer una fiesta normal, como la que os indicaba en mi primera entrada, con un pincheo rico y apetecible y muchos juegos. Si es al aire libre podemos poner una piñata, llevar balones, combas, pintura para pintarles, todo lo que se nos ocurra. Y si es en casa, mi recomendación es apartar todos los muebles del salón para evitar destrozos y sobre todo que se hagan daño. Y podemos ponerles música, pintarles, la piñata también podemos usarla, y con mucho cariño e ilusión podemos hacer que el día sea inolvidable. Y es muy importante en mi opinión la presentación, que al entrar en el salón o al llegar al merendero, los invitados vean una verdadera fiesta. Debemos cuidar los detalles, la comida debe verse apetecible en la mesa, adornado con sombrillitas, banderines, con cosas aparentes. Los vasos podemos buscarlos con dibujos y acompañarlos con pajitas y podemos repartir la comida en muchos bols para que todo parezca más abundante. Y el refresco, presentado en jarras queda mejor, así con poco o con una marca blanca podemos quedar igual de bien. Y luego, como colofón, antes de que los invitados se vayan les podemos dar un detallito, como en las bodas. Yo he preparado todo tipo de detalles, según la edad y los gustos, y a los invitados les encanta. Lo mejor es hacer un cucurucho con celofán bonito y meter algo según presupuesto. En las tiendas de chuches o en Lidl hay muchas cositas de Hello Kitty baratas, podemos mirar algo que no suba mucho de precio y envolverlo en el celofán con un lazo, y para ellos de Bob Esponja o Spiderman, buscando se encuentra. Si son niños más intelectuales podemos dar un cuento de pegatinas, un boli chulo, un taja bonito o lo que se nos ocurra, podemos comprar lotes y hacer nosotras los paquetes, queda más personalizado y sale más barato. Podemos incluso presentarlos en una bolsa hecha con un cómic que se nos haya estropeado, hay miles de opciones de regalo y de presentación, pero eso sí, hay que empezar a buscar con tiempo, es importante trazarse un presupuesto y no salirse, eso es clave porque si empezamos a salirnos en el detalle luego nos pasamos en la comida y al final se acaba desmadrando todo. Nos ajustamos al dinero previsto y buscamos con tiempo. Si es un cumple que no tiene un tema determinado, para que la apariencia sea de primera podemos comprar vasitos y servilletas decoradas, las hay en cualquier bazar y cuestan poco, podemos quitarlo de cualquier otra cosita porque los niños no van a notar si hay una botella de cola menos, en cambio si que recordarán los platos decorados. Y para que se vea que estamos de fiesta llenaremos la sala de globos, y si la celebración es al aire libre los atamos en los árboles y en la mesa. También podemos comprar o hacer guirnaldas de felicidades, recortar triángulos de papel charol y hacer banderines, flores de papel pinocho, lo que se nos ocurra, hay miles de sugerencias, y el menú os lo dejo en la otra entrada, es el más básico pero creo que para una fiesta normal es muy bueno y barato, y podéis prepararlo a vuestro gusto. Ya os digo, lo importante es la presentación, que sea algo inolvidable.
Antes de hacer cestitas con el limón, sin los platos, los vasos y la decoración parece muy vacío,                                   ¡cómo cambia todo con un poco de arreglo!
 Y para los niños un poco más mayores podemos hacer las fiestas temáticas, os garantizo que son un éxito. Yo hice algunas, no todas las que os digo, y la verdad es que gustan mucho. Me da pena no poner fotos, pero las que tengo de las fiestas temáticas son con los invitados y no quiero poner fotos de niños, a los padres les puede molestar, así que os pondré las únicas que tengo de un cumple, no es temática, es un cumple que hice en una finca familiar y pusimos un menú a base de canapés y cosas normales, y son unas fotos sacadas a algunos de los canapés. Pero como idea tampoco está mal.
Volviendo a la fiesta temática, a la hora de elegir un tema está claro que hay que pensar en el cumpleañero, tiene que ser algo que le guste. Y es importante especificar este punto en la invitación para que los invitados lleven la ropa apropiada y para que los padres sepan la clase de fiesta que es.
