viernes, 22 de julio de 2011

MIS TRUCOS PARA APARTAR UN POCO DE DINERO PARA EMERGENCIAS.

Ahora que ya voy poniendo esto en marcha, quería hablaros de algunos de los truquitos que utilizo para que esos últimos días del mes, cuando parece que quedauna eternidad hasta el día de cobro, se me hagan más llevaderos.
Creo que lo más importante es intentar que nos quede algo de dinero reservado por s surge alguna eventualidad, a mí siempre me surgen, y así tenemos cierto margen de tranquilidad. Y para poder dejar ese poco de dinero apartada, que siempre acabo usando, pongo en práctica estas cosas.
-  El día que cobro, a pesar de lo desesperada que puedo estar me niego a hacer una compra impulsiva y realizo mis compras guiándme de los catálogos que ya había estudiado los días anteriores.
-  Cuando compro carne o pescado, si veo que me va a sobrar un filetito o unas rodajas de pescado, lo congelo bien etiquetado porque en ese momento no me solucionan gran cosa y lo comemos únicamente por no tirar, y a fin de mes el filete sirve para patatas rellenas o canelones, y hacemos un plato. Y el pescado puede servir para fritos, yo los voy a cenar hoy.
- Cuando compro colonia fresca para mis hijos, nada más comprarla echo un poco en un perfumador y la reservo. Si el bote se me acaba antes del mes, tiro de ella, y si no se me acaba me sirve para otro mes en el que estemos cansados de usar siempre la misma. Por ejemplo, si llevo tres semanas usando Nenuco, rescato del perfumador Lavanda inglesa, y cambiamos.
- Soy muy aficionada a las infusiones, sobretodo las de Mercadona, que son buenas y baratas. Y cada vez que compro un paquete hago lo mismo que con la colonia, separo un par de bolsitas y las guardo en una caja metálica de esas de galletas danesas de toda la vida. Cuando me faltan tres o cuatro días para cobrar no gasto dinero en infusiones ni me privo porque tomo las del la caja, y además presta mucho porque son variadas, dos de línea, dos de menta, dos de relax, y así.
- Si a principios de mes veis una oferta de dos por uno en aceite, latas de atún o algún producto que pueda hacer "fondo de armario", compradlo. Yo siempre tengo en casa latas de atún, ahora están muy baratas en Lidl, basas de pizza, latas de champiñones y bricks o latas de tomate. Con eso puedes hacer pizzas, pasta, canelones, huevos rellenos y muchas cosas para tirar unos días.
- El día de cobro también toca hacer croquetas. Yo, a la bechamel, además de todo lo que llevan las croquetas, les rallo un poco de queso curado o semi, para que los niños tomen calcio. Cuando estén hechas, hago en cantidad, les doy forma, las paso por pan rallado, las meto en tuper y las congelo. Con una ración de esas croquetas, patatas y una tortillina francesa, por ejemplo, un niño está bien cenado. Yo suelo congelar unas cinco raciones, porque a veces las uso de segundo plato.
- Otra cosa que hago es comprar marcas blancas. En Internet puede ver que fabricante es el encargado de fabricar para cada super, y pensando en la calidad y el precio, compramos. Desde que lo hago así, lo he notado mucho, y la calidad apenas ha cambiado.
- Cuando puedo, pido muestras por Internet. A mí, la página maspíldoras me ha resultado. Gracias a ella he recibido champús, mascarillas para cara y pelo, frasquitos de colonia y hasta comida para el gato. Y no sabéis lo bueno que es tener champú para un par de día smás, eso que me ahorro en miomentos críticos. Yo recomiendo que las muestras, excepto algunas específicas tipo tratamiento, las reservéis para salir de los apuros. Incluso para un viaje inesperado.
- Este año he descubierto el mundo de los sorteos. Gracias a ellos he conseguido juguetes y tarjetas regalo. Y mi hermana hasta una blackberry. Lo que sí os digo es que tengáis cuidado y no deis el móvil porque os pueden  enviar mensjes que luego os cobran.
- En realidad esas son las pautas que yo sigo, el resto se improvisa Me gusta ahorrar en el día a día porque así,tengo lo que yo llamo dinero de bolsillo, puedo afrontar algún pequeño gasto aunque estemos en días de descuento, como yo llamo a los días antes de cobrar, y así  si voy un día a la playa les puedo comprar un helado a mis hijos, pues veinte cts que me ahorro de aquí y 30 de allí siempre ayudan.
- Vamos, que mi idea es clara. Compra barato y sin impulsos, congela lo que puedas,aunque parezca poco,pide muestras y participa en sorteos, y si quieres algo en concreto, compralo al principio porque si esperas no te quedará dinero.Y aparta un poco de aquí y de allá para usar los días más pobres.Por último, el truquillo de mi madre. Si tenéis un bote o botella bonito de un tamaño intermedio, mete los céntimos que te sobren, monedas de uno, dos o cinco, de modo que no te descompense. De vez en cuando estírate y mete una de cincuenta. Cuando esté lleno lo abres, y verás que sorpresa. Ese dinero lo puedes utilizar para hacer una excursión o para pagar la entrada de algo que si no no habrías podido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada