viernes, 18 de noviembre de 2011

Cómo paso las navidades


Hola a todas. Como el otoño poco a poco va dejando paso al invierno, hoy quería hablaros de mis navidades. Sobre esto se podrían hacer miles de entradas, así que yo voy a hacerlo de forma sencilla para no cansar ni aburrir a nadie, y en esta primera entrada en lugar de hablar de las cosas que suelo regalar voy a hablar más bien de los preparativos que hago, como paso esos días, vamos para que me conozcáis un poco y en la próxima entrada podemos empezar a dar ideas para regalos.
   Bueno, debo confesar que me encantan las navidades. Siempre, desde que tengo uso de razón, he sentido que la Navidad es una época verdaderamente mágica. Cuando era niña me gustaban porque todo giraba a mi alrededor y al de mi hermana y cuando fui madre porque me encanta preparar las navidades de mis hijos. Lo malo de estas fechas es que se echa mucho de menos a los que ya no están, y si ya les recordamos todo el año estos días es aún peor. Pero yo siempre pienso que a ellos no les gustaría verme triste así que intento disfrutar de las fiestas y que los míos disfruten también.
   Para mí las navidades empiezan el puente de la Constitución. Hay quien piensa que es un poco pronto, pero claro, como todo está ya tan adornado y navideño, es inevitable que nos posea el espíritu de la Navidad. Excepto un par de veces que me fui con mis hijos a Madrid para que lo viesen en Navidad, es un puente que siempre paso en casa. Y uno de los días lo dedico a hacer fotos para enviar una felicitación a la familia. Cuando los niños eran pequeños comprábamos felicitaciones y ellos escribían un mensaje y las mandábamos por correo a los abuelos, bisabuelos, tíos y 10 primos. Con el paso del tiempo empecé a hacer yo las fotos y con un programa hago la tarjeta y la envío por correo. Generalmente son fotos donde salen ellos, un año fue en la nieve, otro en la plaza mayor de la ciudad toda iluminada, otro en un lavadero antiguo que es muy bonito. Voy variando, y a la familia le gusta recibirlas. A los que tengo muy lejos se la mando por email, pero me parece que no es lo mismo. Otro de los días del puente vamos a coger musgo para el Belén. Esa es una de mis pasiones, llevo años coleccionando figuras y disfruto montándolo. Y cuando cogemos musgo siempre hay alguna piedra o algo que sirve para adornar. Y generalmente aprovechamos para coger piñas, troncos y ramas de pino para hacer un centro de mesa. Ahora que mis hijos han crecido no tengo tanto tiempo para estas cosas porque tienen que estudiar y algún día les gusta ir con sus amigos pero buscamos la manera de hacer cosas juntos, y por supuesto, uno de los días, normalmente el sábado, toca paseo por la ciudad iluminada, sacando fotos y empapándonos del ambiente.
    Además de poner el Belén me gusta poner el árbol y adornar la casa. El árbol que tengo es normal tirando a grande y los adornos los he ido comprando a lo largo de los años, y me gusta añadir alguno nuevo todos los años. Me encanta también poner cosas por casa, en las paredes cosas de colgar, en el arco que hay a la entrada una guirnalda, en las puertas calcetines grandes y bastones de caramelo( de plástico, claro)  en la puerta de entrada, por fuera, pongo una corona de Feliz Navidad, un Papá Noel de fieltro colgado de la manilla, otro Papá Noel que viene en una escoba muy grande y un muñeco de nieve de madera. Pero no lo pongo todo junto y recargado, voy distribuyendo porque es una puerta muy grande y antigua, y ocupo también algo del pasamanos de la escalera.
   Y me encanta adornar la fachada. Poco a poco he ido juntando y tengo unos Papá Noeles pequeños que se iluminan y yo pongo trepando por un canalón que hay en la ventana, tengo un Papá Noel en un columpio grande, Reyes Magos, bolas gigantes, una estrella luminosa y un árbol de navidad luminoso y lo pongo todo pero de forma sutil, sin recargar. Es que aquí es difícil de explicar pero mi fachada es muy larga y antigua, y lo pongo de forma que quede bien, según los vecinos de enfrente ”tu casa está muy newyorkina”. La verdad es que disfruto adornándolo todo, y cada año intento innovar, cambiar la presentación, me encanta.
   Y otra cosa que me gusta y me hace ilusión es comprar esos calendarios de adviento que traen bombones, que se supone que es uno para cada día pero que desaparecen como por arte de magia.
   Otro día que me encanta es el de la lotería, que nunca me toca pero me gusta mucho. Me levanto sabiendo que casi es Navidad, a mis hijos les dan vacaciones y nos esperan unos días de descanso y paz.
    El día de Nochebuena, por la tarde, suelo ir al cine, y hasta el año pasado íbamos a ver Harry Potter, pero este año no lo hay y me han roto los esquemas, jejeje.
La cena de nochebuena la paso siempre con mis padres, mi tío y mi hermana además de mis hijos y mi marido. Cuando vivían mis abuelos también venían. Y me encanta idear el menú, la mesa y todo. Lo primero es que cada año digo que no hay que atiborrarse que es una pena lo que se gasta y al final siempre gastamos de más, parece una boda. Es la única ocasión en que me salto mi tacañería. Hay cosas que ponemos siempre, son una especie de tradición, por ejemplo langostinos como entrante, y panecillos con pastel de cabracho y pastel de centollo. Eso no falla. Pero a mí me encanta hacer canapés y cada año los hago distintos. A veces hago creps de colores añadiendo tomate o espinacas a la masa y los relleno de gambas salteadas con bechamel. Otra vez calenté cava y le eché unas hojas de gelatina y llené con ella una cuarta parte de unas copas de cava muy grandes que nunca usamos. Cuando ese fondo cuajó puse un poco de lechuga en juliana y encima un cóctel de marisco sencillo con salsa cóctel. Quedó genial. A veces relleno tartaletas y me gusta freír dátiles envueltos en bacon.