Uno de los temas más recurrentes en las fiestas de cumpleaños es hacer una fiesta de disfraces, a los niños les encanta disfrazarse y no es complicado, se aprovecha cualquier disfraz de carnaval o de alguna función escolar. Seguro que se lo pasan bomba. Aquí os puedo decir que es una fiesta que gusta mucho, si no son muy mayores acaban jugando a las princesas, a los policías y a lo que sea que lleven puesto.
Una idea que a mí me gusta, y que generalmente resulta es hacer una fiesta Hippie. Para esta fiesta no debemos coger niños muy pequeños, pero a partir de los ocho años, por ejemplo, está bien. Y lo bueno que tiene es que es fácil de preparar porque la ropa no requiere complicaciones, eso sí, debemos hacérselo ver a los padres de los invitados porque se resuelve muy bien, simplemente les ponemos a los peques cosas nuestras, algún chaleco o blusa estampada, una cinta en el pelo y para que estén graciosos les pintamos el símbolo de la paz a un lado de la cara y una flor en el otro. Seguro que todos tienen en casa algo que sirve. Y ya en el lugar de la fiesta, para que sea todo de diez, podemos, incluso, darles colgantes que hemos hecho con cartón y coloreado con rotulador plateado con el símbolo de la paz, daremos uno a cada invitado, les gustará y se lo pondrán. Estos colgantes podemos ir haciéndolos con nuestros hijos días antes, les hará sentirse partícipes e importantes. Y la decoración de la fiesta la haremos acorde, lo principal es poner flores por todas partes, en verano podemos cogerlas en cualquier sitio, se encuentran bien, y en invierno podemos ir al mercado y por poco dinero nos venden ramilletes silvestres para hacer guirnaldas y distribuirlas por todas partes, y podemos poner las flores de plástico que tengamos, y también podemos pintar el símbolo de la paz y flores en los globos que decoren el lugar de la fiesta.  El caso es echarle imaginación. La comida, que será más o menos la que os digo en la primera entrada podemos ponerla entre flores, con platos floreados o que nos parezcan hippies y vamos a intentar dejarlo lo más bonito que podamos. Vamos, que es bien fácil, pero recordad que es para niños, no hacen falta buscar cosas complicadas que no entiendan ni lemas difíciles o de mayores ni fotos del Che, con dar un aire retro es bastante.
Para las niñas muy niñas, de las de rosa y princesas con invitadas femeninas, podemos hacer una fiesta precisamente de eso, de princesas. Todas las niñas tienen un disfraz de este estilo en casa, sirven hadas y damas, claro, y si no lo tienen se puede improvisar con cualquier prenda larga de la mami y pintándolas con brillantina. Y la decoración en este caso es bien sencilla, platos y vasos de princesas, flores por todas partes, con papel pinocho rosa podemos hacer flores para decorar, vamos, lo adornamos todo en rosa, podemos poner lazos de la niña atados por ahí, lo que tengamos que vaya bien. Y de detalle les damos algo relacionado, un lápiz o una pulserita de alguna princesa, o una goma del pelo, el caso es que les guste y no se nos salga del presupuesto, y como con todo, presentarlo bien. Y podemos tener preparadas las muñecas de la niña para que jueguen, e incluso podemos preparar palomitas y poner una peli de las que les gustan, aunque esta opción la dejo para el invierno, con buen tiempo hay que disfrutar del sol. Y para ellos, para los niños,  lo mismo, pero por ejemplo, en lugar de princesas nos decantamos por una fiesta pirata. El disfraz es fácil, un parche que podemos hacer nosotros, un pañuelo en la cabeza, les pintamos barba, ponemos una espada y cualquier camiseta de rayas, aunque a lo mejor ya tienen el traje, pero si no lo tienen no es complicado. Podemos hacer una decoración apropiada, por ejemplo queda genial poner en la mesa monedas de chocolate dentro de un cofre, si no lo tenemos podemos intentar hacerlo de cartón, y hacemos banderas piratas con tela negra para adornar, y en los globos pintamos la calavera y las dos tibias. Es una decoración fácil y barata, y la comida podemos hacerla normal, pero servida en platos con motivos piratas, y las bebidas quedan genial en botellas vacías de cristal con etiquetas de piratas, la calavera y las tibias cruzadas que podemos hacer nosotros. Y de detalle, podemos buscar algo pirata o unas monedas de choco, que son el tesoro.
