miércoles, 19 de octubre de 2011

Cesta de regalo para la abuela hecha por mi amiga Sandra.



Hola a todas, ¿qué tal? Parece que el otoño por fin está aquí, cargado de una lluvia que se agradece y que deja todo limpio y resplandeciente.¡Da gusto ver lo bien que huele todo! Bien, hoy esta entrada la hago en honor de mi amiga Sandra, que le ha hecho un regalo muy bonito a su abuela para el santo y quería compartirlo con todas.
     Bien, la abuela de Sandra vive en Zaragoza y,¿cómo no?, se llama Pilar. Y cada año toda la familia se reúne ese día para celebrar el santo. Pues este año, la madre de Sandra le dice a su hija un para de días antes de santo que el regalo deben comprarlo las nietas, es decir, Sandra y su hermana. Pero el problema es el tiempo, ellas viven en Cataluña, y una salía de trabajar a las seis de la tarde y la otra de case a las siete, porque al día siguiente se iban después de las clases de una de ellas así que había que apurar y además el presupuesto era relativamente limitado. No iban a ser tacañas, es la abuela, pero tampoco están los tiempos para derrochar, además era el santo que parece que no es lo mismo que el cumple o el día de la madre, por ejemplo, así que el precio debía ser medio.
   Esa mañana estuvimos hablando o más bien mensajeando a ver que podíamos regalar. Estaba claro que algo muy personalizado por la falta de tiempo no podía ser porque no daba tiempo a dejar algo grabando o pintando. La señora tiene un problema en la mano por tanto algo de coser, que había sido su profesión y seguro que le gustaba, quedaba descartado y una cesta de baño tampoco querían porque ya le habían regalado una en Reyes. Para complicarlo todo esta abuelita no usa joyas ni complementos ni perfume, de cocinar ya era muy repetitivo y las cosas de la virgen del Pilar de la cual es muy devota eran difíciles de encontrar en Cataluña en tan poco tiempo así que después de pensar se nos ocurrió que tal vez unas zapatillas calentitas con una mantita a juego era un buen regalo y Sandra, después de trabajar empezó a mirar y encontró unas zapatillas en color beige anatómicas y muy adecuadas para ella porque eran clásicas pero a la vez juveniles para una abuelita. Y cuando salió su hermana encontraron una manta calentita por un precio muy razonable. Previamente habían comprado una bandeja de mimbre forrada en tela y así todo habían gastado mucho menos de lo que esperaban y pudieron añadir alguna sorpresina al regalo. Encontraron un gel de melocotón blanco y nectarina que olía bien y el envase quedaba muy bien con el conjunto, una esponja de esas de agarrar de un color salmón y una crema de manos. Completaron todo con un jabón que tenían de la Toja, y lo prepararon en la cesta con celofán y un lazo que en teoría no pegaba mucho pero era el que tenían, y yo creo que quedó ideal. Lo mejor es que a todo el mundo le gustó el regalo y a la abuela, a la que de verdad le tenía que gustar, le encantó. Yo me alegro mucho porque me encanta acertar con los regalos, pero sobre todo en el tema abuelos. En ese sentido soy muy sensible y siempre digo que hay que disfrutarlos porque de un día para otro se van y uno se queda con muchas cosas que querría haber dicho o hecho. Y además, no fue necesario gastar una fortuna. Ese regalo se preparó con tanto cariño que yo creo que fue un poco por eso por lo que le gustó, y además me hace gracia porque le gustó tanto la presentación que no lo quería abrir para poner las zapatillas porque le daba pena deshacerlo. Por cierto, os dejo un par de fotos que me ha mandado Sandra de la cesta, para que veáis como ha quedado.
Pues desde aquí enhorabuena a Sandra y a su hermana por haber preparado un regalo tan bonito y sobre todo por tener la suerte de disfrutar de los abuelos. Me alegro de que hayan disfrutado de un día inolvidable y espero que disfruten muchos más. Y a las demás os animo a preparar vosotras los regalos, las cestas que se venden hechas por ejemplo para Navidad, que ya está cerca, son carísimas y nosotras podemos hacerlas por mucho menos, o incluso podemos gastar lo que costaría una cesta pero llenándola con más cosas y más al gusto de quien lo recibe. Por ejemplo, a  veces con un perfume te meten un gel de baño y una crema de manos y a lo mejor esa persona prefiere un desodorante y un bodymilk o una crema de la cara y un contorno de ojos. Esto son solo ejemplos pero así nos aseguramos de que lo que recibe lo va a  usar porque le gusta. Bueno, no os entretengo más y espero que os haya gustado el post. Besos y nos vemos pronto.

4 comentarios:

  1. Hola!!!!!

    No sabes la ilusión que me ha hecho ver esta entrada!!!! Espero que puedas hacer muchas más con las ideas que me vas dando... Eres un sol!! Muchas gracias por todo... y vuelvo a decir que el regalo triunfó. Por cierto te mando otro mail que últimamente parece que mis compromisos se están multiplicando...

    Un besazo guapísima

    ResponderEliminar
  2. Me alegra que te guste la entrada y que el regalo haya triunfado. Ahora mismo me pongo a pensar en ese otro compromiso. Besinossssssssss.

    ResponderEliminar
  3. hola Merigem, me alegro que te vaya también yo por aqui con mucho trabajo tanto q recién me conecto después de un mes, ya regresaré besos

    ResponderEliminar
  4. Hola Elizabeth, me alegro de saber de ti. Espero que regreses pronto, aunque el hecho de tener trabajo, en los tiempos que corren es una buena noticia. Besos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...