Después de los entrantes y el marisco hay sopa. Me gusta hacer una de marisco o de rape, por ejemplo, y otra de verduritas y estrellitas, tipo minestrone por si a alguien le apetece más. Cuando mis hijos eran pequeños no comían ninguna de las dos, y les compraba una sopa de sobre con dibujos de películas Disney y aunque eran un poco comida basura al menos era algo diferente para que disfruten de la navidad. Luego ponemos un pescado, cada año variamos, puede ser merluza en salsa, rodaballo, mero en salsa, depende. Y luego la carne. Hay no variamos tanto. A veces ponemos cordero guisado, otras pollo que aquí llamamos “pitu de caleya” y otras pollo relleno. Y además de los postres típicos me gusta hacer algo especial, un mousse de turrón o gelatina de mosto blanco y tinto con uvas blancas y rojas. Viene a ser como la trata de tres chocolates.
    Me encanta decorar la mesa. Tengo un mantel navideño, servilletas de tela navideñas y además siempre compro de papel con motivos de navidad porque para el marisco y cosas así es más cómodo. Pongo velas, unas en candelabros y otras tienen forma de abetos, casitas con nieve y esas cosas, y en la mesa pongo el centro de las piñas y troncos que hacemos.
   Y después de cenar nos gusta jugar a algo todos, juegos de mesa tipo trivial o a las películas. Y siempre acabamos contando anécdotas y viendo fotos o vídeos nostálgicos.
  Siempre he creído que el día de nochebuena huele diferente. Huele a comida en todas las casas,  a humo y a frío. Así que siempre, después de cenar, mientras estoy en la cocina recogiendo un poco para que los platos sucios no lleguen al techo me gusta abrir la ventana y respirar. Y siempre pienso que huele a Navidad y me alegro de la suerte que tengo porque a pesar de las dificultades estamos todos juntos y bien, que es lo más importante.
    Desde hace mucho, las cosas de jugar de mis hijos se las doy para Papá Noel. Y es por una razón. Como tienen diez primos y abuelos y mi tío y mi hermana, el día de Reyes juntan un montón de cosas, y el día 8 vuelven a clase y no les da tiempo a disfrutarlo. Si encima les doy lo mío, no les da tiempo a nada así que cuando eran  pequeños les daba los juguetes en Navidad y ahora lo que piden, cosas como guitarras y aparatos de música también se los doy en Navidad y los disfrutan 15 días. En reyes también les doy regalo, reparto el presupuesto pero cosas tipo colonia, algo para llevar al cole, bolsos y cosas así y tienen regalo en casa pero a la vez disfrutan con los regalos de los demás familiares.
   Tanto el día de reyes como de Papá Noel me gusta hacerlo especial. Cuando aún creían en esas cosas dejábamos comida y agua para los renos y camellos respectivamente y leche y galletas para los    Reyes y Papá Noel. Y como yo les decía que entraban por la ventana, siempre dejaba un rastro de brillantina desde la ventana a la zona del árbol donde estaban los zapatos. Para Papá Noel dejaba brillantina roja y para los reyes dejaba tres rastros, uno dorado, otro plateado y el tercero del color que tuviese, generalmente azul o verde. Por supuesto la carta se llevaba a los pajes que siempre te dan caramelos y que tenían colas de hasta dos horas. Y aquí, si mandas una carta a los reyes mediante correos te envían un detalle departe de los reyes, así que siempre la enviaba para que les llegase algo. El detalle era una baratija, un llaverito y cosas así pero a los críos esas cosas les gustan mucho y aún las conservo porque son cosas especiales. Y siempre fuimos a la cabalgata. Lo de la brillantina, las cartas y demás no lo hacemos ya, pero a la cabalgata nos gusta ir, y luego merendamos un chocolate con churros por allí cerca de donde pasa.
    Saltando en el tiempo diré que la nochevieja la paso con la familia política. Somos tantos que ahí no elijo el menú, todos llevamos algo. Uno pone los postres, otro el marico y así. Yo soy la de las uvas, y cada año las presento de forma diferente, aunque se me están acabando las ideas. Como las uvas me parecen poco, a pesar de que son para más de 30 personas, les llevo algo a los niños y como son de muchas edades suelo coger huevos Kinder de Navidad para todos, y gorritos de Papá Noel para sacar fotos y hacer el bobo. Y luego añado lo que se me ocurre, alguna tarta, un licor, lo que yo vea.
   El menú en este caso es más tradicional, marisco, sopa y carne. Pero me lo paso muy bien, hay tanta juventud que te diviertes. Y en lugar de jugar a juegos de mesa jugamos alas cartas usando un montón de barajas.
   Y bueno, el día de Navidad y año nuevo como con mi familia, generalmente restos de Nochebuena y alguna cosa especial que siempre preparo y que voy buscando casi sobre la marcha.
   Esos días también aprovechamos para ir a patinar sobre hielo, para ir a ver Belenes y para hacer alguna excursión a la nieve y a los centros comerciales porque en Navidad están muy bonitos.
   Yo creo que por difíciles que estén las cosas tenemos que intentar guardar un poco de ilusión para esos días, sobre todo si tenemos niños. Debemos disfrutar poniendo el árbol, envolviendo los regalos y preparando la cena. Y si este año no podemos gastar tanto no pasa nada, yo refiero cenar una francesa con los míos que el mejor menú sola o sabiendo que alguno no está bien. Bueno, ya no aburro más, de verdad, que me enrollo y soy una pesada. Pero si alguien me quiere contar lo que hace encantada, soy una cotilla y me gusta saber y además puedo copiar ideas. Bueno, pues gracias por leerme y besinos para todas.