Merienda de Halloween, cuando solo quedaban las chuches,los huesos de santo habían volado y lo demás...también.
 Para ir acabando, una idea que también gusta es hacer una fiesta vaquera. La ropa es fácil,  un vaquero o falda vaquera y una camisa, mejor si es de cuadros, y buscaremos en algún bazar una pistola con sombrero, no es caro y seguro que se lo pasan muy bien. La decoración la adaptaremos, podemos hacer estrellas de sheriff, se hacen de cartón y se forran de papel de plata y podemos distribuirlas por la mesa y por el lugar que queramos adornar, y queda muy original hacer carteles de Se busca para colgarlos, incluso con fotos de los niños. Los platos y vasos pueden tener manchas de vaquitas, o ser muy rústicos, en plan cantina, quedan genial. El menú depende de los niños. Si comen bien y no son demasiado remilgados una opción es buscar un área con parrilla y asar unas costillas, y llevar de casa patatas fritas, es algo muy vaquero. Otra opción es preparar un menú tipo burguer, con minihamburguesas, que nos salen muy baratas, patatas y perritos calientes. Incluso nuggets de pollo, que se hacen muy fácil. Y las piñatas, en cualquiera de las fiestas temáticas, intentaremos buscarlas con el tema de la fiesta. Si no las encontramos así vale más coger algo liso y decorarlo nosotros.
Para ir cerrando las ideas os diré una que gusta mucho, es la de la fiesta ibicenca. Esa es más de verano, pero es fácil y barata y hace sentir a los niños importantes, y por experiencia os digo que es fácil de hacer. Bien, para empezar adornamos todo en blanco, con flores que pueden ser naturales o de papel pinocho, y también elegimos los globos blancos para adornar. Y si tenemos conchas que hayamos cogido en alguna ocasión quedan muy bien salpicadas por la mesa, y en tarros con arena en el fondo, podemos usar los vasos de los yogures de cristal, y los platos y servilletas los cogemos blancos o con motivos de playa y los vasos de cristal o plástico que imite cristal. El menú lo hacemos al gusto de los niños pero preparándolo todo muy aparente y buscando colores claros, por ejemplo huevos cocidos rellenos de manera que se vea el blanco, quedan genial los de codorniz, añadiremos canapés de queso de untar, podemos poner un bol con trocitos de queso o trufas de queso de las que ya os hablé hace poco, patatitas de color clarito, flores hechas de pechuga de pavo cortada muy fina, brochetas de frutas de color claro con chocolate blanco en plan foundie, bombones de chocolate blanco, todo así, y si tenemos cojines blancos, los sacamos. Y en la invitación, por supuesto blanca, indicamos que el atuendo debe ser blanco o al menos con predominio de ese color. Creo que cuando son más mayorcitos es una opción muy bonita, y se pasa fenomenal. Es una pena que mis fotos estén con los niños, porque es una fiesta muy resultona y barata.
Y como última idea, os diría que si el niño nace a primeros de noviembre, se puede hacer un cumple de Halloween. Pueden disfrazarse de cosas de miedo y todo lo demás, decoración y comida, lo ponemos temático. Yo nunca he hecho un cumple de ese día, pero sí meriendas especiales con mis hijos y hay mil formas de decorar la fiesta, con calabazas, guirnaldas, globos, de todo. Y la merienda igual, cogemos patatitas de esas de fantasmas y en Lidl y algún otro súper venden muchas cosas apropiadas. Y podemos fundir queso y hacer fantasmas, y además podemos hacer una tarta y cubrirla con una telaraña de chocolate, y completarla con una araña de choco o de gominola. Y los detalles pues algo de broma, o de terror, o gominolas terroríficas, algo así. Y podemos hacer cucuruchos con dibujos de fantasmas y meter dentro patatas fritas, por ejemplo. Si nos lo curramos un poco podemos hacer unas fiestas inolvidables sin descompensarnos demasiado el bolsillo, pero hay que tener claro que requieren dedicación. Y ya para despedirme os digo que o os dejo alguna foto de mis meriendas de Halloween donde se ve alguna guirnalda y las chuches, pero al igual que con los otros cumples, las mejores fotos tienen invitados y como no depende de mí, pues nada, pongo las peores, pero bueno, para dar una idea sirve.
