sábado, 23 de julio de 2011

El regalo más emotivo; ideas para regalar a abuelos.

Regalo lleno de amor para un abuelo.

Aunque veáis esta preciosidad no es este el regalo del que voy a hablar. Pero es que estaba ahora clasificando algunas fotos de esas que acumulas y siempre da pereza colocar en su álbum, y se me ha venido a la cabeza un regalo muy original y que siempre triunfa.
   En mi familia somos un montón, y por eso, hace tiempo que alcanzamos un acuerdo. En reyes solo se regala a los niños, que son 10, nada menos. Los mayores simplemente miramos porque si nos regalamos a nosotros también tendríamos que atracar un banco. Pero mi suegro cumple años ese día, como el rey, así con él hacemos la excepción.
  Y el año que hice el regalo que os voy a explicar había sido un año difícil, y a mí me costó meses comprar los regalos de todos los niños sin salirme de un presupuesto. Es una tarea difícil porque los hay de distintas edades pero los regalos no pueden ser demasiado diferentes para que no parezca que distingues a unos y favoreces a otros. Pero bueno, con paciencia logré regarles a todos bastante bien.
  El problema venía con mi suegro. Un señor de esa edad tiene de todo, y además no fuma ni le gustan los licores, así que nada de mecheros chulos ni bebidas en estuches con vasos. Y me negaba a tirar de colonia, que siempre se las regalaba alguien y su baño parecía una perfumería. Entonces una chica me dio una idea genial. Me dijo que le regalara un calendario.
   Al oírlo me sonó raro, pero cuando me lo explicó ya no dudé. Lo primero que necesitaba era una impresora, que ya tenía, tinta, que también, y un papel un poco bueno pero no necesariamente de foto, que es muy caro. Así que pregunté en varios sitios y me lo vendieron en una copistería por menos de dos euros. Luego me tocaba hacer memoria.
  La idea era poner en cada mes del año una foto con los acontecimientos familiares del susodicho mes. Como en la familia hay 10 niños, siete de los meses estaban ocupados, porque algunos niños nacieron el mismo mes.
   Así que en las páginas de cada cumple puse fotos del niño o niños. La mayoría habían sido sacadas en otros cumpleaños, o en comuniones y cosas así, pero quedaron muy guapas. Luego, en los que eran dos puse fotos de los dos, a veces las tenía así y a veces las cortaba de fotos en grupo.
Por cierto, para el calendario usé un programa que tenía de la primera cámara digital que compré hace añísimos pero que tiene unos diseños de calendarios muy bonitos.
  Cuando ya no había cumples de los niños puse una foto de su boda, escaneada de una foto supervieja en blanco y negro, pero quedó bien. Y la puse en el mes de su aniversario de boda. En el mes del cumple de mi suegra puse una foto de ella, y en enero, que era el cumple de mi suegro, una de él con todos sus nietos, que tenía de la cena de Navidad. Las otras dos fotos fueron un poco más sosas, en noviembre puse una foto de unos manzanos que tienen para recordarles que toca recoger manzana y en agosto una de mis hijos en la playa(son enchufados) porque es verano. Cuando ya las tuve impresas fui a la copistería donde había comprado el papel para que me pusieran un gusanillo. Por si alguna no lo sabe el gusanillo son unos muelles como si fueran los de las libretas de toda la vida. Yo había hecho las fotos en vertical, y quedó una pasada. En la primera hoja veías al abuelo con todos los nietos, y en las demás distintas fotos. Además los días del cumple del que salía en la foto o del aniversario venían rodeados en rojo. Y la cara que se les quedó a los abuelos, porque al final fue un regalo para los dos, pues como decía, la cara fue un poema.
   Este regalo se puede hacer para algún amigo, poniendo  fotos de los miembros de la pandilla. O para el novio o novia, poniendo fotos de momentos especiales en cada mes y rodeando las fechas con un corazón. Para San Valentín queda genial.
   Yo estoy pensando en hacer otro calendario para mi hermana en su cumple, con fotos de cuando éramos pequeñas.
Y una idea bonita con fotos es una que hace mi hija. Cuando es el cumple de alguna amiga, pero ella por alguna razón no lo celebra, siempre suelen hacer el mismo regalo. A pesar de que son muchas y por poco dinero podrían comprarle algo guapo, para que la persona no se sienta mal por no celebrarlo, simplemente imprimen varias fotos de la pandilla, las clásicas fotos que sacas en excursiones o algún día que sales por ahí, y las pegan en un corcho que compran entre todas en los chinos o en alguna librería, que a veces es más barato. Luego clavan con chinchetas mensajes personalizados diciendo lo mucho que la quieren y lo adornan con algún caramelo. Es un recuerdo precioso y no comprometes a la persona porque si le llevas un regalo más caro a lo mejor se ve en la obligación de invitar a algo. Esos corchos desprenden más cariño que muchas joyas. Y a veces, en lugar del corcho forran una caja de zapatos con papel de regalo y meten las fotos dentro, entre gominolas y globos a medio hinchar. ¡Queda espectacular!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...