8 comentarios:

  1. Hola!!!!

    Ya casi es navidad... mis navidades no son nada del otro mundo... el día de nochebuena y navidad con mi familia y nochevieja y año nuevo con mi familia política.... además en nochebuena viene papa noel... y nos trae un regalito a cada uno jajajaja.

    Un beso!!!

    ResponderEliminar
  2. Bueno, nada del otro mundo tampoco, mientras se pasen con la familia ya son algo mágico.Yo tampoco hago algo fuera de lo común, pero disfruto mucho, es una época que me encanta. Lo importante es estar juntos y bien, porque viendo la que se avecina y lo difícil que lo tiene mucha gente, con estar juntos y bien ya es bastante. Besinossssssss.

    ResponderEliminar
  3. No se si comentar o no,bueno si.A MI NO ME GUSTA LA NAVIDAD (eso que es mi cumple,o sera por eso)solo me gustaba el dia de reyes,pero ahora que mis hijos ya son mayores ,ni eso,!ohhhhhhhhhhhhhh!tiene que haber de todo.Besitos

    ResponderEliminar
  4. Hola María Luisa, tú misma lo dices, tiene que haber de todo. A mí la verdad es que me encanta, aunuqe desde que me faltan personas en la familia ya no es lo mismo, pero soy un poco ñoña, que le voy a hacer. ¡Ah! Y felicidades adelantadas.

    ResponderEliminar
  5. Hola Marigem, como siempre lo que relatas es muy ineteresante nada más bonito que contar tus propias experiencias, espero tener algo de tiempo en estos dias, para empezar con el blog que lo tengo bastante abandonado, el trabajo los estudios pero ya me voy sacudiendo de todo esto y empieza las vacaciones, un beso y sigue asi siempre me encanta tu blog.

    ResponderEliminar
  6. Hola Elizabeth, me alegra saber de ti y también me alegra que te guste lo que cuento. Debo confesar que yo también tengo bastante abandonado el blog, pero entre las compras de Navidad, los preparativos, los exámenes de mis hijos y el día a día no tengo mucho tiempo. A ver si poco a poco me pongo al día. Un besito.

    ResponderEliminar
  7. muy buenas marigem !
    no suelo escribir comentarios en los blogs, pero tengo q decir que con el tuyo me has llegado...escribes de una forma tan peculiar, bonita y sencilla, q estoy deseando que escribas pronto nuevos post, entro cada poco para ver si has actualizado!
    te deseo q pases una feliz navidad con los tuyos, un abrazo!

    ResponderEliminar
  8. Hola!!!! Estoy en la blogoteca.20minutos. y ya quedan apenas 2 días para el cierre!! Podrías dar tu opinión y si puedes votar, en buena hora!! Es la primera vez y quiero hacer conocer el blog!!!
    te espero por http://lablogoteca.20minutos.es/todo-preescolar-15750/0/
    Espero te guste!!
    Muchas graciasss
    saludos

    ResponderEliminar