Una guirnalda para ir entrando en ambiente.
 Cuando ya tengamos claro como vamos a hacer la fiesta, si va a ser temática, normal, en casa, fuera, lo que sea, tenemos que buscar por todas partes para conseguir los materiales, y de paso, algunas tardes de lluvia podemos ir preparando los adornos con nuestros hijos, así les ilusionaremos más con su cumple.
Un truco que yo tengo para gastar poco es comprar refrescos solo para la merienda, el resto del tiempo les doy agua, ya sea mineral o del grifo, todo en jarras que queda mejor, y como ya expliqué, los pinchos que preparemos quedan mucho más aparentes si los ponemos en muchos platos, bien extendidos, adornándolo todo y haciendo que se les vaya la vista a la estupenda preparación.
Con todo esto ya organizado solo queda la tarta. Eso si que es un mundo y depende del presupuesto, pero si tenemos poquito dinero podemos hacer un bizcocho de yogurt redondo o una tarta de galletas, e incluso comprar esas bases de tarta que no llegan a los 2 euros y rellenarlas con flanín y chocolate, y las cubrimos con algo relativo a la fiesta. En los bazares y tiendas de chuches hay de todo, y si no podemos permitirnos una tarta fondant o algo especial podemos poner encima lo que encontremos relativo a la fiesta, figuritas de princesas, algo pirata que vendan, flores para lo hippie e incluso unos bombones que hay con motivos marineros para la fiesta ibicenca, en la que usaremos chocolate blanco. Con un poco de imaginación podemos preparar unas tartas de anuncio, y ellos disfrutarán un montón.
Otra guirnalda, para que todo sea de lo más completo.
 Y ya para ir acabando os diré que la clave está en hacer de la fiesta un momento único, pensar en los juegos que podemos proponer, hacer unas invitaciones chulas, preparar una mesa bonita y llamativa y dejar espacio a la imaginación y a la improvisación pero con unas pautas. Yo creo que lo primero que tenemos que hacer es recibir a los invitados y cuando estén todos, si el cumple es a media tarde, les llevamos a merendar, así nos quitamos lo peor del medio, pero eso sí, intentando que disfruten de la comida. Luego llega el mejor momento, la tarta y los regalos, algo que encanta a los niños y si, lo confieso, a los papis. Y después de cantar y sacar fotos con los regalos, es el momento de que jueguen. En un sitio al aire libre es más fácil, porque podemos organizar un montón de juegos,  y la verdad es que se pasa muy bien. Si lo hacemos en casa también podemos divertirnos mucho, podemos ponerles música, sacar juegos tipo Twister para que todos participen, si tenemos algún tipo de karaoke seguro que les encanta, y cuando veamos que se empiezan a cansar, ya sea en casa o fuera, podemos sacar la piñata. Ya en mi entrada antigua explicaba que yo, en lugar de meter las chuches sueltas cojo bastantes bolsitas en la tienda de chuches y las relleno un poco al gusto de los niños y del motivo del cumple. Suelo meter un paquete de gusanitos, que rellena mucho y es barato, alguna gominola, nubes y cositas de piñata en plan antifaz, matasuegras o algo relacionado con el tema de la fiesta, si es hippie, una flor de pelo para las niñas, puede ser de plástico en una horquilla y para ellos buscamos algo apropiado, a veces hay colgantes con el dibujo de un coche hippie, lo que veamos. Si es de vaqueros, pues una pistola de agua baratita, por ejemplo, para las princesas adornos de niña, para los piratas un parche, lo que se nos ocurra. Y cuando se cansen de eso podemos pintarles, si les gusta, que generalmente les gusta. Y lo ideal sería tener un tío o primo mayor que quiera hacer de payaso, en el cumple de mis sobrinos lo hicimos y fue un éxito, aunque tuvimos al payaso una semana aprendiendo globoflexia.
No os olvidéis de sacar fotos, y cuando vayan al cole podemos regalársela a los invitados, en Internet se pueden descargar marcos preciosos y podemos poner algo tipo Gracias por venir a mi fiesta. Una foto de grupo es un recuerdo para toda la vida, a mí me encanta ver esas fotos de cuando mis hijos eran pequeños.
Y luego, ya será la hora de que los papis vengan a por los niños. A mí me gusta tener hecho café con leche, y si estoy en un área lo llevo en el termo, para ofrecérselo a los papis con un trozo de tarta, porque los niños casi ni la prueban. Y mientras saborean el pastel, arrullados por las voces infantiles, charlaremos de los niños, del cole y de lo rápido que crecen, y poco a poco todos se irán y llegará la hora de decir adiós a la fiesta. Y ya en casa, solos, nuestros cumpleañeros querrán jugar con sus nuevos regalos y seguro que quieren usarlo todo a la vez, la ropa, los juguetes, la colonia y las cosas del cole. Y mientras los vemos, tan felices, no podemos evitar sonreír al pensar que no todo es cuestión de gastar mucho dinero, seguramente nos habremos cansado y estaremos realmente agotados, pero habrá merecido la pena.
Bueno chicas, las que sois mamis o tías,¿cómo preparáis los cumples de vuestros peques? Quiero ideas, que se me acaban. Muchas gracias por leerme y un besito, espero no haberos aburrido demasiado. Muacksssssssssssssssssssssssssssssssss.
Esta la puse el otro día pero me parece una monada.




lunes, 1 de octubre de 2012

Otro premio!!!!!!!!!!!!




Hola!!!!!!!!!!!!! Tranquilas, hoy no tengo un largo rollo sobre el otoño o mi filosofía de vida, porque si empiezo a hablar luego no puedo parar. Hoy es una entradita muy rápida, pues simplemente quería agradecer un premio que me ha dado el blog  Uvas con queso sabor a beso, un blog muy recomendable, de verdad que es genial, no dejéis de visitarlo porque da unas ideas ideales, desde hacer unas gargantillas muy bonitas hasta decorar una cazadora, o cositas de bebé, por no hablar de los pendientes de gominola, que apetece comerlos. Visitadlo y ya me contaréis.
Este premio al parecer no tiene tantas normas como los anteriores que he recibido, bueno, en realidad no tiene ninguna, así que no tengo nada que contar ni os entretengo con mis gustos y manías, simplemente voy a nominar a unos blogs y desearles que lo disfruten tanto como yo, me encanta todo lo que implique un reconocimiento y ese lazo de amistad que se va creando a través de Internet. Y sin más dilación mis nominados son;
Blog and coffee                   Blog and Coffee


Supongo que me quedan un montón de blogs en el tintero, pero bueno, los que he nombrado que lo disfruten y los que falten me los apunto para el próximo día.
Antes de terminar esta entrada rapidita quería preguntar si alguna os habéis animado a hacer el zumo del que os hablaba el otro día.Como me cuido¿Le habéis echado lechuga? Yo tengo un nuevo ingrediente, espinacas. El sabor no es lo que se dice muy bueno, pero es tan sano…totalmente recomendable. Además, ahora estamos en temporada de granadas, así que imaginaos, esta semana mi zumo consta de; lechuga, perejil, espinacas, granada, zanahoria, tomate, pepino, pomelo, naranja, ciruela roja y manzana o pera, voy alternando entre ambas frutas aunque uso más la manzana. Y el germen y la levadura, para cambiar un poco, los estoy tomando con yogurt, también en el desayuno. Isasaweis nos cuenta en un video que vi ayer que los toma con yogurt de soja, yo lo tomo con un bifidus de los que tanto anuncian, no me gustan nada los yogures de soja así que me quedo con los bífidus, ya os contaré si noto alguna diferencia por el hecho de tomarlos con yogurt en lugar de tomarlos con zumo, como llevo haciendo 15 años. Dentro de un tiempo os diré.



Aquí veis algunas de las frutas que utilicé hoy para el zumo, y el propio zumo, de dudoso aspecto pero sanísimo.


Bueno amigas, ya me despido, esta era una entrada cortita para compensar los testamentos que os dejo otras veces, así que me despido, espero que tengáis un feliz comienzo de semana, y aunque se os hagan largos los lunes pensad en la suerte que tenéis de poder saborearlos, ya sea trabajando, cosa que no todo el mundo puede hacer, estudiando, a pesar de los recortes, o en casa, disfrutando del hogar dulce hogar. El caso es sacar el máximo partido a la vida y buscar lo bueno, que siempre lo hay. Un besito para todas y a disfrutar.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...